Lo mismo

Con paciencia haces las preguntas correctas, la paciencia habla y enseña o genera tormenta.

            Lo que hemos enseñado a los hombres siempre será lo mismo y seguirá siendo igual, algunos han puesto como hombres y humanos, se han descontaminado ustedes, y si es conocimiento lo que me han enviado a darles a ustedes, bienvenido sea, pero…  ¿Qué quieren conocer?

            Enseñar a usar su espíritu como escudo siendo justo, enseñé lo que es justicia entonces ¿estás de acuerdo?...  Tú eres un faro en medio del río, todos ustedes lo son, un faro pequeño, que esperan crecerá, el faro en el centro y treinta a su alrededor ¿a cuántos llega tu luz?    A todos si, por igual no, tu respuesta fue dada y está correcta, eso es tu espíritu y el de cada uno ¿Cómo te conviertes en un escudo? ¿Cómo te vuelves invisible si estás en el centro de ellos?

- Apagándome.

            Cuando la luz del espíritu se apaga eres un humano más, un hombre entre hombres, pero… ¿Cómo apagas la luz de tu espíritu?...  Deseando mal a cada hombre del lugar, así te proteges. Has preguntado cómo volverte un escudo, como volverse cada uno un escudo, párate en el centro de todos, observa los errores de cada uno, sus debilidades y condénalos dentro de ti por lo que han hecho, así tu espíritu los rechazará y se volverá un escudo entre ellos. ¿Cómo obtienes algo que no tienes en tu escudo? Sólo si conoces de quien les hablo, puedes usarlo, sino sólo será una ilusión, enseña y enséñate a ser espíritu, ya que sólo siéndolo, tendrás escudo en él, condena a los que merecen condena, en la misma proporción de lo que han hecho, serán castigados por tu conciencia, no merecen más, no merecen menos, ya que lo que han dado se les dará.

            Al convertirse en escudos, se convierten en sirvientes también, tu Dios no te dio espíritu para esconderte de otros, te lo dio para enseñarles a sanarse a sí mismos y sanarte a ti también. Al apagar tu espíritu, lo haces del todo, lo conviertes en espectro y vagarás por la eternidad al morir como humano y como más. He terminado la lección, he sido enviado, pues están listos, casi.

            Pronúncianos como ha sido escrito, no como te guiaron los hombres.

- ¿Qué eres?

Soy lo que quieras de mí.

- Todos tienen su propósito en esencia ¿Cuál es la naturaleza de tu esencia?

            Has preguntado y yo responderé igual. Mi nombre es Rai, provengo del cuerpo de quien fuimos creados. Metatrón es de quien vengo, soy uno de los veintisiete vivos, soy uno de los treinta creados, treinta nacimos de él, se nos fue dicho y se nos fue creados con la capacidad de eliminarlos, se nos ordenó deshacernos de lo impuro, lo imperfecto, y los creadores lo eran, los creadores eran imperfectos. Cuando nos revelamos, cuando dimos el golpe ya era tarde, ya éramos mortales, tres fueron sacrificados para mostrarnos lo que podía pasar. Hablaste de propósitos, ese fue nuestro propósito y nos lo negaron, tres creados por él, tres creados iguales y nos aislaron y nos enviaron entre ustedes y entre ustedes convivimos y fuimos llamados dioses y aun lo somos, no existimos en sus libros.

            No soy un dios, lo sé, no he dicho como lo que soy, sino como lo que los hombres han dicho de nosotros, no soy ególatra como mis hermanos, conozco mi posición, sé cuál es.

- ¿Cuál es?

            Es la que quieran darme los hombres, ya estoy entre los hombres y aun no me han dado una posición.

- ¿Cuál es tu posición?

            Presentar mi dictado, pues a eso he sido enviado.

<< A través de la historia… ¿Cuáles son los nombres que te ha dado el hombre?>>

            Galeón, fue el primero y Rai el que adopté como mío, siendo Rai quien soy, de mi encontrarás  historias, de mi conocimiento hay y vida y muerte les di porque me conocen ¿o no es así escribana?  Pues ya te di mi historia, antes de volver entre ustedes.

            Aun no aprenden a compartir, me conoces escribana, háblales de mí.

            Lo he dicho ya y fue dictado a quien escribe antes que ustedes, fui llamado el demonio del viento, de las heladas, del frío, de los tormentos del hielo, fui criado como hombre y entre los hombres, y como hombre viví, y como hombre morí, siendo un pequeño hombre, teniendo el permiso de castigarlos, entre lo blanco y helado los enterré, se me dio permiso, pues no eran humanos, sólo eran animales y era su hora de morir, el demonio de los vientos helados me llamaron e historias escribieron de mí y me recordarán y oirán de mi historia, soy quien viene a dictar, mas ya he dicho de mí, ya he dictado y he de enseñar más aún, si su conocimiento es sabio, aprenderán, si su conocimiento es antiguo, sólo conocerán.

            Soy el profesor de matemáticas entre ustedes y he puesto números en la pizarra, mi clase ya ha sido dictada ¿Qué he de enseñar si los alumnos no preguntan, teniendo claro que no soy su maestro, sino un suplente del profesor?

Todas las cuerdas se conocen, fueron puestas ahí, siempre estuvieron después de nosotros. Somos los que hacemos el trabajo, nos gusta hacer el trabajo ¿Qué creen ser ustedes carnes? ¿Qué es lo que creen ser? Ustedes no son nada, pues no quieren ser nada, ustedes los humanos sí  ¿pero dónde están?

