Padre -madre mshiba

Libro de plata

MSHIBA

17 de Febrero de 2017

 

–¿Por qué te sientas en el piso?

No estoy en el piso, (quito la banca en la que está sentado el médium, agarro un cojín y se sentó en el piso sobre el).

–No directamente.

Ustedes están en la tierra, yo no lo estoy. De hecho esta sería la tercera vez que bajo a verlos, a volver a conocerlos. Ustedes son distintos a los que ya he conocido, son diferentes, tienen guía, herencia y casta… son distintos a lo que había visto antes. Tú empezaste la reunión (a Deisy), comenzaste a hacer preguntas, tú la guiaras.

–Claro, pero nos gustaría saber quién eres.

Me dicen Shiba.

–Dices que es la tercera vez que bajaste o que has bajado, las otras dos, ¿Cuándo fueron?

            ¿Qué tiempo es este?

–Este es el año 2017.

            Esta sería la segunda vez.

–Ya… ¿Y la primera?

            Junto a un viejo hijo. Todo Padre, ve por sus hijos menores.

–Entonces, lo obscuro, es el vacío absoluto.

            ¿Lo obscuro?

–Que se ve…

            Yo no soy como los que salieron de mí.

–¿Y porque veo como una bola obscura?

            Yo soy infinito, no hay luz ni obscuridad en mí. Me deshice de ella hace mucho.

Esta raza es diferente… todo entre ustedes es diferente, de entre todas las razas, ustedes siempre han sido diferentes, no por su creación; si no, por lo que creen de ella.

            La “Orden” como él les había llamado… Pidieron sea imparcial, hable a toda pregunta en el lugar, pues ninguno de mis inferiores les daría la información que necesitaban; entonces descendí por primera vez, tome en aquel entonces la conciencia de Fasuel, él fue el conducto.          En esta tomare conciencia de este cuerpo, espero estén listos a la pregunta… Mi tercera venida, no es grata para ustedes, pues ya no existirán, no como la masa sólida que ahora son.

Fue igual entonces, es igual ahora. (Lo dijo después de un largo silencio)

–¿Por qué, porque permitieron que descendieran, porque mezclaron las razas… cuerpo de un Dios y espíritu de otro?

            Son lo único creado después de SAÉ, lo único. Descompuesto de un cuerpo perfecto, lo único que lleva la conciencia de los 7, nada de mí; son el deshecho hecho materia. La burla para todas las razas conocidas, son entes divagados en el tiempo, su tiempo; existen por él, no en él. Se creo como cualquier otra raza, hay razas cortas, hay razas grandes y razas gigantes. Antes que el tiempo se creara, de ahí se derivó la primera raza.

Las entidades, ustedes, les llaman “dioses”… no hay nadie, nadie igual a ustedes. Nadie puede quitarme nada, pues yo no soy nada, y creé pocos, así no se destruirían entre sí. Crea la abundancia y esta se tragara así misma.

–Tu dijistes que eras el infinito, o sea no tienes principio ni tienes fin, ¿tu vendrías siendo el orden del universo o el que pone el orden en el universo?

Jorge, yo soy el universo, de ahí y en mí, todo lo creado existe. Al entrar a la casa de tu creador, ¿lo has encontrado acaso?... yo soy la respuesta a los tronos vacíos, yo soy la ilusión que habla debajo de una sonrisa. Los ateos como ustedes les han llamado, no están tan lejos de la verdad, solo confundieron la información que se les fue dada, como tiende a ser costumbre entre los hombres.

–Tu dijistes que en tu tercera venida, no va a ser muy grato para nosotros, que ya no vamos a estar, que nos depara, o sea, a la tierra, a este sistema solar, a esa parte de ti… ¿el hombre como hombre, va a dejar de existir, o solamente va a quedar su parte de alma, su espíritu?

            Aún le queda mucho a esta tierra. El hombre conquistara otras tierras, después de que esta, su tierra, sea destruida conscientemente por sus propias manos, faltan… les llaman años… faltan miles de años; y en esa tercera venida, ustedes ya no estarán aquí, no en esta tierra. Habrán grandes hongos de luz destruyendo todo a su paso, todo se saldrá de control, pero unos pocos tendrán asientos en primera fila para ver desde muy lejos un planeta lleno de hongos. Llegue ya a ustedes hace casi cuatro mil años, desde este punto, volveré en casi dos mil más.

