Libro de Plata

Dictado 1

 

–Ivancito el libro que están dictando es el libro de los maestros. Ordenaron que los maestros en carne sean los primeros en dictar. Luego del dictado de Ivancito, Jhandry sigue.

Da una guía porque no tengo idea de por dónde comenzar.

–Mi nombre es Iván y soy…

–Desde cómo fue reclutado en el grupo, desde cómo comenzó. Es que él fue reclutado de una manera totalmente diferente.

–Sí, GJ conto desde cuando era chiquito, que paso y toda la cosa.

–Es que los sucesos con Iván, fueron bien estúpidos.

–Es que el Jimmy es tan delicado para hablar ja, ja.

–Bueno, no tanto como con Jhandry ja, ja.

            No, primero Yo llegue al grupo a través de un amigo que a su vez llego a través del Lobo y la primera entrevista fue con Af, cuando me dijo que no tenía nada. Que no era nada, ni tenía nada…

–Que estaba lleno de petróleo Iván, ¿se acuerda? Que estaba llena de petróleo.

            No, eso fue después…

–¿Después?

            Bueno la primera vez, me dijo que no tenía nada, que no era nadie que por poco estaba allí por las puras y santas alverjas. Eso fue la primera vez, cuando hiciste la prueba con la Vicky con los números. Cosa interesante, Geovanie escribía los típicos papelitos para que la Vicky le diga que es lo que él había escrito como prueba de que ella tenía algo. Cosa rara, tu sabes entre comillas, nada es raro; el Geovanie dibujaba números. Me acuerdo claramente el primero número que dibujo fue un 4, me vino a la mente y comente con el papa de la guagua eso y digo es un cuatro, me dice: dile. Digo no, le está haciendo la prueba a al Vicky, no a mí. Entonces comenzó a dibujar, comenzó a dibujar, después dibujaste una estrella, dibujaste un cuadrado, después fue el número 7. Es interesante porque habría que ver, que es lo que es ¿no?: cuatro, estrella, cuadrado, siete.

–Yo no sé, averígüenlo.

            Bueno, ya. Nos reunimos varias veces después y fue una de esas ocasiones. Nos llevó a la cuarta puerta, de allí nos pasamos a la quinta y a la sexta.

–Ja, ja. Ustedes están en pañales.

            Fue interesante. Se vio un mundo de cosas que quienes han percibido o quienes han visto, saben de lo que se trata. Quienes no han visto, tienen que experimentarlo, no recibir a través de…

–En carne propia.

Si es mejor. O sino uno ya se programa para ver exactamente lo que les cuento y tiene que ser una experiencia personal.

            Después de eso, ¿Qué paso?... después de eso le conocí a Jhandry, en tu departamento. Claro la primera vez que le vi al Jhandry.

–Ahora entiendo muchas cosas, ja, ja.

            Cosa interesante, porque el Jhandry tenía historias más o menos similares a lo que fue mi vida antes. Los dos pasamos ya un divorcio, yo supere, el no. La primera vez que di un gran consejo que era que nos han dicho varias veces a nosotros ¿no?; aunque Jimmy no aprendió bien el consejo ja, ja. De darse de golpes contra uno mismo… pero no botarse de la grada ja, ja, ja.

–Ya, ya.

–Lo que pasa es que Ivancito le dice a Jimmy que se dé de golpes con el mismo, que aprenda a pelearse con sigo mismo, cuando corriendo se zafa el brazo porque se rueda la grada… No así pues Jimmy ja, ja, ja. Pelea en el cuarto, no en las gradas.

–Estaba lloviendo, baje corriendo se resbalaron los zapatos…

            Bueno para ese entonces, ya me dijeron que Salomón estaba a mi lado y hasta allí terminaba todo ¿no? O sorpresa un día me… la parte que tengo que contar; sé que esa parte no le va a gustar al que esta atrás tuyo –dijo a Jhandry.

            Bueno para ese tiempo el Geovanie era el portador de Gabriel y había que alejarle a Gabriel de toda la historia por un tiempo por diversas razones que creo que ya se han comentado varias veces. Esa vez… si tengo que saltar esa parte. Esa vez, bueno el Geovanie me llamo y me dijo: bueno Gabriel está amarrado y ahora tenemos que… voy a dejar de portarle y voz vas a ser el que tiene que sacarle a la final. 

