Superar

-¿Cuántas formas hay para superar a un elegido?

            La primera, un elegido puede ser superado por decisión propia de su portador, significa que el portador no lo ve como alguien superior, este por consecuente ya será superado porque el final o la conclusión del portar a alguien es superarlo, al superar el miedo que es lo que te lleva a creer que algo es mayor a ti o tiene más rango que vos, ya has superado alguien del que no conozcas su poder.

-¿Sólo por el hecho de sentirme igual?

No, superior que es distinto, el hecho de sentirte igual te sigue teniendo a su nivel. Aceptarse a sí mismo como superior, no creerse superior anteponiendo su ego.

-¿ Decir yo soy más no es ego?

            No, lo dicen siempre que llegan, sólo que ustedes no lo entienden, ellos dicen ustedes son Dios y nosotros servimos a ustedes.

-¿Cómo eres superior sin mostrar ego?

            Siendo superior y ya, o soy superior a… pero como tú me respetas, también te respeto. El error radica en el momento en que se rompe el respeto portador-portado, cuando rompes ese respeto y no eres superior o no tienes la idea de serlo confiando en Dios, el portado tiene la potestad de darle un par de patadas al portador.

-¿Qué haría?

            A nivel sentimental lo acabaría, a nivel laboral lo desestabilizaría, haría que tú busques la espiritualidad, no es por maldad.

-¿Hasta qué punto puede llegar?

            Hasta casi matarte si fuera necesario.

-¿Si renuncias mientras estás siendo golpeado?

            Ellos se irán y tu espíritu quedará como un cobarde.

-¿Después de haberte golpeado te ayudan a pararte?

            Si realmente tú quieres hacerlo, ellos te ayudan y hacen que todo salga a pedir de boca, pero si sólo quieres superarte internamente y no lo superas te ven como basura.

-¿Tanto el nacido como el asignado?

            Sí. Si el nacido no es considerado como digno y el portado ha sido asignado a otra persona, sólo si esta persona se vuelve humilde y digna, el portado puede asumirlo como lo que se llama un adoptado, ya que no es portador de nacimiento, ya que no es un protegido. Un portador asignado asume el rol oficial o portador como tal con limitación de poder, el ángel o ser portado no regresa a su portador, sólo lo vigila y le da a quien fue el asignado el poder total mas no el título.

-¿De qué otra forma puedes superarlo?

            Te acabo de decir otra.

-¿Por decisión propia?

            Exacto, corresponde a asumirlos o a conocerlos, aquel que desconoce y tiene un maestro espiritual correcto, el maestro espiritual conoce de esto o conoce realmente a fondo de ellos, podrá ayudarle al portador a superar a su portado aun sin que este sepa que es un portador.

            Hay el poder por alianza. El poder por alianza se da cuando un portado le da suficiente poder a su portador, pero pide algo a cambio y siempre lo hará así, esta es otra de las maneras, cuando el portado y el portador son uno, la conciencia de ambos se mezcla y el portado puede pedirle al portador cosas vanas, cosas que ellos tuvieron en la tierra, mientras el portador tenga contento al portado, este le dará su poder completo y se sentirá en casa, esto no tiene consecuencias negativas, ni positivas tampoco, sólo hay el yo te doy, tú me das, si un portador ha llegado a este punto ya ha superado a su portado.

            Ningún elegido, ningún ángel portado se aleja de su portador, aun si este llegase a  superarlo, al ángel portado o el ser portado se aleja sí, pero mantiene el título de portador.

-¿Por qué otra forma?

            Hay una que es la más fea de todas “por repetición”, lo que los primeros ángeles nacidos hicieron en la tierra no debe necesariamente repetirse, casi siempre hay un maestro advirtiendo al portador que este puede repetir las historias de sus portados si no intentaran superarlos de alguna forma, si no se interesaran en ellos, o si no se interesaran en sí mismos para superar a conciencia los errores de sus portados. Cuando dejan pasar esto por alto, de alguna forma el libro se vuelve a escribir en ellos, nadie podrá intervenir, los sucesos que se hayan dado en la vida de los portados se repetirán en la vida de los portadores, esto les hará superarlos, pero si tu lees la vida de cada uno de ellos ves que fue muy difícil, estuvo llena de muchas cosas, una de las formas más complicadas de superarlos es aceptar y repetir su historia y no hacer nada para que no se dé.