–Y ahora en este tiempo, ¿Qué debemos hacer?, la Orden como nos llamaron ya no existe, es otra etapa en la que estamos atravesando, ¿Cómo podemos continuar con la enseñanza, con el conocimiento, que es lo que debemos hacer ahora?

            Por siglos, los Dioses tomaron todo lo que quisieron, cuando, y como lo quisieron, esos Dioses, ya no existen, ustedes los han descontinuado, los convirtieron en leyendas. Cuando algo es bueno, debe volver. En este punto, ya todos ustedes deberían saber que son dioses, minúsculos dioses, casi parasitarios y aun así, dioses.

–¿Por qué no los permiten volver con conciencia, cada que volvemos, nos borran todo?

–Y nos toca volver a empezar.

            Eso no fue una risa… En ustedes existe el tiempo, y la vida eterna, el resto de razas son vida eterna sin tiempo; existen, no perecen. Dime buscando en tu mente, ¿Qué tan agradable sería para ti, recordar claramente tus ocho esposos, tus nueve esposas, tus violaciones, tus odios, tu suicidio… cuán bueno sería eso para ti?

–Pero que tan necesario es conocer o hacer conciencia de todo lo que fuimos para poder avanzar y superarnos.

            ¿Quién les ha ensenado eso?

–No, nadie. Por eso estoy preguntando, ¿Qué tan necesario es eso? o simplemente somos y punto.

            Esta es la única raza que usa un sanitario, que caga… esta es la única raza en todos los universos y multiversos que necesita conservar que su culo este limpio, ¿Eso responde tu pregunta?

–Más o menos, porque es cierto, somos la única raza que hace todo eso, ¿pero tiene siempre que ser así, o simplemente es así?

–Así evolucionamos… en cuanto a materia hablamos.

            ¿Cuánto recuerdas de tu pasado?

–Casi nada.

            ¿Y tú?

–¿De esta vida, o de las anteriores?

            De esta…

–Mucho, casi todo, desde que era muy pequeña, muy, muy, muy pequeña.

–Bueno de esta vida, yo también recuerdo, lo que no recuerdo, son vidas pasadas.

            ¿Acaso, si ustedes son parte del tiempo, su vida que ya paso, no es también vida pasada?

–Sí, somos el recuerdo de una vida pasada.

            No, ustedes no entienden el recuerdo de una vida pasada, y eso es lo que los limita; siendo esta su vida presente, cada segundo siguiente deja atrás una vida pasada. Ustedes viven cada uno de sus días en el pasado, así sus almas jamás tendrán presente.

A diferencia de todos los que han estado frente a ustedes, esta es la única ocasión en la que podrán verme, esta noche, todos los planetas se han alineado, se llama convergencia y no por mucho tiempo voy a estar en este cuerpo. Tomen de mi todo lo necesario que este suceso se repetirá dentro de dos mil años.

–Nos asignaron como escribas, asignación directa a las dos, y a una anterior a nosotros, queríamos saber sobre los ciclos y si están rotos o que falta.

            ¿Qué es lo que quieres saber exactamente?

–Si se rompió el ciclo de Lilian.

            Era…

–Era, Lilian… ja, ja.

            Los nombres que se les han sido dados, se derivan de otra lengua, yo conozco los míos por sus nombres.

–¿Se rompió el ciclo de Era?

            ¿La Diosa o la escriba?

–De las dos.

            ¿Tú escribiste por ella?

–Sí.

            ¿Qué es romper un ciclo para ti?

–Cuando alguna vez hablamos sobre Shussan, cuando hablamos con ella, ella nos dijo que su ciclo como escriba termino con Deisy, ella no iba a escribir más; yo lo que quiero saber es si el ciclo de Era se rompió con lo que yo escribí, si ella ya no va a volver a escribir más. Eso es romper un ciclo en esa parte.

            Preguntas ¿si termino?

–Así vendría a ser.

            Romper un ciclo. (Lo dijo con una sonrisa burlona)

–Así les dicen, no sé en tu época como le dirían…

            ¿Termino? (habían bocaditos para comer, entonces tomo uno y me lo dio)

–¿Me lo como, o lo rompo?

            Cómelo…

–Ya… Se terminó.

–El ciclo del cachito ja, ja… de ese cachito.