            Para eso, Azrael ya me había escogido como portador y le sacamos nada más ¿ya?

–¿O sea primero fue Salomón?

            Si, después ya me contaron porque Salomón llego primero, después Azrael y era por la amistad que tenían los dos. Entonces se comenzó a escribir el primer libro.

–¿Primero?

            En orden cronológico pero no en orden de los libros.

–Es el segundo.

            Y aprendimos mucho, no digamos nada más que aprendimos mucho. Les conocimos a… conocimos a muchos ángeles, muchos demonios.

–Y aquí están los pervertidos…

            Y bueno si, le conocimos al Orlando… no ya le conocíamos ja ja ja. Conocimos a muchos más; más que los dictados que nos dieron, fue básicamente experiencias que nos hicieron ver las cosas de diferente manera y con la mente lo suficientemente abierta para recibir toda la información que venía de todos, pudimos ir concatenando y haciendo una idea global que es lo que más o menos conocen todos que mantenemos. Una idea global de que es lo que pasa, que es lo que está pasando. El hecho de no pedir… me acuerdo claramente cuando vino Azrael la primera vez, que me dijo no pidas y no te concederé…

–Ivancito, pero tú ya venias antes de aparte del grupo de otras escuelas hablemos así o de otras ciencias.

            Más que acercarme a ningún grupo nunca, siempre tuve el interés ¿no es cierto?

–La curiosidad de conocer…

            Sabía que había algo más, sabía que había algo más, siempre, siempre me daba la vuelta desde que tengo uso de razón o desde que tengo recuerdos más bien dicho, porque razón… para tener uso de razón hay que tener conciencia, pero siempre sabía que había algo más que no se había dicho. Las historias ocultas dentro de la historia que…

–En el plano etérico…

            No, en general. La historia como definición es una mentira bien contada por parte de quienes les interesa que…

–Manipular las cosas.

            Que esa manipulación de la verdad sea conocida. Eso es en esencia la historia; y siempre me gusto la historia para buscarle cual era la pata floja dentro de todo el cuento. Entonces tanto la historia material digamos, la historia universal cuanto la historia sagrada siempre estuvo en mi mente dándome, dándose las vueltas.

            ¿Qué experiencias tuve? De verle a mi abuelo después de diez años que murió o de ver a algunas personas en el momento en que morían sin estar cerca.

–Experiencias paranormales en el caso nuestro.

–Bueno más bien experiencias normales en nuestro caso.

            Ya cuando llego Azrael me entere del porque veía siempre a los muertos o a los que morían en ese instante que era medio obvio o es medio obvio; pero siempre me interesaron, me gusto investigar. Más que entrar en un grupo o comentar incluso con  alguien; nunca comente… siempre eran o son temas que no son bien interpretados por el resto de gente; entonces siempre me guarde un poco.

            Entonces cuando le conocí a Geovanie era más fácil porque podía contar mis experiencias sin que me tachen de loco en definitiva.

–Es que había otro más loco que yo.

–Literal, hay gente que dice: yo hablo contigo porque eres más loco que yo.

            De ahí, hay historias que ya les hemos contado varias veces sobre las paradojas, sobre todas las cosas que ocurrieron en ese departamento que si era una locura: llegar a la casa, tocar a la puerta, oírles al Geovanie, al Jimmy, al Jhandry, riéndose adentro; llamarles por teléfono y decir: si en media hora estamos llegando porque estamos comprando comida este rato, y literalmente verles llegar en media hora a la casa recién…

            Ya aprendiendo un poco…  que no me vea mí taita estando al frente que eso me pasó en la calle, yo le vi a mi papi, le veo que venía y él se pasa de largo, me doy la vuelta: aguante pues un rato. Me dice: no te vi…

–Ese fue el tiempo en el que nosotros tuvimos que desprender paradojas por guerra. Estábamos en batalla. Desprendíamos involuntariamente paradojas como paso en tu casa creo algo así fue… en Zaruma. A mí en Machala, me vieron en Machala: Geovanie porque no pasa por aquí. Estoy en Cuenca… hombre pero si acaba de pasar por el local… Weno, ya le caigo mañana.