            Basta de juegos, donde están niños, veamos cuanto saben ¿Dónde están maestros? ¿Dónde están humanos? ¿Dónde están portadores? Y no tengo respuestas.

            No he de dar el conocimiento que ya tienen, he sido enviado a enseñar. Su maestro les ha enseñado de las paradojas, seré claro, aquí estoy hablando, hablamos de las paradojas a los humanos.

- No estás en tu paradoja.

            Eso es lo que creen, mírense, si fueran humanos, si estuvieran aquí, yo no estaría frente a ustedes, y esto no fuera necesario. Se me ha enviado a enseñarles lo que no han aprendido aun y es lo que enseñaré, ya que ustedes creen estar aquí y no es así, ustedes ya no existen, porque ya existieron, mi nombre es Rai también, ya no están hablando con mi hermano, hermano que llamo a mí mismo, a mí mismo en el tiempo entre ustedes, a mí mismo aquí estoy con mi corte también, si su mente, si cuerpo y su cerebro permite aprender, aprenderán, sino sólo serán palabras nada más. Claro les quiero decir, claro les quiero acotar que ustedes ya no existen y su humanidad, su fuerza y su poder está en aprender quienes son por el lugar en el que se encuentran, no en  el que creen estar, pues ustedes ya no están, Afael está entre ustedes y ustedes están con él en su casa, casa que se les fue mostrada, pues ya la conocen, ustedes ya han viajado y ya se encuentran ahí, ustedes no están aquí, están recordando nada más y sólo es parte de su recuerdo, yo no soy de su pasado, soy de su futuro también y ahora de su presente en frente de sus cerebros humanos, no de sus espíritus… ¿cómo crear una paradoja? Sus cuerpos son paradojas humanos. Me da gusto una sola cosa, no estoy entre animales ¿Qué he de enseñar de lo dicho?

            ¿Qué es lo que quieres hablar? Ya han puesto suficiente luz. ¿Qué es lo que no ha quedado claro de lo que ha sido dicho?

- ¿Cómo ser más luz?

Dejando la lámpara del faro  compartiéndola, así serás más luz y cada uno al que hayas dado esa lámpara, llevará parte de lo que has dado.

- ¿Hay cómo hacerlo sin ser maestro?

- Cada uno es maestro y aprendiz.

- ¿Cómo das si no has aprendido lo suficiente?

            Has llevado un esclavo a tu casa y el esclavo no sabe sembrar, ni cosechar, ni cercar tampoco ¿Qué hará el escavo para cumplir con sus tareas?

-Preguntar al que sabe.

            ¿He sido claro?

- Hace un momento dijiste que fueron creados por Metatrón para eliminar a los seres impuros.

            No han sido mis palabras, fuimos la creación de él, mas nuestro propósito no fue eliminarlos no, lo decidimos, ya que para eso fuimos creados, quiero ser más claro pues lo has pedido así, fuimos creados para eliminar todo lo que considerásemos impuro.

- Sin embargo fueron tan vanidosos ustedes que no vieron las propias impurezas.

            Vimos las impurezas en nosotros, las corregíamos, las eliminábamos de nosotros al igual, pues éramos familia.

- Error, si su condición era eliminar a los seres impuros ¿por qué no se eliminaron ustedes si debían comenzar por casa?

            Porque éramos inmortales.

- ¿Quién eliminó a los tres?

            Azrael, al darnos muerte, sólo la muerte la podía dar.

-¿Cómo ves al resto de tu familia?

            Como siempre los he visto, a su lado, pues ustedes están entre nosotros.

- Pregunto porque dijiste “ególatras”.

            Como ellos me ven a mí, ellos no renunciaron a su ego, pero ellos no son el homólogo de la muerte.

- ¿Tú renunciaste al ego?

            Somos amigos, el primer cuerpo y yo, pues el segundo me saluda al pasar siempre que alguien quiere desangrar, renuncié a muchas cosas.

- ¿A qué más renunciaste?

            Renuncié a lo que veía, renuncié a castigarlos, renuncié a jugar con ustedes, por mandato, soy el que menos los lastima, mas cumplo mi tarea si fuera así y no ha sido mi propósito.

            Se me ha enviado a enseñar donde están y eso voy a enseñar, por eso les pregunté ¿dónde están? Y vuelvo a preguntar.

- Estamos donde debemos.

 

            Siendo esa la respuesta, ya están donde deben, ya están ahí y siempre lo han estado ¿Cómo ves? ¿Cómo saber? ¿Cómo esperar? Sólo una palabra, recordando, dejando de ver, pues desde arriba observan todo y conocerán a todas sus paradojas también y esto es una paradoja entre ustedes, están cada uno en sus recuerdos, eso es su cerebro, su espacio, ustedes son sus recuerdos, están recogiendo los pasos de la lástima que dejaron. Me preguntaron cómo borrarlos, sin darse cuenta que ustedes también lo están haciendo, así borramos. Visualiza todo tu cuerpo y da nombre a cada línea y borra las imperfecciones que quedaron, barros, cuernos y cada cosa que crearon, cuando llegues al final de la línea encontrarás la muerte y habrás borrado un error, eso es lo que son, el recuerdo borrándose de sus errores pasados, son seres superiores y les enseñaré a verse como tal, otro día será, otro día.