–Ya paso.

            ¿Cuándo termino el ciclo de lo que has comido?

–Todavía no termina.

–No, hasta cuando me salga me supongo, ja, ja… claro.

            ¿Y para eso entro en ti, se distribuyó por todo tu cuerpo en pequeñas partes como esencia, alimento, se deshecho lo que no sirve de aquello que has consumido y el resto se vuelve parte de ti. ¿Qué será entonces terminar un ciclo?

–Todo eso.

            ¿Qué?

–Haberlo hecho, haberlo entregado, se volvió una parte de mí y se cumplió lo que se tenía que cumplir.

            Un ciclo termina cuando has tomado lo que sirve, has desechado lo que no, no importa si llega a manos de otros, nunca fue dar a otros. El alimento dado fue a ti. Cuanto te haya servido ese alimento, es lo que determina lo que hiciste. No importa si otros llegan a decirte que te darán purgante para que esfuerces todo… no importa que te den, lo que fue absorbido, no podrá ser desechado.

–¿Qué se marcó en tu primera venida?

            Lo mismo…

–Dijiste que en tu primera venida, viniste por tu hijo menor, ¿Qué hizo el, que hayas tenido que bajar a ver?

–Nació…

–Si pues…

            No puedo describir la sensación (luego de tanto tiempo sentado en el piso, se le amortiguaron las piernas)…

            Mi cuerpo etérico no siente dolor, esto debe ser a lo que llaman dolor. Aquello que no conoces no te afecta; aun así, puede sentirse. Solo el que conoce cuanto duele, sentirá dolor, pues conoce que es el dolor y que significa.

–Hacer conciencia de algo te permite reconocer eso.

            Entonces, no tomare conciencia del dolor, pues no hay dolor en mí, ni en mi conciencia… No lo hare… vamos a estar un buen rato así… no creo puedan soportarlo. Si quieren intentarlo son bienvenidos. (Se volvió a sentar exactamente como estaba).

–Hay la teoría del conocimiento que fue dado a los Egipcios, es la teoría de la Flor de la Vida…   

–La flor de Loto.

–Y habla… bueno, ellos dicen sobre el ojo de Horus, que bajo el espíritu, más o menos es la representación geométrica de la vida. Lo que a mí no me queda claro, es que habla del universo y dentro de este universo obviamente debe ser de la parte de creación de todos los dioses, pero ahí habla sobre que llega el espíritu…

–Y ahí empieza la creación.

–Y ahí empieza la creación, pero luego el espíritu sale…

–¿Lo que salió eras tú?

–¿El espíritu de quién?

–Exacto.

–¿Me entiendes?, es eso lo que nosotros queremos saber… se crearon los ocho, y sale, ¿lo que salió eras tú?

–¿O el espíritu de quién?

            Yo no soy espíritu…

–¿O que está mal dado de la teoría?

            No hay nada mal dado, solo son malos entendidos.

–¿Cómo sería para entender bien?

            Ustedes son la creación de un apéndice hecho 8 pedazos.

–Sí, tenemos parte de cada uno. Pero qué relación tiene eso… bueno, geométricamente dibujado, se hace una flor, de ahí la teoría de la Flor de la Vida, que es una flor de Loto.

            Déjame probar aquello, también es negro (la bebida que estaba ahí).

            Que débil contenedor (refiriéndose al cuerpo del médium)

–¿Le falta fuerza?

            Le falta paz… esta desarmonizado. Un buen contenedor debe tener armonía.

            ¿Por qué esto es frio?

–Es otro tipo de bebida, eso se toma frío.

            En este su plano, sentir la diferencia entre el frío y calor, este es cálido… (Café y cola)

–¿Sabroso?

            ¡Cálido!...

–Una sensación de calidez también te puede provocar otra cosa más…

            Todo ha sido dicho desde un principio, y ustedes, son tan estúpidos que no lo entienden, que no encuentran la verdad entre los parafraseos más simples... solo deben recordar.

            Escribió un viejo antiguo, más antiguo que ustedes y que este cuerpo, más antiguo que los regios de este cuerpo y aun así, se les volvió a dar este conocimiento en este, su tiempo. Dicho se les fue, entonces los ocho decidieron que debía haber un mediador, alguien que igual, alguien que les sirviera; pero estos no tenían, ni tienen permiso de dar existencia. Tomaron entonces forma y dieron figura a un ser al que llamaron SAÉ, lo llevaron ante su padre, madre, y solicitaron a este le permita existir.