            Tuve la suerte de que me visiten. Lo más impresionante cuando me visitaron los ocho. En una noche estaba durmiendo, me desperté y alrededor de mi cama estaban ocho tipos parados. Los siete con túnica negra y el único era Azrael con túnica blanca a la derecha. Afuera estaban dos más que estaban dándose las vueltas, afuera de la ventana que estaban cuidando y me acuerdo que me desperté, les vi a todos les dije: no jodan, este rato estoy cansado, dejen dormir y me di la vuelta y me dormí… llegaron a visitar, nada más.

            Pero me dieron muchas cosas de las que todavía no hay como hablar, algunos nada más saben, pero que están listos para la próxima batalla.

–¿A dones te refieres Ivancito?

–Herramientas…

            Bueno, me dieron cosas, me dieron cosas. La mejor forma para mí, la mejor forma de recibirles gracias a la llave que nos dio Atlom era en la ducha. Entonces a través del agua, se acercaban, podía conversar, podía ver, me hacían ver.

Recuerdo cuando estábamos en la batalla, mientras estaba en la ducha me transportaron a otro sitio…

–A la cascada…

            No, lo de la cascada fue bueno también. No pero me transportaron al lado de la casa, de la casa aquella de la pileta…

–¡A ya!

            ¿Ya? Al campo, y ahí aparecieron ¿te acuerdas?... tres grises que dejaron de existir ese rato.

            Alguna vez le vi a Lucifer también, pero estaba escondido…

–¿Luzbel o Lucifer?

            Lucifer no Luzbel. Le vi a Lucifer. Andaba escondido en ese tiempo era el tiempo de la batalla. Andaba escondido viendo que es lo que pasaba. Fue al día siguiente de lo de los grises me acuerdo, que vino a reclamarme por que marcharon los tres grises. 

–Marcharon los de su bando. ¿Qué onda contigo algo así?

–Los blancos digamos.

–¿Y la lista?

            ¡Ah!, eso también fue interesante, lo de la lista, te acuerdas que vino, ¿Quién vino, quien era que vino para reclamar la lista?

–Lucifer.

¡No fue Lucifer, no!

–¿Usted es el que tiene esos pergaminos?

            A no, claro, claro, ¡tienes razón! Él fue el que vino a reclamar.

–Sí, el vino a reclamar. Él quería borrar… a ver era igual por igual. Aquellos que… así como cayeron los suyos, había que tachar de la lista, era la única manera de eliminarlos o algo así. No tengo clara esa parte Ivancito.

            Bueno, allí se le entrego una lista… vino con ¿cómo se llama?, vino con permiso de Af para hablar con nosotros.

–Sí, es que él tuvo permiso de Af para llegar a nosotros, para poder hablar.

            Claro me dijo: me han dado el permiso, denme lo que vengo a buscar… que era los 144.000 nombres. Y allí le hicimos una cosa simpática ¿no? Mandamos una lista falsa…

–Juanito Pérez… Félix ja, ja… por eso lo recordamos tanto.

            Mandamos una lista falsa, y después fue divido el pergamino.

–El pergamino está en el grupo. El nombre de los 144.000.

            Bueno esa es una de las cosas que me dieron, ya que se habló... Me dieron el pergamino como custodio del pergamino de los 144.000

–¿Ahí está el nombre de los 144.000?

            Aja. Los 144.000 espíritus.

–Páreme bola, analice esto hablábamos de involución ¿no cierto?, ya. Dios, espíritus, ya. Los primeros existentes fueron espíritus. En la tierra no habito primero el hombre, habito primero la energía. La primera creación de Yave, que era una creación impura también que lamentablemente no iba a dar el resultado que da la carne, se llamó… que todavía hay entre nosotros, o sea hay algunos que están aquí, caminan entre nosotros; es más conviven con nosotros, ellos no pasan allá. Esta raza de los primeros 144.000 se llama porque tomo un nombre, le dieron un nombre… no sé si me ayudan… la raza que camina entre nosotros: Druidas. Entonces los primeros 144.000 son los Druidas ¿ya?, y en muchos, mucha gente loca…

            Los Druidas son una parte de los 144.000.

–Una parte de los 144.000. Son los que se quedaron aquí.

