La primera lengua

 

3.

La confianza, si comparas la confianza con un líquido, la confianza sería el líquido que los humanos u hombres asimilan mejor cuando es amargo, sólo así entienden que no hay que beber. Uno más, no es tan viejo, beban, las sirenas pronto estarán entre ustedes, soy quien enseñará clase y postura, que se debe hacer y qué no, cada movimiento de sus cuerpos determinan su jerarquía, cada actitud su rango, cada mediocridad su descenso, sus ojos, los ojos de quien es grande no ven los ojos de un extraño, hacen que este crea que lo está haciendo y gana respeto con aquellos.

 

Ansiedad frente a ellos.

 

 

Significa estoy presente. 

Esto es cortar tu energía. 

Esto es dejar que fluya mientras estás presente.

¿Cómo comparten los maestros y los humanos? Al plasmar la imagen con una luz más fuerte que ellos, cuatro personas compartiendo en el mismo lugar, la imagen tendrá la radiación de los cuatro como una sola, pues están fundidos y se mezclarán, pero sus manos estuvieron moviéndose, moviéndose entre ellos.

 

 

No entiendo. 

Estoy midiendo tu intelecto o tu capacidad. 

Compruébame que es cierto lo que sabes. 

Es interesante lo que sabes, mas ya lo sé, quiero más o es interesante, pero aún no me sorprende. 

        Estoy enseñándoles a mover su cuerpo, cada movimiento que este haga es visto con agrado o desagrado por lo venideros y por los que no vendrán también, los ojos distraídos no significan distracción, no significan elevación o fraude, significan no quiero, los ejemplos que les daré, dependerán de sus movimientos, yo daré el significado, no es lo que ustedes han querido proyectar, es lo que he observado y para lo que me han enviado, la energía de sus pies fluye mejor, si al igual que los dedos de sus manos se entrecruzan o se unen.

        Los hombres del tiempo de Noc, de Nahím, Iam, de Jaset, de Joan, de Annec… ¡te escucho!...

        Cada gesto y cada movimiento es medido por los dioses, hombres y ángeles entre ustedes, demonios también, la marca de la bestia, como burla, como juego, como satisfacción, todo servidor que usase su poder fuera de su reino deberá marcar o no volverá a casa.

 

Tus manos representan a quien sirves o crees servir, servidores del diablo. 

— ¿Por qué tienen que dejar marcados o no volverán?

        Ustedes son la gran hoja que se dibuja en blanco, pero debajo está ya escrita.

— ¿A qué te refieres con “debajo ya está escrita”?

        Debajo está escrita la tabla de los servidores.

        ¿Qué tan grande es la almohada? ¿Qué tan cómoda es? ¡Esa almohada! —dijo refiriéndose a un sillón—

—Depende de quien la utilice.

        ¿Qué opinas de la almohada?

—Para mí no es almohada.

        ¿Qué es?

— Es un mueble para sentarse.

        Quien llega a líder, es el que ve la realidad por lo que ven sus ojos, no por lo que escucha de quien los tiene.

        Muchos tratarán de distraerlos haciendo lo mismo o algo similar, cuando tus ojos te vean a ti estarás listo, antes no. ¿Cuánto hace que ves?

        Ahora hablemos con propiedad. Los ojos de un líder jamás ven al suelo, para aquellos que observan, sólo son gallinas frente a ellos, lo único que les falta son modismos y ser animales, pero no son gallinas, no necesitan ver al suelo.

 

Los gestos del rostro, muy usado por las hembras entre ustedes, significa aléjense o aléjate, es una mala imitación de un perro furioso realizada con estilo.