No todo tiene un significado

         Su universo está confirmado por lo que se quiere y lo que no se quiere también, más allá de una simple rebelión o un juego de palabras ustedes en la tierra son y serán libres.

         No todo tiene un propósito o un significado, ya muchos aquí han sobrevivido y han pasado pruebas fuertes también y otros han dejado de verse a sí mismo en un espejo para ver a su portado.

         Yavé es el hijo de Dios, al igual que el resto de sus hermanos, la Conciencia Universal fue llamada la madre de todos, hoy llaman Mshiba.

         ¿Af como dejo de enfermarme?... Toma veneno… no siempre tienes una respuesta para todo.

         Un hombre de campo, muy muy de campo, delgado además, pero muy fuerte tenía de mascota un perro a su lado, con unas patas enormes con garras fuertes e imponentes, comía mucho y paseaba orgulloso y flaco. Llevó un día a la ciudad a su mascota con él y entre ellos bestias grandes, perros que venden ahora por marcas, peleaban entre sí, había un campeón entre todos, una bestia tan grande y tan imponente como la bestia de aquel hombre.

-¡Eh tú muchacho, cien peniques por la cabeza de tu animal!

Cien peniques era mucho dinero. No solo entre ustedes la gente habla mal o se expresa mal, la lengua depende de la educación, si la lengua no se educa no sonará como debe sonar.

- Señor, el perro no pelea.

-¡Doscientos peniques! Es grande, es fuerte… Tráelo que pelee… Trescientos… Cuatrocientos…

         Y llegaron a mil peniques, el hombre fue al pueblo solo por veinte. Había ganado ya a cinco bestias aquel negro imponente y aquel lacayo muchacho soltó a su perro pelado, debo decir que el perro negro no tuvo oportunidad por una sola mordida en la cabeza del perro contrario, el hombre del can negro se asustó…

-¿Pero qué hizo?... ¡Es imposible!... ¿De dónde sacaste ese animal?... ¡Es un peligro!

-Antes de raparlo, león era…

         No importa lo que ven tus ojos, tú debes saber que es poderoso y que no, lo que parece poderoso puede no serlo y lo que parece serlo puede ser en exceso peligroso. El poder no está donde lo busquemos, está donde no lo hacemos.

         La primera noche que Arí durmió en mi residencia…

-¡Maestro, me tengo que ir!

Observé a Arí, el muchacho se sentó, con algo de vergüenza…

-¡Maestro, tengo que irme!

         Arí, se volvió a sentar…

-Maestro ya es muy noche en realidad y mi padre puede estar muy enojado.

         Observé al muchacho, observé que mi chimenea no tenía mucho fuego ya. El muchacho empezó a mover leños y los soltaba… y los soltaba… y observaba y los soltaba. Terminó de poner suficientes leños en el fuego, entonces decidió huir. Pasó la calle frontal y se alejó y buscaba los árboles para esconderse, yo observaba por las hendijas entre las paredes, luego asomé mi cabeza por la ventana…

-¿Arí te vas sin despedir?

-Maestro, le dije muchas veces que tenía que irme.

-Y yo muchas veces no te dije nada.

-¿Entonces me puedo ir?

-Pudiste irte en el primer momento en el que lo quisiste.

         Uno no dice me voy, solo se despide y se va.

         Cada rey proclama su propio reino y lo forma y lo dirige, cuando ya hay una cuna con un rey, la nueva cuna para el nuevo es más grande y diferente  a la convicción del otro rey, hay reyes jóvenes y reyes algo más maduros, aun así ambos son reyes, regidos por el mismo, y a los reyes los plebeyos  los buscan con muchas segundas, solo esperamos que el corazón de los nuevos reyes estén listos para contestarlas. Un limosnero aprende a ser rey, aprendió a ser limosnero y escaló y aprendió a ser rey, aún no ha aprendido a dirigir, cuando un rey dirige ya ha aprendido a ser rey y se vuelve hombre entre hombres, en suma algo más poderoso, se vuelve humano entre ellos, nunca deja de aprender, pues ya aprendió de sí mismo, ahora aprenderá del resto y así el resto aprenderá de él.

Las cohibiciones del hombre solo lo llevan a su destrucción, la fe en sus convicciones lo llevan a ganar, en general lo que lleva a tener, el no pensar que sea necesario es lo que lo lleva a ti. Existen leyes entre los hombres y he escuchado una que me llama la atención, le llaman ley de atracción, no atraes lo que el mundo te puede dar, atraes aquello que quieres en silencio, en definitiva no importa como lo veas, cuanto o como lo quieras, tú Dios te dará lo necesario, el universo decidirá que mereces, entonces te lo dará. Hay tiempos en que el agua es turbia, pero siempre habrá como abastecerse de agua limpia.

La penca tenía solo cuatro metros de altura, la profundidad del riego solo diez metros más, decidí saltar y él también se despojó de sus prendas e intentó hacer una y otra y otra vez…

-¿Maestro vas a saltar?

-Sí. Claro que lo haré. Ven…

         A veces un empujón o una buena patada nos ayuda a enfrentar quienes somos, pero hay que ser lo suficientemente idiota para no intentar saltar sin el empujón o la patada, tengan presente que no siempre habrá quien la dé. Aun el hombre más sabio guarda su lengua y decide callar, cuando observa que el provecho no ha sido bien recibido.

         Observaremos lo dicho y lo dicho será cumplido, los guardianes se quedan en aquellos que tienen que estar, las reliquias también.

         ¿Cuántos maestros más se van a formar? No los suficientes, ya no hay mucho camino para ser llamados maestros. Un maestro guía es aquel que tuvo un maestro, los grandes maestros serán profesores y los grandes profesores se convertirán en grandes maestros.

 

No tenemos nostalgia por quien se va. Los llevamos con nosotros y estamos con quien nos lleva. Aquel que sienta la necesidad de hacerlo que lo haga, quien no, que espere, el tiempo le enseñará a cambiar.