–Pero si, ese es el anagrama del nombre de ES…

            No puedo entender lo que has dicho.

–Es A… SAÉ.

            El primero en existir.

–A, primero.

            Preguntaron ¿que soy yo?... ya se los he dicho.

–El infinito.

–El universo.

            Yo soy todo lo que existe.

–Pero vendría siendo la energía traducida a materia.

–Viene a ser todo, todo lo que existe pero, como sería la palabra… dentro de ti, esta nuestro universo, todos los universos.

            Si tienes conocimiento de esto, debes pronunciarlo. (A Deisy)

–Sí, yo les diré, pero ahora que estás tú, mejor que aprovechen tu presencia y pregunten otra cosa… Hasta que ellos piensen, yo sigo en el tema de los escribas, dijiste que dé o no, realmente no importa, sino que lo ha dado directamente a quien ha sido asignado; entonces, ¿dónde entre el tema del “fracaso”?

–Ya vuelta… (Me dio varios cachitos, mientras tomo otros tantos, los empezó a romper, y los pusimos en la misma bandeja juntos)

            Dame tus pedazos.

–No sé dónde están, el uno nada más se dónde está.

            ¿Por qué fracaso?

–Hasta este rato no entiendo porque.

            ¿Alguien?

–Porque no los tomaste, sino los diste antes de consumir.

            Ser al que ustedes llaman “escriba” debe ser lo que escribió en conciencia, conocimiento, y existencia misma; si no lo es, toda la información que abra tomado, se mezclara con toda la que otros tengan, será información… será nada…

–Depende de la reacción ante la información recibida.

–No, más bien tiene lógica eso, cuando yo empecé a escribir mi libro me dijeron Shussan enseguida y es por eso que ningún otro puede escribir otro libro, entonces volverás a escribir tu libro otra vez.

            ¿Cuánto conoce lo que ha escrito?

–Lo que me acuerdo.

            Cuánto conoces, no cuanto sabes… cuanto entiendes, cuanto has aprendido.

–Entiendo a qué te refieres.

            Esa cosa, subió a esta mano… (El hormigueo que tenía en las piernas)

            ¿Sus mentes están cansadas?

–No.

            No puedo preparar a quien poco pregunta.

–Cuando me miro en el espejo sigo viendo el tercero ojo en mitad de mi frente, ¿Cómo puedo aprovechar mejor ese don?

            ¿Cómo ves tu día?

–¿Cómo veo el día?... con los ojos.

            ¿Cómo ves tu día?

–Depende, yo no veo el día.

–Con los ojos.

            Mira tu entorno, escribe en algo, en lo que tengas a mano.

–¿Qué escribo, cualquier cosa… salgo?... no soy muy buena para lenguas de señas. Me voy allá, ya… (Hizo una señal de que se levante hacia la puerta)

–¿Me doy la vuelta, qué hago?

(Se paró de espaldas a quienes estábamos sentados en la sala)

            Dile a ese reloj hindú, que va a pasar… No mires atrás.

–Ya.

            Dile a ese pergamino lo que paso (Refiriéndose al pedazo de papel en el que estaba escribiendo, Shiba hizo una señal para que dos de los presentes cambiaran de puesto)

            Vuelve a tu lugar…

–No le atine a una, ellos se cambiaron de puesto, pero yo dije que descruzabas las piernas y te sentabas en la banca.

            ¿Quién se sento en que puesto?

–Ellos cambiaron de puesto, ¿no?

–Justo ella se dio la vuelta cuando estaban regresando a sus puestos, entonces, por eso dice que no le atino a lo que escribió.

            ¿Qué escribiste de espaldas?

–Puse, vas a descruzar las piernas.

            De hecho lo hice, solo que en este estado soy masoquista.

–Yo puse, te sentaste en la banca.

            Y luego.

–Solo esas dos cosas.

            (Shiba se paró y se sentó sobre la banca)

            Dile al universo que debe hacer, y este lo hará. Piensa en que debe hacer el universo y este no responderá, pues no le has dicho que hacer.  

            Tu pregunta es ¿Cómo uso ser un desierto?... aquí al parecer son desiertos o como tú lo has dicho tienen el ojo abierto, tienen sus ojos abiertos. Lo puedes pensar para que el universo adivine que quieres, debes…

–Decirlo.

