Libro de azael

El Camino del Maestro

Demonio Azael: No confíes en lo que crees, ten en cuenta que todo lo que sirve para construir también puede destruir. 

 

 

Libro Dorado

Hechicería

 

         Soy Azael, el demonio de las brujerías y hechicerías, me han enviado a dictar y escucharlos, pero no tengo tiempo para aquello, espero hablar y espero que hablen primero. Monos, sólo monos. Qué grande es que su Dios les enseñe a contrarrestar con designios de quien enseña a ser.

         Hermanos y hermanas, soy otro sin poder ver sus nombres, los ángeles también rieron, los ángeles son más culpables que nosotros, yo sólo senté lo que ya estaba dado a los hombres, los volví más poderosos, eso es lo que hice, es lo que me han enviado a enseñarles ¿Cómo saber y cómo evitar? Entonces eso enseñaré.

         Todo su cuerpo está escrito por dos raíces largas y un árbol, árbol de cuatro ramas, dos ramas grandes con cinco terminaciones, una rama inferior con cocuy  y con fruto, un vestigio de rama que termina en su corazón. Cada sirviente maligno atacará el gran árbol si fuera necesario vendiendo su alma ¿a quién se debe ofrecer? ¿Qué cuerpo puede resistir la brujería como ustedes llaman? El cuerpo que esté predestinado a recibir, hombres y mujeres, niños, humanos, portadores astrales y protegidos ¡ninguno está a salvo! Todo dependerá de la luz que irradian sus cuerpos, si la luz es pequeña, el sirviente maligno podrá atacarlos, sólo si su luz es superior a la suya, nadie será tocado por un inferior, no podrán, revotará como un  hielo golpea un ojo, pero un superior lo hará.

- ¿Qué pasa si un inferior intenta hacerlo?

         Le pasará lo que al hielo cuando lo estrellas, se destrozará.

         Ustedes tienen en sus manos el poder, todo humano y protegido, portadores, un maestro también, cuentan con gran poder de su Dios, su orden puede consumir o construir o cambiar su camino, muchos lo han hecho y también han perecido por ello y han hecho perecer y así seguirá siendo y en el poder más grande, poder de luz y oscuridad sobre ella, podrá destruir con más facilidad a quien es sólo un insecto y así será y así ha sido, el rey que castiga es el que tiene más poder y así seguirá siendo y ha sido y han permitido, esto no se aplica sólo en el daño, sino en las asignaciones también ¿Cuánto daño hace una asignación mal hecha? El suficiente para ser castigados. No tengo deudas con nadie, pero muchos me deben.

- Tienes muchas deudas.

         Con ustedes no, no lo creo.

- Pero has intentado dañar.

         Pero he intentado esconderme y lo he hecho bien.

- Eso no justifica lo que has hecho.

         No suelo ser bueno después de todo.

- Tampoco justificará lo que piensas hacer.

         Estaré libre mientras la profecía se cumpla, los hombres de India y oscuros, ellos caerán. La magia y hechicería serán su mano y sus manos se caerán y serán consumidos por el fuego, para eso hemos sido liberados, para eso fui liberado y hablarán de mí.

- Mientras estemos cubiertos por el manto no lo podrás hacer.

         No hablo de ustedes ingenuo, hablo de los hombres negros que usaron nuestro poder… ¡Mi poder para volver hombres muertos esclavos! Ellos arderán, pronto sabrán que el fuego los consumió y sabrán que fui yo y recordarán mi nombre, pues fui enviado a destruir lo que creé para darle vida a alguien grande, esto será escrito como travesía, esto será escrito como recordo para los que a nosotros llegaron.

- ¿Qué quieres decir con caerán?

         Por mi mano, no por la vuestra.

- Quien sirve a la luz, continuará su camino.

         Y yo regresaré a mi condena, lo sé, pero debo disfrutar mientras esté libre, así ha sido siempre. No puedo usar la palabra nemasté con ustedes no, no tendría lógica.

 

- Recoge tus armas y vete.