Libro de Elbriaham

Epístolas

 

         Es la primera vez que nos vemos. Este no es mi reino ¿Qué reino es este? El tercer reino, entonces esto es mi línea de tiempo entre ustedes, también cayó sobre mí el tiempo. Yo pertenezco al catorceavo reino, jamás lo conocerán. Después de que los mundos quedaran deshabitados, de que todos los universos lloraran la pérdida del experimento de los grandes, se concedió permiso a las nuevas casas, mi creador entre ustedes aun depende de su tiempo, vengo de la mano del Dios Aristhus, ustedes llamarían la segunda apuesta si hubieran sido parte de ella. Entre ustedes aún hay demonios y alados, mi Dios tiene alas, más esa forma solo se muestra ante sus amigos, sus iguales o sus generales. Su tierra ya no los sostendrá más, dichosos los sobrevivientes a los que aún visitamos, en este tiempo y en el tiempo en el que ya nada existe, solo entonces ya no hay tiempo, solo están los dichosos.

         Tienes un olor agradable Deisy, entonces este fue tu cuerpo ¿Qué exactamente lograste aquí? Me has mandado a recorrer cada uno de los tuyos y en cada uno te he visto y me has visto ¿por qué este debe ser distinto?

-Eso contesta tú.

         No me trates como estúpido padre de la estupidez, es la primera figura femenina que me dejas ver de ti ¿Qué me llevo de aquí?

-Visitar cada cuerpo ¿para qué?

         Cada uno me ha dado algo distinto, como filosofía, degradación humana, analogías y anagramas, muchos números sin sentido.

         En el pueblo llamado Le Lutte prometiste verme cada vez que te viera, dijiste que dejarías escrita mi presencia en cada uno al lado de un árbol grande mientras circulas a su alrededor, entonces cada uno de tus cuerpos recordaría haberme visto y desde cuando me conoce, soy la sombra del niño –dijiste-, que se cuela en el bosque mientras cada portador te observa.

-¿Por qué la necesidad de encerrarte entre velas? ¿Qué es lo que puedes hacer?

         No me considero peligroso, no aún. ¿Quiénes son los que te acompañan?

-Parte de La Orden de Af.

         No los veo como creación de Afael, entonces ustedes siguen siendo aún parte de la primera apuesta. Ocho hermanos debatieron y siete conciliaron razas, nosotros descendemos de la raza alada, estos, igual que sus creados, no cometieron el mismo error que sus descensores, no fuimos creados con ambición, con codicia o deseo, no hay traición, muerte o errores en nuestro camino, cada uno de los alados nos creó iguales en condición forma y firma y en nuestra firma, el Dios del que provengo, de vez en cuando nos manda a vagar, heme aquí vagando entre ustedes, igual que si ustedes tomaran un vehículo y viajaran, nuestro viaje se concibe por energía, no por materia y en energía tomaré de la materia todo lo que ella me dé, como yo otros vendrán a tomar entrevista con su Dios, antes de serlo siquiera, en cada uno de sus tiempos.

-¿Eres algo así como Yarel y Dariel?

         Los conozco, son generales del Dios Afael, yo soy general tuyo, hay muchos más como yo. No tengo autorizado dar nombre de tus creados. Somos una legión, fue lo que decidieron crear, a cada una le dieron forma, pero a diferencia vuestra no tenemos espacio ni tiempo.

-¿Tienen cuerpo?

Somos la razón del mentalismo de nuestro creador, reímos como no, de dientes o boca, después de todo el habla es solo una ilusión, podemos hablar sin necesidad de movernos o podemos movernos para hablar, se hará algo más incómodo, pero esta boca se mueve y el cuerpo a voluntad.

-¿Cuál es la razón de la entrevista?

¿Señor, como conocer más de quienes fueron, que hicieron y como los conocieron?

