La primera Orden

         No te sientas orgulloso, la siguiente taza la sirves tú. Si estás con cartas negras es porque has dejando a un lado las blancas, si lo han entendido, como diría Aristhus, no han sido tan estúpidos.

         Tengo un gran amigo, viejo igual que yo, nos reunimos de vez en cuando, pocos logran vernos en ese estado, sentados en una gran mesa, un lugar excluido de todo. Los hemos visto a todos ustedes, se han cansado, me he cansado y todo ese cansancio ha quedado ahí y hemos vuelto a ustedes. Cuando escuchen los nombres de Aristhus, Lu, Leukaf, recuerden que están escuchando mi nombre también, cuando escuchen el nombre de Navoe, un ciego los verá, estos grandes guardianes son grandes amigos, el uno más viejo que otro y cada uno con un error en su espalda, el uno es muy amistoso, demasiado benevolente, más bien algo alcahuete, Navoe es un gran aprendiz, el único hombre que aun siendo ciego puede enseñarte a ver, más de lo que quieres y menos de lo que debes, Navoe es tan sabio como yo, aunque está mal que lo diga, lleva mi conocimiento sobre él, pero limita quien obedece y quién no.

         Para entender lo que dicen, debes saber primero de quien proviene.

Aristhus, otro de los ángeles, mis grandes amigos, los ama, pero los desprecia con todo su corazón y eso lo vuelve vulnerable y como hombre lo volvió estúpido, logró riqueza y grandeza, logro mucho como hombre y al morir decidió dejar un regalo para ustedes, un libro quemado por los hombres, libro de diez mil páginas, escribió cada vez que podía, sin descansar, no dormía, no lloraba, desde sus treinta años de edad no paró, murió de noventa, su último mensaje, recuerdo, al morir fue “Estupidez Humana: Saber que tengo que morir y aceptar la muerte, pero no querer irme porque me he enamorado de ustedes”. Aristhus ahora ha retomado sus mensajes para ustedes, les sigue llamando estúpidos tengo entendido. Conozcan al ángel por lo que fue, no por lo que escribe y entenderán quien es y que trata de transmitirles. Lu, grosero como ningún otro, desprecia a las mujeres tanto como a sí mismo, muchos de los portadores de Lu tienen cierto rechazo a las damas, muchos de sus portadores llegan a tener gran conocimiento, pero su forma de actuar es “despampanante”, ya han de conocer a uno de ellos, si no lo han hecho ya. ¿De entre todos ellos a quien escogerías? Y tras la respuesta una sonrisa. Pronto las cosas se darán y aquel que ha marcado a otros no será quien va a su espalda, pues cada quien elegirá a quien quiere para sí mismo.

         ¿Has escuchado de tal palo tal astilla? Yo debería decir de tal metal tal viruta, no es lo mismo un hijo de un común que el hijo de un marcado y así mismo a quien fue marcado siendo común, pues de él hay herederos y recibirán la marca también, es lo que pidieron. Tiempo espacio, aquello que se deberá dar ya se dio, a ti llegó la marca antes de que se nombrara y fue aceptada después de, pediste que se protegiera lo que más quieres, descuidando una sola cosa “a la madre”. Debes tener claro a quien vas a cuidar y proteger, debes tener claro a quien pedir, pediste que se bendiga a tus hijas con dones, o por lo menos con protección, que no estén solas, pero no dijiste bendícelas, pero no las dejes ver. Si quieres estar más seguro, ve y sella tu casa, después de hoy lo harás solo, no necesitarás de nadie más, lo que tienes en tu casa es lo que tú invitaste a pasar. Lo que busques irá a ti si no lo encuentras.

         Años de estar entre ustedes, una orden, un grupo de amigos nos reunimos, pedimos a Dios un espacio en su trono al lado de Libro Dorado que protege Azrael, Dios sonrió y preguntó para qué, le dijimos “queremos saber más”… un ángel que quiere saber ¿qué quiere saber un ángel? Queremos saber lo que tú para no equivocarnos. Dios nos vio, estoy seguro, aunque no pudimos ver su rostro, sabemos que en ese instante quería hacernos añicos… vayan bajo el libro y el espacio será negado, ese espacio es de ustedes, obtendrán lo que quieran de él y tarde o temprano estarán entre ellos y compartirán lo que allí está. Al llegar al lugar un creador concilió… café y muchas cosas no faltaban en la mesa, entonces bebí café, no es lo mismo beber café como ángel que beber café como humano, no tiene sabor, solo se siente y ya, los placeres son negados a los hombres con alas en territorios de luz, cuando se llega a un territorio sagrado su cuerpo ya no tiene deseos ni tentaciones ni placeres tampoco, todo sabe igual, todo sabe perfecto y perfecto es “no sabe a nada”, siendo así muchos de ustedes llegarán, caminarán entre luces, observarán esas luces también, se debe reconocer cada luz por cada parte de ella, muchos que no pueden ver luces, las sentirán en su cuerpo como energía vibrando y aun si sus ojos son algo ciegos, deberá haber brillo sobre la cabeza de quien habla, así sabrán que existe quien habita dentro de él.

         ¿Cómo supera un portador a un portado? No pidiendo ser maestro, pero pidiendo ser solo él, hacer lo que ya se ha hecho no sirve ¿quieres comer esto? NO… ¿Quieres abrir esto? No… Es parte del proceso, luego solo tienes nombre propio y aquel que está detrás tiene un amigo, no un portado.

         Son parte de una trampa bien organizada a la que se le llama preparación de cuerpos, ya que un cuerpo no preparado no aceptaría la portación, o bien no la resistiría. Entre ustedes lo que debe terminar, pronto al irme, a quien debe juzgar, no levanten la voz, no reclamen ni critiquen, ya han visto la pelea, la conocen también, protegerán, el cuerpo de algunas mujeres no podrá. Los pilares entonces se marcarán, uno y dos frente a él y el tercero a su lado, las mujeres no preguntarán y tampoco responderán. Los hombres tiernos no deben hablar, sino hasta que el primero más viejo lo haya hecho. Pueden morir dos pájaros de un “escopetazo”, intenta herir dos pájaros con una bala y encontrarás una teoría absurda. Después del primer viejo, el segundo puede preguntar, para eso están aquí. Su sangre será limpiada, lo esperaban y lo entendían.

Quien aprende a no alzar la voz, quien aprender a reclamar al niño con lo justo y de vez en cuando alzar la vara, tiene un hijo saludable a su lado. Hay niñas dóciles y hay niñas pequeñas, por eso no las tuve, pero te dejo algo claro las dóciles crecen dóciles, las pequeñas siempre son pequeñas.

Los pilares deben tener una taza de café, al mismo nivel, la misma cantidad, no habrás probado hasta que él llegue y luego cuando se retire. Al irme él quedará.

 

Hay seres a los que la luz les afecta, no ofrezcan nada, no pidan nada, ni dejen que asuma.