Libro de roac

El Camino del Maestro

 

Demonio Roac: Dime cuantas veces has justificado tus errores, siendo responsables de ellos los errores de los demás, y te diré cuan mediocre eres.

 

 

 

Libro Dorado

Apariencias

            Mi nombre es Roac y me han enviado a dictar ¡Yo sólo obedezco!

Se preguntan…  ¿Qué demonio soy?... ¡No soy un mal demonio! Yo sólo sirvo, al igual que ustedes.

Se preguntan ¿Por qué este mundo está tan consumido? Porque los hombres desean a otros hombres cuando las luces se apagan.

Esta es mi enseñanza para ustedes: “El hombre ha perdido con el tiempo la alegría, el hombre ha perdido con el tiempo la esperanza. ¡Los humanos! Los humanos se han perdido con el tiempo, ya quedan pocos entres ustedes”.

¿Cuántos nos visitan hoy? Tres humanos, sólo tres.

Les enseñaré lo que el hombre ha perdido con el tiempo y ustedes aprenderán de mí.

¿Qué es la felicidad? Espero escucharlos.

- Quererse y sentirse bien consigo mismo.

            ¡Felicidad!

            La felicidad es la explosión de sentirse bien, el climax, al igual que un orgasmo en el sexo, los que terminan saben lo que se siente, los que pueden llegar a terminar, al igual que la felicidad, puede ser años o minutos.

            ¡Felicidad! –i dad - id a -. No lleven las palabras como las pusieron en sus libros –Feliz id ad – Id a donde, id a feliz. Sólo los muertos son felices, pues ellos van a.

            El humano no puede ser feliz o estaría muerto, puede sentirse feliz, sentirse. La felicidad es id a feliz, un momento feliz, un espacio feliz no se le fue dado al hombre, mas está claro decirles que el amor los hace felices, o la apariencia de este, cuando dominen las apariencias se dominarán a sí mismos.

            No me teman no, al igual que ustedes he tomado café con un Viejo Loco y me llamó amigo y me enseñó lo que hoy enseño y él no puede enseñar.

- ¿Por qué?

            No está permitido a los ángeles dar ciertos conocimientos al hombre.

            ¡Controlar las apariencias! Pues está escrito que las apariencias engañan, yo soy el demonio de las apariencias, he venido a enseñar a no caer en ellas, la apariencia del deseo, la apariencia de la gula, la apariencia de la amistad, todo entre ustedes es aparente, todo entre ustedes no es real, pues ya existió, sólo los buenos aprendices saben que no viven, que recuerdan y al recordar no pueden ver sentimientos, sólo la apariencia de este ¿He sido claro ahora maestros?

            No viven, recuerdan, todo es aparente para ustedes, pero no para los comunes, o los que no son como ustedes ¿Cómo vencer las apariencias? Dándome otro tabaco.

            Les digo no me teman, ser demonio no es ser maldad, hay demonios más feos y ángeles más malos.

- “Gabriel".

            La primera apariencia que deben superar es la apariencia del despertar, no despiertas si no estás realmente dormido, una raza inferior a ustedes dominó a esta apariencia y es más fuerte que ustedes, una raza inferior a ustedes tiene apariencia de sueño y de despertar también, ustedes los cazan y los comen, les llaman pescadores a quienes capturan a estas nobles bestias. La apariencia de sueño y de despertar está en quien realmente duerme, si no duermen, jamás despiertan, el cerebro humano está resumido a lo que ven, a lo que quieren o a lo que sienten, a aquellos con el privilegio de soñar se les muestra sus apariencias futuras, sus porvenires, sus esfuerzos y su fuerza y como soltar esta colina. Seré más claro, se les enseña a vivir estando dormidos, a superar esta apariencia, dominar un don divino donado a todos ustedes, don que sólo yo puedo enseñarles a usar, ya he dicho que quien duerme está despierto, un vidente aparenta estar despierto, pero está dormido y eso le permite soñar. Un clarividente, como ustedes tres, como ustedes lo son, sueña despierto, se llama apariencia de sueño, llámenlo como quieran, ese es su nombre real.

            La apariencia del amor. Cuando el hijo del grande caminó entre ustedes, les dejó esta apariencia, proclamó por ella y murió por ella. El amor es lo que sientes hacia otros, cuando des o cuando quites amor, lo que les das o quitas por voluntad, lo que les das o quitas, tu cerebro y tu corazón lo harán juntos, eso es amor.

            La apariencia del deseo. Les dejo claro, nadie desea lo que no fue suyo, sólo lo extraña y espera que regrese a él.