            Como conocimiento, vale la explicación. Supongamos que esa caja es un espíritu. Esa caja es uno de los 144.000 espíritus ¿sí? Dividámosle a esa caja en 144.000 partes ¿ya? Y cada una de las partes está ligada a un alma de un ser que está ligeramente aquí ¿ya? Entonces el espíritu como tal, es el todo de una serie de almas que están conectadas. ¿Qué es lo que se intenta llegar?

–Es el alma compartida, o sea que más o menos.

            No. El espíritu es más bien dicho el contenedor de 144.000 almas digamos ¿ya?

–¿Y ese espíritu es el espíritu de Dios?

            No. Ese es el espíritu. Iam, pongámosle un nombre.

–¿Entonces puede haber un montón de portadores de Iam un montón de portadores de Salomón, un montón de portadores de…?

            ¡No!

–Yo tenía la información con 1.400 por cada espíritu. Ivancito dice con 144.000, no sé.

–En el libro dice 1.440.

–1.444 por cada espíritu.

–A ver, Iván dio una referencia a. Un número “n”, pero si tenemos ese número, lo dio Ikaim hace mucho tiempo, si esta… 1.440 por espíritu.

–Pero eso fue una comparación para decir que un ángel tiene un poder de cinco y un espíritu de x número.

–Es que ahí, te está dando la clave.

–Yo sí, si se.

–Es solo encriptación, solo encriptación; entonces cada espíritu, lo que llaman espíritu primero…

            Hablemos exactamente de los números que nos dieron. Dijeron 1.444, hagamos exactamente la división 1.444 ¿ya?, de esos 1.444, hay 1.440 que no llegan, que siguen dándose la vuelta, que siguen tratando de llegar.

–Y esos son los que están aquí.

–¡Ah!, y los 4 que llegan, son los llamados pilares.

–No loco.

            Los cuatro llegan como espíritu nuevo.

–Exactamente.

–Ahora tengan entendido que los 144.000 jamás descansan, ellos no pueden llegar a tierra prometida.

–Eso está escrito en el libro.

–Siempre tienen que formar…

–¿Pero ellos siguen formándose o no?

–No, ellos permanecen ahí.

–Ellos pasan en la base, si se van ellos. Ellos pasan donde están y enseguida entra otro.

–Pónganlo así, es solo evolución. Se cansó Joan, se cansó Iam…

–Ya se fueron a tierra prometida, entran los nuevos, eso entiendo.

–No, entra un pilar nuevo que es el que reemplaza, se queda dentro de los 144.000.

            Uno de los que llego, el alma llego a convertirse en espíritu nuevo, los espíritus viejos van a descansar y este espíritu nuevo…

–¿Esos espíritus viejos a donde van, a tierra prometida?

–Sí.

–Si porque Joan, de ahí seria Agaon…

–Joan, Iam, Agaon, Saget, Jaset.

–Pero digamos ya están en etapa de ir a tierra prometida.

–Sí.

–¿A ver y esos pilares quiénes son?

–Ahora, tengan claro una cosa, antes de los que nosotros conocemos…

            Más antiguo etericamente…

–Etericamente porque o sea prácticamente ya vienen espíritus más antiguos que ya les falta un paso para ir a tierra prometida, o sea en teoría…

–Prácticamente.

–¿Quiénes son esos cuatro pilares.

–¿De qué? Yo no sé, está hablando Ivancito.

–Como se sacan la vuelta… ja, ja, ja.

            Esos no son conocidos o no deben ser conocidos…

–Bueno ya, esos no son los pilares que hablábamos…

–¿Qué los que conocemos en la tierra?

–¡No!

            Nooo…

–De eso estaba preocupado yo… estaba preocupado.

–¿Este grupo mantiene los más antiguos porque es más o menos en relación con la venida de Yave?

–¿De qué hablan, que cosa? En serio que dijo no le entendí…

(Todos nos reímos)

–Raro que ninguno de ustedes escuchan lo que se pregunta…

–No le interrumpan a Ivancito.

–¿Este grupo mantiene los más antiguos porque ya están a un paso de ir a tierra prometida… tiene que ver alguna relación con lo que hablan de la venida de Yave?

–No, hay espíritus grandes también en otros lugares.

–Sí, pero digamos no está o sea por decir en cola diez antiguos, antiguos, en otro grupo estarán en cola dos… ¿Me hago entender el ejemplo?

