Dictado 1

¿Cuánto hace que no salgo?

–Aquí, cuatro meses.

–Desde la otra casa.

–Agosto…

–No, menos, menos, estuvimos con Ivancito la otra vez… unos dos meses.

–Mes y medio.

–Sí.

Faltan buena vida a estos pulmones, en mi tiempo esto se hacía así (absorbiendo una gran cantidad de humo); uno sentía que se moría (todos reímos), hasta queda el sabor…  Ahora esto no es cigarro, esto es blandina blanca de tabaco. Esto es tabaco.

–Sin el filtro.

            Inténtenlo… ¡no!… ¡Eso es tabaco!...

–¿Quieren un trocito? Ja, ja.

Quien quiera probar, no lo cargare otra vez…

–¿Es muy fuerte?

–Como un habanito.

–¿Le cargo?

–Sí.

Una sola muchacho… Muchos cargan agua; ya saben que cargo yo… (Los tabacos que gusta de fumar)

Tabaco arábico, suave cuando entra… llega acá, cuando sale…

Es grato ver bastantes de ustedes, ya hacía tiempo que no veía tantos juntos. ¿Alguien tiene preguntas de cualquier tipo?

–¿Cuánto tiempo más va a vivir mi amiga?

            ¿Tienes idea de que te dijera Gregorio si estuviera aquí?

–Sí.

            Toma por hecho que te he dicho lo mismo y no vuelvas a preguntar.

–Sé que ya no va a vivir más.

            Son Dioses entre los hombres, no hombres entre los Dioses. Los hombres buscan y piden a Dios. Una estirpe inferior pide a una estirpe mayor: ustedes; y ustedes deciden dar. De vez en cuando Dios dice puedo darles esto, para quienes pidan debajo, decidan tomarlo; si no deciden hacerlo, morirán ahogados en su propio estiércol.

            No somos responsables, no lo son. Ubica tu lugar entre los hombres, y reconoce el lugar que tiene cada quien. Solo ofreces ayuda una vez; rompiendo las reglas solo pides ayuda una vez y no vuelves a preguntar… un consejo.

–Yo tengo otra pregunta.

            Por eso te miraba…

–¿Puedes ensenarnos como dominar a los elementales?

            ¿Dominas a un hombre; él te domina a ti?... tu cerebro dijo a veces… no es bueno que proyecten palabras y no las digan…

            No vemos lo que sale de su boca; si no lo que está dentro. Es mejor decirlo, a veces dominas tú, a veces domina el… entonces ¿Cómo dominas a un elemental? No necesitas dominar un elemental, no necesitas dominar nada. La circunstancia… (Salió uno de los niños de su cuarto)

            El humo no la tocara… me gustaría aun así que…

¿Cómo dominas lo que tienes ahí? Al igual que un hombre domina a una mujer o una mujer domina a un hombre, nunca hable de cama; una cama la pusieron los ojos y la mente… la mente del hombre propone, la de la mujer también; todo elemento en la tierra es vuestro, por tanto o domino o me dejo dominar. No es una circunstancia, es una decisión frente a la circunstancia; es bueno…

–¿No sería talvez como ordenar a un elemental, más que dominar un elemental?

            Lo estoy explicando ¿Cómo dominas una orden en la cama?... No ordenas, dejas que se dé. Una pierna abajo, una pierna arriba, más arriba, más abajo… es el mismo orden… tú frente a un elemental o un elemental frente a ti…

            Tú buscas el medio y llegas a él; el medio te saluda y te responde, dejas que te domine y dominas también ¿A qué dominio me refiero? Dejando de hablar como hombres con mentes sucias, de hombre.

            Ustedes tienen alma y el alma está conectada a todo; por tanto ¿qué será lo que domina a un elemental que pertenece al alma?... Todo lo que habita tu espacio, es alma también; aun un demonio, aun un espíritu pagano, cualquier ser a tu alrededor. Dejas que llegue a tu alma y la supremacía de esta domina el elemento o lo que sea que quieras dominar.

