Una cosa a la vez

         Es bueno ayudar gente buena. Un alumno, Arí, preguntó un día, cuánto bien me hace hacer el bien, me senté y tomé café y le dije “ninguno”. Cuando esperas hacer el bien a cambio de recibirlo, no has obrado por bien, has obrado por beneficio personal, te has rodeado de gente que no ha buscado este beneficio, esto te cura, hay lagartos en el camino a los que hay que aplastar, no destruir, no es lo mismo patear un insecto que aplastarlo.

         Una cosa a la vez. No es lo mismo estar vivo. Hace mucho estuve frente a un amigo y pidió poder ver a su hijo crecer, Af déjame estar aquí para ver a mis hijos crecer, Azrael tomó su cuchilla esta noche y cortó el hilo y él me buscó enfadado, Af dijiste que me iba a quedar, sigues aquí, no te has ido. Aun alguien al curarse puede morir en el camino, pide vida.

         Desde esta noche al pie de tu cama, ni a los lados, ni a tu espalda, al pie, de rodillas con las manos alzadas, igual que las niñas de las postales: “Hermano mío Jesús Cristo te pido vida”. Esto todas las noches, pido salud para mi cuerpo, no le pidas salud a Jesús, debes especificar o alzará su copa y te dirá ¡Salud! Luego ve a dormir, las manos de Jesús son muy grandes, las nuestras tan pequeñas como las de un médium.

         Querer aprender no es suficiente, intentarlo tampoco, desear es un sentimiento codicioso ante el alma, es mejor no esperar aprender, así la información llega.

Dicen que normalmente no soy claro, pero claro que sí.

Arí solía decir… en este caso es al revés, pero han aprendido, mantente en el aprendizaje y la espalda seguirá cuidada. Tu espalda seguirá cuidada, no la espalda vieja, no hay favoritismos, hay privilegios, tú los has ganado, la espalda vieja los ha recibido por tus bendiciones, que no se comprometan las bendiciones de uno por las faltas de otros.

Quieres tener un hijo, mala petición has hecho, tu vientre ya ha sido ocupado, deberías pedir “otro”. Azrael tiene un oído algo tísico, una mujer, ansiosa igual que tú, pidió lo mismo al universo, no a nosotros… ¡Dios dame un hijo, necesito un hijo”. Cuando ella contó a su esposo de su embarazo nuevo, su hijo sufrió un fuerte accidente y falleció, Dios le dio lo que pidió, un hijo. No desesperes. Su genética no es compatible, su sangre y la tuya no son fecundas juntas, las pérdidas de diez o quince días de regla han sido embarazos y tú lo has sabido.

-¿Señor por qué no permites que los amigos del rey entren a esta reunión?

-Dime algo Juan ¿cuánto vale para ti una perla?

-Hasta tres gramos de oro mi Señor.

-Si le das perlas a los cerdos ¿dime que van a hacer con ellas.

         Analicen.

         Un niño tenía un padre coctelero, trabajo bien… ¿por qué ustedes hacen tragos tan raros?... Mi padre hace algo parecido… en el cielo hay bares, comprendí su arrogancia.

         El hombre ha cogido costumbres, el hombre ha impuesto sus méritos, aun Jesús bebía vino, no agua, y tenía la habilidad de convertir el agua en vino, pues le estresaba el sabor insípido, debe decirse también que no todo vino tiene alcohol. Debieron conocer la “wareta”, eso era buen vino.

         Los más grandes ebrios lo bebíamos, el tasco.

         Darán una buena noticia, en tres meses lo harán, insisto no se me permite dar género, hay que ser prudentes con las noticias. Azrael juega a veces y cambia las vías, mis vías casi nunca falla, o nunca, sería un despotismo de mi parte, Joan, Joanha, escúchese bien los nombres, que ese sea mi agradecimiento, JoanHa, no Jhoanna, dividido con una letra muda después de la “n”.

         Los cuellos de los médium se atrofian mientras estamos presentes, por esto los giramos, para que los músculos estén bien, si no lo hiciéramos, el médium, al irnos sufriría de mucho dolor.

         Llegó ante Gregorio, no hace mucho, una chica con metástasis. Gregorio palmeó su espalda ¡Sé que no crees en mí! Los médicos, los hombres con bata, te van a decir que todo se detuvo, entonces busca al médium y dile que te del remedio, tres días después los hombres con bata diagnosticaron una detención de todo. Nadie pide fe en los hombres, pues tampoco tenemos fe en ustedes, se pide fe en Dios a través de la creencia, cree en tu Dios y el creerá en ti, ten fe en él y él te observará como un insecto, tengan claro los conceptos, creer no es tener fe.

 

         Una ley autoimpuesta es una ley que has proclamado para ti mismo mujer, no se puede curar, es algo correcto, tú decides, tú lo haces.