–Son 144.000.

            Solo te doy la respuesta a tu pregunta sobre lo que nos dijeron hace casi dos años ¿no?... nosotros ya no volvemos.

–Es nuestra última vida.

–De los tres… de los cuatro, de los cinco…

–Nosotros ya tuvimos la aprobación.

–De los tres primeros.

            Nosotros ya no volvemos acá…

–¿Pero que ustedes ya van a tierra prometida?

            Hablemos de nosotros Joan, Iam, Jaset. El espíritu ya no vuelve…

–Hubo otro al lado de nosotros que no llego y tuvo la misma formación.

            Ese tiene que volver de nuevo. Me dieron… cuando se marcó el hecho de que no vuelva Iam específicamente hablo por mí, ustedes hablaran por ustedes… Cuando me dieron el paso como espíritu a Iván. El alma de Iván…

–Pero eso es por mérito propio.

            Méritos, digamos los méritos alcanzados por evolución, no hablemos de propio, de propiedad, es por crear falsas vanidades… por lo que se ha hecho de alguna manera simplemente… entonces…

–¿Cuándo logras saber que eres tú, no el espíritu que tienes? Cuando logras agradecerte a ti por lo que tienes. Ya sabes que no vino a nadie más, ya sabes que ya no hay influencia de nadie más, ya sabes que ya no recibiste un jalón de orejas ni un consejo por tanto ya no hay una sobre conciencia diciéndote que hacer. Ese momento aquel que estuvo contigo ya no está y tú eres tú.

–Lograr autonomía digamos.

–Ya cuando ya entendiste, cuando ya no te están arreando con palo.

–Uno ya maduro digamos. Cuando ya no necesita padre, madre,  jefe, ni nada.

            Entonces el espíritu nuevo Iván, tendrá que regresar para seguir; pero Iam ya no vuelve…

–Exacto, queda en reemplazo de y el otro trasciende. Siguen siendo 144.000 entonces ahí quien sería antes de Joan, quien sería antes Iam, quien sería antes… ¿si me entiendes?

–Es que eso yo no tenía bien claro.

–Ahí está mucho más claro el asunto.

            ¿Qué es lo que vas? Como experiencia… ¿Qué es lo que vas teniendo o conservando de quien estuvo a tu lado o de quien fue tu espíritu?... Parte de la esencia queda. El rato en que habla… a voz te debe pasar lo mismo –dijo dirigiéndose a Geovanie. El rato en que habla o que habla Iván, cuando se pone serio, es tan despótico como es Iam.

–O como cuando llegaba Joan…

            Y a la Glenda le ha pasado…

–¿Qué pasa man?

            Cuando te jala las orejas, Iván te trata exactamente o te habla muy parecido a lo que te trataba Iam…

–Aja…

            ¿Y cómo te trataba Iam?

–A la patada.

            O sea te va quedando parte de eso. A la final la esencia del maestro te queda, le queda al alumno.

–Y eso que hablábamos de lo… de la parte en la que a uno le va quedando el conocimiento y cuando ya uno esta…

            Ojo el conocimiento es muy aparte de lo que podemos conocer aquí nosotros.

–Conocimiento no es igual a sabiduría.

            Yo no he adquirido nada de conocimiento aquí, sabiduría sí.

–Sabiduría, yo diría que es lo que toma Saé cuando hablábamos alguna vez que decía: a ver voz te ganaste esto, esto es tuyo y el resto…

–La sabiduría…

–¿Qué tiene que ver Saé ahí?

            Sabiduría…

–Por eso es que a veces uno ya digamos ya se encarna y tiene cierta habilidad para ciertas cosas, porque más don no…

–Exacto.

            Voz puedes tener el conocimiento de que una piedra de diez centímetros no te hace caer.

–Pero no la sabiduría como para pasarlo y no tropezarte en esa piedra.

            Exactamente pero vas adquiriendo la sabiduría como para no pisarle de tal manera en que te haga tropezar y te haga caer. Que te haga tropezar con voz mismo porque la piedra no te hace caer.

–Claro, la piedra está ahí.

            Claro, voz sois el que te tropiezas.

–O sea la sabiduría está más enfocada a las decisiones correctas.