Aristhus

Conocí una raza, raza que nos portó, raza que nos llevó, tú eres una de las guardianas del tiempo que me llevó, Deisy, al igual que muchos detrás de ti, esta es una de mis creaciones, ustedes tienen herramientas de tecnología para conocernos y reconocernos, nosotros tenemos al tiempo mismo en un universo que ya no existe.

-Pero, el tiempo es un error en ustedes.

         Así es, te está hablando el que ya trascendió el tiempo y esto no es una grabación.

-¿En qué momento se dio el pase?

         Cuando todos ustedes perecieron por su propia mano.

-Hablo de la superación personal, no del grupo.

         Nunca llegaron a superarnos.

-No me refiero superarlos nosotros a ustedes, sino ustedes a ustedes mismo.

         El hombre se extinguió antes de que todos pudiéramos estar listos y completos para terminar de purificarnos, tuvimos que hacer lo mismo que los dioses antes de nosotros. Tienes frente a ti a un creado buscando respuestas como un televisor de entre ustedes.

-¿Qué tipo de respuestas?

         Cosas vanales, lo mismo que ustedes buscaban, ¿qué respuestas buscas al buscarme?

-Ya no busco, solo llega.

         ¿Entonces qué puedes enseñarle a mi creado?

-A seguir buscando.

         A diferencia de su Dios, reconocimos todos lo que un dios debió hacer entre ustedes, podemos tomar la conciencia de nuestro creado y manifestarnos a través de él, con voluntad libre y espontánea, lo único que les dio su dios, que consideramos fue un error, son sus sentimientos.

-¿Fue un error?

         Nuestras creaciones no han tornado ninguna guerra.

-Bueno, si creas un ejército de ciegos, ahí están los ciegos hasta que los uses.

         Claramente te digo, El Ciego no tuvo permiso.

-No era en sentido literal.

         Solamente los más fuertes, solo los más evolucionados tomamos permiso y concilio.

-Aun te falta un paso.

         En este camino sí. No hablas con tu amigo y sí lo haces, soy un amigo de otro tiempo en el cual ya me llaman Dios. Si conciliara decirte lo que me falta, mi creación dejaría de existir.

         De ancianos verán todo a su paso destruido, de ancianos recordarán mis palabras, el holocausto que vivimos, mantuvimos nuestra promesa hasta el final, de ustedes y su descendencia, tres generaciones más, será una sola luz y todo se habrá apagado. He aquí uno de los que está en este tiempo detrás de ustedes, no todos recibimos permiso, no todos pudimos terminar, El Ciego es un gran amigo y se extinguió junto a ustedes, puedo hablarles solo de Af y de mí.

         Dile que hacer, el entenderá, lo he mandado a los mejores mercados a buscar pan…

-Y con que llegó.

         …Él lo ha dicho…

 

Elbriaham

-Explícanos cómo es eso de ser Dios antes de ser Dios entre la primera y la segunda apuesta.

         Nosotros, a diferencia de ustedes, no necesitamos regresar a nuestro Dios, sabemos exactamente que estamos haciendo para él, entonces nos purificamos, este es el viaje que he comenzado, cuando lo termine le habré dado un propósito a mi existencia, entonces el tomará de mí lo que necesita para sumarlo a lo que le falta, en mi camino busco lo que él no pudo encontrar o aquello que le faltó descubrir en aquellos que lo llevaron, entonces he venido a preguntar qué hago a todo aquel que lo llevó, aquel que lo porto o al que nació con él.

         ¿Qué me puedes dar?

-Preguntas.

         No hay curiosidad en nosotros.

-Sí hay, el hecho de decir “es la primera vez que me presentas un cuerpo femenino” llamó  a tu curiosidad.

         Más bien alertó mi atención. No pregunté un por qué, no me has dicho un por qué.

-¿Por qué supones que sería esta vez un cuerpo femenino?

         Se nos fue dicho que el sinónimo de estupidez que caminó entre los extintos hombres fue llamado mujer, nunca creí encontrar la portación de mi creador…

-En la estupidez… ¿Qué encontraste en los otros portadores?

