Libro de arifithus

El Camino del Maestro

 

1.       Ángel Arifithus: Cuando una tortuga te diga compitamos, dile mejor formemos una alianza y ganemos. Lo que será una dura competencia, iguales compartiendo el premio.

2.      Ángel Arifithus: La vida me enseñó que la muerte no existe y la muerte llegó a mí y se hizo mi amiga y un día me dio la espalda y antes de irse dijo "dile a la vida que no hable huevadas o me encargaré de darle su merecido".

3.      Ángel Arifithus: ¿Cómo diferenciar entre un loco, un cuerdo y un cuerdo espiritual? Necesitas: dos cuerdos espirituales, uno que será mediador y otro parte de la prueba, un cuerdo; y, un aparente loco. Los tres que serán parte de la prueba serán vigilados y coordinados por el cuerdo espiritual mediador, este invocará a su entorno seres de diferentes formas y magnitudes preguntando al loco qué ve y a su vez también al cuerdo, mientras el cuerdo espiritual interno ya debe haber caído en cuenta de las presencias y sus ubicaciones. La regla es la siguiente: para el común no habrá nada en ninguna parte "sólo tal vez", parece que sintió algo de  aire o calor por “X” lugar, para el loco hay cosas que le hablan, hay más presencias, muchos o pocos seres con mucho poder o poco, el cuerdo espiritual interno asumirá las respuestas en acuerdo con el mediador y clasificarán así a los involucrados.

4.     Ángel Arifithus: Sonrríe la vida es vella, te aceguro que cienpre encontrarás, mihentras escistas, algo porque Rreir.

 

 

 

 

Libro Dorado

El Amor

            ¡Apesta a maestro, pero que bien huele!

Saludo a todos, a todos saludo. Siempre al llegar a la casa de mi amigo saludaba “aquí apesta a maestro” y Afael se acercaba a sus zapatos y decía ¡sí!... y me servía café.

He sido enviado a hablarles del amor… ¡sí!... viene con dedicatoria, no mía, yo no juzgo, jamás lo he hecho.

Es grato verte Salomón, no has cambiado en nada, aun en cuerpo nuevo no has cambiado en nada, el cabello también, tú y yo somos los más viejos de aquí y lo sabes. Es bueno estar entre grandes y ante bestias, no he llamado bestias a las mujeres por su condición, sus pechos o planicies poco me interesan, he llamado bestias a Miriam y Shussan, no a su forma física y no a sus acompañantes.

Me han hablado de ti, dicen que eres león, pero te crees gato, no te atreves a sacar tus uñas por miedo, por no lastimar… ¡inepto!... Solo a una persona me dirigí así, su nombre era Efesthus, después de que habló conmigo aprendió a lastimar. Receptas golpes en tu cuerpo, como velas en candelero, devuelve la llama, es una sugerencia.

            El amor… ¡sí!…  el Hijo de Dios les vino a hablar del amor, los libros del hombre lo dicen, el Libro del Recuerdo dado a ustedes “ama al otro como a ti mismo” dice. Un viejo amigo mutuo suele preguntar, y ya lo hizo con ustedes,  “Dime cuanto te amas, dime y te diré cuanto amas al resto y a tu Dios”.

“Amor” es la ilusión creada por el hombre para no sentirse solo, para doblar sus sentimientos de culpa, para vivir y vivirá tranquilo porque no se escuda ante otros hombres.

Jesús no llamó a nadie a su lado, ni le dijo siéntate y dime, la historia lo hizo, la historia de los hombres llevó la confesión ante Dios, Jesús no dijo confiésate no, Jesús dijo “actúa, obra y da”, Dios te observa y Dios no observaba.

Pero el hombre erró, cayó en las garras de la mujer, lo más cercano al hombre es una dama, las damas son madres, son amigas, pero que ironía que se convierta en amor, dejará de ser amor y se convertirá en una cualquiera. El hombre que vivía feliz al lado de una dama no la amaba, la volvía su amiga, la amistad dura igual que la hermandad, el amor… ustedes le llaman al amor como se le llamaba antes “el encuentro de los cuerpos”, una vez encontrados los cuerpos, no, no había despedida, a menos que uno tuviera que viajar, entonces sí.

