Los que no ven

Deuda

            Ya no eres la escriba, aun así me llamaste. El nuevo orden proclamó a los tres pilares. En toda época el ciego tuvo tres pilares, dio pilar a su bestia, siendo cuatro y él. ¿Qué te da la competencia para recibir esa información? Hay dos grandes en la casa del ciego, uno a su espalda más, al ciego lo rodean dieciséis pares de alas, eso le da su poder. Los cuatro “el”.

            Hay mucho odio en algunos, algunos vienen del infierno.

            Quieres encontrarme y no puedes encontrarme, necesitas algo de mí. Existe una sola cosa que puedo darte, se llama serenidad, quien es sereno no es paciente. La tierra, la mujer, el candil, los cucos, el laberinto… ¿has pensado tal vez que no puedes encontrar la jaula porque siempre estuviste dentro? Entonces busca salir. ¡Los sellos! ¿Para qué quieres los sellos? Pedí a tu Dios ponerles una marca… ¿para qué? –Preguntó- Para reconocerlos, le dije. No necesitas una marca, solo debes observar sus ojos, solo debes ver sus actos, solo debes escucharlos y sabrás que te pertenecen. Pide solo aquello a lo que vas a darle un uso y te lo daré, no pidas lo obvio, pues no llegará a ti.  Una de las clavículas es la resurrección, debes tener a quien resucitar para poder pedirla, otra es la visión, debes tener a quien buscar, si es una necesidad es un hecho, no tu necesidad, no en primera instancia. Debe encontrarte quien necesita, vive cerca de ti quien ya ha activado todas las clavijas, no necesita activarse más, toma como todos, has tú y tú activarás. Tú has puesto la desventaja, deja de verlo como todos lo ven. Toma lo que a él le llegue. Frente al resto, esa es tu ventaja. Si quieres aprender a hacer un buen café, debes pedir del maestro cafetero y luego formar tu propia receta, ningún maestro llegó a maestro solo, pero hay diferencia entre aprender de un simple maestro y de uno real.

El mejor asesino es aquel que de todo el grupo de asesinos siempre pide dar muerte a la nueva víctima, eso lo vuelve el mejor. He sido claro. En tu guardia muchos quisieran estar en tu lugar, saca ventaja de aquello. Toma todos los casos que lleguen a él y hazte cargo, entonces verás en ti activación y resultado o nada verás.

            Cobrar las deudas ¿Quién te debe? Quieren que las cobre yo… ¿qué me pueden dar? ¿Cuántos van a caer? Entonces en igual será el número del pago. Dime quienes son y estará hecho, miserables y putas ¿quieren más castigo del que les toca? Yace en el camino lo que han pedido, no deben poner gusanos en manos de un pescador, puede que este decida meterles el anzuelo por el… no necesitan algo rápido, necesitan una agonía algo lenta y lenta se les dará, “que tus ojos no observen con placer lo que vamos a hacer de ellos o te lo haremos a ti”. Llevo mucho sin ese tipo de tareas, no es justo ver pagar a los justos, es gratificante ver pagar a los insectos, por causa y efecto quien debe paga, quien paga debe y nadie va a cobrar por ti más que yo, nosotros lo haremos y así ya no es tu deuda. Tareas de adultos mandadas a hacer por niños.

            Brujas que ya han visto lo que pasará, lo sienten, don que no es de luz, don que es nuestro, no tu alma, separa las diferencias. Mira el café y el separará todo lo que llegue a él, el agua jamás se mezcla con el café, es una ilusión, una bruja ilusionista, no nos debe nada ni debe nada a nadie de quien descienda su don.

Cuando dejes de ver lo malo del mundo, lo bueno y lo malo por igual, te dejarán desarrollar tu poder, mientras sigas demonizando al diablo, nada lograrás. Cuando tengas  al diablo frente a ti pregunta toda duda acerca de mí y los míos, esto no te pondrá en deuda conmigo, si es tu preocupación. No me veas de otra manera y si, hazlo. El que me tema se teme a sí mismo, dicen  que el hombre que teme al diablo es el hombre que conoce sus límites. Aquel que sepa que tan maldito puede ser, es aquel que más miedo dice tenerme.

Hay pequeños que huelen a alcohol, pocos pueden escuchar sermones del diablo, el ron no es bueno para los niños, el vino sí.  Mujeres solas, yo me he sentado a tomar nota de mujeres solas en casa. En mi tiempo el ron era algo más añejo, el buen vino se podía cosechar incluso del café, un buen trago, dulce y algo agrio, un café raro.

Verás caer los imperios ¡Que ver… mujer! No te muevas, no te traje yo, algunos de por allá arriba decidieron tomar a los suyos y llevarlos donde van a estar a salvo, no pienses en volver, piensa en salvar a los tuyos. Venezuela será diez veces lo que es hoy por doce años más, después del que está, su hijo al poder quedará y después de ese todo ya está organizado, serán igual que África, así los verán. Hay infiernos ya en la tierra, se de que infierno vienes, se cuántas veces decidiste matar o morir, al diablo le toca morder la cola de otros diablos, es la forma de vivir en el infierno. Estás entre seres de alas ¿para qué volver?

No es tu problema cuántos insectos coman o no, tú único problema eres tú y todos los tuyos, que los tuyos y el resto de los tuyos tenga que comer, que el resto muera. Demuéstralo.

Quien pida a Dios pan y todos los días lo tenga en su mesa, que no se queje o Dios tomará ese pan y se lo dará a un pobre. ¡Se están quejando! ¡Deberían callar! Quejarse de cuánto tiene el resto, mientras tienes. es quejarte por lo que tienes.

Que mi nombre se vea en este escrito. Eres una de las tres escribas del ciego. No están los tres escribas, te he pedido que redactes lo que he dicho. Si no están los tres no hay dictado, he autorizado tu escritura, por petición.

La buena doctrina de vez en cuando viene de lengua bípeda.

No tomen vino de café, es el mejor alucinógeno que ha tenido la historia.

 

No importa que tan malo o que tan feo crean que es el diablo, de vez en cuando este mira arriba y dice ¡Dios!