Superar a Miriam

Tu nombre.

-Gabriela.

         Si fuera cualquiera de mis hermanos te hubieran aplastado como la cucaracha que eres. Tu nombre mujer.

-Valdivieso.

         Por eso existes, por tu padre. El nombre de mujer no tiene valor, el nombre de hombre define sobre la mujer su jerarquía, su dinastía, su herencia de hombre, no las hace menos importantes, las hace ser respetadas, detrás del apellido de un hombre uno siempre es heredero y es a quien vemos y nos dirigimos al verlas. Espero haber sido claro, no es una ofensa, no es un insulto, es saber de quién desciendes para asegurarnos de si debes o no estar aquí, sin embargo, si están aquí es porque deben.

- ¿Puedo superar los estados de Miriam?

         Si la portas sí.

- ¿Cuáles son esos?

 

         Muchos hombres al frente. Sus estados, pon una vara al fuego intenso, saca la vara de él y trata de acercar tus dedos, es el primer estado que debes controlar, Miriam hierve. Hay dos formas de controlarlo, llegando al límite, ya que todo aquello que llega a un punto de calor está a un punto de derretirlo y se enfríe por inanición, o enfriarlo de golpe, como humano elegiría lo primero. El segundo estado es aprender a hablar, quien cerca de alguien que porta a Miriam está, tarde o temprano sufrirá, ténganlo claro una mujer no tiene amigos, busquen el sitio y estúdienlo bien, así entenderán que es bueno decirle al hombre que las acompaña todo sin importancia, por más inocente que esto sea, para superar la tercera debes aprender a usar y controlar el poder, pues Miriam absorbe y copia el poder de quien esté en frente, por eso quien porta debe aprender a ser humilde, copiar si, mostrar no, será grande para sí misma y será humilde también, eso la hará igual al resto, aunque sepa ella cuanto poder ha tenido, eso la hará digna se seguir, lo que viene es pedir la permanencia del portado sin el karma del portador.