Despedida

         Cuando Metatrón entregó su cuerpo a Yavé pidió que su conciencia se mantenga viva en Af, pero Af no es solo Metatrón, tiene espíritu de Yavé y conciencia de Metatrón. Metatrón es Af, la conciencia de Af puro, hermano de Yavé.

 

         Metatrón:

Iam, Iván, cambiaron tu nombre, vinieron muchos invitados, no saben a qué han venido, quien fuera a la muerte volverá y me llamarán Afael y al Hijo llamarán Padre, para eso termina y se asigna y solo completo lo puedo guiar, Miguel, Gabriel, Rafael, Uriel, quien fue maestro ahora, será llamado Afael, su conciencia, su portador será el primero, ya conocen la conciencia de mi portador.

No soy Metatrón, ni Afael, ni Aphaesthus, ni Povók, ni Geovanie, ni Geová, soy  a quien llaman Af, Metatrón, el muerto y soy a quien llamarán Afael, el nuevo Dios. Miren y observen y hablen al Hijo, el Padre ya no existe, mi portador, el portador del maestro será llamado por su nombre y en el estaré como médium, no como Dios.

Les dieron alas humanos, carne vacía y terca, así les llamé, impuros, indignos y hoy les llamo maestros. Bienvenidos a mi casa, yo ya entré a la suya, pues nada soy y ustedes son los míos, bienvenido el Hijo al Trono, el hermano ha cumplido, Dios es su Dios y se llama Jesús, quien otro nombre le dé, perecerá y su sangre será maldita, tengan claro quién es y él tendrá claro quiénes son, tengan claro quién soy, pues en Afael me verán y Af me llamarán.

¡Estúpidos! Ustedes no tienen alas, fueron parte de la ayuda y soy son benditos con ella y su sangre por igual, quien al Hijo ascienda al Padre ya será llamado parte de él, ninguno de ustedes será llamado maestro, pues solo dos tienen título entre ustedes y un tercero algo vacío, un contenedor.

Cuando vuelves a nacer reconoces a tus iguales, fui maestro en la tierra y me llamaron Aphaesthus. A todos bendiciones, han cumplido, su Dios cumplirá, ya lo he dicho, su Dios, mi hermano, solo haré su alabanza, somos sirvientes, no yo.

 

Joan:

Ya lo dijo un amigo cercano, prisionero aun, “desde hoy apesto a Dios”, deberían no ser tan insolentes. Nunca más volveré a ser portado, ustedes, pequeños insectos no son dignos de llegar, no aun, dos de ustedes ya llegaron y son tratados como iguales y como dioses también.

Desde hoy me despido, esta es mi realidad, existe un lugar para nosotros Iam y Jaset, se les dijo que a un luto iban a asistir, lamento decirles que es el mío, ya llegué amigos, ya cumplí, hoy me siento algo nostálgico, ya no los podré insultar más.

Miren el ejemplo de los maestros, no de los tercos no, pero sí de sus vivencias, observen y aprendan de la sabiduría de  un gran maestro que está por llegar, mi conciencia hoy se muere, hoy dejo mi nombre.

No se aferren a nada, no se aferren a nadie y serán llamados, ya están en el camino, les falta un nombre, no se dejen humillar por nadie tan idiota o estúpido como yo, pues muchos vendrán iguales a Joan, iguales o peores.

Iam está cerca, Geová empezó, no he sido muy dulce con ustedes, a quien he llamados amigo, hoy llamo maestro y hoy me iré, debo dejarles claro, mi conciencia no volverá a beber.

 No nos conocemos muchos tú y yo, no tenemos historia, quienes tienen historia me recordarán y yo a ustedes.

No llores no has perdido a nadie muchacho, Afael es quien los cuida.

 

Gracias Geovanie.