Libro de Semiá

Libro Dorado

Castigos

         Mi nombre es Semiá.

         ¿Quién de ustedes escribe?... Entonces a ti hablaré. Hablaré de muchas cosas, cada ventana es distinta a la otra, soy para el cuerpo de quien castiga, yo soy quien les hace su vida imposible si su muerte llegase a nuestras manos. Era quien usaba la campanita, al menos eso recuerdo, sólo digamos que es algo anticuado ya, ahora es mejor desollarlos vivos.

         ¿Se han preguntado si un muerto siente? Si nos visita sí. Cada parte del cuerpo del condenado nos pertenece, cada parte mutilada, quemada, torcida. Allá los humanos no ríen en la tortura como yo he de reír, mas abre la boca a quien le falta una parte en su cuerpo que quien sólo golpea en la cama los dientes y así se da la afinidad, no te dan un porque moriste, no te dirán cuántos arrebataste, será que hiciste y Azrael juzgará cuando mis manos descansen, no cuando aquel levante sus  ojos, un sí o un no, aun algunos de ustedes pasan por mí y no son condenados, sólo merecen una lección.

Soy quien los castiga y quien castiga a sus inferiores, me llaman “La Sombra” también. Los ángeles de alas no pueden hacer el trabajo sucio que quienes ya los superaron. Yo soy quien da la forma a la muerte, de mi mano nace el respiro.

¿Cuánto ve el hombre que está ciego?

- Mucho.

         ¿Cómo?

- Tiene más desarrollado otro sentido.

         No, no puedes ver lo que jamás has visto, ni imaginar lo que no has visto, no puedes pensar en lo que no has visto.

- Pero puedes dar forma si puedes tocar.

         Los dedos son dados al hombre, pero ellos no ven, sólo sienten. Aun en el castigo más grande hay benevolencia de su Dios, el ciego los ve iguales, reconoce los sonidos y las máquinas, sus sentidos son grandes sí, pero… ¿cómo ven?... Cada ciego cuenta tres antes que ustedes,  por eso le arrebatamos sus ojos, por eso no pueden ver cuando nacen ignorantes. Entre más ignorante, la premonición de un ciego será más exacta que la de cualquier vidente, pues el ciego no cansa su vista, el ciego nace cansado y dan tres pasos antes que tú, sabrán tres veces antes.

         ¿Qué quieres oír?... Solo lo que ustedes puedan dar a un  niño sin ojos, hay niños sin ojos que nacen sin ellos y son ignorantes, no se puede permitir tanto poder caminando entre ustedes.

         ¿Qué época es esta?

- Año 2014.

         Han pasado cien años y vuelvo a salir y los nuevos son ustedes. Todos los maestros se quebraron ante su maestro, al final su maestro se rindió y se ocultó de los que usan cruz, pereció con él.

         De mi depende y a mi acudirán cuando quieran a uno de ellos saludar, más si no se arrepintió y su camino sigue torcido, él se quedará, ella se quedará y tú también a observar su castigo y sólo entonces saldrás.

         Es bueno conocer el infierno, nos hace pensar en no estar ahí.

-¿Qué tiene de especial?

         Agujas y hornos, tu cuerpo también, martillos y combos. Aquel condenado será buscado por mí y al igual que sus víctimas será victimado igual, no podrá defenderse, en el cuerpo de un niño se lo devolverá y ahí recibirá igual e igual el niño victimado será el mismo que vio antes de morir, cercenado también, mutilado también, ¡ahorcado! ¿Por qué no? ¡Destripado! ¿Por qué no? Cada parte del cuerpo que se da muerte a sí mismo o a otro se juzgará por sus actos y estos actos se repetirán en sus cámaras hasta que se den cuenta de lo que han hecho.

         Los hombres que de agujas vienen y de agujas van con muerte en sus manos y sangre también, son juzgados por aquellos a quienes arrebataron sus vidas, los últimos y peores síntomas de muerte que ocasionaron en su enfermo se le son dados por igual, los mismos doctores quienes a si mismo se desangrarán y vivirán en agonía y verán picar en él igual que un carnicero los usó, pero recuerden y tengan conciencia, es tan culpable quien usa el cuchillo como quien permitió que lo haga, solo entonces esperamos dos visitas nuevas en casa.

