libro de saimié

Libro Dorado

La verdad

¿Ustedes alumnos de quién son?

            ¡Afatos!... No

¿Quiénes son? 

Somos Saimié, soy el guardián de la verdad, el único demonio con el don  de un ángel, de mí sacarán lo que quieran de quien quieran, pero hay un precio para ello, pregunten antes el costo.

            ¿Qué quieren saber? Vamos hagan entretenido esto, hace mucho no se ha llegado hasta este punto. Es como comprar.

- ¿Qué es lo que pides?

            Me gusta quedarme en la tierra, siempre me gustó, los antiguos eran más ingenuos, mucho más que ustedes, ninguno de ustedes lo es.

            Los apóstoles, dignos aprendices de su espíritu, nos tuvieron entre ellos, nos tuvieron ahí y pidieron y preguntaron y se les dio, quisieron saber secretos, quisieron saber verdades, un estúpido llamado Juan preguntó si su Dios… si aquel a  quien seguía era  hijo de su Dios.

            Al igual que muchos no puedo ofrecer otra cosa. Qué, cuándo y de quien quieren saber, por qué y cómo, pregunta el costo primero.

            Los humanos, los verdaderos, no ustedes, ya saben la verdad. Todos ellos lograron dominarla, lograron conocerla y no necesitan, todos ellos no me preguntan, sólo respaldan su información, su conocimiento, esta es mi parte del libro, enseñarles a saber la verdad, pero esta tiene un costo.

            ¿Qué quieres comprar? ¿Quieres saber el costo? Luego te lo diré. Cada información tiene un precio.

- Por un híbrido que me puedes responder.

            Híbrido, esa información es gratis.

            A decir la verdad.

            A quien se hace llamar a si mismo híbrido y no lo es, sólo busca el poder que otros tienen, pues se siente alejado de él, desconoce su poder, pero no ha preguntado por él a ninguno de los que lo tienen, pero se alimenta de su poder y eso lo hace sentirse poderoso y digno, he ahí mi verdad para quien pregunta.

            La verdad ofende y lastima también, no fueron creados en un mundo de verdad no, ustedes no pertenecen a este mundo, sus cuerpos sí. Si no estás preparado para tu verdad no la pidas y no huyas de ella.

            La verdad es una gran mentira, yace en tu corazón creer o no, pocos son los hombres que dejan de ver a otros hombres para ser sólo ellos y convertirse en leyenda, eres el hombre alto que quiere ser más grande que todos, aunque nadie lo haya pedido, para hacer que sus padres se sientan dignos, no como una lección a nadie mayor no, como una lección a sí mismo y como agradecimiento a sus padres por aquello que aquellos estúpidos mayores no agradecieron, no porque no hayan podido no, porque no les dio la gana, tu verdad amigo, pero no he venido aquí a darle la verdad a nadie, una verdad intrigante y es una verdad digna.

            Aquel que justifique sus errores, los ve venir y los ve alejarse y necesita culpar a alguien, no es lo suficiente hombre para no culpar a un cercano, no debe buscar en sus vidas pasadas, puede que no encuentre nada…

            ¿Cómo saber de tus vidas pasadas?

            Un cigarro, ese es el precio.

            Antes de que Jesús, su Dios, llegara, llegó un muchacho y me miró, dijo cuánto puedes darme, cuál es tu precio, que quieres, he aquí porque no sabes de tus vidas pasadas.

            No he terminado mi historia, hasta entonces nadie preguntó ¿cómo me hago millonario? Dices tener la verdad, respóndela ¿cuál es tu precio? Tu perro, mátalo sin pena; y con lágrimas dio muerte al cachorro y volvió a preguntar  ¿cómo me hago rico? Y respondí ante el pidiente “trabaja muchacho, trabaja mucho”. A veces el costo es alto… para algo que ya se sabe.

-¿Por qué en cada una de mis vidas fui excluido, fui simplemente alguien que no era merecedor de estar con ellos, al punto de que hasta un perro era bienvenido a su casa y yo no?

