Libro de Plata

La sucesión

01 de Noviembre de 2014

Pon a grabar porque en tu libro van escritos muchas de las sesiones que debían darse en las primeras grabaciones.

–Ya, muchas de las sesiones… ¿a qué te refieres?

Cuando se cambia de estado, se cambia a nuevos escribanos o a nuevos médiums que se van a encargar de todo; se cede el poder como tal. El poder heredado o el poder adquirido. Eso incrementa o eso implica que la enseñanza es permanente entre antiguo escribano, escribano nuevo; respecto a curiosidades, lo que se sabe o lo que no se sabe; y los secretos que se vieran prohibidos para, se vuelven ya completamente abiertos.

–¿Pero completamente abiertos entre quienes?

Entre los dos.

–Exacto.

–Ha, ¿ya puedo contarle?

Todo.

–Todo para todos.

–No todos.

Igual todos (dijo con picardía)

–No, verán por favor… ojo con lo que dicen.

Que sucios por Dios… ja ja

–Que decepción.

–Son unos mentes podridos, mensajes encriptados…

–No se hijita, creo que me voy a ir a meter en tu casa las mañanas.

–Oye, oye por eso es que para hoy justamente estamos solo los que debemos estar.

–Oye, explícame algo… ¿de ahora en adelante el Orlandito va a hacer las canalizaciones?

–Sipi

–No jodas.

Claro, con mi asesoramiento y vigilancia hasta que esté completo.

–¿Y puede haber alguna reunión en la que canalicen los dos a dos?

Sí.

–Hay una reunión en la que se necesita de tres médiums.

–Y ahora y esa cómo van a hacer.

Necesito a Kawas preparado, todavía no le he dicho que él va a hacer la tercera canalización, pero eso está lejos.

 

–Eso está mal, eran dos hombres y una mujer.