Libro Dorado

Hipnosis 1:

 

            Vamos a un espacio hermoso, un río…  ¿cómo te imaginas un rio? ¿Aguas puras, transparentes?

-No me gustan los ríos, prefiero una laguna.

            Perfecto, una laguna ¿cómo sería una laguna?

-Amplia, cristalina.

            En este estado, está a tu alcance, podrías adentrarte a esta laguna sin ningún problema, inténtalo. ¿Cómo se ve esta laguna en el fondo, hay algas, piedras, arena… ¿Qué hay ahí dentro?... peces… algo oscuro… alguna luz… alguna puerta… alguna entrada…

-No hay nada.

            Bien. Adéntrate aún más, mira una especie de brillo, una entrada, una puerta, algo que te llame la atención.

-Un cristal.

            ¿De qué tipo de cristal estamos hablando?

-Octagonal.

            Este cristal sería una especie de puerta dimensional. Tú  tocas o tú te acercas a este cristal y te permite acceder a una puerta dimensional, a otra realidad, a una revelación, tocas este cristal y tú te adentras a una revelación ¿cuál sería?

-Sigo estando en el vacío absoluto.

            Adelántate, una estrella, un espacio, un universo, un planeta que te llama la atención… tú al ser luz, te va a ser familiar, el planeta de origen.

-Sigue sin haber nada.

            Sigues adelantándote dentro del espacio oscuridad, un planeta, una estrella, que sería familiar, te va a llevar a un planeta de tu origen ¿cuál sería?

-No hay punto de origen.

            ¿Entonces cuál sería tu origen?

-No tengo un origen.

            Entonces no tienes un origen ¿Quién te crió?

-En esta existencia … y …

            En sentido material ¿y antes de la carne?

-Sigo solo.

            ¡Impresionante!

-Me agrada la soledad.

            ¿Por qué?

-Me fastidia la estupidez.

            ¿Por qué?

-Denigra las razas.

 

            Podrías en este estado tuyo… traspasando las barreras del espacio-tiempo…

-No hay tiempo.

            Hay algo personal, que está latente en tu presente, efecto causal, es decir que te está causando de una vida anterior… o revelar algo que te está  haciendo daño en el presente, si tu deseas compartir hazlo, sino…

            Puedes percibir el sonido de las sirenas.

-Puedo percibir el correr del río.

            Intenta conectarte con las sirenas.

-No.

            ¿Por qué? ¿Son nocivas?

-No me agradan.

            ¿Por qué?

-Solo están ahí, observan y siguen órdenes de sus superiores, no actúan con conciencia.

            ¿Quiénes son sus superiores?

-Depende del plano en el que se encuentren.

            Vas a acceder a un nivel supraconciente y vas a perder la conciencia, la conciencia del presente a un nivel mucho más elevado del Dios. ¿Cómo comunicarse?

-No lo busques, deja de centrar tu mente en encontrarlo.

            ¿Qué hay de ti? ¿Estás bien? ¿Vas a sentirte bien?

-Nunca me siento mal.

            En tu rostro hay algo que te inquieta ¿Qué sería? ¿Quieres advertir algo?... Tienes acceso al registro akashico ¿se va a dar alguna guerra?

-No se van a ver grandes explosiones.

            ¿Vamos a sobrevivir como la raza humana?

-¿Quién es la raza humana?

            Es una buena pregunta… la quinta raza, lo que representamos hoy en día. ¿Quiénes somos? ¿No merecemos un destino digno?

-Los hombres como tales son inmundicia, todo aquel que se centre en lo material, en la carne. No digo que ser espíritu puro sea bueno, pero es aceptable.

            Hablas como Aristhus.

-No soy Aristhus.

            Vas a sentirte bien, con paz interior, armonía, bienestar. Contando de tres a uno vas a recuperar la noción.

 

 

Hipnosis 2:

-¿Cuál sería el espacio en el que tú te proyectaras para poder descansar?

            Creer.

-¿Creer en…?

            Antagonías dadas a su tiempo y aquí estás.

-Proyéctate a algo muy importante que esté latente en el presente, no importa si es violento, no importa si es dramático.

            La fe.

-La fe.

            No en mí, no en ellos. Ya no, me cansé de dar, esperar, hundido, ya no hay muchos.

-¿Qué generó perder la confianza en los demás?

            Solo una cosa puede lastimar, solo una. Cuando algo golpea tu alma, esta se quiebra igual que un vidrio, esa parte no se puede pegar, no existe forma de devolver un pedazo roto a un espejo, mas siempre se verá igual, yo estoy roto. Solo tengo a los míos, a quien yo llame mío siempre será mío. En este punto he vuelto a morir. No quiero venir, no necesito. Si encuentro alguien igual a mí, estoy esperando y sigo esperando y sigo y sigo y no hay uno. Tengo ochenta y tres dones con el que hoy me dejas y se me prometió un igual, se me prometió un igual y solo siguen llegando, no quiero, no quiero, quiero un igual a mí y nadie lo entiende, no puedo explicarte como me siento, nadie puede entender como me siento, cada don te da más poder, cada poder te vuelve más… hoy hice sentir mal a alguien y ni siquiera me di cuenta de que lo hice, no quise hacerlo y me disculpe por ello. Cada don inestabiliza mi ego, no soy ególatra, no creo ser ególatra, quiero un igual, no portadores.

-Adéntrate a un espacio donde puedas encontrar un igual a ti.

            ¿Tienes idea de cuántas veces entro a esa casa a verlos, no quiero ahí, yo quiero aquí, tengo acceso a todas las puertas, incluso las no accesibles, los maestros me ven y los veo y solo…

            Ella me odia… siempre están allá, yo estoy allá siempre, de que sirve jugar pelota si la pelota no está. Se lo que me espera ¿quieres que te lo diga?  Soledad, siempre ha sido así, yo les daré un techo a todos, nada más, quedaré solo  otra vez, no me afecta la soledad, te acostumbras, solo ya te da igual.

-Proyéctate más lejos.

            Tres mil.

-¿Cómo te ves?

            Como Joan, pero no que es, me siento portado, es extraño, ves solo un barril bastante vacío.

-Proyéctate…

            Gus, mi Gus, solo Gus después de él dejé de existir, pediste un momento de luz. Después de mi Gus ya no volveré, ahí terminé. Después de él ya no soy yo. Mi destino ya está escrito. Fui sacado de aquí, no vi a mi hija nacer.

-Regresa ocho años hacia atrás.

            Estoy ahí, siempre estoy ahí, ese espacio me recuerda quien soy, después de eso solo hay dolor y ya, amo a mi Lis, pero no hay como mi Gus.

            Ellos ya no tienen poder, sus creaciones son ellos en si mismos, preguntaste, esas creaciones son quienes pueden decir quién es el hijo que ahora está aquí.

-Recupera la noción del presente.

            Cuando perdí mi autoestima me encontré.

-Bueno. Tocando fondo puedes salir hacia la superficie.

            Soy un amigo.

            Ellos no quieren nada.  Solo quieren dar.

 

-De tres a uno.