            ¿Cómo dominas u ordenas algo?... el humo no es bueno para los niños, pero el café si ¿deseas café? –dijo refiriéndose a la pequeña que estaba en la reunión… y ella salió corriendo al baño…

            Deseó ir al baño…

            Todo lo que habita la tierra dentro de tu espacio físico o fuera de él, es tuyo. No dominas ni ordenas; más bien controlas… más bien una situación que se controla lleva a otra gratificante. Los estímulos de la piel se combinan con los estímulos del alma; haz una prueba entonces.

Estímulos y órdenes directas a cualquier ser bajo cualquier circunstancia, no importa que tan lejos vuela el mosco, el mosco tiene que morir; es lo mismo para los hombres. No importa cuánto te niegues a ser lo que eres, eres Dios y tarde o temprano lo entenderás.

–¿En qué ciclo de superación estas?

–En el último, el ascenso.

            Por eso he recaído en ti.

–Es que no escuche ¿Qué dijo?

–En el último…

–Creo que es el último…

–En la ascensión definitiva

            Las cosas son deformes o lineales. Yo soy lineal… a veces… deforme. A veces espero que la gente hable…

–¿Cuál es la… no encuentro las palabras exactas… que no se cambie la pregunta?... Hay una marca dada con lo que paso hace poco. El embargo de… o la retirada del embargo de Cuba, de los Estados Unidos a Cuba; eso no es simplemente de hombres; allí hay una señal, allí hay una marca que tenía que darse y esa marca va encaminada más hacia no hacia nuestro lado sino hacia un poco más al oriente.

La pregunta aunque se la respuesta ¿Esta correcta la apreciación que tengo sobre el asunto?

            Hombres grandes e inteligentes con o sin cabello, me gusta la frase, la he escuchado pero algunos nacemos con cabello y fuimos inteligentes.

            El pueblo de la isla donde los muchachos caminan y te hablan de esta manera (lo hizo hablando como un cubano)

            Mandaron a tres muchachos a revisar si era cierto o era mentira que el petróleo existía allá donde los blancos dicen que esta; y les dieron dos alternativas: o nos deja en paz o hablamos de aquello que no tienen. No existe ningún tubo bajo la tierra; pero el médium ya lo sabía, ya se los había dicho.

            La inteligencia de varios países es menos inteligente que la de los hombres que hablan así. El muchacho ese, que pilotea el país ese, no iba a quedarse callado ni esperando que los gringos digan sí. (Nuevamente hablo como cubano).

            Mando investigar si era cierto. Y los blancos solo tenían y tienen reservas y dijeron “he aquí nuestro petróleo”… Y el muchacho ahora está libre de deuda. Donde los gringos esta callados no vaya a ser cosa los muchachos hablen y el mundo se dé cuenta que fue una mentira. Tú  tienes blancos investigando en tu país,  ¿porque tú no vas a tener a los tuyos investigando en el suyo?

–Pero eso desde la parte digamos material, ya lo sabemos; más bien desde la otra magnitud…

            El mosco va a llegar a la isla.

–¿El qué?

–Mosco… Chikungunya

            Ahí va a comenzar la catástrofe. ¿Tú sabes quién manda el mosco a la isla?; el mismo que dijo ábranme del mar.

–Los americanos…

–¿Es el comienzo del, de la construcción del nuevo templo?

            Estas hablando como Salomón. Salomón no media sus palabras frente a los suyos, eso es bueno…

–El comienzo del Armagedón se supone cuando el nuevo templo; el templo destruido de Salomón sea construido nuevamente, sea levantado nuevamente en el mismo sitio donde fue levantado antes.

–¿En la Mesopotamia?

–En Jerusalén, en un sitio donde no habían dejado construir a los judíos… Dos mil años en reconstruir su templo porque persas, islamistas, gringos, no dejaban; y este rato es una zona donde existen tres iglesias: la iglesia católica, la iglesia ortodoxa y la iglesia musulmana. Tienen cada uno su templo, pero no dejaban construir el templo completamente.