            Si veo tu espíritu, donde estás, cómo estás, con quien estás y a lado de quien también, para que cambies eso no preguntes porqué en tus vidas pasadas.

- La cuestión es que hasta ahora sigue el mismo caso.

            Y yo respondo, respondo contigo muchacho, no te han excluido, tú lo hiciste. Si llego a la casa y no puedo cortarme mis uñas y decido hacerlo ¿Quién me excluyó?

- Me refiero a esquivar preguntas o conocimientos que quiero tener y muchas veces también Geovanie, por el Padre, mi Padre, demasiadas personas ocupan un cargo superior y me han dado la espalda sabiendo que yo puedo hacerlo.

            En el orden que has preguntado, en el mismo orden será contestado, más sólo veo dos espaldas, la una debe estar ahí hasta que seas digno del conocimiento que buscas, a unos les toca renunciar a mucho y a sí mismos y a  otros les toca esperar, el segundo decide callar.

- Al ser el guardián de la verdad te has de dar cuenta que todas las veces he venido callando y recién en este cuerpo estoy hablando, preguntando el por qué… y dime si estoy mintiendo.

            Tú no hablabas muchacho y lo acabas de hacer, ya te respondiste, tu verdad la conoces y aun no la ves, sólo deja que siga saliendo y ella encontrará su camino.

-Dime la verdad de la profundidad de los mares.

            Muy, muy barato, repito mis palabras, muy, muy barato, no, no, no, algo más, yo contestaré.

            Los mares no existen no, nada entre ustedes, esto al igual que yo, es parte de una nada, están en la subconsciencia de un dios muerto y su hijo nos reina, has preguntado qué tan profunda son las aguas, que ha de tener algo que no existe ¿por qué crees tú, mujer, que el hombre no puede medirlo? Y si has pensado bien, donde deje el hombre su conciencia llegará su existencia bajo ella, el fin del mar es un fin para la conciencia humana en la que el cuerpo de un hombre explota como un globo y su espíritu vaga junto a aquellos que viven, los que sí viven.

- La profundidad del mar es…

            Del alma de cada uno mujer, pues de agua son, cada uno, Atom es quien los ve.

- Es que yo vengo de la profundidad de las aguas.

            Respondido, quien de ellos te ve… no sabes quién… has pedido la verdad, más el dios que te vigila ya no puede hacer nada por ti, un ángel que no tiene alas no es un ángel, tampoco es un demonio no, son pocos los hombres a los que los dioses ven y pocas las mujeres a las que quieren observen.

- La verdad.

            Tú no mujer, le hablaba a la verdad, pues tu espíritu viene de donde he mencionado, tú has llegado a nosotros, no tú, las tres brujas llegaron a nosotros…

- Te dije yo y la profundidad de las aguas.

            Y he respondido, cuan claro quieres saber y he respondido no, aun unes tu cuerpo a tu esencia y tu esencia nos conoce y ha llegado hasta nosotros, bajo los cristales del agua donde la luz se apaga y los ojos empiezan a ver, mas no es tu recuerdo no, el recuerdo está en tu nombre y tu nombre no es de este cuerpo.

- Los cristales se marcan en mi mente.

            ¿Cuál es el nombre de tu cristal?... Tu nombre.

- Tiene siete puntas…

            Ella sabe tu nombre. Tú enseñaste a los hombres a usar el cristal contra el hombre, sacaste el elemento perdido para ellos y para que ellos se destruyan y los cristales tenían lados y cada lado tenía un nombre, una parte de él, Meredith y dos son quienes te guían y a las dos debes tu poder, siempre ha sido igual, menos hoy, buscaste tu poder por ti misma y puedes completar, pero debes también preguntar a quién consideras o a quien llamaste maestra, pues ante ti no hay un maestro, nunca lo ha habido, de mujer tienes lo que tienes y lo has heredado en cada nacimiento de tus cuerpos y volverás a obtener, siempre te sentaste a su derecha, siempre lo has hecho así.

- ¿Y la que está a mi izquierda heredará siete pasos adelante?