            Exactamente. El conocimiento voz puedes conocer de ciencia cuántica, de física cuántica pero no tener la sabiduría como para aplicarla correctamente para no destruir la tierra.

–Es en base al conocimiento.

–Es como la evolución. Todos nuestros seres anteriores no sabían por ejemplo que el fuego servía para cocinar y para abrigar y para alumbrar. Entonces los siguientes sus hijos, supieron que alumbraba, otros supieron que quemaba, otros supieron que cocinaba…

–O sea es parte de la evolución y el aprendizaje.

–Aja, entonces nosotros ya no necesitamos toda esa información porque ya es parte de nuestros genes. Entonces de eso se trata la evolución de los espíritus. Nuestro espíritu sabe una cosa, el próximo sabrá…tun, tun, tun; es sabiduría, no es conocimiento.

–A nivel etérico ya es algo celular.

–Pero ojo con eso y es interesante lo que dice Glenda. ¿Cómo realmente sabes que ya está en ti? Porque miras el fuego y ¡es fuego!

–Es la aplicación intuitiva de las cosas.

–Pero ahí Ivancito el sentido común y el más común de los sentidos.

            El menos común de los sentidos.

–O el menos… o sea ya sabes que si toco la llama me voy a quemar ¿no cierto?, eso me ha dado lo que dice la Glenda, el pasar por un proceso.

            Es que la intuición no existe igual que la casualidad. La intuición es simplemente el ver el futuro como recuerdo.

–Tiempo – espacio, es relativismo.

            Acuérdate que el pasado es algo que no existe, el presente es tu pasado y el futuro es un recuerdo.

–El pasado no existe, el presente es bueno… es el presente.

            Es el pasado, es un recuerdo. Es que el futuro es un recuerdo tanto es así que allí cae exactamente la intuición porque intuye que le va a pasar algo… porque estoy recordando lo que le va a pasar.

–Claro, de ahí corriges.

–Claro es como sabía lo que iba a pasar.

            Entonces allí te vas dando cuenta de cómo te vas conectando con el alma y con el espíritu, como cuerpo no estamos conectados o no tenemos la claridad de que estamos conectados con un alma. Si no tienes conciencia de que estas conectado con el alma, menos conciencia vas a tener que el alma está conectada con el espíritu; entonces lo que tenemos que hacer, ¿Cuál es la fase de existencia? Que es lo que preguntaba hace un rato, ¿Cuál es la razón de existencia de nosotros en este plano? Simplemente el conectarnos con el alma y con el espíritu porque el rato que llegas a conectarte ya con el espíritu en definitiva, ese momento estas… en ese momento estas ya cumpliendo con el cometido de tu permanencia aquí.

            Ya el rato en que te conectaste definitivamente, llegaste…

–Se vuelve todo uno.

            Cuando una llave de canuto está completa… en definitiva. ¿Si leyeron de la llave de canuto?

–Lo que está diciendo Ivancito… le toca a Jhandry.

            No sé qué más… en función de preguntas es más fácil ir siguiendo.

–¿Preguntas?

–¿Puedo preguntar: Ivancito, tu como parte material al entrar en el grupo cumpliste tus expectativas? Y también en el plano espiritual porque lo uno lleva a lo otro.

            Lo que yo siempre he dicho: Yo sigo cumpliendo, yo todos los días aprendo. Lo que me decía mi abuelo alguna vez: el día en que no aprendas, es el día de tu muerte; entonces yo no me siento ni dueño de la verdad ni ya alguien que llego o a un punto digamos máximo que sigo aprendiendo todos los días…

–La idea es más bien, ¿piensas o crees que estas en el camino correcto?

–La pregunta que quiere hacer Jorgito es ¿cómo meta personal, si esto también ha ayudado a tu parte material?

–Exacto.

            De alguna manera sí, ¡sí! En tanto en cuanto el… yo deje de esperar. Yo simplemente creo.

–Y que se den las cosas.

No, ¡Y se dan! Las cosas.

            Es que es diferente porque “y que se den las cosas” ¡No!

–Que se den es esperar.

–Y se dan las cosas.

–Uno tiene ya conciencia de que las cosas se van a dar.

–No, de que las cosas se están dando.

            De que ya se dieron simplemente.

–Hay que recogerlas.

            Sí.