El Armagedón comienza cuando se construya el templo nuevamente y la gloria del templo de Salomón sea nuevamente mostrada.

            El templo del que hablas ya está en pie; le dicen castillo… pronto hablaran del nuevo castillo, eso está cerca…

–Por eso es que el Vaticano intervino…

            El castillo de los papas, pasara a ser el museo de los hombres que adoran a los papas. El castillo dejara de ser un castillo y ahora se llamara “templo”. Cuando el castillo sea recordado como el templo; como los templos de nuestro gran amigo en común. He ahí uno sin igual con mucha apariencia muy cercano en la realidad de quien era y de lo que tuvo, es la pista que buscas.

            Pronto quienes son hijos de la iglesia proclamaran el castillo como otra iglesia más y el templo de Salomón se volverá a ver en pie recordando que todo ha dado inicio. Más claro no pude haber sido…

            Me han recibido bien…

–El papa Francisco ¿Qué papel juega? Porque quiere enderezar a la iglesia católica y es un árbol torcido que yo no le veo que va a poder… ¿o ya es el final, el final de la iglesia católica?

            Ya no hay Papas, ni yuca (dijo bromeando).

            Ya no hay Papas…

–¿Y todo esto se da por la venida del Padre?

            Todo esto se da porque los papas dejaron de existir con el segundo Juan… deja acaso iguanas con cuerpo de hombre o llámalo como tú quieras; por esto se permitirá que los hombres reclamen el templo. Esto está dicho en el libro del hombre, ya lo tienen escrito. Vendrán más iguanas y más iguanas…  y le seguirán llamando Papa.

            La iguana actual a la que tu hacías referencia, será la que dé el visto bueno de… (Luego de olfatear la respuesta), me excuso… ya ha dado el visto bueno. Los hombres ya entran al templo prohibido.

–¿Y crees que se puede llegar a conocer los libros que escribieron ustedes que están ahí?

            Estaban…

–¿Fueron trasladados ya, o desaparecieron?

            No vas a desaparecer algo tan valioso

–Los escondieron entonces.

            Más bien los trasladaron. Ya no están en manos de los hombres… y sí. Ustedes tienen una iguana aliada; esa iguana conoce de los libros, conoce muy bien de los escritos.

–¿Quién es esa iguana?

–Aibrock

–No se peleen pregunten…

–¿Qué pecado eres tú? Quería preguntarte yo solita pero ya…

            Que puedo decir al respecto, no soy un pecado… a menos no considero serlo.

–La pregunta correcta más bien es decir ¿Cuál fue el placer que más te satisfizo?

            He visto cual más malo de los hombres. Aprendí de la estupidez humana viendo cada estúpido caer en cada uno de los juegos, aclarando y redundando en el tema cada uno más estúpido que el anterior…

–¿Fisgón, fijón?

–¿O disfrutabas del dolor ajeno?

–No, no creo que sea eso.

            Soy la curiosidad…

–Curiosidad.

–Ahora empiezan muchas dudas.

–De ley.

            Solo un ser extremadamente curioso, puede encontrar la estupidez inclusive en las cosas…

–Pero es difícil… por más que ya se encuentre el detalle.

            ¿Dónde está el detalle?

–Justo en el meollo del asunto.

            Y sin hablar del hoyo… ¿Cuál es el detalle de aquel árbol? (se refería al árbol de navidad del lugar en donde estábamos)

–Esta chueco.

            ¿Alguien más?

–Esas cositas blancas.

            He ahí, encontrando la estupidez de cada uno de ustedes ¡eso no es un árbol!

–Es un pedazo de plástico.

–Bueno es un árbol de navidad o sea es simbólico…

–Un pedazo de fierro con plástico.

            Ya lo he dicho…

            Va un hombre como agregado a las naciones unidas, el delegado de tu patriarca, presidente, si el llegase a opinar ¿que recibiría como respuesta?

