Digno es quien pide a su Dios

         Nosotros sabemos lo que hacen y lo que no, sabemos que no han hecho mucho, todo bien necesita un placebo, no has cumplido el placebo, no esperes que la curación sea completa.

         Muchos han acudido a mí como amigos, como prueba, unos han preguntado simplemente y otros han pedido que hacer, otros de frente que quiero que hago, tú decides que pedir, Dios decide que dar, yo no soy Dios, pero también me escuchan, Jesús me repela de vez en cuando.

         Digno no es quien cosecha, digno no es quien siembra, digno es quien viene a nosotros y pide, no a los hombres de alas, sino a su Dios, muchos preguntan por qué, muchos no, la respuesta es simple, muchos han pedido a ángeles, pocos vienen a pedir si Dios quiere dar.

         Alguien llegó corriendo a mí un día ¿Af que tiene mi hijo? No será mejor que tú me digas que tiene, pero usted es el maestro, no soy brujo, soy un maestro, le duele el estómago, mujer cuántas veces al día lavas tus tetas, pero maestro como me va a preguntar eso… ¡no seas estúpida mujer! El niño tiene hongos en su estómago y los estás produciendo tú. Los pechos grandes sudan más.

         ¿Cuándo vendrá la médium? Quiero ver a todos los médiums juntos, ya será, ponla en alerta, cuando sean llamados y uno de ellos no acuda, no será yo quien llame, la apagada vendrá de más arriba. Los grandes deben ser sellados para que nada más grande pueda entrar en ellos, quien no acuda a ser sellado, será apagado por completo. Esa es la patada, quien tiene un don y lo apaga por propia decisión vuelve a nacer, aquel que vuelve a nacer, nace como hombre y aquel que nace como hombre no tiene nada, sin ángeles, cuando vuelvas a querer lo que tuviste no serás nadie.  Las orejas son necedad, no hay necedad en ella, solo terquedad.

         Recuerdo, cerca de la pileta de Le Lutte, me acerque a él, vi lo blanco de sus ojos y empecé a gritar ¡escuchas, quiero invitarte a tomar un café!  Y sonrió y gritó también, después de casi una hora hablando ¿por qué sigues gritando si ya te has dado cuenta que no soy sordo sino ciego? Dejé de gritar, me acerqué a él y le dije solo he seguido lo que tú quisiste seguir, tú empezaste a seguirme el juego ¿por qué dejaría yo de jugar? Sonrío ¿qué quieres Af? Enseñarte amigo, quiero enseñarte a ver y el ciego me dijo no tengo corneas,  Jashin es mis ojos, Navoe si tú supieras cuánto nos falta a los hombres entenderías que tú tienes ojos y solo te falta ver, ustedes saben lo que sigue. A veces para ver necesitamos de una gran bestia a nuestro lado, no estoy hablando de los hombres casados, hablo de las mascotas y de él uso que se les dé, los demonios encerrados también son buenos, especialmente si son generales, un demonio encerrado debe ser encerrado en el cuerpo del contenedor, el alma le da poder ¡estúpido! es lo que trato de enseñar, no está atado al muñeco, está atado al alma de quien lo ató, si se fuera, muriera, pues dejaría de tener alma, espero que entiendas por qué no puede irse, espero que entiendas que puedes usarlo, pídele que lave cerebros de hombre, sus palabras suelen ser más llamativas, los cerebros de los hombres suelen estar ocupados viéndolas, eres quien eres por lo que tienes, si Dios ha permitido tenerlo, es tuyo, es un don, mas un don no existe si no tenemos conciencia de por qué está ahí y para que puede servir.

         Para curar tu dolor de espalda, dormir sobre madera, no sentado sobre el  tronquito, madera, no esponja sobre ella, tres noches mejoran, siete la refinan, nueve curan.

         Muchos han venido a nosotros y han preguntado a quien servimos, hemos dicho a quién servimos y muchos aun temen ¿qué prueba necesitas?

 

         Ninguno de los hombres pide temor a Dios, somos sirvientes de Dios, no deben temernos, si cumplimos los designios de él, deben temer a los designios.