El amor está en la amistad, la amistad pura, aquel que no es tu amigo, no será tu hermano, ni tu pareja, será un capricho del cuerpo a lo que llamarás amor y se convertirá en aventura y en lujuria y deseo, no amor, pues no es tu amigo, es el cuerpo que buscas para estar bien con tu cuerpo.

            ¿Qué es la amistad? ¿Qué es un amigo? ¿Qué es un amigo para un maestro?

“Alguien que te complementa, alguien que te da el soporte cuando estás decaído, con problemas, sin buscar nada a cambio”.

            He ahí el amigo para los hombres, he aquí mi enseñanza: “la amistad de los hombres  ha sido marcada por la boca de un amigo, la amistad de un maestro es distinta, la amistad de un maestro es reveladora, la amistad de un maestro es cuidar y proteger a un amigo, aun sabiendo que va a caer”. La jerarquía de un maestro le permitirá dar más allá, pero su grandeza espiritual le permitirá ser uno y cuidar el secreto y el corazón y decirlo, decirlo como amigo, como advertencia, a un solo maestro se le es permitido advertir a un amigo por un amor.

            Mi nombre es Arifithus, fui enviado a la tierra como el guardián del amor, el amor entre los hombres y las mujeres, entre los hermanos y los amigos, los clasifiqué como a bestias, como los animales que fueron… Heme aquí hablándoles completo…  Y se puso en mis manos la decisión y decidí que el amor era una parodia, es un chiste y fui ante su Dios y le pregunté ¿Qué me has puesto a cuidar? Y él me sonrió y me dijo ¿tú que crees? No te he puesto a cuidar, te puse a decidir. De entre todos mis hermanos fui el único que decidió, pues no sabía que protegía, no lo entendía y aun no lo entiendo ¡el amor! los animales se aparean y no tienen amor, sólo se aparean y los hombres se aparean por amor ¡Dios dame una mano! Y volvió a sonreír, a veces pensaba que me envió a la tierra sólo para burlarse de mí. Dos mil años después entendí, el único que me pudo enseñar fue el maestro de ustedes “Jesús”, el maestro de sus libros, fui ante él, no como uno de sus apóstoles, fui el primer niño en sentarme en su pierna y aquel me reconoció, no les dijo deténganse porque si, les dijo deténganse y dejen que el resto venga a mí, pues quería hablar conmigo y le explicó todo al niño, y me explicó todo a mí… ¡sí! El habló de la apariencia, no la del sueño, de la apariencia del corazón. Desde hace mucho el corazón se les fue dado a los hombres y a mí se me fue puesto un pañal, un arco y una flecha también. Se me fue dibujado así, pues todos veían al pequeño ángel detrás de todo, yo era curioso y observaba, observaba a los hombres, se me fue dado ese nombre por los hombres y por mi propósito entre ustedes, era más puro que un niño observara la copulación, de ahí la forma de un niño entre ellos.

“Eros”. Esa fue una temporada diferente. Tanto ver hay que gozar y entendí que es el amor.

            Hasta aquí solo lo carnal, aun no llegamos a lo otro.

Hay diversos tipos de amor, mas dejo claro que esto eres tú y el universo entero está compuesto de amor y de odio, noche y oscuridad, se ven grandes idiotas que abrazan árboles mirando al sol, quemando sus ojos, atan sus pies a las plantas y otras estupideces humanas, lo hacen con el mismo principio que les voy a dar: “sólo aquel hombre que haya entendido y aceptado ser amigo del universo, en la tierra y su entorno, deshágase, por más minúsculo que sea, así el hombre dejará de ser hombre y será llamado humano”, eso es el amar, ya lo dijo un sabio, entregarse sin esperar nada a cambio, no es sólo entre hombres, es en cada cosa que tienes, que das y recibes y observas, la lluvia, los truenos, resbalarse y golpearse, lastimarse, fastidiarse, doblegarse, humillar, callar y asumir. Cada una de estas relaciones te vuelve amigo, no cuidas a la tierra no botando un plástico, ella no va a reclamar, tu universo no te reclama por lo que has botado en él, te reclama porque en luz no lo amas, no lo quieres, si no amas el entorno en el que vives no amarás a nadie, pues a nadie deberá su amistad.