            Desde lo más banal, hasta lo mas necesario.

–Con respecto a lo que nos estas acabando de ensenar, hay algo que también nos ensenaron y nos dijeron que cuando tú dices al universo o pides o tomas algo del universo que no te correspondía en ese momento, este se encargara de cobrarte lo mismo hasta la última gota, ¿Cómo encaja ese principio entonces?

            Yo, ¡yo! (no lo hizo repetir a cada uno de los presentes con fuerza)

–Yo.

–Yo.

–Yo.

–Yo.

–Yo.

–Yo.

            Yo…

–No entiendo.

            ¡Yo!... Un faro sin luz, solo es un faro; a nadie puede guiar, guiara a la muerte a los que lo busquen pues no tendrá con que guiarlos. Entonces habrán focos… ¡Yo!

–Todos nosotros nacimos bajo la regencia de un ángel y cada ángel está en una etapa diferente, pero ninguno de nosotros sabe en qué etapa están y que es lo que hay que superar.

            Todo ángel nacido es el reflejo de la carne nacida por él. Cada uno deberá purgar que ha hecho de sí mismo en esta su historia, en esta, su línea de tiempo. La  historia es diferente, ya puedes darte cuenta de eso.

            La culpa y el error de cada uno y del resto de los suyos, es diferente; entonces, en esta etapa, es lo que deberá ser purgado.

–Pero que exactamente, hablo yo a título personal.

            Este es…

–Aristhus dijo que es la última, es mi última etapa, por eso he nacido en una mujer; pero que exactamente es…

            Se te da desde una fecha como esta, 48 o 50 días de su… desde que año haya terminado. Se te fue advertido por la primera vez, y se te fue advertido una segunda…

–Sí, yo estoy consciente de eso.

            Ese es tu error.

–Sí, yo sé, estoy…

            Temerle.

–No es temerle, es que todo lo que es el destino, uno es… esto, esto, esto… pero está presente.

            ¿Es que acaso lo que importa, lo tiene presente sobre ti?

–No… ¡no, no!, pero es que o sea, te pregunto, porque fue bajo la regencia de diferentes ángeles en todo caso.

            Ustedes son el ángel nacido, ¿de que estas hablando mujer?

–Igual hablaba de la etapa de Shussan.

            Las etapas. Cada uno de ustedes cambiara de regencia cuando haya flaqueado y haya caído sobre el pecado de aquel que lleva. Entonces, el ser de alas ya no tendrá nada que hacer a su lado pues no tendrá auxilio en su nuevo compañero. El ciclo se repetirá, otro ángel tomara su lugar para expiar una de sus culpas, algo diferente esta vez… Fallaste con la primera; entonces, quien tiene otra culpa encima…

–Es Aristhus.

            Espera terminar su ciclo, y tiene conteo de días para aquello, y el teme y siente su temor, porque tú tienes muy presente aquello. Esa culpa decide entre él y tu conciencia si será superado o no, si se supera entonces, él también lo habrá logrado, ¿se entiende acaso el ciclo o no?

–Sí, pero hay algo que no me queda claro, si somos el ángel nacido, ¿Cómo podemos cambiar el regente o el portado?

            Exactamente, ¿Qué les han dicho?

–Es que es lo que acabas de decir ahorita, somos el ángel nacido, eso fue lo que dijiste.

            Hable de compañeros, ustedes le llaman portador, ustedes imbéciles, no llevan, ni portan a nadie. Llevan a un compañero con penurias encima, este deberá purgar, al poder cumplir su penitencia como cualquier preso cumpliendo una condena; entonces, recurrirá como todo dios a sus hermanos. El ser de alas desencarnado buscara a los seres de alas encarnados uniéndose a ellos en forma, pidiéndoles ayuda. A ese ciclo ustedes le han llamado “portadores”. Ustedes son el ángel nacido, no el que les acompaña…

–Ah, ya entendí, pero ahora quiero saber que tengo que purgar.

            ¿Quién es tu compañero?

–No tienes que llorar tanto hija… Magdalia.

            Ahora, ¿queda claro?

–Clarísimo.

