Libro de Yonas

Libro Dorado

Busca al Greco

 

 

No tiene idea de quién soy, salud por ello. Soy uno de los más antiguos, no pueden tocarme. No me ordenaron escribir. Yo era el uno, yo era el más uno. Herramientas, sé de qué hablas, cuchillos, punzones de cabeza que atravesaran… dagas, mis cuchillos, mi espada termina en punta, un machete de puño negro, sé de qué hablas ¿para qué te daría? Yo no soy como ustedes. Tres herramientas, solo tres. Blanco para la vida, negro lo contrario, el gancho trae, aguja… ¡Sí! Es el mismo hechizo a quienes deban ser tú para que deban llegar a ser quienes son ¿cuántas copias se esconden? La copia debe ser perforada igual que tú, tu sangre y la suya se debe mezclar mientras en un círculo debes estar, no con cuerpo, con sangre, quien sale de ti será observado y tú te volverás invisible, la aguja y su uso. No es la pluma, es el ave, el ave real. No necesitas mucho de él, el draco. Pluma más grande del ave. El rojo se extinguió. Cristales. Animales, almas, serán los que no te gusten, no dañas lo que te gusta. No salgo desde que llegué, ya no serviría, pero si quien lo usase fuera tan viejo como yo… un talismán eres tú, tú eres lo que formas frente a ti y este tendrá tu poder, no es el cristal que forjas, es a quien conviertes en un cristal, he ahí el cristal del médium, ella sola podría mantenerme aquí todo el tiempo, solo debo pedirlo y el médium debe consentirlo. Tal is man. No lo entienden. Los aprendices son como ustedes, son aprendices de alas, una raza, dos piedras, a la casa traerá las piedras el mago, deberán ser pedidas a los mensajeros del cielo y ellos te darán las piedras que traerán del planeta, deberás saber que planeta les queda de paso, los más grandes, titanes frente a nosotros, son la recta estacionaria. Jugó conmigo al parecer. Mira el tamaño de los seres frente a tu tamaño, no como grande, mira la recta estacionaria y sabrás a que raza pedir que piedra, el viaje apenas empieza con cada raza, Máxium sigue entre ustedes, Aclam, Darék ¿qué hicieron con él? No entiendo este tiempo ¿de qué me he perdido? Los nombres que he dado, son los nombres que conocí, los líderes de las razas supremas. Joan, Iam sigue entre ustedes, entonces Salomón también. Hay símbolos que solo son símbolos y no tienen poder. Recuerdo a los egipcios montar las piedras. Hoy ustedes usan pilares para sanar. Los cuatro pilares llevaban la cóncava. No te cruces en el camino y  lo harás. Busca al greco aprendiz.