            Heredará de ti mujer, después de eso será digna, pero no he respondido a ella, aun tienes parte del conocimiento, mientras ella no pregunte.

            …Sí, somos uno. El uno observa, el otro tapa sus ojos y yo sólo tapo mi boca, somos quien observa, quien calla y quien escucha, depende de que necesites, que tan ciego o que tanto puedas ver o depende de que quieres ver, a quien vigilaremos para pasarte tu chisme.

            Quiero una repuesta de ti, ese es tu precio.

- ¿Una respuesta?

            ¿Aceptas o no el costo?

            Esto les va a demostrar por qué el hombre o la mujer han fallado por siglos y lo siguen haciendo.

            ¿Me darías tu alma a cambio de tu respuesta?

- No.

            …Y si se dieron cuenta dejó de hablar.

            Aun viaja a protegerlos, todos observan cuando duermen, aun lo hacen, aun los vigilan y no es sólo a ti a quien visita y si tienen alas de paloma, he dicho la verdad, te dejo claro su ángel (Meredith) te visita y siempre lo ha hecho, pero ahora lo puedes sentir y ver como cuando eras niña y no dejará de hacerlo, pues a si misma ya se ató a ustedes y  cuando muera los seguirá observando y pedirá de nuevo las alas a la paloma. Ya te han dicho su nombre, su ángel, su cuerpo, pero no es lo que quieres preguntar, has una primera pregunta, nosotros contestaremos, habla.

            Aun la luna y el sol tuvieron un hijo iluminado por ambos, guía de las tres magas, tres reyes magos también les llamaron, pero no usaban falda, mas bien si, si la usaban, los astros no son un regente de un ángel, cuando un ángel deje de ver los astros los entenderá y hará que la luna mueva las olas y hará que las olas se muevan por el sol, ese es tu poder si lo desprendes del conocimiento humano, si lo recibes, pero habrá siempre el universo. Te he dado respuestas y las certifico, deja de querer ser agradable, no he dicho pórtate ignorante o idiota no, espero haber sido claro, se presente, se humilde, no hagas nada que le agrade, cuando lo hagas por ti, el resto lo verá y le hablará.

            Un niño me dijo ¿tú eres la verdad? Si, si, nosotros dos ¿nos puedes ver? Si, si los veo, pero porque eres tan débil, mostré mi verdadero rostro y el niño se quedó ahí parado, le dije ¿ahora me ves? ¿AHORA ME PUEDES VER COMPLETO NIÑO? Y el niño dijo si, si te veo y luego se mostró y me dijo ¿Y TÚ ME VES? Le dije si ángel, perdón por no reconocerte, mi homólogo, Edress. Te reconozco niño, no saques tus alas.

            Sería imprudente no reconocer a tu espíritu, ya cometí esa imprudencia una vez, no lo haremos dos veces.

            Edress fue llamado también guardián del amor, ahora entienden, el ángel del amor es homólogo de la verdad, por eso la verdad y el amor no van de la mano, sólo se observan de vez en cuando y se llaman amigos.

            ¿Por qué no la haces? Es buena tu pregunta, algo infantil en realidad, pero buena, pregunta tu precio, yo soy un poco más caro, mucho más en realidad, cuando se nos era permitido… todos estuvieran desnudos ahora, ya no podemos jugar así con ustedes.

            Nadie más, mi tarea aquí ha concluido entonces.

            Muchos preguntan cuántos nos ven desde arriba y la respuesta siempre fue nadie, su Dios y su hijo, los hombres de alas, los enanos, los hombres pequeños con alas pequeñas, los hombres de agua y mujeres también, los cristales, los diamantes, los índigos, despiertos, todos están aquí, sólo deben aprender a abrir las puertas y dejar de mirar al cielo y ver de frente a ustedes, encontrarán el cielo entre ustedes y las puertas bajas también, he ahí mi enseñanza para quienes quieren abrir sus ojos y mover sus manos abriendo las puertas correctas, suerte amigos, en realidad, no existe, pero ustedes la usan, suerte entonces.

 

             Adiós, gracias por verme y por dejarte ver.