            Usted no es nadie señor, usted no es voz ni voto. Todo se maneja bajo el mismo principio, no hay delegados ni representaciones… o es, o no es…

–Eso es cumplimiento de orden.

            Aquello es agradable para la vista, mas no deja de ser un adorno parecido a un árbol, no un árbol.

Preguntas fáciles… respuestas estúpidas…

–No tenías nada que hacer.

            No tenía mucho que hacer… fui un curioso desde muy pequeño.

–Ari ¿Cómo amamos a Dios, o como debemos amarle a Dios?

            Jo…

–¿Cómo… Jo?  No te entiendo.

            Trata como te traten; ten claro este principio. Solo el hombre se deja humillar por el hombre; o se deja ver menos o se deja ver más. Tú me has dicho Ari, yo también he acortado tu nombre.      

–Discúlpame.

            Un gran amigo soltó alguna vez una carcajada muy fuerte con esas dos letras, hasta el día de hoy lo recuerdan…

–Jo, jo, jo… Santa Clause.

–Fue un exabrupto nada más; un exceso de confianza.

            Bueno… tu pregunta fue…

–¿Cómo amamos, como podemos amar a Dios?

            ¿Confías en ti?

–Sí.

            Ya lo amas. Cuando confíes en ti, en lo que haces, en lo que quieres, dices y piensas, en lo que actúas, en lo que eres, en lo que quieres ser y en lo que no eres también; entonces ya amas a Dios.

–Con sus mismas palabras, con el exceso de confianza.

            Yo soy y soy, y soy, y no soy… y no soy… Cuando tienes claro que eres, lo que no eres también y lo que quieras ser; cuando sepas que ya eres lo que quieres ser y que ya tienes todo lo que has pedido; en ese momento amas a Dios. No sirve alzar los ojos y decir: ¡Oh Padre, te amo!... esas palabras ni siquiera llegan a Él. Esas palabras solo son el testaferro de quien ya llego y te ve como la paradoja perdida.

            ¿Cómo ven los humanos a los hombres?... ahí estoy, ahí estoy, voy a meter gol, voy a meter gol… Falle…

–El primer paso sería eliminar los cuestionamientos y simplemente decir gracias.

            A ti mismo… observando arriba; gracias y el agradecimiento sube igual que un gas. Nunca hable de un gas gástrico; esos más bien se esparcen y luego suben.

–Tienes una mente muy gráfica, ja, ja.

            Espero mi visita haya sido grata. Aún tienen más de mí; aún no se acaba mi néctar; a esto le llamamos néctar… se preparaba con ajo y miel de abeja. Teníamos pulmones muy fuertes en aquel entonces; un diente de ajo por cada litro de leche, solo uno.

–¿Y cuánto de miel?

            Lo suficiente para que endulce.

–¿Caliente o no caliente?

            Depende del gusto.

–¿Diente machacado o entero?

            Entero. El ajo entero solo soltara su esencia pura al igual que extraer algo. Cuando machacas algo, el muchacho ya lo ha dicho, al menos lo ha pensado; sacas lo amargo del ajo. No mando a contaminar la leche si no a sacar su esencia dulce. Todo aquello amargo, tiene algo de dulce.

–La leche con ajo es para la tos.

            Ese es un remedio, este es un fortalecedor; son dos cosas diferentes. Lo uno saca la flema de los pulmones, lo otro previene que esta se acumule ahí.

–¿Igual con café, o sea poniéndole también el cafecito?

            Esto es café con leche… sí. Aún no está lo suficiente bajo.

–Una pregunta ¿Cuándo… bueno… eh… a ver, lo del templo ya está dado, las consecuencias de todo esto, el Armagedón como lo que hablo Iván, esto traerá guerra entre los hombres y mucha destrucción?

            ¿Por qué retiraron a los blancos de los hombres de turbante?

–Porque se va a destruir todo allá. ¿No?