–En el camino las vas a recoger. Ya se dieron solo…

–Ponte la reunión que yo le dije que le dijeron que estaba lleno de petróleo.

            No me acuerdo de esa…

–Af le dijo que estaba lleno de petróleo.

–Que arrastraba petróleo.

Si a mí me dijo que le dijeron… en el sentido que comentaban que algún día Jhandry le vio a papi tras la oreja oro, y dijo a mí me vieron petróleo.

–Cuando le dijo que le veía petróleo es porque estaba ya había llegado a tierra  se había pasado y estaba al fondo… usted llego tan abajo que ya estaba lleno de petróleo y no era riqueza si no que estaba en la mierda…

            Ah, no… es que allí hay un dato que hay que aclarar. Yo en esa reunión no estuve…

–¿Cómo, cómo?

–Que el no estuvo es esa reunión.

            Yo no estuve en esa reunión…

–Él estuvo pero no estuvo.

            Es que yo estuve pero no estuve y ese día llego Metatron y hablo con Salomón.

–Claro.

            No hablo conmigo.

–Lo emborracharon tanto que llego Salomón y se sentaron Salomón y Metatron a conversar de tú a tú… en realidad no tiene conciencia. Es que Iván no tiene conciencia.

            Yo no me acuerdo de eso.

–Eso le dijo cuándo vivíamos juntos Jhandry, Geovanie y yo. (dijo Jimmy)

–Esa noche fue.

            ¿Qué te explico?

–Claro decía que a mí me vieron petróleo y yo así… (Dijo haciendo un gesto de no entender)

            No fui yo.

–Ahí es cuando hay ratos en los que a veces uno no es uno.

–Entonces fue Salomón.

–Claro y hasta le cambia la voz al Iván, es rarísimo.

–O a veces uno habla nomas y después te preguntan y uno…???

–Es un gordito, cejas gruesas, cocolo… Es que yo un día le vi o sea estaba esperando que voz salgas… estaba como con túnica blanca y estaba sentado en un escritorio.

–¿Blanca?... túnica verde.

–Bueno no se diferencian los colores.

–Estaba sentado en un escritorio me da la impresión que como con una pluma, ¿Qué es la pluma?

–O sea a lo que yo iba Ivancito, no es que se ha cumplido las expectativas, si no que…

            ¿Si me ha llenado espiritualmente?

–Exacto, ¿te ha dado tranquilidad en tu vida?

            Sí, sí. Si me ha dado paz.

–Eso es lo que buscamos todos.

            Me ha dado paz, me ha dado paz.

–Estamos buscando algo que no te dan los curas, que no te dan los testigos de Jehová, los mormones.

            Yo siempre he tenido un sentido de la divinidad diferente a lo que da la religión. Yo fui educado en colegio jesuita y tuve la suerte de conocerle a uno de los curas que fue guía espiritual en el colegio: Padre Miguel Mejía. Que me dio la libertad en mi mente, suficiente, como para saber escuchar y aceptar las cosas que no eran explicables a través de la religión católica y él fue uno de los que me enseñó a parte en mi casa mi abuelo, mi taita; me dio la oportunidad o la curiosidad de investigar más allá de lo que me decían simplemente; entonces de que me he llenado de paz, si me he llenado de paz.

            No me he librado de los problemas, pero esos problemas ya no… al ser grandes materialmente, no, no me quitan el sueño.

–La pluma me preocupa.

–¿Qué paso con la pluma?

            No esa pluma de es de Salomón

–¿Quién es?

–Azrael… él es quien escribe… quien borra y quien escribe.

–Si le vi como en un escritorio ahí dale, con una pluma larga.

–Cuando me llevaron de paseo también, a los dos días me paso eso y era…

            Bueno yo he visto escribir a varios y el que mejor escribió fue Papa Grande ¿no?... el RSTN…

–Si cierto es, en el libro.

Pero fue en un sueño.

–Es que usted tuvo acceso a ese libro. Ellos todavía ni… es mas no sé si saben de qué libro estamos hablando.

–Sí, si nos comentó de que libro.

–Pero no del contenido.

–¿Se acuerda?

            Pero fue interesantísimo, o sea el ver simplemente de aquí para abajo, sentado así, así exactamente y estirar la mano y de la mano salir luces ¿Qué color?

–Violetas.

