1.     Espíritu Joan: En la vida hay quienes merecen lo que tienen y quienes tienen lo que merecen.

2.    Espíritu Joan: Viendo un hombre destruido, moralmente acabado, tomé forma etérica y vi a un pequeño demonio a su lado del que este hombre no se había dado cuenta de su presencia o existencia, lloré por lastima y por coraje ante lo que veía, le dije a este demonio ¿por qué no le das el golpe final? –sonrió-  Hizo hacia el frente su cabeza y me dijo: yo he concluido mi trabajo hace mucho ya, solo me he quedado aquí observando cómo termina de destruirse solo. Ven Joan siéntate a mi lado, quédate conmigo y observa que ya no intervengo ni ninguno de mis hermanos, eso te enseñará que casi siempre cuando intervenimos, como castigo o lección, el hombre que deja de ser hombre y se convierte en cucaracha ante nuestros ojos, no lo molestamos más porque deja de ser digno, se esconde, deja de observar, se vuelve ciego y solo espera la muerte. Me quedé a su lado por un largo tiempo callado y observando y el demonio me volvió a hablar: te dejo claro y lo has observado por ti mismo, ya no hemos intervenido y aun así el hombre se ha seguido consumiendo por su cuenta, tu Dios es piadoso y un buen padre, pero cuando un hombre sede su voluntad ante cualquier golpe que la vida le diera sin poner resistencia, sin mostrarse fuerte, el mismo padre deja de ver al hijo como tal y lo ve como el insecto en el que se convirtió.

3.    Espíritu Joan: Cuando decidas amar sin ponerle costo o valor a tu entrega habrás superado tu estado de hombre y empezarás a amar como Dios.

4.   Espíritu Joan: El sadismo es el deseo oculto de las almas más puras.

5.    Espíritu Joan: Caí y nadie me dio la mano, caí y nadie me ayudó  a levantarme, lloré y nadie suspiró por mí y así comencé a caminar solo. La verdad de la vida es que la vida no te vuelve bueno o malo, te da dos opciones o te vuelves esclavo de tu destino o te vuelves un hombre al que llamarán hijo de perra.

6.   Espíritu Maestro Joan: ¿Cómo te da lo que necesitas el universo? El universo es el niño malo de la escuela que lo asignaron a tu grupo de trabajo para cumplir una tarea, a él le dices algo con respeto una sola vez y te alejas y te mantienes firme y observando por si decide golpearte, no lo esperas, no lo molestas no le vuelves a preguntar pues él ya sabe lo que tiene que hacer, no le insistes ni le fastidias pues te puede fastidiar, no le pides a nadie que de molestando por ti pues puede decidir no ayudarte y poner trabas para fracasar ambos, ya que a él no le importas solo está cumpliendo porque debe, no por que quiere. El principio del universo es pedirle dar la espalda y observar como todo llega, sin reclamar, sin creer que te has hundido más está que pudo haber decidido quitarte para darte multiplicado, agradece a Dios lo bueno y lo aparentemente malo, sin exigir, volver a pedir, quejarte o reclamar o pedir que a alguien que se queje o reclame por ti. Has la prueba por quince días, pide lo que te haga falta siendo realista, no soberbio y deja en el aire tu pedido sin mirar atrás, sin esperar, sin quejarte, sin molestarte, sin despertarte solo vive y lo inesperado llegará. 

7.   Espíritu Joan: Quien lleva control sobre el libro de la vida de cada uno es Rafael y cuando algo debe cumplirse, él está inclusive sobre Azrael, cuando se ha aprendido a cambiar de ramas dentro de tu propio árbol llegará, tarde o temprano, el momento en que todas las ramas te lleven a lo inevitable, pues así está escrito. Sólo aquellos privilegiados que a su haber tienen la compañía de un sirviente de luz o sirven a una causa del Padre y el Hijo de los cielos, podrán burlar esta etapa de su inevitable camino entregando la evidencia del trabajo que se le fue encomendado de acuerdo a como ellos decidieron recibir y cumplir dicha orden, lo obvio será que aunque el trabajo parezca haber sido corrompido en su propósito, este ya se cumplió y esta hoja del libro no se volverá a ver más, sin embargo Rafael es cruel y un buen general, aceptará con desprecio el trabajo cumplido, pero castigará a quien lo hizo a medias por su insolencia siendo con esto el también parte del indulto, pero cumplirá con los protocolos que la circunstancia amerita.

8.   Espíritu Joan: Todo poder o don nuevo es inestable y tiene voluntad propia hasta que tomamos voluntad sobre él y lo reconocemos, sólo entonces obedecerá.

 

9.   Espíritu Maestro Joan: Cuando un perro muerde la mano de su amo, este debe ser sacrificado. No te aferres a lo que tu entorno pone a tu lado, así tarde o temprano alejarlo de ti solo será olvidar.