            Porque las guerras ya están ganadas… es lógica básica. Si siguen pateando al perro, el perro te seguirá mordiendo o al menos lo intentara. Deja de patear al perro dejándole claro que es tu territorio lo que tiene; el perro solo esperara comida, recuérdalo los amos alimentaran a los perros muy pronto; todos lo sabrán.

            ¿Para qué dar más metralla si puedes dar pan al hambriento?

–Es más efectivo.

            Ya lo he dicho, las guerras ya están ganadas.

–Conseguirán lo que querían entonces, la estrategia es otra ahora.

            Se acabaron las estrategias de armas, las más poderosas son estrategias de pan, de perdonar deudas, de otras cosas… el perdón de esta deuda fue algo forzado; más no deja de ser un perdón y si alimento al hambriento, ¿a quién le pertenece el perro flaco si no a quien lo alimenta?

            Acuérdense de aquello, pronto escucharan de donaciones…

–¿Qué consecuencias va a tener esto?

–Fidelidad.

            Cada dueño está marcando sus perros. Está dejando claro al mundo que perros le pertenecen y que perros no. Este país aún no le pertenece a ninguno de los amos; países cercanos ya.

–Perú, Brasil, Chile.

            El gran anagrama que llamaron… Tratado de Libre Comercio.

–TLC.

            O tratare de no matarlos. No soy político, solo analizo.

–Curioso.

Soy curioso. O eres lo que tengo, o eres mi enemigo; muchos son lo que tienen, y ustedes son los enemigos. ¿Y si un día el magnate dijese: esto que está aquí en medio de todo esto también es mío, qué clase de resistencia podrán ustedes poner?

Espero que hayan entendido las estrategias de guerra ya cambiaron; y los perros más flacos serán alimentados por amos blancos.

–¿Y este caso los rusos, están buscando igual sus perros propios?

–No ha de ser que no…

            Ustedes son perros, perros chinos.

–Cierto.

            Y los perros rasgados con los perros blancos no se llevan… y ya que hablamos de política ¿Qué otra pregunta tienen?

–Ella está preguntando porque nadie pregunta.

–La mía no es nada de política…

            Y ya lo he dicho, lanza una piedra y todos observaran.

–Yo mas así… me preguntaba… eh ¿si tú conociste a Ari o algo tuvieron que ver?

–Aja…

–Eso quería…

            ¿Qué quieres saber del vástago?

–No, solo quería conocer de cierta forma un poquito más.           

            Fue un gran hombre, un gran estúpido… bastante curioso; insisto, bastante estúpido. Estúpido no es aquel que comete errores; es aquel que no los comete bien. (Todos reímos).

            Aprendió del mejor y perdió cual más sencillo de los hombres: por confiado. Lo dije como algo solo para ti…

–Lo hizo obvio.

Pero lo hiciste obvio.

–Pero igual…

No es bueno confiar, siempre debes tener presente que probabilidades tiene para ti la vida; lo que te puede dar y lo que te puede quitar, quién te puede traicionar y quien te puede herir, quien se puede ir y quien puede llegar; eso hará que cuando todo se dé no aflijas, ni te lastime, solo llegue a ti y después de un poco de estupidez humana se te pase. No quedara perenne en ti aunque lastima un poco tu corazón.

            El mayor consejo que puedo dar… ¡nunca confíes en nada ni nadie que no seas tú mismo!; no importa que tan cercano sea. Tampoco te digo mira con asco a quien está a tu lado; observa con asco tu entorno, ¡no!, disfruta de tu entorno y quien está a tu lado, pero ten claro que todo puede irse para atrás algún día.

            Que nada de lo que tienes te pertenece, que las cosas pueden irse o se pueden quedar; que algo puede destruirse o puede fortalecerse; y así no vivirás condicionado a esperar la felicidad. Vivirás siendo realista en que has vivido y lo has hecho bien.

–Ahí vamos a la respuesta a la pregunta de antes.