         Que todos sucumbieron a lo que llaman estupidez, tal vez en mi camino he descubierto que tanto alas como cuerpos de hombres no son nada sin la estupidez.

-¿Cómo no sucumbes a la estupidez?

         Los hombres no pudieran, no lo pueden hacer. Hablo de hombres y de mujeres como razas distintas, nosotros somos una sola raza, todos somos como yo.

-Decías que solo puedes hablar de Afael y tu Dios ¿Qué pasó con los demás? ¿Cuánto falta para que otro de los creados visite a sus creadores?

         No lo sé, esta es mi grieta temporal.

-¿A nuestro Dios que le falta para llegar a ser Dios?

         Serlo, nunca lo fue, no lo aceptaron. El rey de reyes debe ser escogido como el primero por el concilio de todos, mientras tanto solo es un dios regente.

-¿Qué más has encontrado en los portadores?

         Poder por odio. Los hombres encontraron al poder y lo que podían hacer por desprecio a otros hombres, el hombre descubrió que podía crear armas letales por el desprecio y el odio a otros hombres, el hombre  permitió liberar la causa de la catástrofe entre los hombres.

-De cierta forma las alas fueron precursoras de aquello, no es culpa solo del hombre.

         Pueden darte un arma, tú decidirás qué hacer con ella. Nos han dado la capacidad de construir y destruir, más no tenemos todas las caras que tiene tu raza, son llevados al odio desde su formación, son llevados a la venganza, a la traición, a la ambición y a la codicia.

-Siguen siendo las alas encarnadas, no el hombre, son ellos quienes debían purgar y dieron una parte a cada hombre. Cada uno bajó con pecado, cada uno bajó convertido en algo ¿por qué culpar al hombre cuando ellos lo dejaron aquí?

         No entiendo de qué me hablas.

-Bajas con un regalo y se lo das a alguien y luego le dices supéralo y te vas ¿cómo supero si no sé qué es?

         No tengo adepción ni raciocinio frente a lo que expones.

-Estamos aquí un grupo de hombres, bajan veintisiete ángeles, cada uno lleva en sí un pecado que deben superar los hombres ¿por qué? ¿Por qué los hombres si lo trajeron los ángeles?

         Estás hablando de los veintisiete hermanos ¿Qué hicieron? Estoy tomando de cada fuente lo que han podido darme, esta es una fuente distinta, conozco de los veintisiete hermanos por lo que mi creador ha podido decirme, sin embargo no sabía que este era parte de sus reinos, por eso no entiendo de qué están hablándome.

-Siempre hay dos partes en una historia.

         Yo no he escuchado ninguna parte.

-Has dicho que tu creador te ha dado algo de información y otros portadores del mismo también.

         Mi pregunta exacta fue ¿Señor, cuántos hermanos tienes? Me dijo, tú conoces a seis, existieron veintiuno más, no necesité preguntar más.

-Deberías desarrollar la curiosidad.

         He venido a tomar información. Lo que has dicho es cautivante. De todos he tomado algo, se fue dicho que entre los hombres existió una raza llamada mujer y pudo crear grandes conflictos entre los hombres, también se me fue dicho que tenían una lengua muy grande.

-Tú querías algo.

         No he dicho que no me agrade lo que he escuchado, solo cuestiono hasta donde debo escuchar. Lo que he escuchado hasta ahora solo me mantiene algo confundido.

-¿Por qué?

         Me has dicho que ellos sometieron a su raza a su influencia.

-Bajo estados de superaciones temporales por diferentes errores en cuerpos no propios, sino como portados.

         Conozco la historia de los portadores, son como el muro de la fama. Cada uno de los grandes tiene una historia de muchos nombres, de todos aquellos que conocieron, sin embargo ellos nos muestran la imagen de los sacerdotes y no he encontrado nadie parecido a un monje hasta hoy, hasta este tiempo y aún sigo sin encontrarlo o encontrarla, sin embargo conocemos el rostro de los sacerdotes que llevaron a su espalda a los nuestros, nuestros grandes, mas no conocemos sus nombres.

