Dos veces dos

 

            Dijiste que los ves. ¿Qué crees que te pasa a ti? Mírame a mí y dime que ves, le he ordenado que venga, sabe quién lo va a llevar, pero quiero que tú me digas quien soy. Mi nombre es Efesthus, intenta ver mis ojos y sabrás quien soy, no he pedido que hables, no importa lo que te pida él, él viene conmigo esta noche, pero quiero que tú quedes protegida, me llaman el sexto ángel, segundo después de Miguel, soy el único que puede llevarlo conmigo. Mi nombre es Efael-Efesthus, yo soy dos veces dos, carne y ángel. Que creíste, que tu Dios iba a permitir que un espíritu se burle de alguien tan especial, médium mírame cuando te hablo, tienes tanto poder como el médium frente a ti y lo desperdicias con un espíritu de tan bajo nivel ¿puedo proponerte algo? Un convenio entre Jesús y tú ¿quieres escucharlo? Así no tenga tu permiso, me lo llevaré, no he dicho que sea malo, solo no debe hacer presencia y ya, eres un médium de alto nivel, tú le das poder a lo que esté a tu lado ¿no lo entiendes acaso? Mira mi espalda. Te estoy hablando como un ángel habla a un igual, no te veo como inferior, debes saber que es un igual. Haré un convenio contigo, lo llevaré al purgatorio, él teme que lo lleve hasta Luzbel. Yo hablaré con Azrael, yo hablaré con la muerte, pues así lo conoces. Niña, no es bueno aferrarse a la sangre, ya es hora de despedirse, solo el dos de dos te lo podía decir. Dime tu nombre mujer, que nombre quieres que yo te diga, mi nombre de hombre o mi nombre de ángel ¿cuál prefieres? A tu izquierda el hombre que te ama, a la derecha el fruto de tu vientre, pregunto a la madre y pregunto a la esposa. Ella y yo sabemos que ese es su nombre. “Yo ……, yo…….. en nombre de Jesús, en nombre de Dios hoy tomo al ángel Efesthus como mi guía, como mi protector, hoy quedo libre, quedo sellada, desde hoy me llamarán protegida de Efael”. Nada se acercará a ti, no temas de lo que escape de ti. Mujer, tu tristeza no es  tuya, estaré a tu espalda de aquí en adelante, esa tristeza… ya me encargué de eso.  No tienes idea de quién soy mujer, yo soy un peligro para quien trate de acercarse a ti, solo quien esté sobre el poder del Hijo, a quien llaman Jesús, podrá estar sobre tu poder, aun no entiendes cuán bendita estás, ya lo entenderás. “Ef duel nef” es la llave con la que me llamarás cuando tengas miedo, cuando necesites que llegue de inmediato a ti. Médium.