¿Por qué el diablo enseñaría?

Heme aquí enseñando a aquellos que no saben, nunca des al diablo lo que el diablo quiere o él te dará lo que cree que quieres, sólo un símbolo o una seña te hará y tú caerás fácilmente, yo sólo abrí mi mano. Muchos preguntan por qué el diablo enseñaría a vencerlo, a no caer frente a él, yo respondo, el diablo no es lo que pintan de él, pero tampoco es menos, siendo así, yo sólo soy quien observa y quien envía los documentos firmados, ante mí no hay importancia para ustedes, pero esto ya lo tienen claro.

Tu padre humano aún me tiene miedo, es un gran error temerle al demonio, el demonio no es tan malo, créeme. Los demonios son más malos que yo, yo sólo cumplo órdenes, digamos que… de eso depende mi sueldo. Cada piedra en el camino de bondad, de maldad, serán puestos ahí por los observadores de la luz y por mis observadores, blanco y negro por igual, harán neutro tu mundo, neutro para servir a tu Dios, al Dios que sirvo, no alimentes al diablo, pues no hay fe de que come si no observas.

Hay muchos como yo, demonios grandes y demonios chicos, no te preocupes por demonios chicos no, ellos no piensan como excusa, tampoco te preocupes por los grandes, pues ellos son sólo la distracción, preocúpate primero de darme azúcar en el café que me has servido y de nuevo preguntar por qué he venido. He sido enviado a dictar y a pedir prudencia.

- ¿Prudencia?

            No te interesa y si te interesa. La parte que es tuya es el dictado, siendo así te revelaré hoy lo que no ha sido revelado aun, nadie ha llegado tan lejos en este libro. Entonces te diré como reconocer a los demonios detrás de ti. Hay muchas casas y hay muchos demonios en cada una, nos han llamado por varios nombres, pero somos los mismos, no importa quienes crean ustedes, no importa quienes seamos, somos los que ponemos las piedras, no somos uno y ya lo saben, somos muchos, solo aquel que tiene conciencia, solo aquel que conoce que sin nosotros no hubiera capacidad humana, no hubiera el mal como le llaman, ustedes no serían tan evolucionados, heme aquí diciéndoles la verdad.

Has preguntado por qué y yo he dicho porque si y muchos han consultado por qué y yo he dicho ve arriba y pregunta, un gran maestro, maestro de ustedes, siendo un joven se sentó frente a mí y preguntó, tengo claro porque debe existir el mal, lo que no tengo claro es el para qué, le he dicho sírveme un café Af, un café de los que sabes preparar, pero sírveme como amigo o como conocido tal vez y él nos sirvió y me dijo bienvenido a mi casa, sé que cuando vaya a tu casa no me darás esa bienvenida, siéntate Viejo Loco e imprudente, tu pregunta está bien hecha, mi respuesta será bien dada, entonces ¡café por favor! Fue lo que le pedí y fue cuando le enseñé, cuando alguien te pide por favor debes darlo, no cuando crees que quiere, que lo pida significa que lo necesita, así sabrás que no te están utilizando. Es muy buena esa frase, un comedido no sale con bendición, siendo así te diré mujer… ¿prefieres que te diga bruja o mujer? He ahí el pensamiento de un oscuro, un blanco tienen una definición propia, un oscuro, por su definición y elección personal. no puede definirse a sí mismo. ¿Cómo quieres que te llame? Y hay una sola respuesta para eso.

- Por mi nombre.

Y esa es la respuesta. No importa quien esté frente a ti, a menos que sepas que es más grande y aun un grande o más grande que tú, podrás pedirle el respeto que le mostrarás cuando entres en su casa, pues él está en la tuya, te llamaré entonces bruja ¿o será que quieres que te llame portadora? ¿Cuál sería la respuesta correcta?... Y esa es la respuesta que buscaba. Cada uno de ustedes tiene un nombre y vale más de lo que creen.

