El resto solo es tierra

         Escúchenme y escúchenme bien, Yarel tiene oídos muy grandes y no reconoce la diferencia entre lo que quieren los hombres y lo que has pedido a Dios, recomienden y usen también lo que les enseñaré  “al terminar de hablar, al terminar de decir lo que estás diciendo dirás sin que muera nadie”.

         ¿Cuánta tierra tienes? Entonces escucha ahora, probarlos… me voy enseñándoles algo más, no importa entre nosotros, ustedes ya no pueden no decir, se supone que deben decirlo “sin que nadie muera o sea afectado”, esto es lo que quiero sin que nadie muera o sea afectado, tú no eres el deudor, en parte sí, porque tienes culpa, aun así no voy a tu culpa, quiero solucionar y ya lo he solucionado.

         Ve a tu casa, ahora ve esta casa en la que vives, dime cuanta tierra te sobra, la edificación de un hombre es su hogar, el resto solo es tierra.

         Escucha lo que te digo, ya es hora de que tengas también, las grandes deudas implican grandes sacrificios y ya bastante te has sacrificado, aun así deudores y codeudores deben colaborar con ideas, yo no soy un deudor, aun así te daré una idea que ejecutarás, ve amigo mío y mide la tierra que puedes vender dentro de la casa de quien también debe, separa, mide su costo.

         Juicios y leyes. Insiste, seis ciclos de luna, exigir va más allá, escucha lo que te diré, no traje, no pedí, pero Aristhus es sabio y los ha llevado ante quienes administran la ley, al parecer ha traído a este grupo a quienes administran la ley, lleva el caso a ellos y pon el caso en manos de quien ya trabaja con ellos, no lo pusieron ahí por casualidad, habla, él sabrá a quien insistir, hazte amigo de Aristhus, él ha hecho esto por ti, aunque tú no lo hayas sabido. Que la mano derecha no sepa lo que hace la mano izquierda, he sido infidente con él.

         Para canalizar usa un manto igual a un anillo, un anillo verde de savia de árbol, fácil de conseguir, labrado en árbol incluso. Un anillo verde de Salomón, pero tu amigo Iam es algo más difícil de traer, necesitas oro, ninguno de ellos pasará si te has vuelto igual a tu portado, ya eres igual a él, cercano al menos, eso no permitirá que ninguno de nosotros lleguemos a tu cuerpo sin ser borrados de tu existencia, para eso necesitas un placebo representante de un portal.

         Los grandes sabios solicitaron a grandes maestros darles algo distinto, algo que no atrajera la atención, entonces un sabio dijo un día ¿Dónde puedes ver a tus amigos? ¿Por qué medio los puedes reconocer? Y él dijo has dicho ve y lo que veo son mis ojos y solo a través de ellos se puede hacer.

         Reconocer a Cerbero en los ojos de tu perro fue el placebo y la trampa para enseñarte lo anagramático que es todo esto, un perro reflejado en los ojos de otro, dos espíritus reflejados en los ojos de un portador, no uses un placebo, usa tus ojos y asigna a uno de ellos por inseparado tus portaciones. Recuerda que Azrael viene de la mano de Salomón, solo los he colocado en la posición en la que deberían ir en tus ojos. Uno por ser, por cada ser un ojo.

         Tu amigo infringió las reglas de una orden que debía cumplir, muchos fuimos responsables de dejar hacerlo, aun así, él, por eso, no podrá venir a voluntad, al menos no hasta que mañana abra la puerta en su retorno involuntariamente, no lo verás hoy, te saludará mañana viejo amigo.

         He venido a dar algo, no a ilusionar, ya te he dado, vendrá, aunque otros queden fuera, ya te lo he dicho, el lunes se hará y no lo harás tú, ya se ha escrito en él lo que debe decir, no intervengas.

         Tu mente está sugiriendo al hombre que hay en ella que ya es hora de tener ambas cosas, no en la proporción en la que las ves, pero una mujer y una fortuna vista… no es una necesidad, es un reclamo de tu subconsciente que te mantiene estable sugiriéndole a tu cerebro que ya existió suficiente. Un dicho de los hombres de esta tierra, más que de otra en realidad “gallina vieja da buen caldo”, buscar entre pollos solo acarrea indiferencias. Hemos sido sabios en darnos cuenta.

         No digas nada a nadie, escúchame y tanto te conozco amigo, deberías apagar eso hasta mañana, el electrónico.

         Iván, Jandry, Deisy y veo que es verdad, habla de Félix en su mente…

         Las mentiras piadosas son placebos elegantes, esta ha sido una reunión de maestros, aquí no se ha hablado ni se ha sugerido ni se ha comentado y mucho menos se ha decidido por nada ni por nadie, no se ha podido hablar del tema, no se desesperen mientras definimos como empezar.

         Por eso he bajado, ya es hora, no puedo quedarme más tiempo.

 

         No pude formarte, pero tienes un buen portado.