            El amor es cansado, es peleonero, es hostigoso, es “refutón”, el amor es amigo, la amistad es el único lazo que los separa de las bestias, más allá de eso dime tú qué los vuelve distintos, pues hay bestias más inteligentes que ustedes. Está asumido que las bestias respetan más que ustedes y no cuestionan, ya conocen a su superior, por jerarquía y por edad también. De las bestias quien toma el mando, como ya ha sido dicho, es o se sentirá el más fuerte, más allá de eso el destronado, el destronado no perderá su jerarquía y vivirá entre ellos con orgullo y será respetado por el mismo líder, las bestias son más nobles que los hombres.

Heme aquí diciéndoles que la amistad es lo que han perdido, se refugian en la hipocresía de sus corazones y eso se vuelve obsesión. Cuando cargas tu corazón de hipocresía y apariencia, a quien al que te mostraste aparente, se pegará a ti como un piojo en la cabeza de un niño, sólo al superar ese estado podrás coger al piojo y pisarlo y dejarlo atrás. La mentira, la hipocresía, el desdén, la gula, te acercan más  a quien quieres sacar de tu lado, al que quieres alejar, hombres o mujeres, todo el universo, ante  lo que te muestres hipócrita, inmaduro, llegará a ti, llegará sólo para darte una lección y luego no se irá, esperará a que dejes de darle la espalda y regreses.

            Hoy aquí puedo decir gracias, amo a todos, pues son mis amigos, amigos de mis amigos. Aun un padre es buen amigo y consejero, otros sólo deben alejarse, la mujer no tiene amigas, pero el hombre es lo más cercano a una, una que no le dará una puñalada al final, mas este hombre deberá ser su pareja, pues al conciliar un amigo fuera de su matrimonio, este no será su amigo por mucho y se convertirá en el enemigo de su conviviente al final.

            He estudiado el comportamiento de los hombres y el de las mujeres también, el hombre que busca una mujer sin esperar un cambio, algo porque tranzar y será poco, o será mucho a la final, siempre será más el cambio.

            Heme aquí hablando del hombre, el hombre amigo no guarda hipocresía entre los hombres, coincidencias o incidencias,  no se revelan ante el resto. El hombre amigo de la mujer no existe, el hombre sincero sí, un hombre sincero ante una mujer ayuda, observa, protege, mas su corazón dictará cuanto pedirá a cambio de aquello, un gracias será suficiente, una caricia o las noches que sean necesarias. Un hombre que no sea tu pareja, siempre pedirá algo a cambio, no existe la amistad entre el hombre y la mujer. No habrá amistad más fuerte que la del hombre y el hombre, salvo aquella amistad que inició con hipocresía, perecerá con ella.

            Lo que he dicho ha sido y lo que he dicho confirmado, el hombre que ha buscado en ella la amistad de un hombre, y ya lo he dicho un hombre busca en otro hombre una amistad inquebrantable, mas el hombre que muestra deseo, tras la primera insinuación, jamás busco una amistad y quien será culpable será la dama ¿he sido claro esta vez? En mi tiempo decíamos, no son estúpidas, se hacen. No trato de atacar a una mujer de ninguna forma, he sido claro al dictar y heme aquí dictando, cualquier opinión que deban dar háganla. No estoy aquí para revelar confesiones ni secretos de nadie, estoy aquí para dar una guía, la que ya ha sido dada antes de este libro. La última María Magdalena ¡cómo recuerdo a esa vieja loca! La llamaban así, que lástima, fue amiga, fue hombre, pero murió como mujer. Ahora son mujeres las dos, la maestra y la alumna, ya fue dado antes tanto poder a alguien y olía igual, tanto poder sólo puede ser manipulado por un maestro, no debe ser apagado, debe ser fortalecido, irónicamente has pedido al chancho poco de su manteca, pero este no sabe que es, este no se crió entre cerdos, sino entre perros y se cree uno y podrá darte de su manteca, tanta como necesites, pero ¿cómo dará? Haciéndole entender que es chancho.