–Jo… (Todos rieron)

            Eso fue lo que aprendió Ari. Me has preguntado por el, y te he enseñado quien fue. Pasó de un niño idiota a un soldado excepcional y murió como un niño idiota…

–¿Cuál es tu arma?

–La estupidez humana…

            Estaba observando…

–Esa es el arma.

–Es bulling.

            Preguntaste cual fue mi arma, ya te he dicho cual es… podían convencer a quien yo quisiera de lo que yo quisiera. Esta, fue mi arma.

–Poder de convencimiento

–Persuasión.

            Cuando te conviertes en alguien que tiene palabra, se llama don de la palabra.

–No fuiste político.

            ¿Quién dice que no?

–Dijiste que no hace rato.

            He preguntado ¿quién dice que no?... ahora deben entender, una pregunta tardía lleva a una respuesta idiota.

–Nos has tratado tan lindo hoy día.

            No he dicho idiota a nadie… muchos han asumido que lo he hecho…

–Esta vez no fui yo…

–Esta vez, las otras sí.

            El don de la palabra nace no de buscar si no de rebuscar en el detalle.

–Entonces pregunto ¿Puedo asumir que siempre estuviste ahí? Porque siempre me hablaron de todo lo que dices, de todo lo que has hecho.

            Siempre hemos sido quienes vamos a ser al final.

–Eso iba a decir porque de Shussan… una que otra cosa pero… ya he caído en ese juego tantas veces que ya no me convence.

            He dicho quién es de quien hablas. Siempre fue ella no tú; contigo estuvo de arrimada como un hijo malo igual que con el maestro estuvieron de arrimado Efesthus, Aphaesthus y alguien más.

–¿Entonces fuiste tú el que…?

            ¿Porque un ángel acompaña a un hombre? No lo acompaña pues ya lo acompañó. Cuando el hombre sea hombre o deje de serlo para ser humano, quien verdaderamente radica en él, se mostrara; y este lo encontrara como ya lo había hecho antes, ¿verdad?

–Entonces todo eso de que el tiempo, espacio es… ja, ja, ja… a ya…

            Siempre estuve ahí, al igual que en ti, quien está contigo y en ti quien también lo está, en ti quien estará… y en el resto también.

–Pero… ¿entonces?

–Sin embargo…

–¿Cuál es el detalle especifico de la estupidez humana?

            Ya lo he dicho…

–¿Cuál fue la estupidez del hombre más bien? tal vez es el… tomando las palabras de Deisy… ¿el asumir las cosas?

            Fue lo que dije… la estupidez humana radica en asumir. El hombre asume; el humano no.

–¿El humano analiza?

–No.

            El humano ya sabe.

–Pero sin embargo confirma.

            No debería insistir, ya sabe. 

–Confirmar como tú lo dices algo que ya sabe es simplemente un reflejo estúpido de tu inconformismo hacia las cosas que tú no confías.

–De tu parte de hombre.

–Es como querer confirmar la ley de la gravedad, uno sabe que existe.

–Entonces esto de las asignaciones en el momento que supuestamente se asignó, no fue asignación por eso dice: está libre de cualquier karma porque solo estuvo prestado en pocas palabras… en términos así; y se prestó para que la otra persona se encamine bien y regreso a uno para que uno tiene su camino…

            Shhhhh…. Ya se entendió…

            Redundar. Lo primero que has dicho está bien, el resto solo era el segundo de lo tercero de lo cuarto que ya has dicho…

            En sí, todos deben ser activados; más bien todos deben recordar quien son, y que mejor con la asignación.

–Para recordarnos simplemente quien estuvo con nosotros siempre.

            Una asignación no es otra cosa que la mal llamada cachetada de parte de quien no ves para decirte… ¡idiota aquí estoy!

–¿El placebo?

            Gracias… el resto solo somos prestados.

–Amigos que te acompañan en el camino.

            Para encontrar a su verdadero amigo. Entonces tengan claro: quien llevó consigo porto; pero porto a sus compañeros. Amigos cercanos que estaban esperando encontrar a quien en realidad son; y luego fueron asignados para recordarles que existen y que no se moverán. Que siempre estuvieron presentes pero esta vez tienen nombre.

