Aprender

         Esto no es divertido Gustavo, tienes que aprender. ¿Cuándo te sientas en clase tu profesor deja que juegues?... Responde.

         Esto es clases Gustavo, entonces no vas a jugar ¿quedamos de acuerdo en eso?

         … ¿Qué curiosidad tienes?

- ¿Cuándo fue tu nacimiento?

         No tengo claro el día, pero sé que fue en junio del año cuatrocientos cuatro.

- Escucho cosas que alguien me dice, pero no es de verdad…

         ¿Quién dice que no es de verdad?

- Una vez yo estaba jugando y escuché que mi mamá me llamó, pero no me llamó.

         ¿Qué estabas haciendo?

- Jugando con mis piecitas.

         No tenías orden de jugar con tus piecitas. Eso se llama conciencia.

- No sé.

         Con cien cia.

- Con cien cia.

         Tú escuchas que la oscuridad te reprende ¿lo entiendes así? Tú escuchas que tu madre te reprende cuando haces algo que no debes hacer.

- Ahí si entiendo.

         Se llama conciencia, no hagas lo que no debes hacer niño, así tu mamá no te va a llamar la atención.

- Otras veces estoy haciendo cosas que si debo hacer y cuando alzo mi cabeza para pensar bien y hacer mis deberes veo otras cosas que no son de verdad…

         Más bien que no las puedes tocar.

- Si, que no las puedo tocar.

         Eso sí existe, tus ojos te permiten ver otras dimensiones. Sus ojos le permiten ver otros lugares, lugares a los que no puedes entrar con tu cuerpo, lugares donde viven fantasmas. Las cosas que ves, son las cosas de esos fantasmas, no las debes tocar y no debes hablar de ello, no debes contarle a nadie que las ves y Dios te permitirá seguirlas viendo ¿tú quieres seguirlas viendo?

- Si.

         ¿Entonces que debes hacer?

- No contar nada.

 

         Solo a tus padres y a nosotros cuando nos reunamos.