            Cuando una mujer se apoya en sus rodillas y luego pone una mano bajo el mentón, se habrá guardado algo y no lo dirá, a menos que lo notes. Un signo nuevo. Observen el movimiento y escucharán. Respeto tu decisión, pero fui enviado a enseñar y es lo que he hecho, aprenda también a reconocer de otras, mas los signos de los hombres son distintos y también se le enseñará.

            Mucho antes que el hijo del hombre caminara entre ustedes, un hombre sabio se alejó de todo, una gran desilusión cambió su vida y caminó sus esperanzas, era un joven, este hombre decidió alejarse de todo y antes que yo lo hiciera decidió desencriptar que era el amor y lo logró. Se sentó un día conmigo, con el ángel, pues jamás me llamó por mi nombre, entró a  la carpa y me vio parado allí, no temió, ni fue extraño para mí, todo hombre nos veneraba, agachaba su cabeza y se postraba, este hombre no, este hombre dijo ¿qué haces en mi tienda ángel? No te he permitido entrar, estás invadiendo mi propiedad y yo sonreí y le dije ¡insecto! ¿Cómo te atreves a hablarme así? Y me dijo tengo amigos en puestos, en puestos muy altos y sé que eres inferior a estos amigos, ahora te puedo llamar amigo o te puedo pedir que te vuelvas y te largues de mi carpa, entendí inmediatamente de quien hablaba, pues uno de sus sirvientes se paró atrás de él. Bien Salomón, tienes grandes amigos y ahora tienes uno más ¿puedo llamarte amigo? Se sentó frente a mí y dijo gánatelo, nunca un hombre, ni siquiera un humano fue tratado así, pero volví a sonreír y me senté, me senté frente al hombre. Los gratos recuerdos son momentos que se quedan en tu mente por siempre, pues son enseñanzas que pasarás algún día a los que quieres, son malos recuerdos, sólo si tú los conviertes en algo malo.

            Le pregunté a Salomón… ¿has desencriptado ya lo que es el amor? Y me dijo sí, ya lo he hecho, por eso mi amigo de túnica negra me protege, me quiere y yo a él y mi amiga también, vi confianza en el hombre y sabiduría también, mas ya me esperaba su respuesta. Dímelo, he buscado por largo tiempo y aun no lo encuentro ¡hazlo! Espero respuesta en ti, sonrió y preguntó ¿quieres tomar algo? Sólo te puedo ofrecer hojas, no tengo nada más conmigo ahora, le dije está bien, pero no en esta forma y tomé forma humana, y me dijo, ahora sí, ahora puedo llamarte amigo y puedo decirte que te amo, mi seño se frunció y aun no entendía y aun sabiendo que no comprendía palabra alguna de lo que decía, no podía tomar forma física sin perderme en el espacio, vagos recuerdos quedaban en mí, como los que quedan en el médium al irnos.

 

 Esto es el amor, que alguien tan grande como la mano de Dios se ponga a tu nivel, se compare y se iguale a ti, no siendo más ni siendo menos, eso es ser un amigo, eso es amar, Jesús me lo recordó, yo no recordaba palabra alguna y luego lo entendí, le agradezco a tu amigo y él sabe que lo hago, pues también es mi amigo, eso es amar, la amistad pura, del mismo tamaño, bajo el mismo ideal, sin hipocresías y sin esconder, la amistad que esconde, la amistad que esconde es fuego que te quemará tarde o temprano.