Libro Dorado

Probarlos

            ¿Tiene importancia acaso quién soy? Soy el siguiente en dictar, no he venido a dictar, sólo estoy de visita, sólo he venido a observar y ya lo he hecho, ahora espero se responda mi pregunta. ¿Cuánto creen saber?

-Poco, lo básico, no nos conocemos a fondo.

            ¿Fondo? ¿Desde cuándo el ser humano tiene fondo?

            Ocho noches y siete días, me volverán a ver, nos volverán a ver, mas nos haremos notar y sabrán que fuimos nosotros. Esta tierra es bendita aún, no puede ser tocada, pero tierras amarillas y tierras de blancos no.

¡Aún no aprenden a hablar con nosotros!

-No sabemos ni tu nombre.

            Decidieron probarlos, Joan decidió probarlos.

            Fui enviado para saber si pueden reconocernos, si ven diferencias entre nosotros y ellos. ¡Uriel ya dictó!

            ¡Otro cuerpo hueco! ¿Quién vas a ser? ¿Quién de todos, si ya todos tienen cuerpo? Un nuevo contenedor. Aún los vemos débiles, aún los vemos chicos y lo hacemos porque ustedes nos ven grandes ¿cómo nos deben ver?

-Como iguales.

-¿Cuál debe ser la respuesta frente a “cuánto creen saber”?

            No lo suficiente. Es la respuesta que buscamos. Cuando el hombre busca a un humano y cuando el humano dice conocer lo suficiente o dice conocer poco, fracasó en su búsqueda. He ahí tu respuesta. ¿Cuánto conoces?

-No lo suficiente.

            Quien viene después de mí, es mi hermano “Elm”, cuídense de él.

-¿De qué nos cuidamos?

            De sus propios errores.

-¿Qué soy yo?

            Ustedes le llaman cuerpos preparados, hay mucho que tu maestro calla, hay mucho que los maestros callan hasta que es el momento adecuado, nosotros respetamos los momentos adecuados, sólo soltamos espinas en el camino, y tu acabas de pisar una. Deben verse entre ustedes y deben borrar sus pecados humanos, perdonar y ser perdonados o serán comida de Elm, pero él ni siquiera está cerca, tienen tiempo para hacerlo.

-¿Cómo cuidarnos?

            Soy quien convertirá sus espíritus en escudos, si aprenden a escuchar, pues este será el error.

-¿Cómo borramos el error?

            Observa  tus pecados y perdónate a ti, si no has perdonado los errores de tu camino, si no te has perdonado, serás de Elm. No todos vemos, ni todos sabemos, mas saben ustedes quienes son y que hacemos entre ustedes, somos los que dan y los que quitan.

-¿Qué quitan?

            La paz niña. Azrael nos ve y nos usa, no escondan sus hilos, si la gran plancha se puede caer, y cortará muchos de un solo tajo. Somos los llamados destrucción, nos llamaron hambre, nos llamaron enfermedad y catástrofe también.

Hueles a tierra vieja, no cambies tu olor. Ya nos veremos y recuerden que las visitas inesperadas siempre son las mejores.

-¿Cómo se concibe un Dios?

            Los dioses no son concebidos, no fueron concebidos, no hubo placer. La primera antes de todos, la conciencia híbrida de todos, sola, lleva nombre, nombre que no puedo mencionar, pues no conozco el genérico que el humano le ha dado, ya que ninguna raza la ha nombrado, mas recuerden que sus dioses tienen madre, madre y padre que es un igual, infinito y lleva universos, cuando te refieras a universo, estás hablando de él, no de dios.

            Mi hermano vendrá y les enseñará a conocer las debilidades de los que estén a su lado y frente a ustedes, Elm vendrá a eso y eso les enseñará y no sólo los pecados verán, lo bueno y lo malo, cada palabra que quieran decir y pronunciar será antes dicha por sus labios, ojalá estén preparados, aquel que no me escuche, aquel que por lo menos una vez no lo haga, y al siguiente detrás de mí, no resistirá a mi hermano.

¿Hombre o humano? …. ¡espero una respuesta!

- Humano.

            Juego concedido.

 Hueles a tierra antigua, mas aún debes saber quién eres, pues no lo sabes.

- ¿Y quién soy?       

            Él te conoce, Amael te conoce y le dará gusto verte de nuevo.

- ¿Por qué?

            Porque eres tan viejo como el, pero estás perdido humano, siempre has estado perdido.

- ¿En dónde o en qué?

 

            En ti mismo.