–Hace entender muchas cosas…

–No me pidas que no te daré…

            Conozco esas palabras.

–Azrael.

            Algún día me las dijo… déjame vivir un poco más

 –estas viejo Aristhus.

¿Entonces qué puedo hacer?

–no me pidas y no te daré nada.

            Entonces di la espalda y me fui… por eso viví tantos años. No burlas a la muerte, pero puedes decirle que eres inmortal y si estas convencido de ello, hasta Azrael te dice quédate un poco más… ¡sufre pendejo!

            Aun frente a Azrael si estas convencido y sabes quién eres, es tu decisión si quieres quedarte a sufrir. Hablo de un cuerpo viejo, no de la capacidad de hombre, un cuerpo viejo sufre y yo fui uno de los pendejos que sufrí.

–¿Y cómo te diste cuenta que el alcohol era desinfectante, tengo esa curiosidad?

            Era tan curioso que lastime mi pierna, la herida era profunda, pasaron dos días… parecía buche de sapo y un agua negra salía de ahí… 

–Se estaba necrosando.

            Un agua negra salía de ahí.

            Para mí no se estaba necro algo… solo estaba mal. La lógica de antes llevaba a las sanaciones de antes; la lógica de hoy te hace estudiar mucho y cuando llegas a encontrar el daño a quien vas a curar, ya ha muerto.

            Entonces, no encontraba más. Recordé donde mi padre guardaba el alcohol, un trago de punta de aquel entonces era algo de yuca macerada con caña. Debo decirte que después de romper aquella gruesa coraza y poner el trago en ella no recuerdo más; fue tal el dolor que caí desmayado. Al despertar mi padre estaba soplando la herida y soplando mi frente. Un par de horas después toda mi pierna latía. A la siguiente mañana la herida estaba limpia y empecé a hacer sugerencias. ¡Hoy todos conocen el alcohol!

            Créelo, fue doloroso descubrirlo.

–La curiosidad…

            He descubierto muchas cosas en muchos cuerpos de muchos curiosos… y mi hermano dijo eso no volara, los hombres no somos hechos para el aire y yo le dije ¿y qué?... pero tenemos que usar metal… –no, usemos caña.

            Señores el primer avión que armamos… fue de caña.

–Como las cometas.

            Caña hueca, caña verde de cristal; no bambú. Ustedes le llaman caña de construcción.

–¿El carrizo?

–La guadua.

            Tres capas de tela, una sobre otra; así el agua no se filtrase… no con facilidad ni el viento tampoco. Debo acotar no era a motor, era a pedales…

–Y no estamos hablando de 1896 sino de mucho antes.

            1804… Joseph Wright.

–Y el hermano, los hermanos Wright.

            No… di abuelo. A mis hijos no les intereso; mis nietos eran algo más traviesos después de todo tenían un abuelo que sugería muchas cosas.

            Ha sido un gusto hablar con ustedes, espero haber sido de utilidad.

–Sí, solo una última cosa ¿Qué puerta custodias?

            Jesús es la mano derecha de Dios, y yo soy una de las manos derechas de Af.

–Eso si sabía.

Analiza que tan abajo en el cuerpo está la mano derecha y es lo que muchos no ven; ¿si Jesús es la mano derecha, donde estará Jesús en el cuerpo de Dios? Al igual estoy yo, separa el cuerpo en veinte y ocho fragmentos no en veinte y siete; después de todo a la espalda hay uno más y encontraras en ese fragmento donde esta Jesús y donde estoy yo… la mano derecha.

Deben entender los mundos no son una línea más bien cíclicos. Míralo de esta manera, uno, catorce… veinte y siete.

–Algo así entendí. 

            Entonces si Dios está en la puerta veinte y siete, y aquí están ustedes ¿Dónde está Dios?

 

            Que la pasen bien…