         Mirad a los fuertes y reírse de ellos, rían mucho, pues no se han dado cuenta que ya están muertos y que entre nosotros habitan.

-Decías que son castigados en sus cámaras hasta que se den cuenta ¿cómo se dan cuenta?

         En mi espacio, son mi diversión.

- ¿Qué les haces?

         Yo no, ellos. Yo les doy el recuerdo, todos sus recuerdos, todo lo que los llevó a hacerse daño.

- ¿Y si fue sufrimiento?

         Se los vuelvo a dar y en su mente dará vueltas y volverá a caer y caerá otra vez y cada ocasión en la que caiga se le dirá por qué y en cada una volverá igual, pues hay muerte en este cuerpo porque hay dolor y existencia también. Tu pregunta es cómo se dan cuenta…

         A mi llegó una niña de busto pequeño y cintura delgada, no tenía más de trece años humanos en pie, la llevaron ante mí y dijeron has tu trabajo, yo miré a la niña y la niña me temió, me encanta debo aceptar, hay a quienes nos gusta infundir algo de miedo. Tome otra forma entonces, la de un caballero que ella recordaba y le dije tranquila hermana, tranquila, soy yo, mira en donde estás, el entorno se volvió idéntico al suyo, sus juguetes y su niñera, su patio y su sala, sus vecinos eran iguales, ustedes me reconocen por mi altitud, uno que me conociese antes que ustedes, él escapó de mí, la electricidad lo volvió a su cuerpo y me llamo Kr…er y habló de mí, no soy tan cruel como lo plasmó, soy peor. La niña, se le fue borrado el recuerdo de aquello que cometió, sus venas regresaron y su cuerpo se selló, la envié a su cuarto y le ofrecí café, en su cuarto encontró una carta, la abrió, tomó su cuchilla y nuevamente sus venas rompió, cuando llegué a ella, su sangre ya no estaba, su cuerpo agonizaba y yo reía mucho y le dije ¿Qué has hecho? Y agonizando me dijo “me he condenado”… Azrael llegó entonces y me dijo ¿o te estás volviendo blando o el cuerpo aprendió muy rápido?... No me volvería blando por nada ni por nadie, ninguno de ustedes merece un poco de respeto de mí, mucho menos quien se flagela a sí mismo, de ninguno de nosotros, pues será irrespetado y ha irrespetado lo que es, Azrael sonrió entonces. No es como lo recuerdas, es cuando, las palabras correctas te dejan o te llevan, después de mí, Azrael juzgará, la nueva conciencia al nuevo espíritu. Debes aceptar haberte condenado y tendrás derecho a salir.

 (Roac, si tu turno de dictar ya ha pasado ¿Qué haces aquí amigo? Miras a un humano y le das un poco de poder y cree tener derecho de usarnos así, entonces es para beneficio, yo no me hubiera involucrado con un humano, ahora estoy en mi momento, gracias por saludar)

         Yo he dictado y he dado, esta es mi colaboración para ustedes “no caminen entre tinieblas”… Aquel que camina por tinieblas, y muere, es juzgado igual que si se cercenase a sí mismo, una mala decisión te puede llevar a mí.

- ¿Y qué es lo bueno?

- No decir malas palabras, orar todas las noches.

Estúpidos humanos… orar todas las noches al igual que hacer el amor.

- Prefiero cu…

         ¡Prefiero el sexo!... Hemos encontrado un afín.

         No he dicho ni he enseñado, pues no he venido a darles reglas de modalidad o bien o mal. He venido a explicarles que la decisión de acabar con su vida solo está en sus manos, pero mutilarse a sí mismo…

- Está prohibido.

         No solo eso, comer algo no permitido para ustedes, beber algo no permitido para ustedes también es buscar la muerte, también es considerado riesgoso y es considerado penado, si buscas la muerte y ella te encuentra caerás en mis manos igual que cualquier cercenado, igual que cualquier suicida ¿he sido claro ahora?

         Heme aquí en lo que puedo compartir, son dignos de más, pero no me interesa darles más.

 

 

 


Libro Negado

Portador

 

Semiá: hay más de los que recuerdo en mi visita pasada, antes  vine para que sepan quién soy, ¿ahora para que he venido?

