1.     Espíritu Joan: A todo el que ve y observa, al que oye y escucha, al que es siervo y al pastor, a todos y a ti pregunto ¿cuánto vales? ¿Quién es superior a ti? Si tu respuesta fue "alguien que admiras o respetas, alguien de quien has escuchado, visto en un medio social o de comunicación" ¡TE EQUIVOCAS! Nadie es superior ti, no importa su título, rango social, afectivo o económico, todos somos hijos del mismo Dios y ante el todos somos iguales, los mediocres y los sobresaliente, los doctores y los pordioseros, los ignorantes y los letrados. Ten presente esto siempre y no lo olvides. El único superior a ti y a todos, al que debes respeto, admiración y gratitud es a tu Dios porque nos hizo perfectos y a Jesús por velar por nosotros y enseñarnos a ser iguales como hombres y como humanos.

2.    Espíritu Joan: ¿Cuánto pelo puede tener una rana? Todo el que tú le asignes. Tu fe real es poder, Jesús intentó enseñarnos a usar este poder, quiso enseñarnos que lo irreal ante los ojos de los hombre es real para ti, si puedes verlo, hecho sea o no lógico. La lógica es un principio creado por el hombre para rechazar la existencia de un Dios, caminar sobre las aguas, multiplicar los alimentos, devolverle la vista a un ciego, revivir a un muerto, resucitar, son parte de un gran anagrama que nos dice: La fe real en Dios a través del hijo nos hará realizar proezas imposibles para el hombre, nada faltará si estamos en su camino ya que no será necesaria la abundancia, pues él nos proveerá de lo que falte, no te quedes con este conocimiento, tú ya abriste tus ojos, ahora se guía de quien no vea, ya que todos en igual condición son dignos de lo que Él enseñó, un hombre que no tiene fe en Dios es un hombre muerto y tú que ya conoces a tu Dios debes darle el camino que le devolverá la vida, si aún eres hombre, y te aceptas como espíritu, morirás para el mundo que conoces y renacerás en el camino de la voluntad de Dios acorde a tus actos y acciones. Nada es imposible.

3.    Espíritu Joan: Una mujer decide ser madre, ya había logrado una vida estable y tenía una relación de mucho tiempo, la decisión forzada se tomó y al no poder concebir fue a una iglesia antigua y pidió tener la felicidad que buscaba, una voz le habló y le dijo aceptarás lo que te toque vivir y aceptarás ante los ojos de Dios que no todo lo correcto siempre es justo, -aceptaré lo que venga si puedo ser madre, y tuvo a su hijo Nicolás, la relación con su pareja terminó, pues él no quería hijos, ella por lograr su éxito material había dado la espalda a su familia y amigos, ser madre la dejó sola y sola se enfrentó a todo y sola lo logró. Su hijo crecía y ella lo veía crecer y preguntaba a la niñera y todo era bueno, pero el niño se hizo joven y una noche llegó corriendo a casa y bajo su camisa un artefacto que no era suyo y su ropa estaba llena de sangre, -¿Qué has hecho? ¿Qué pasa hijo, por qué estás tan asustado? -¡MAMA! Has silencio no pasó nada, y ante lo obvio subió a su cuarto y la madre quedó sola en su sala, minutos más tarde golpearon a su puerta, era la policía a unas cuadras de su casa un joven de los rasgos de su hijo violó y mato a cuchilladas a una chica de un colegio que estaba sola, uno de los vecinos de la chica escuchó los gritos y persiguió sigilosamente al sospechoso. Señora, necesitamos hablar con su hijo, -denme un momento por favor, subió al cuarto de su hijo y preguntó muy tranquila que había pasado, y le dijo: Tú tienes la culpa, tú me hiciste así,  todas las noches lo único que esperaba era verte; y las navidades que mi madre me diera un regalo, no la empleada ni una de tus ayudantes, la madre bajó, abrió la puerta y dijo: está arriba, en el primer cuarto subiendo las gradas, se dirigió a la cocina desde donde no podía ver lo que pasaba, cuando el ruido se calmó, salió, se sentó en la sala y lloró y observó su vida mientras deseaba su muerte, y gritaba: hice lo correcto y sólo eso importa, pero que duro es esto, que duro es hacer lo correcto aunque no sea lo justo para nosotros, que he de pedir yo ahora si no supe pedir, por eso he sido castigada, -la voz que en años no había escuchado le volvió a hablar, -que es lo que dices mujer te voy a corregir y te diré que somos lo que hicimos con nosotros mismos y con el resto, y somos merecedores de lo que viene porque nosotros así lo aceptamos y construimos un castillo de ladrillos mal pegados por nuestra voluntad. No confundas los deseos del corazón con los caprichos, no creas siempre que tu decisión es la acertada, pues no todos son tus sirvientes, no le des la espalda al mundo, pues cuando lo necesites será recíproco con lo que le diste y lo mismo te dará, aceptarnos solos es aceptarnos muertos y así nos verán, no te llenes de vanidad y lujos para sentirte lleno, pues los que te aman buscan tu afecto, no tu ego material, si un perro muerde tu mano debe ser sacrificado, no escondido, pues no sabes cuándo volverá a atacarte o atacará a alguien más -Espera  ¿entonces qué saqué de mi vida, de la perdida de mi hijo, de haberme roto el lomo por tener todo? ¿qué? dime que he sacado, - has quedado sola y has aprendido que llevar tu vida como lo hiciste fue lo que te llevó hoy a aprender, aprender que no todo lo que nos parece correcto es siempre justo para el resto o para nosotros mismos. 