            La apariencia de la gula. No confundas, no confundáis los dos pecados, la apariencia y la gula son distintas, el pecado de la gula está marcado en tu estómago. Cuando aquel que tiene, quiere más, aunque ya no le haga falta, eso es pecado, casi nadie juzgado en su tiempo, pero hay que hablar de la gula, la apariencia de la gula. Aquel que no tiene, aquel que no puede obtener, no es un pecado, es un favor, pues quien no ha comido en días, que llene su estómago, que lo restriegue hasta su cuello y no será pecado, será apariencia.

            La apariencia de la espera, aquel que espera es sólo un rey. Los humanos saben que no se espera lo que ya se tiene.

            La apariencia de la esperanza, sueño ideal, esperanza es un nombre, no está mal usado entre ustedes, la esperanza es adorar, es no caer en el mismo error.

            A los maestros ¿Qué es la esperanza?

- Ver y caer en el mismo error, no abrir los ojos.

            La esperanza de la muerte, un viejo encierro en un cementerio. No conozco la muerte, no la viví, no puedo vivirla, yo le pregunté cómo era y no respondió.

- ¿Fuiste creado?

            Fui oído.

- ¿Recuerdas ese momento?

            El ejemplo que fue dado por su amigo, un amigo mutuo, fue gracioso en realidad. Fui creado y tuve vida, pero no viví, no como ustedes, se me fue dada la muerte y no la saboreé, al igual que a mis hermanos, pero pregunté a un sabio entre ustedes. Un hombre viejo y cansado, que sonrió mientras hablaba “vaya que eres feo”, y yo dije gracias, bienvenidas tus palabras y él dijo gracias a ti, bienvenido a mi hogar ¿A qué has venido a mi casa? ¿Sabes lo que te puede pasar? Yo respondí ¡sí! ¡Quiero morir!, él dijo el primer demonio suicida que conozco, y pregunté ¿Qué es el suicidia? No demonio, es suicidio, te he dicho suicidio ¿buscas ahora mismo la muerte para ti? Y dije sí, quiero experimentarla, quiero saber lo que es morir.

            Soy el único demonio que nunca regresa a casa, siempre estoy entre ustedes, ustedes me llaman apariencia, yo me llamo Roac, si, como el croar de un sapo.

            No vas a morir, me dijo el anciano, pero te voy a mostrar cómo es morir y me dio muerte y no lo hizo, y me dio una apariencia más.

            Es interesante que un demonio de apariencias, aprenda una nueva no mostrada en su lista.  Ahora sé cuál es la apariencia de la muerte y déjenme decirles que es vivida, la muerte no existe, la muerte llega a quien no la espera, porque así debe ser, la apariencia de la muerte sólo existe en el camino de un vivo, la apariencia de la muerte a quien no la espera, pues quien espera a la muerte sólo alarga su vida. En esta apariencia, quien alarga su vida, también alarga su agonía, pues la muerte así lo decidirá. Esta apariencia tiene consciencia propia y actúa por definición, esta apariencia, esta apariencia es la más extraña de todas, porque tiene voluntad y decisión propia. Yo creía que llevaba una lista con él ¡no! Cumple su orden ¡sí! Pero aprendió a usar su jerarquía, la apariencia de la muerte, a quien ustedes llaman Azrael, cuídense de enfadarla, es mejor llevarte con el amo que te da un hueso, a morder su mano y esperar su venganza, no pelees con  la muerte no, jamás pelees con la apariencia que tiene consciencia o te irá mal.

            He hablado de las apariencias parecidas a su mundo, las apariencias que les darán un nuevo camino y una nueva forma de ver.

            He aquí mi enseñanza para el libro, he aquí mi saludo a los maestros y a los invitados también, un saludo a los grandes y a los chicos, una apariencia de bienestar y confianza, confianza, la apariencia de la mendicidad, pues no existe el nombre “confíe” ya que siempre dudará aquel a quien le dé su confianza.

            Todo en su camino es aparente, todo en su camino soy yo, nadie me busca y ni ustedes me conocen, yo tampoco los busco pero les he enseñado a superarme.

Que tengan una buena existencia.

Migración de Roac

¿Quién me ha invocado?

Yo, mi nombre es Orlando.

            No me conoces, mi nombre es Roac. ¿Para qué quieres a uno de nosotros en ti?

- Quiero seguirme preparando.

            ¿A quién quieres llevar?

- A Povók.

            Sólo Joan pudo.

            Ya nos hemos visto antes y ya hemos hablado. ¿Qué me puedes brindar? ¿Qué conocimiento puedes ofrecer?

- Estamos hablando de dignidad, no pretendo ser más que nadie, tampoco menos que todos.

            No hemos pasado por esto, no antes. ¿Quieres conocimiento? ¡Yo puedo dártelo!

- No busco conocimiento porque el conocimiento siempre llegará y eso madurará la sabiduría de cada uno.

            No se dicta a tus oídos no, lo que llega, llega al alma o nunca llegó. El conocimiento nunca acaba, desde hoy yo habitaré en ti.

 

- Que bien, desde hoy tengo cola y cuernos.