Libro de shussan

El Camino del Maestro

Ángel Shussan: Todo don o poder que llega a ti, llega dando pruebas de sumisión ante lo que pides o deseas, debes estar pendiente de tu entorno y observar los cambios en él, ante lo que hayas pedido con o sin voluntad, así conocerás sus alcances y dominarás sus límites o lo limitarás.

 

 

 

Libro de Plata

Portador - Portado

–Gracias por venir.

         No voy a tomar posesión completa de este cuerpo… espero escucharte.

–Tenía muchas preguntas, pero no me acuerdo de muchas, y no era la única que quería que vengas, creo que había alguien te extrañaba mucho también.

–Bueno eso de extrañar no tanto tampoco.

         Recordar más bien, diría yo. Su nuevo tutor es algo más sabio.

–Más viejo también.

         Lo sabio y lo viejo no se llevan bien. Mientras más viejo el sabio, más terco; mientras más terco el viejo, menos conocedor. Conocedor y sabio no se llevan bien.

         Seria impertinente revertir la hist1oria que todos conocen; más bien ¿qué necesitan?

–He sentido una presencia cerca mío, ¡eras tú!

         Eres…

–Eres, aun estas cerca. Mi hija más pequeña dijo una vez, hace poco tiempo que no debía asustarse más porque la señora de la luna le protegía, se refería a ti ¿cierto?

         Me llaman de muchas maneras y si, también me dicen “luna”.

–Últimamente cuando me veo en el espejo, veo un tercer ojo en mi frente, justo en medio de los dos, ¿Qué significa eso?

         Talvez te faltan ojos, a ella le sobraba uno.

–No entiendo.

         Deberías explicárselo.

–No, explícale tú.

         El vidrios en los ojos de los hombres son llamados ojos por los ángeles. Ella tenía el ojo que falta y uno más, tú no usas vidrios. 

–No siempre.

         Hay que poner un ojo en algún lugar, me parece que es la frente.

–Me bloquee.

         Soy quien influye en los huesos de los hombres, la creación y crianza de muchos animales del campo; soy quien observa lo que hacen desde arriba y desde el centro de la muerte misma en el averno; una de estas es la puerta que custodio.

         ¿Qué pudiera yo enseñarles?... lo que ya he enseñado… Mirad la luna y compara la semilla que ya tienes si vas a sembrar. Siembra en tres cuartos de ella, recoge la cosecha en un cuarto de ella.

Dale cera a los huesos cuando estos estén rotos, exponlos a la luz de la luna llena durante cinco días y el hueso sanara más pronto. Cera y yodo.

–¿Puede ser por eso que a veces me duelen los huesos?

         No.

–¿No tiene nada que ver entonces?

         No estas vieja, tus huesos creen que sí. Somos responsables de lo que creamos para nosotros mismos; a veces, lo creamos aquí… el cerebro cree que existe y le da existencia.

         Hay formas de hacer más fuertes los huesos, una de ellas te involucra… mientras más apaleada la carne, mejor el bistec. 

–¿Cómo puedo saber cuándo estas cerca?... bueno de hecho ya es más fácil darme cuenta… me suena igual. (Hizo sonar los huesos de su muñeca)

–Es diferente con cada portador.

–Parece, porque a mí me dijo otra cosa.

         Muchos dicen “se me prendió el foco”, nosotros decíamos… búscame tras un chasquido, la fuerza de este te dirá que tan cerca estoy.

–No puedo creer que vino.

         Que pase quien deba y que deba quien pase…

–¿Qué dijo?

–Que deba quien pase.

–¿Abro?

–¿Qué más debería saber de ti?

         Advierte trampa… de todos sin hacia aun acercar a ti, sea cual sea, a quien a tu lado esta… es la más grande advertencia que te puedo dar.

         No hay piropos entre amigos, solo la espera de un resbalón; después de todo nosotras no tenemos amigos.

–¿Quieres más?... hace mucho quería que bajaras y no lo hiciste, ¿Por qué decidiste bajar ahora?

         Porque el cuerpo esta vulnerable.

–¿Es más fácil para ti ahora?

No puedes acceder al cuerpo de alguien fuerte, pues es el cuerpo de un hombre. El cuerpo vulnerable se asemeja al nuestro.

–Shussan.

         No… (Se quiso sentar a su lado)

–¿En dónde?

–Acá.

–No...  Racista claro, como soy negrito, morenito, todo.

         Fui negra muchacho, es mi espacio ahora y ese es… este es el espacio de mi portadora.

–Soy yo.

         Mi suegro me enseñó a desarrollar un don, un talento más bien. Tú lo has hecho por necesidad, yo por poder.

–Escuchar.

         Los hombres escuchan a frecuencias diferentes, pocos escuchan nuestras arpas, pocos los sonidos, muchos los crujidos,          ¿cómo descubres el poder dentro de un sonido?

–Por la vibración que produce.