4.   Espíritu Joan: En USA un hombre latino entró a una tienda deportiva por la noche rompiendo la puerta, es atrapado saliendo del lugar por un oficial de turno, los dueños de la tienda montaron cargos grandes al delincuente y fue condenado a cuatro años de prisión, aquel policía no olvidaba las palabras que el hombre decía repetidamente cuando fue capturado, juzgado y encerrado (sólo me tiene a mí, no lo hagan por favor, sólo me tiene a mí no lo hagan por favor, sólo me tiene a mí no lo hagan por favor). Estas palabras no dejaron dormir en paz al gendarme y  un mes de su encierro lo visitó, al llegar a su celda este estaba en un rincón sin dejar de llorar, ¡hey tú! ¿Por qué lloras tanto? DE VERGÜENZA Y DE DOLOR MI OFICIAL.  ¡Ah! Es bueno que te des cuenta de que lo que hiciste no estaba bien, NO ES VERGÜENZA POR LO QUE HICE, SI NO CON LA PERSONA POR LA QUE LO HICE, no te entiendo reo, sé más claro, YA NO IMPORTA, AHORA ÉL LO ENTENDERÁ, SOY CONSTRUCTOR, PERDÍ A MI ESPOSA EN MI PAÍS EN UN ACCIDENTE, TENÍA MUCHAS DEUDAS Y TRAJE CONMIGO A MI HIJO KEVIN DE SEIS AÑOS… alto, si estás solo aquí ¿dónde está tu hijo? AL LLEGAR AQUÍ LOS HOMBRES QUE ME TRAJERON A ESTE PAÍS RETUVIERON A MI HIJO Y VIVIÓ CON ELLOS POR CINCO MESES MIENTRAS YO CONSEGUÍA TRABAJO Y LES PAGABA MI DEUDA, TUVE SUERTE Y CONSEGUÍ TRABAJO PRONTO, PERO NO GANABA LO SUFICIENTE, UN DÍA ANTES DE TENER EL GUSTO DE CONOCERLO Y QUE ME ENCIERRE, EL JEFE DE ESTA BANDA ME BUSCÓ Y ME DIO UNA SEMANA PARA PAGAR LO QUE ESTABA PENDIENTE O NO VOLVERÍA A VER A MI HIJO, HACE TRES DÍAS RECIBÍ EN ESTA CELDA LA VISITA DE UN SACERDOTE DICIÉNDOME QUE SI HABRÍA LA BOCA ESTABA MUERTO, COMO YA LO ESTA MI HIJO, YA LE HE DICHO TODO, NO HAY MAS QUE CONTAR, ¿QUE OPINA AL RESPECTO? Yo no opino y esto jamás se habló, no quiero problemas y tú tampoco deberías buscarte más, adiós. Somos juez, jurado y testigo de nuestro entorno, malas circunstancias nos obligan a tomar malas decisiones, pero son nuestras decisiones y las llevaremos a cuestas siempre.

5.    Espíritu Joan: El amor que es manipulable, infiel, transferible, negligente, obsesionante, idólatra, irresponsable, caprichoso, ciego, sordo y mudo, no es amor, es afecto sobrestimado, es esperanzas de cambio, es tolerancia mal enfocada, es masoquismo, es huir de tu realidad, es rutina. No existe el amor hacia otros si no te amas a ti mismo, pues no puedes dar de comer a otros de un fruto que no tienes en tu huerto.

6.   Espíritu Joan: En una discusión que termina mal, más culpa tiene quien escucha y se ofende o enoja usando la ignorancia y/o la sumisión como primer recurso ante lo que escucha que quien trata de insultar y/o menospreciar.

7.   Espíritu Joan: No importa si no acudes a Dios o no crees en Él, ten presente que cuando lo necesites Él te corresponderá de la misma manera. No puedes exigir lo que no das, el universo en el que vivimos es equitativo y no justifica ni castiga, sólo equilibra y orienta.

 

8.   Espíritu Joan: No importa lo que digan o lo que hagan para que seas comparable al resto, se único y jamás niegues quien eres, lo que eres o representas, ni tus preferencias, ideales o tus gustos. El momento que cambies algo en ti por otros, te habrás convertido en lo que el mundo quiere y habrás cambiado tu imagen de único a común.