-¿Y yo?

         Tu rostro es más varonil en mis recuerdos, he visto el registro.

-No soy un sacerdote.

         No es lo que dicen los escritos. También te conozco Meredith, pero no eres de la casa de la que provengo, y a ti Lilian, y tu rostro (el de Leukaf) no me es familiar. Puedo reconocer los escritos delas casas de los creadores, si no reconozco un rostro es porque talvez mi tarea sea encontrar a aquellos que a su espalda llevan a aquellos que producen melancolía en la voz de mi creador cada vez que los menciona.

         Afael, Aristhus, solo ellos, no tengo permiso.

-¿Qué más ves en tus registros?

         Las An. Las tres diosas tienen todo mi respeto, no sé cómo las llamen, nosotros les decimos las An.

-¿Qué te perturba? Somos nacidos todos los aquí presentes, Leukaf, Lilian, Meredith y Fasuel.

         ¿Quién es Fasuel?

-Hijo adoptivo de Af.

         No conocemos hijos de Af.

-Otro de los veintisiete hermanos.

         ¿Por qué un hermano es llamado hijo?

-Por cuestiones de nacimiento y de carne.

         Entonces ya sé quién eres (Leukaf) te llamamos el oprimido, fuiste castigado como hermano y como amigo, conocemos la gracia de nuestros dioses, ellos aún te observan, aun te ven, aprendiz de Saé, se dice que en algún momento Saé descansará y aquel que convivió en castigo con él durante eones de tiempos lo reemplazará, pues habrá estado tanto tiempo a su lado que sabrá cuál es su trabajo hacer.

         También lo conozco (Fasuel), más no por sus registros, sino por las historias, no fuimos niños como ustedes, hay experiencias que denotan y forman un ser, talvez por eso no nos dieron niñez, solo nos dieron forma, sin padre o madre de quien aprender y con la concepción clara de a quién sirves y cuál es tu propósito, el resto solo es mera curiosidad, después de todo mi dios nos ha dejado a un lado, que la necesidad de información en sus creados sea abundante, pues previo a nosotros, todos a los que su espalda estuvo tuvieron la misma necesidad.

         No soy conocido.

-¿Por qué tienes tantas caras a la vez?

         De hecho mi creador no tiene forma, no una específica, somos su creación.

-Tengo la impresión de que ni tú mismo sabes quién eres.

         Estoy divagante en un tiempo espacio que desconozco, mi mente está recreando espacios cuánticos regalados por voluntad por la mano de mi dios para recordar, aprender y crear nueva información para mí mismo, valiosa para él.

-Si ya lo sabe ¿cuál es el propósito?

         No puedes corregir lo que está mal si no lo conociste.

-¿Cómo pretendes corregir algo que ya no existe?

         Estoy llevando de cada época lo que un portador consideró nunca o aún no se logra, tengo la firme intención de que esta información sirva a mi dios para que en el tiempo en el que se encuentra perdido pueda tomar voluntad sobre la falla que aún no se le permite ver el estado en el que se encuentra, después de todo en este estado aún tiene alas, su forma no es la del dios que conocen, es más joven e inmaduro. Corregir la falla que desde el comienzo debía corregirse tornaría a los creados más perfectos, pues ya no hay mucho que limar.

-El tiempo no va a poder superado.

         No en su tiempo.

-Tendría que ser en la primera vida, si no fue superado en la primera, es casi imposible que sea superado, esto es dicho por Afael.

         Vengo del tiempo en el que mi dios era carne, se “mató”, como él lo dice, de risa al verme, no entendí el término me mataste de risa hasta que me lo explicó, no era lo que esperaba. Fuimos idénticos, al verme rió mucho.

-¿Desde cuándo estás suelto aquí?

         Tengo cerca de cuarenta y ocho horas entre ustedes, nuestras horas no son como las suyas ¿verdad? Tengo cuarenta y ocho días entre ustedes.