Alina: ¿empecemos por saber quién eres?

Semiá: Semiá, ¿tu?

Alina: Alina

Semiá: no te recuerdo

Alina: no nos habíamos visto antes

Estela: ¿Quién eres?

Semiá: Dios Semiá, Demonio Semiá, Dios

Alina: ¿desde hace cuánto que no sales?

Semiá: no lo se

Alina: ¿vienes a dictar o vienes con otro propósito?

Estela: ¿puedes ayudarnos con información?

Semiá: ¿de qué tipo?

Estela: ¿quiero saber personalmente si mi trabajo está bien hecho so lo que estoy haciendo es correcto frente a las personas, si está bien que lo haga, que necesito para mejorar técnicas?

Semiá: ¿quieres mejorar técnicas y quieres mi consejo? Toda alma se ve inferior al alma quela somete, aun si un alma fuera superior a ti, si se somete a lo que digas y a lo que ordenes, beberá el agua que le des a beber, no importa cuán sucia o limpia este, has que aquel te vea, vea el poder que tienes, o crea que tienes poder, entonces su sumisión te hará su rey y jugaras todo lo que quieras y te dirá todo lo que quieres saber, aun tienes, miedo a lo ególatra lo que he dicho y lo que dicen, en tu reino las jerarquías de poder son genéticas primero, y sobre estas, de elección nosotros no tenemos gobernantes por elección, tenemos sumisión, a quienes nos gobiernan, o eres sumiso o dejas de existir, si aplicas tu jerarquía como parte de lo nuestro entre estos hombres nadie es igual a ti, tu alma debe entenderlo, solo siendo superior, nadie es superior a ti, incluso quien lo sea, te conozco

Elena: si soy la única del grupo que conoces

Semiá: te conozco, te conozco, entonces el tiempo de las Alas ha cedido,  y yace en poco tiempo nuestro, cuando los blancos demostraran su poder, incluso harán público lo que pasará, a aquellos hombres quienes provocaran muerte y angustia, los de ojos rasgados verán su poder y guardaran con llave nuevamente sus misiles, los blanco pueden, detonar capas de su tierra y decirles cuantas capas se verán afectadas, entonces los rasgados que están esperando una respuesta a su provocación, la tendrán, sabiendo cuan fuerte son los blancos nuevamente se esconderán

Patricio: ¿nos puedes decir que va a pasar en nuestro país?

Semiá: ya lo he dicho

Patricio: ¿en las próximas elecciones?

Semiá: no me deben haber traído para hablar de política

Alina: sé que cada tiempo es cíclico, dices que el tiempo de Alas llega a parar por un momento y empieza el tiempo de ustedes, ¿Qué es lo que va a traer el tiempo de ustedes?

Semiá: muerte

Alina: ¿para quienes?

Semiá: muchos de ustedes, no ustedes, ustedes

Alina: ¿desastres y demás?

Semiá: cuando los himnos de guerra se canten, los demonios serán portados para custodiar a un elegido y marcado, solo los marcados y los suyos serán salvos, el resto son hombres, que el hombre pague por los marcados

Alina: daño colateral

Semiá: ¿de qué hablas?

Alina: ¿no?

Semiá: si vas a sanar a un hombre, primero matas algunas ratas, podemos considerarlos más que hombres, que muera la rata que deba morir

Alina: está claro

Carlos: ¿y qué tiempo va a durar?

Semiá: ¿qué tiempo puedo hacer las Alas?

Alina: tres años

Estela: ¿Cuánto?

Alina: tres años, nosotros por lo menos el resto mas tiempo

Estela: ¿Cómo puedo saber de qué energía vengo o de si soy oscura o de luz, pero no la luz de lucifer?

Patricio: de la luz, de la luz

Estela: de la luz, ¿eso se puede elegir?

Semiá: seguir, no eliges caminos, los sigues, elegir es estar perdido

Tatiana: ¿Por qué, porque estar perdido, si eliges?

Semiá: puedes elegir muchos caminos, solo el camino que siguas será el que te sacara de tu confusión, puedes elegir cinco platillos, solo el que comas saciara tu hambre

Tatiana: ¿y mientras no elijas no sabrás cual es el que escogerías?