            ¿Qué es un ángel encarnado?... sino aquel que tiene permiso divino para seguir siendo físico entre los hombres. Solo uno de todos aquellos que conocen tiene el permiso de volver a existir como carne, y lo están viendo. El resto, como bien lo saben, no tienen dicho permiso, solo son compañeros… aún tienen mucho que pagar.

            Entonces, ¿Alguna otra pregunta?... si les estorba mi forma de hablar, solo deben pedirme que la corrija.

–Entonces ¿Quiénes somos?... El nombre.

–Ya te dieron.

–No.

–Dinos el nombre.

            ¿Cómo se llaman, que nombre tienen, cada uno de los líderes de las grandes razas, de sus vecinos de los otros universos?

–Maxium, Lucifer, Satanás, Aibrock, de los que conocemos.

            Preguntan ¿Cuáles son sus nombres?... han preguntado ¿Qué nombres tienen aquellos que salieron de ahí?

–¿Los nombres que nos han dado?... si los sabemos. ¿Qué nombres, si es que tienen otros, nos los podrías decir?

            ¿Qué entidades?

–Shangreyd, Aclam, Bakram, Atlom.

–Esos son los que sabemos, pero si tienen otros, ¿nos podrías decir?

–Yave, Metatron.

            En ti dades… de una de estas se derivaron a los eloines, a los que ustedes llaman ángeles.

–De Metatron.

            Ustedes han dado y han tomado nombres durante toda su existencia como carne, para identificar lugares, costumbres, formas, dioses, eloines, entidades. Han llamado dioses a las entidades, han llamado ángeles, a los eloines y han nombrado a cada ángel que han conocido y a cada raza y a cada espacio en el que habitan.

Ustedes son… son… ¡Yo soy!

            ¿Están esperando algo? (dijo después de un largo silencio… todos reímos)

            Antes de que ustedes existiesen, de que el tiempo fuera creado, solo era… solo soy.

–Nosotros vendríamos siendo también parte del universo, siendo creación de Yave y del resto de hermanos y siendo una derivación tuya los ocho, somos parte de ti; pero eso no quiere decir que yo soy tu, ni tú, yo.

            No hay nada que corregir. Respeta a quien perteneces.

–A Dios Padre Yave.

            Llama como quieras, a quién perteneces…

–Al universo.

–Al universo, a ti…

            Por eso lo has aguantado tantas veces. Respeta a quien perteneces.

–A ti.

–A Dios.

–Al universo.

–No.

–A ti.

–Al abuelo / a.

            Vuelo, vuelo, abue… nielo, niela…

            ¿En qué piensas mujer?

–En muchas cosas.

–Se frusta porque ella no se da cuenta de lo que en realidad sabe, está ahí, pero no se da cuenta.

–Y me lo dicen, y me lo dicen igual… pero bueno.

            No he venido a consolar a nadie.

–No.

            Y hay cosas que no logro entender todavía. Exactamente, ¿qué término usaste?

–Frusta.

            ¿Qué te frusta?... solo aquel que dio el veto, podrá levantarlo o un superior a él…

–El abuelito, el abuelito.

–No me frustes por favor.

–Aprovecha la bondad del abuelito

–Eso es lo que me frusta.

–¿Qué?

–El veto.

–El abuelito. Alguien superior a él, tu sabes quién fue el que dio el veto y también, me acabas de dar la respuesta, solo depende de ti o no; si… sí, o no.

–Pide.

–Pero le estoy acabando de decir.

            No…

–Levanta el veto por favor.

            ¿De qué?

–Que dio Atlom.

            ¿Qué es lo que quieres?

–Terminar el ciclo.

–Ella estaba escribiendo.

–Sí.

–Y tenía miedos y muchas dudas hasta que llego Atlom y le dijo renunciaste, yo te escuche, soy quien vigila.

–Pero no renuncie…

–Sí, te dijo que fue en tu mente, bueno eso dijo él.

–O sea, eso dijo el, eso es cacho viejo.

            Entonces tú eres quien renuncio.

–Nunca renuncie, pero o sea… nunca dije no quiero escribir; talvez alguna duda pendeja, o algún miedo tonto, talvez o sea pero…

–No ha fracasado.

–Eso no quiere decir que…

–Solo se perdió… solo se perdió… ¡espera!, no te ofusques hombre, no te ofusques, estamos solucionando ya.

–Sorry, sorry…

            ¿Es abogada?