Hay demonios aquí en su tiempo. El volvió, sin embargo no creó, solo llevó a los suyos y dejaron de seguir al líder y se volvieron parte de su dios, son algo oscuros y tienen cuernos.

-Tu dios también.

         Los de él son diferentes, él los pone y los quita, y sus alas él las pone y las quita. Luzbel tiene alas y cuernos y cola y a veces parece dios y a veces parece diosa.

         Yarel y Dariel, son generales, altos mandos de Af, no soy tan antiguo como ellos, yo soy un visitante, se nos ha sido que ellos coexistieron con ustedes.

         Los he visto, me han visto, es desagradable verlos, son todo lo opuesto a lo que somos en su plano, en su tiempo. Sus decisiones están basadas en su voluntad y a veces mezclan su voluntad con sus sentidos y sus sentimientos, entonces los convierten en su propia destrucción, he aprendido muchos de los hombres y de los humanos también, pero más he aprendido de los portadores.

-¿Qué mas has recogido de sus portadores?

         Su sabiduría es muy tierna, no se les puede llamar sabios, sin embargo hemos visto proezas en ustedes, conocemos los errores, como porta voz suyo conozco los errores que dejó en todos los que lo portaron, al menos hasta este, su tiempo.

Afael, Miguel, Aristhus, Luzbel, Anathzaquiel y las An. Las An ¿por qué las llaman brujas? ¿Qué es lo grave que han hecho? Se tiene entendido que todos los demonios de las historias fueron consumidos con el  deceso de los portadores sobre la tierra y junto con ellos el recuerdo de los hermanos de nuestros dioses.

-¿De verdad no sabes o te mandaron a medirnos?

         Soy igual que ustedes, una creación, algo vacía aun de información. Tal vez sea yo quien se siente medido, mi voluntad se ha visto a prueba en muchas ocasiones ya por portadores similares a ti, se siente perseguidos, vigilados. Mi dios me dijo un día o noche, nunca metas las manos al fuego ni por ti mismo ni por nadie, incluso por ti, le pregunté, no ni siquiera por mí y me atrevía a preguntarle ¿Señor y por qué no lo haría? Estúpido, me dijo, te quemarías. Cuando conocí el fuego lo entendí.

Hay enseñanzas vacías que solo tienen sentido cuando has encontrado la historia detrás de ellas, si te hablan de fuego y no lo conoces, no sabes cuánto daño puede hacer, si te hablan de corazones rotos y no tienes uno jamás sabrás que se siente, si te hablan de ideales y de metas y fuiste creado con la concepción de la perfección absoluta, tu lógica genera para ti mismo un de que me sirve que se siente lleno.

Ustedes son la causa de la risa de nuestros dioses, no por sus gracias, sino por los recuerdos que ellos suelen tener.

-¿Cómo cuáles?

         Hay conciencias en los dioses, cuando un dios duerme sus memorias son expuestas, los sarcasmos de los dioses se ven reflejados en los recuerdos de aquellos que fueron, lo que ellos llaman, sus amigos. Conozco eso, en mi espacio nuestra información no requiere de su tipo de comunicación. He conocido hombres sabios, he conocido bestias y hasta este entonces he conocido muchos sacerdotes llamados “dignos de verlos”, es la forma en la que se nos habló de ustedes. ¿Señor, por qué no podemos exponernos al resto de hombres? Solo los dignos de verlos podrán hacerlo y solo ellos serán llamados sacerdotes, en cada tiempo encontrarás a los marcados, entonces con ellos y solo con ellos te reunirás. Recuerdo cada uno de los movimientos de su cabeza.

-Entonces, ¿qué impresión te causamos?

         Por algo deben ser llamados dignos.

-No es una respuesta lógica.

         Mas bien es una respuesta arística.

-Estúpida.

         Es de donde provengo.

-¿Hay algo diferente en este grupo?