Lucas: exacto

Semiá: no basta con elegir

Tatiana: ¿si no conocer?

Semiá: no me mires como al ser que representa la esencia que me marca, nos llaman demonios por habitar la casa de a quién llaman demonio, no somos como ellos

Rosana: ¿porque no tienes rostro?

Estela: si tiene rostro

Rosana: cambia, le veo que cambia

Semiá: mucho en mi cambia

Rosana: ¿Qué casa habitas?

Estela: ¿de dónde vienes?

Alina: de la puerta siete

Semiá: todo lo que hagas aquí tendrá un juicio en mi casa, yo le aré sentir a tu alma porque debió comportarse mejor, soy la sombra que habita cada uno de ustedes, guardando cada uno de sus errores, (depertache le dice a un bebe con el que estaba interactuando) no, me dieron cuerpo previamente a esta venida, cuando tu hijo tenga dieciocho meses de vida nosotros nos iremos, nuestro ciclo habrá terminado, tu hijo nacido niña

Tatiana: ¿y porque me dices eso?

Semiá: uno de ustedes pregunto, ¿cuándo?

Julieta: no te está diciendo si tu hijo va a venir de matrimonio, simplemente te dice que va a venir

Semiá: marzo de dos mil dieciocho

Rosana: marzo de dos mil dieciocho

Tatiana: estamos en dos mil diecisiete

Julieta: lo que te está diciendo es cuando tu hijo nazca en marzo del dos mil dieciocho ellos se van

Semiá: estúpidos

Grupo: no, no dice eso

Malena: cuando el hijo tenga dieciocho meses de nacido ellos se van

Carlos: si nace en marzo de dos mil dieciocho a partir de eso dieciocho meses  

Julieta: casi dos años

Tatiana: a mí sí me dieron que a los veinte y cinco

Lucas: explícanos sobre los tiempos, en relación, los tiempos de hombre a relación tiempo de ustedes, tiempos de Ángeles

Semiá: en tiempos de Ángeles serán tres meses, nuestro tiempo ya se ha dado, en su tiempo en el año dos mil veinte la destrucción habrá sido masiva, solo los marcados como ya se les había dicho y se les demostró no pasaran penuria de sangre, algunos ente ustedes no tiene idea de lo que he dicho, ya fueron salvados la primera vez, por las Alas, ahora nosotros haremos un cliché por ustedes, sumisión

Rosana: ¿al ser salvados, cuál es nuestra misión o que es lo que debemos hacer?

Semiá: ¿Qué quieres hacer?

Rosana: no sé por eso pregunto, te salvas siempre para algo

Lucas: a que se refiere que ya nos salvaron otras misiones, necesitamos tareas pero

Semiá: recuerdo un hombre de nombre, Moisés, tomo a su pueblo lo saco, abrió las aguas y mato a un grupo de pendejos, ¿de qué estás hablando mujer, que misión tenia Moisés?

Rosana: llevar a su pueblo a un lugar seguro

Semiá: ¿y ese pueblo que misión tendría?

Rosana: seguir viviendo

Semiá: entonces vive y no preguntes

Lucas: lo que tú me dices es que un mes de Ángel equivale a un año nuestro, para quedar claros

Semiá: los Ángeles coexisten con ustedes, se referencia su tiempo al tiempo en la dimensión en la que habitan, nosotros ya no existimos, conocemos el tiempo del tiempo en el que ustedes ya no son un ni eso, si tu Dios decide salvar a un grupo, es él el que lo ha decidido, que misión tendría aquel salvado, más que aquella de vivir, café, Af, Af, Af, Af, Af, Af, cuando Af llega las cosas brillan, no he dicho de Af

Lucas: ¿y por qué tienes grilletes en los brazos?

 

Semiá: a algunos de nosotros nos prohibieron ciertas capacidades, lo que vez nos son grilletes, más bien son un veto, no tengo tiempo para explicar, Af, Af, Af, Af, observa a aquellos que caen, y agradece por el dolor que no estas sufriendo, nunca reclames a Dios por no haberte tocado, puede que él decida tocar todo aquello que te rodea para demostrarte que fuiste ingrato ante su decisión, ese es mi consejo, los dejo con algún amigo, viejo de ustedes