            Y se va las luces, todas las luces como chispas de una fogata digamos ¿ya?, se van todas al libro y en el libro comienzan a caer y se van formando las letras…

–Analízalo como la película antigua de Moisés. Los 10 mandamiento que caían y golpea  el choque eléctrico la piedra y escribe ¿ya?

            Me mostraron las tres letras, después de eso le llame al Geovanie, nos reunimos en la oficina que tenía en ese tiempo.

–Trazamos el mapa.

            No primerito pues, acuérdate.

–A, eso fue antes.

            Acuérdate, primerito: me dieron las cuatro letras ¿Qué significan? Yaura. Mi pana Salomón me corrigió ponle en hebreo. Entro a la computadora pongo las  letras en hebreo en el traductor, las letras separadas y nos dio el mensaje: La batalla comienza, la batalla inicia.

–Eso está en el libro.

            Sí.

–Si nos contó la otra vez el Ivancito eso.

            Después la visión más…

–Más clara que hubo. ¡Sí!, Una de las visiones más claras que hubo en ese entonces.

            Después nos mandaron… Atlom mismo nos mandó a la cascada ¿no? Se supone que teníamos que estar reunidos un día a las doce de la noche: el joven estaba en Zaruma (Jhandry), voz estabas en Quito (Geovanie), yo estaba acá. Doce de la noche exactamente velas, las monedas…

–Sí, si me acuerdo… cuando hicimos la ofrenda.

            Y cada quien se fue por su lado.

–Etéricamente.

            O sea cada quien hizo el ejercicio que teníamos que hacer ese día a las doce de la noche.

–Cada cual en su lugar.

–Donde estaban.

            De ahí cuando regresaron ya, ¿a la semana siguiente era no? Que nos encontramos y comenzamos a comentar de que es lo que nos pasó. Las experiencias que tuvimos esa noche. Cosa rara, el Jhandry y yo estuvimos exactamente en el mismo lugar con el mismo paisaje viendo exactamente las mismas cosas…

–¿Es un poco lo que paso cuando fue el Arca de Noé?

            ¿Es un poco qué?

–¿Es un poco lo que paso cuando hubo lo del Arca que llamaron a los nueve o ellos sí, físicamente se juntaron?, porque en el caso de ellos también dice que les llamaron a todos independientemente para darles de alguna manera el mismo mensaje.

–Decía nueve seres de diferentes partes del mundo decía.

–El mismo ejercicio.

–Más o menos coincide con lo que está contando el Iván.

            Más que nada fue un ejercicio que nos mandaron a hacer en un día especifico de una semana especifica… me acuerdo un día miércoles, miércoles noche a jueves que nos mandaron a hacer; pero eso era para de alguna manera… nos dieron un regalito; entonces con ese regalito nosotros teníamos que cumplir, teníamos que ir allá, teníamos que ir a la casa de Atlom para recibir el regalo.

–Si entiendes de que… así entramos a la casa de Atlom.

            Claro cuando nos dieron las llaves para entrar. De hecho Atlom nos dio la llave para entrar a las nueve casas.

–Nueve casas.

–Toda la razón; es que Atlom es el de la última casa y para llegar a él, tienes que pasar por las nueve casas.

–Mucha información.

            Pero fue, fue simpático.

–Jhandry…

–Están guardadas ¿Dónde? no sé, pero están guardadas.

–Nadie se da cuenta de lo más interesante, nadie se da cuenta de lo que acaba de decir Ivancito…

–No las has visto por ahí a mis llaves –dijo riendo Jhandry.

–¿Puertas o casas es lo mismo?

            No, no es lo mismo… la casa tiene puertas, la puerta no tiene casas…

–Las nueve casas.

            Las nueve casas.

–Son de los nueve. De los ocho más uno…

–No se…

–¿De qué hablan?

–A la hora reaccionan…

–Nueve casas…

            Creo que es toda la información que puedo dar, si porque mucha información…

–No más Ivancito…

–Ahí no más Ivancito, Jhandry a la silla…

            Veras que dejaste de ser el chismoso.

–Ahí está el chismoso (dijeron refiriéndose al nuevo portador de Leukaf)

–De las 27, ¿dos más siete, nueve?

–No.

 

–Y cinco más cuatro también ja, ja, ja.