-Joan dijo que una forma se superarlos era aprendiendo a usar su poder.

            Fue lo que dije hace un momento, cuando compartes la energía con ellos, cuando compartes cosas vanales con ellos, el momento que ellos quieren compartir su poder y tú no lo asumes como tal o no lo aceptas como tal, detienes el proceso de evolución.

-¿Y si no los escuchamos o no los vemos?

            Siempre los escuchamos, siempre, la voz que te dice no, sal de aquí, huye, corre, espera, ten cuidado, paciencia, a veces llega por boca de otros, a veces llega por supuesto instinto, son ellos. No necesitas que te hablen.

            Aprendes a usar su poder escuchando, aferrándose a cada locura, no buscarle la lógica, sólo hacerlo incluso si te dicen camina en agua.

            No importa que tan absurdo es lo que escuchas, lo que ves o lo que sientes, si no lo transmites no das lo que te están dando, lo estás reteniendo por miedo a lo absurdo o a caer en lo absurdo.

-¿Cómo sé que yo no estoy manipulando las cosas, cómo sé lo que es verdaderamente y no lo que yo quiero que sea?

            La manipulación no se da porque queremos cambiar algo que dijeron, se da en muchas ocasiones porque no queremos repetir tácitamente lo que nos dijeron, error que no encuentras en los maestros.

-¿Si ves algo bueno en alguien y no le dices por envidia y a la vez le dices algo que cambie ese resultado?

            Tú no puedes decirle a una persona que le va a ir bien o le va a ir mal, puedes sugerírselo, que tanto desvíes esa balanza a tu favor depende sólo de ti, esto no es egoísmo, no es beneficio propio, tú sólo estás sugiriendo. El mismo Jesús cuando servía o cuando daba, codificaba.

            Cuando adviertes a alguien de la muerte, te llevas a la muerte encima, no puedes intervenir en el camino de nadie.

            Existe otra forma de superarlos, una persona que busca un camino espiritual sin saber que porta a alguien o sabiéndolo y pidiéndole a este ser que no se involucre o que no se entrometa, escuchándole y diciéndole gracias, pero no haciéndole caso, lo vas a superar mucho más rápido, porque su portado deja de ser quien enseña y se convierte en un observador.

            Muchos portadores siguen siendo tan pendejos, siguen comportándose como sus portados y terminan fallando.

-¿Entonces por qué no les enseñan primero a superarlos?

            Se les ha dicho, se les ha advertido en que pueden caer y como… ya dije, no se puede decir no hagas esto o aquello.

-¿Si un portador pide que el portado interfiera?

            Sólo le sugerirá.

-¿Cómo sabemos que estamos por buen camino o cerca de superarlos?

            Cuando tienes la idea de recibir una felicitación porque has llegado, no los estás superando. Estás siendo mediocre, no es necesario saberlo, necesitas un guía, no un guía que enseñe, un guía que diga “vas bien”, por eso hay maestros y hay líderes. Muchos tienen títulos, títulos huecos, pero tienen este título por conocimiento, los líderes en cambio muchas veces ni siquiera son maestros, pero tienen suficiente conocimiento, están en un nivel mucho más alto. Todo maestro que es buscado más que para enseñanza, para guía, deja de ser maestro y se convierte en líder.

-¿Un portado puede migrar solo?

            Sí, pero sólo hacia sus protegidos, en caso de que uno de estos sea digno y su portador sea tan estúpido que no ha podido con él.

            Las formas más relevantes son las que te acabo de dar.

-¿Qué pasa cuando un portador muere siendo un portador?

            Se elige el digno entre los protegidos y nace un nuevo protegido, o nace un nuevo portador si los protegidos no son dignos. Los nacidos son pocos y estos tienen mucha más fuerza y poder, en el grupo los nacidos son: Jimmy, Rafael, Deisy, Jandry, Jessenia, Laura, Gustavo, David, Miguel, Angélica, Balbina. Los asignados: Lisseth, Gabriela, Jhoanna, Guillermo, Iván. Los herederos: Eduardo, Abel.

            No importa saber cuántas estrellas existen en el cielo ni sus nombres, lo importante es saber que existen (Joan).

            Yo siempre fui portador provisional, de nacimiento se me asignó.

 

            No todos los portados llegan a morir con los portadores, realmente casi nunca.