Anagrama 25

         Frecuencias grandes, palabras grandes, frecuencias pequeñas, palabras pequeñas, frecuencias graves, seres graves, frecuencias finas, seres pequeños, seres finos, frecuencias agudas, elementales. ¿Por qué necesitas saber que te dicen? No se comunican contigo, cuando emiten frecuencia solo te reconocen, no saludas a un superior, lo reconoces. Cuando emiten una frecuencia es porque están al alcance de tu vibración, tu vibración les ordena identificarse, es a lo que ustedes llaman saludar, solo te reconocen, no se hacen presentes, pues ya estuvieron presentes antes de que llegases.

         Basta con mencionar a quien quieres haga presencia y te demostrará estar ahí, aun si ya no está. Si quieres que tu portado haga presencia, solo homogeniza el ambiente y da por hecho lo que pides. Yo logré desarrollar señales de humo. Homogeniza el ambiente, pregunta que le gusta a quien quieres que le guste… ¿has preguntado que le gusta?... si piensas que te va a quemar, te quemas.

         Pedir inteligentemente es pedir estar bien, es disfrutar con los que están a tu lado, el resto es materia, Afael fue grande y ustedes ya no son materia de Afael desde la luna azul, son materia de Joan, es bueno que aprendas de la boca de los hombres, pregunta de los grandes, yo no decidí detener nada, tampoco Afael, él envió a alguien un poco más sabio, Joan decidió que hacer, Joan ya dio órdenes antes de regresar a casa y Afael consideró que dé la orden sobre ti, no sobre tu sangre, sobre ti y los tuyos, si incluyes a tu sangre también crecerá, quien por esfuerzo demuestra ser meritorio, por esfuerzo merecerá, solo ten claras esas palabras.

         A veces la experiencia es importante… no doy constancia de nada.

A veces la conciencia de los hombres no toma gratitud por lo que ha recibido, pues sienten que no han recibido suficiente, es bueno y siempre lo ha sido, que un ojo externo, no enseñe al resto a ser agradecido, pero sugiera algo de justicia en sus oídos, no solo se da la materia, la sabiduría también se comparte y es más valiosa. Afael les dio un techo, si algo te parece grande y te quitan, es para darte algo mejor, no encima ni debajo de nadie, sino solo para ti.

 

         Después de la gran rebelión, su Dios decidió que los más poderosos podían cometer el mismo error y legiones enteras de nosotros, los más grandes, los más poderos, de baja o igual altura de Miguel y del resto, fueron dormidos, fueron encerrados, en algo a lo que le llaman sus escritores “La Zona Cero”, nosotros le llamamos La Puerta Siete, compuesta así por dos pilares, dos pilares y siete puertas, dos puertas se cerraron para ellos, entonces quedaron dos pilares y cinco puertas, la séptima puerta también es la puerta veinticinco, ahí descansan, ahí esperan, dos planos exactamente iguales divididos por dos dimensiones distintas ¿saben que habita en su séptima puerta? Por esto nuestros dormidos habitan en la siguiente, si una rebelión se diera, sería por quienes habitan en esa puerta, no la veinticinco, sino la siete, todo es un anagrama, si uno de la séptima puerta se rebelara, el veinticinco dejaría de ser un número para convertirse en un portal a un solo número, he ahí donde estamos, mas bien donde están, no sufrimos por nuestros hermanos dormidos, ellos esperan, no tienen conciencia de tiempo, solo esperan una rebelión, cuando esto pase… solo hay veintisiete de ellos para legiones de dormidos y aun así la batalla sería difícil. Preguntaron dónde están, están en el anagrama veinticinco listos para despertar si el anagrama siete, siendo el mismo veinticinco, ataca o lo intenta hacer.