         De hecho no había encontrado sacerdotes, había encontrado guardianes de orden, no sé qué ordenaban exactamente. Es el primer grupo en el que reconozco sacerdotes, los otros también lo eran, pero no se reconocían con ese nombre, deberán entender, mi búsqueda era más complicada.

         Aun trato a Aristhus como Señor, me pidió que no lo llame así, pero es complicado, es como mirar a tu padre y decirle su nombre, es algo complejo, tú me pides que sea curioso, yo cuestiono, la curiosidad de los hombres fue lo que en gran parte los destruyó.

-¿Cómo aprendes si no eres curioso?

         Hay otras formas de aprender, la instrucción no solamente viene por curiosidad, la instrucción también puede ser basada en la necesidad de aprender.

-¿Cómo sabes que necesitas?

         Para eso, se supone, están aquellos que fueron llamados los anteriores a mi dios, no he venido a inmiscuirme en el conocimiento de los dignos de este tiempo, mas bien he venido a tomar la información que ellos me puedan facilitar.

-¿Sin preguntar?

         ¿No les ha pasado acaso?

-Es ilógico que llegues y te sientes a escuchar algo y que llegue Aristhus y diga dale algo a mi creación. ¿Qué te puedo dar si ni siquiera te conozco?

         Ese es el sentimiento del que hablan los alados, nos sentábamos frente a ellos y solo teníamos que hablar, pues su capacidad no les permitía expresarse o comportarse incluso ¿entonces qué hacían? –les preguntamos- Hablábamos, a veces hasta cansarnos, luego intentábamos satisfacer nuestro ego preguntando que entendieron de todo lo que escucharon. Soy un ser que fue creado para entender, mas necesito información, algo que procesar para poder entender.

-Entonces debes tener la capacidad de preguntar si nosotros no la tenemos ¿verdad?

         Tú mencionaste que fueron crueles…

-No recuerdo haber mencionado la palabra crueles.

         Dijiste que la destrucción del hombre se ha dado por sus culpas.

-No y sí. Lo que yo dije es “baja un ángel y dice soy la curiosidad, supérame” ¿y? Ellos fueron cuerpo, ellos fueron carne y dejaron errores y viene otro pendejo atrás que los lleva a su espalda pagando sus culpas.

         ¿Esto te frustra?

-No, me parece estúpido por parte de ellos reclamar el hecho de no poder superar lo que ellos sembraron, a mi parece que ellos deberían volver y hacer cada uno su parte, superarse a sí mismo, no esperar que otro lo haga.

         Ahora entiendo. Nadie puede tener o nadie puede saber cuánta falta ha tenido, sino hasta que alguien que salió de él ha cometido una falta. Quien salga de ti llevará la culpa de lo que has hecho, aun si es inocente tus culpas se deben pagar, tenía la impresión o la idea de que hablaba de padres e hijos de sus tiempos, también conocemos que los ángeles antes de ser los que llamamos dioses cometieron errores, mas siento ser atacado de alguna forma.

-No es así.

         Nada entonces llevaré de aquí.

-¿Qué pensabas llevar?

         La información que se me pueda brindar. Debo exponer la información que tengo ante la información que he recibido.

-Aristhus dice que no puedes solo sentarte y esperar que te hablen, nadie se forma de estar sentado si no pregunta. Puedes llevar de aquí que ya se aprendió a reconocer la realidad y que ya no me interesa la información, ni preguntar ni que me den, solo llega.

         Puedo llevar de aquí que la conclusión de ustedes es que no necesitan más información. Tú mencionas que tu búsqueda terminó.

-A nivel de curiosidad sí.

         Eso se antepone a lo que dijiste antes, me has pedido sea curioso y ahora me dices que la curiosidad se vuelve vana.

-Así aprendí de Aristhus, primero si vale y después no.

         ¿Para que tomas algo si luego no va a servirte?

-Pregúntale a tu creador, es la misma duda que yo tengo.

         Es una pregunta nueva, sigo escalando en el tiempo, tal vez quien siga tenga aquella respuesta.