–Sí, sí, buena abogada ja, ja.

            No debo estar mucho más por aquí. He comenzado a tomar información de su mente… eso generará polémica.

–Pero solo contéstale eso.

–¿Qué, que?, no le escuche.

–No, no dijo nada a tu respuesta

–No ha dicho nada, que está ya mucho tiempo en el cuerpo y empieza a tomar conciencia el cuerpo.

            Pide al universo y el universo te dará.

–Pídele.

–Pídele…

–Yo, yo pido que se levante el veto.

            ¿Sobre qué?

–¿Quieres volver a ser escriba?

–No.

–¡No!

–¿No?

–No, quiero que se rompa el ciclo que se tenía que romper, que se…

–No que ser rompa… que se termine…

–Bueno, que se… no sé cómo llamarlo, la cuestión es que, pido que se levante por favor el veto, yo lo estoy pidiendo.

–El veto que esta sobre mí.

–Es que se entiende que es sobre mí.

–Ella no pide que le alcen ningún veto, ella pide una revocatoria de su renuncia.

–Esta abogada…

–Abogada, ven, para eso está la abogada, si ven…

–Quiere anular eso, quiere que eso se limpie, que eso no quede como mancha en el libro.

–Ni registrado, exacto.

–Registrado si esta.

–Bueno entonces por favor que se ponga una salva guardia ja, ja… ya no sé cómo llamarle.

–Quiere limpiar el record policial.

–Una fe de errata.

–Una fe de errata, ya, llamémosle así

–Quiere limpiar su record permanente, y que se reconecta esa parte donde se cortó cuando dijo fracasaste…

–No, no, no, ella no fracaso.

–Renunciaste.

–No, no, yo no he fracasado.

–Cuando dijo renunciaste, que se corte eso y se reconecte.

            ¿Tienes conciencia de quién soy?

–Sí.

            ¿Tienes conciencia del espacio en el que estas?

–En relación al tuyo, sí.

            ¿Tienes conciencia de quien en esta sala es jerárquicamente superior a ustedes?

–Sí.

            Quiero escucharte.

–Sí.

            ¿Quién?

–Tú.

–No, tú.

–Jerárquicamente superior a nosotros está preguntando.

–Tu, porque si no tuvieras jerarquía no puedes pedirle al universo.

–Déjame hablar.

–No escuches al resto, habla voz.

–Insisto, tú.

–Si voz no tienes la jerarquía suficiente…

–Porfa calla.

–Porque si el universo no te ve como igual o superior no te va a conceder.

–Al universo no le va a ver como superior.

–No, a él, le estoy diciendo… a él, ella, o lo que sea… ya, con todo el respeto no, no es que estoy burlándome ni mucho menos. En este momento tu eres el jerárquico por eso claramente dijiste el jerárquico…

            En este momento, yo soy la visita.

–Bueno, pero tú tienes la jerarquía para revocar ese veto.

            No necesitas ni de mí, ni de ningún presencial en un cuerpo de médium.

–¿Entonces?

–Lo que te dijo el ñaño.

–Deje que hable ¿Si?, no interrumpan para que se calme, no sea malo.

–Sí, porque realmente me descomponen, o sea, interrumpen, interrumpen y no dejan que acabe de hablar.

            Como hijo de Dios, de cualquier dios, necesita existir por mi permiso. Todo lo que exista por mi mano, es llamado existente; todo existente es mayor o menor, no inferior. Si alguien llega a tu casa, tú eres el mayor en el lugar, el jerárquico superior. Aun teniendo frente a ti al más grande de los titanes, tu eres y siempre has sido quien puede levantar cualquier veto.

–Entonces, para variar, me hicieron mishi, mishi…

            No. No puedes decirle a un rey que lo es sino hasta que esté listo, o no estudiara, no aprenderá a usar armas, no aprenderá a lidiar con los suyos, ni con su pueblo, ni con sus iguales o inferiores.

            Levanta tu veto.

–Yo lo levanto.

            ¿Qué?

–Yo levanto mi veto.

            Yo levanto mi taza de líquido negro, para consumirlo ¿Qué has levantado?

–Yo levanto mi veto sobre el libro, sobre lo que yo escribí. ¿Está bien así, o debo ser más clara?

            Has sido clara y te has liberado…

–Gracias.

            De nada…

–Es buena la doctorita, gracias…