Elementales

            Para hacer una invocación de elementales tienes que conseguir lo que es una representación, una piedra que los representa, piedras que representan elementales, inclusive el hombre creó sus propias piedras. Cuando empezaron a utilizar los cristales, los hombres que conocían de esto, crearon las bolillas, que conocemos como los “pepos”, si te das cuenta las bolillas tienen una forma dentro con colores de aire, tierra, etc. El propósito real de estas bolillas fue andarlas a llevar junto con los elementales para pedirles favores cuando se diera el caso. Esto para pedirles favores.

            Ahora, cuando se trata de enseñanza depende de cada caso, primero debes hacer una ofrenda, aire al aire, fuego al fuego, agua al agua. Si haces la ofrenda correcta… por ejemplo, al aire le gusta silbar pero no tiene boca, es la primera ofrenda, tienes que crearle lo que se llama una flauta de viento. Para que un elemental de aire te ayude o te enseñe debes crear una flauta que capture el viento y que le permita al aire silbar, cuando el aire silba de cualquier forma, de cualquier manera, por un pedazo de tubo roto, de caña guadua, una caja de aire con tapa y una pequeña salida, el aire entra y silba, les agrada y lo reconocen como ofrenda y cambio dan enseñanza, pero para enseñarte debes estar al lado de la ofrenda, si vas a aprender del aire tendrás que sentarte en un lugar abierto con el instrumento y una vez que comience a silbar, escuchar. Normalmente se dice que el aire habla con los duendes, les quitaron el habla, pero el aire les devolvió la comunicación, por eso solo silban. “Una caja hueca”.

            Cuando el viento está completamente controlado, el agua sede antes las fuerzas del viento, debes darle su mismo elemento, pero a diferencia del otro, este es completamente puro, agua de manantial, agua de gruta, el agua que le puedes ofrecer a un elemental de agua es del ambiente, el agua de la naturaleza, no tratada, no funciona muy bien hacer una cascada, es mejor aprender al lado del río, junto a él o en él, si no hay como esto, debes tener una bandeja de cristal de telaraña (los primeros cristales que se dieron eran imperfectos, como eran imperfectos el vidrio no se moldeaba completamente, quedaban pedazos alrededor, picos), mientras más puro el cristal es mejor la representación del agua, una vez que lo tienes debes generar ondas de agua, estas ondas atraen los elementales de agua, lo que llamamos el agua dormida, tú despiertas el agua. Una tercera opción es una copa antigua de cristal, mientras más grande mejor, estas copas tenían una mejor vibración y sonaban más, el elemental se presenta cuando las ondas en el cáliz comienzan a bailar desde fuera hacia adentro, para que esto suceda él debe reconocer que ya has dominado el elemento viento, sino solo jugaría contigo.

            No puedo enseñarte como aprender, solo puedo enseñarte a llamarlos, puedes reconocer cuando te enseña, por ejemplo: el aire te enseña a mover el cuerpo. El aire te enseña  a moverte con gracia, para que nada te afecte, para que ningún otro elemento pueda afectarte, los movimientos del aire son muy similares a los movimientos de un pájaro, te vuelve sutil y te vuelve delicado. EL agua es diferente, el agua se burla, el agua es engañosa, si cometes algún tipo de error, el agua te traga, había marinos que decían que el agua era territorio del diablo porque el agua los volvía locos, había mucha gente que dominaba elementales, en especial elementales de viento, o los portaba, esta gente moría por locura, no eran las sirenas, nunca fueron las sirenas, eran elementales de agua, pero ellos solo hicieron lo suyo, nunca hicieron que nadie muera, la locura que se daba era por el desquicio producido por el choque del elemento en la persona. Las sirenas trataban de protegerte, cuando ellas hacían presencia en la muerte de los marinos era para protegerlos. El agua te enseña a dominar todo aquello que necesita su elemento.

            La tierra, es un elemento sumamente agresivo y solo, por lógica no puedes dominarlo si no has dominado los otros dos. El aire no amansa a la tierra, pero el agua manipulada por el aire puede borrar montañas enteras. La tierra es un poco más complicada, a la tierra la llamas con el aire, la forma de llamar a la tierra es a través de un instrumento llamado ocarina, hecha por ti mismo, debes hacerlo con barro puro, de los que se hace los jarrones, no mezclado con arcilla. Para llegar a este nivel deberán pasar al menos dos años.

            El fuego es más complicado, para dominar el fuego debes dominar a los que lo dominan, los demonios arden en el fuego del infierno, el fuego infinito fue dado a los demonios, el fuego para que no mueran, (“el fuego que no muere es la llama del conocimiento en cada quien hasta que perece” (no confundirse, son dos cosas muy diferentes) Analiza aquí porque Uriel es el portador del fuego de Dios). Si te das cuenta, la tierra te pide, para poder dominarla, hayas dominado la alfarería, no es exactamente lo que quiero decir, pero tú haces tu ocarina, con la misma agua que usaste para aprender de ella. El fuego debe ser llamado por la combinación de los tres elementos, en realidad puede ser llamado de muchas formas, pero el fuego más puro es el de rayo azul, muy complicado de realizar. ¿Cómo invocas? Los grandes antiguos creían que el fuego podía consumir las almas y darles el descanso eterno, interesantemente invocaban al fuego para que este se encargue de las almas, ponían a los muertos en las góndolas, las góndolas llevaban vasijas de tierra y eran sopladas por el viento sobre el agua ¿cómo lo invocas? Necesitas una fuente con agua, la misma que usas con el elemental, normalmente lo haces en un río, no en las orillas, junto a la góndola prendes al elemental, ahí nace la voluntad de fuego, porque aquel que tenía voluntad de fuego aprendía de un elemental de fuego y tenía que caminar con él mientras aprendía y había lugares por los cuales el fuego seguía su rumbo en los ríos suaves o fuertes y tú tenías que caminar en la selva siguiéndolo, subir grandes piedras, pasar obstáculos mientras lo seguías. Si no lo hacías fallabas, he ahí la voluntad de fuego.  Hecho de preferencia con ramas secas, y ahí viene el pero, debe ser provocado por tu mano, no puede ser hecho artificialmente, con lo de la naturaleza, piedras o ramas, y así el fuego te enseña.

            Si el quinto elemento es dominado en su totalidad, los otros deben obedecer, son llamados sí, pero deben obedecer, los dominas mucho más rápido y con más precisión.  Solo aquel que se desprende de todo y de sí mismo puede llegar a todos los elementos sin cuestionamiento. Las ninfas lograron dominar todos los elementales. Cuando empiezas a desprenderte de todo, a nivel espiritual tu nivel de energía se vuelve muy alto. Cuando estas en ambos mundos, tú nivel de calentura, si lo quieres llamar así, se vuelve más agresivo, más fuerte.

 

            Reconoces al otro mundo como propio, como este, reconociendo que tú eres parte de ambos mundos, no de uno solo, dando el todo por el todo en este mundo y el todo por el todo en el otro también, mientras más des en este, más te exigirán en el otro, mientras más eleves el nivel espiritual, no solo te vuelves más vulnerable a nivel físico, tu voluntad hacia otro sube, tu nivel intelectual también, todo tú te vuelves más agresivo, desde la inteligencia, cuando la inteligencia es violenta, no precisamente lastima, solo es más fuerte y más exacta.