         Por su vibración. Todo en su mundo vibra, si se aleja se puede intensificar; mientras más cerca su vibración es menor, ¿Qué sonido entonces es el más fuerte?...

El hombre perfecto no existe, el hombre evolucionado sí. El hombre evolucionado desarrollo sus sentidos descubriendo que el oído debe escuchar a gran distancia, los ojos deben ver también y el olfato debe ser agudo; mas no les han dicho del cuarto sentido…

Lo que sienten en sus manos no solo es el sentir. El ser humano no siente por piel; ve y toca la piel de un muerto y dime que sientes. El ser humano siente por conexión. Todo aquello que toques quedara conectado a ti, no importa la distancia, no importa si la energía se corta y la retomas, volverá.   

–¿En un muerto se toca y no vas a sentir lo mismo pero en la piel de un muerto no queda un año en contacto con el espíritu?

         El alma del hombre.

–Un alma.

         No irradia sobre su cuerpo sino al lado de este.

–Se le puede sentir.

         No, por esto el cuerpo se torna frio.

–Pero sin embargo, hay energía.

         Fuera de él.

–No dentro.

         A su lado. Tu alma está dentro de ti y emana fuego de Dios, llámale calor. Cuando esta sale, se para al lado del cuerpo y este yace inerte. Tú has sentido la conexión. Todo lo que toques, se impregnara de ti, no necesitas zetas, los placebos de un buen exorcista pueden ser velas o agua, no dejan de ser placebos. Los de un buen sanador también yace conociendo los recuerdos de los hombres, un sanador puede tocar la mano de un anciano y el anciano con todo el respeto… empezara a hacer huevadas.

–Verdad es, ja, ja.

         Un buen sanador, un buen exorcista, un buen hombre. Un buen hombre llenara una hoja para solicitar a otro hombre un bien, llámenle un trabajo. Los dedos que han tocado la hoja ya han dado la orden al insecto que la ha recibirá, el insecto solo obedecerá.

         Las cargas que tienen su piel son órdenes y son residuales, se mantendrán por siglos en todo aquello que toques. Lo que ames perecerá contigo, con lo que has puesto en ello; lo que odies, apreciara tu energía por siglos, mas perecerá en ella.

         La otra forma de curar los huesos, es la misma que anteriormente he dicho, yodo y cera, una pequeña bola. Ni el cáncer se atreverá a tocar a un hombre que consume yodo. Yodo y cera en igual proporción se come, no tienen sabor.

–Cera ¿de que, de parafina o de abeja?

         Abeja.

–¿Qué debo superar?

         Ya lo he dicho.

         Los huesos tienen dos soluciones, ambas son buenas. No solo el musculo necesita ejercicio, los huesos también.

–Recién encontré otra portadora tuya muy antigua claro está, ¿Cuántas veces has escrito?

         Llevo doce textos ya.

–¿Y vas a volver a escribir en estas épocas?

         Tu rompiste ese ciclo, Nec lo logro y yo regia sobre su castigo; yo no volveré a escribir… Debes buscar a Kuan Yin.

–Ella me busco.

         Ella también escribió por mí.

–Pero no entiendo, es que no habla, solo me deja parada en puertas, solo me muestra caídas, solo…

         No puede interpretar, es el espíritu más necio que existe. Debes entenderlo, es mujer.

–Portadora de Shussan.

–Completamente.

         Kuan Yin decidió que es una ofensa hablar otra lengua que no sea la suya, por esto no habla, no la entenderías.

–No la entiendo, de hecho no la entiendo.

         Kuan Yin dejo mucho para ustedes y mucho ya lo conocen. Yo no fui quien dicto, solo observe el proceso, por eso tu no escribirás, mi ciclo murió con ella y el ciclo de alguien cercano a mi inicio, es la única forma de que dejen de llamarnos brujas.

¿Cómo limpiamos nuestro nombre?... he ahí la forma. Convirtieron nuestro conocimiento, en conocimiento blanco y gris después de ser tan oscuro como lo que vistes y como aquello en lo que estas sentada. Se lo darás al hombre y podrás volver. Ninguna de nosotras pudo volver, no hasta hace mucho. Yo ya he vuelto, tres más lo deben lograr.

–Es una etapa diferente entonces.

         Ustedes a servir, nosotros a enseñarles a hacerlo.

–Helena Blavatsky fue otra portadora de Shussan, ella escribió dos libros Isis sin velo y la Doctrina Secreta.

–¿En dónde está?, eso no he visto.

–En la cadena, regrésate algunos mensajes

–¿Por qué no se presentó como una sino como varias?

–Porque ella fue varias escribanas en cada tiempos.

–Doce libros lleva a cuestas, lo que no dejo claro que es el mismo. Si tú lees, es ahí al libro de Mshibama.

–Y a lo que yo estoy escribiendo es exacto.

–Tiene una que otra variación de la época.