Me ha dejado libre sobre su cuerpo, el dolor humano es bueno. Volvamos a nuestro tema, entonces te llamaré por tu nombre, esto se aplicará más sobre las mujeres, ante los hombres es irrelevante, las mujeres no tienen permiso ni convicción, mas tienen espacio, he enseñado a las mujeres a pedir respeto, pues soy parte de ellas y la forma de pedirlo es “por favor” siendo un poco agresivo. Ni brujo, ni médium, ni  portador, ni digno, mi nombre es… y así te llamarán, pues has demostrado que lo mereces, esto también servirá cuando pongan en frente a quien aman los portadores y así les enseñarás, no importa cuán basura sea o cuan basura la vean, si ella conoce la respuesta de como la quieran llamar, podrá inclusive pedirlo y la verán con respeto, pues saben que están en su casa, pero ustedes no, espero haber sido claro. Ustedes tienen mujeres a su lado, enséñenles a ellas a pedir respeto, para también respetar, ahora esto es parte de lo que dictaré ahora, de lo que hoy se dirá.

No importa si ángel o demonio, no importa si fuera de la tierra o dentro de ella, no importa si Dios o servidor, si uno de ellos pide  por favor, lo ha pedido bien y no hay intermedios y no hay deseos personales, ten claro que si pide algo para sí mismo, solo mostrará y tú se lo darás, cuando espere lo que pida sin mover sus labios no solo habrás dado, te estarás entregando, muchos han preguntado por qué  el diablo enseña esto y el diablo ha contestado, porque él es igual de maestro que aquellos a quienes llaman maestro, él sirve igual y agacha su cabeza, pero es mejor sentirse diablo, pues un diablo tiene más poder que aquel que ayuda.

¿Cómo reconocer a un demonio entre ustedes?

- ¿Tú eres portado?

¿Por qué la pregunta no fue hecha antes?

Me parece bien, aún no está bien formulada la pregunta, pero necesita una buena respuesta. Tu pregunta… ¿si acaso soy portado?... Tu respuesta: ángeles y arcángeles fueron enviados a ustedes para ser portados, querubines y serafines no, espero haber contestado tu pregunta. Tu Dios es tan sabio que no permitió a una estirpe superior a mí ser portada, yo soy un querubín, inferior aun a un serafín, aun si evolucionara, aun si llegara a convertirme en uno de ellos, en un serafín, pasaría miles de años, milenios en realidad, eones en realidad para que yo pasara a serafín. Tu Dios es tan sabio que no lo permitió, siendo así no podré ser portado, ni tendré protegidos como ustedes, pero si tendré seguidores, adeptos a mí, necesitados ¡estúpidos con negligencia cerebral y algo de estupidez humana! Después de todo ustedes conocen mi realidad, no sirvo a los hombres, ni los hombres me sirven, sirven sus propios propósitos o sirven lo que creen que es lo correcto. Los demonios y el ser humano solo firman y ya, no hay pactos ni alianzas, ya no se nos permite, aun mis sirvientes juegan con su psicología, ya no con sus intereses y aun ni a ellos les sirven creyendo servirme a mí. Pocos o casi nadie en esta sala sabe  a quién sirve en realidad o por qué colabora o por qué lo hago así, soy quien recibe poder de quienes me lo dan y aun si no lo necesitara, es un poco más de poder y es bienvenido, quienes creen darse poder a sí mismos, solo me lo dan a mí, pero no han pedido nada, solo siguen sus propios deseos, un asesino no mata por mí, un violador no viola por mí, un ladrón no roba por mí, roba por sí mismo, viola por sí mismo, mata sólo por él. Yo soy quien muerde la pata del caballo, mas allá de eso son las decisiones del hombre las que lo destruyen.

 

            Esa es mi enseñanza y espero haber sido claro, sólo diré dejen de ser estúpidos humanos, dejen de creer que habito entre ustedes cuando son ustedes los que intentan habitar en mi casa como si fueran a ser bienvenidos porque yo así lo quisiese.