Plata 8

–Ya me siento como en casa cuando llega Af… es el maestro de la magia

¿Magia?... más bien la bruja de mi mujer. (Bromeo)

            Todos ustedes quisieran llamarle así de vez en cuando.

–Antes de iniciar, ¿puedo? (le sirvió un trago)

            Salud… (Dijo a quién estornudo por ahí)

–Gracias.

            El ente… Me gusta saludarte… me hubiera extrañado que no lo hagas.

            Un sorbo por cada uno.

–Un sorbo chiquito para que avance para todos.

            ¿Has preguntado cómo entrar en calor?, esta es una de las formas. Siente tu temperatura.

–Mmm, no…

            Debes estar más ebria.

–No lo recomiendo, un límite, ja, ja…

            ¿Af, hasta cuanto puedo tomar para que no se me abran las piernas?

            Respuesta… bebe agua; bebe mucha agua…

            Esto se llama tasco… No deberías mujer…

–No, yo voy a pasar nomas la copa.

            Malas mañas, aprendidas de hombres mañosos.

–Aprendió del maestro…

Aprendió de alguien derivado de mí… Falto sal en tu mano.

–Esta inconsciente…

            Siete hincones.

–No entendí.

            No le den más trago…

            Disfrazar… no disfrazas, ocultas. No existen los magos, solo los buenos en lo que hacen y como lo hacen.      

            Si estas a mi lado, sirve de algo…

–Perdón…

            Yo sé que quieren probar… a esto le llamamos siete almas. Antes de beber, quiero enseñarles a beber como hombres; las mujeres no toman mucho con esto, o aflojan muy rápido el cuerpo.

            Primero (absorbió profundamente y soltó el aire), y tomas un trago. Cada cual recibirá un efecto distinto.

            Un pequeño trago…

–Cerca.

No, acércala a ti.

–A otros creo que se les va a aflojar más bien… ja, ja.

–Con eso de la enderezada de la columna ja, ja…

            Debe ser el dedo… si lo haces tres veces… yo lo hacía diez y le regalaba mi borrachera a alguien. Es bueno tener esposa en casa (bromeo).

            En casa… una esposa fuera de casa, es mujer.

            Ya lo he dicho para cada uno tendrá un sabor diferente.

            Le llamaban siete almas por lo que empezaran a sentir en sus cuellos.

            Tápalo, abre y haces... (Absorbiendo lo que sale del licor); no lo encierras, pero será igual que si lo hubieras hecho.

            Me gustan las expresiones que hace tu rostro…

            Da tu sensación y pregunta de la suya.

–¿De la primera o la segunda?

–De las dos.

–Es bueno aclarar. La primera fue como, como un sabor anisado en el fondo, no sé si sintieron, pero un sabor medio anisado; y la segunda ya le sentí como más asentado, más suavito… ¿Qué sentiste?

–Sentí estar con un grupo de amigos.

–Al tomar.

–El trago, el sabor.

–El sabor del trago.

–Eso sintió.

–Yo sentí como chispas, fuego en los labios y la garganta.

–¿Tu?

–Chuta yo a los tiempos que tomo, realmente se sintió fue la… que bestia. La primera bueno realmente… no estuvo muy cargada, se sintió el sabor del café; en la segunda si... full alcohol seco, el alcohol pero al…

–¿En que, en qué segunda?

–Tú tomaste tres.

–¿Serio? (todos nos reímos)

            Por eso no es recomendado sentarse al lado nuestro.

–¿Cuántas tome?

–¡Tres!

–Júrame… Solo tome una… solo tomaron una.

–Fueron tres, nosotros tomamos dos veces.

–Dos, y a voz te hizo repetir.

–¿Solo una tomaron todos?

Yo reconozco los golosos…

–Ya sabemos de aquí a quien le enderezan la espalda ja, ja…

–¿En serio tomaron?

–¡Sí! Y voz tomaste tres.

–¿En dónde estuve oye?

–Serviste para algo.

–Nos sirvió y a ti te emborracho, eso es lo que dijo, o lo que yo entendí, ja, ja… eso es lo que hizo. Tomaba diez y emborrachaba a otro, eso es lo que hizo.

–¡No…!

–Tengo que manejar oye…

–Y ahí está la zeta…

–¿Estoy tomando solo yo?

            ¿Fuerte o suave?

–Suave.

–Fuerte…

            ¿Cuál es el trago que más dispara muchachos?... tu pediste.

–No puedo creer que esté pasando.

–Respira, respira primero.

            Dale un solo golpe. Deberías explicar que hace el trago suave…

–Uy, imagínate… por eso no tomo vino.

–Mucha información ja, ja…

–He tomado dos, o sea…

–Cuatro, cuatro… nosotros tomamos dos y a voz te hizo tomar dos más.

–Me están jodiendo. Solo tomaron uno ustedes.

–¡No, dos!

–Chucha…

            Dos tragos, no dos… ve a fumar…

–¿Si? (no podía ni pararse)

–Cuidado.

–Te cogiste conmigo hoy día conmigo amigo ja, ja… ya me tocaba…

            Tome contigo.

–No te ha cogido… ja, ja… hablar con propiedad por favor ja, ja…

–Nos hacía falta un trago juntos.

            Todos aquí saben que mi gracia ante el resto, es hacer una broma de vez en cuando… no pongas un pato cerca del otro.

            Muchos preguntan porque nos sentamos solos. Los cuerpos no soportan nuestra energía, su cerebro solo se borra…

            Solo siéntate al lado de uno de nosotros, si nosotros lo hemos pedido o serás borrado. Una enseñanza que les dejo hoy con un ejemplo tangible.

            Yo iré a tu espalda… ahora preséntame a quienes has traído a presentarme.

–Tengo que presentarte bueno… te quiero presentar a un hermano… Marco, él ha venido conmigo a visitarte, a saludarte…

–Sigue.

–A Paul, tú ya le conoces a Paul y le conoces también a Agustín. El lunes anterior tuvimos una cita contigo.

            Yo conozco a Agustín, él no me ha visto aun; acaba de saludarme.

            Deberías revisar las palpitaciones de tu cuerpo, esos saltos en el hombro, en el pecho y en los parpados se llaman aire muchacho. Lo poco lleva a lo mucho, y lo mucho es un derrame. Se ha pedido remedio para ti.

–El remedio del aire.

            Muchacho… es grato verlos por aquí.

–Al fin podemos estar en una de las reuniones.

            Seguirán pudiendo estar.

            ¿No hay preguntas?, no hay respuestas.

–De lo que… de la historia de Le Lutte, del que menos hemos oído es de Leusaf aparte de que se ganó una paliza por ahí; más de eso, ¿Quién es y como llego ahí?

            ¿Qué quieres saber de el?

–Lo poco que yo recuerdo, que algo nos comentó Amón.

            Un solo trago, es el último… es lo más fuerte que tengo

–Lo único, que llego a retarte y bueno o sea… el único que llego a retarte y Efesthus se hizo cargo. Yo no he oído más de la historia, no sé si ustedes…

–No hay mucha información que diga acerca de Leusaf, no hay mucha escritura, no hay mucho acerca de Leusaf.

            Hay mucho escrito por él. Joan también lo porto. Hay un libro de ángel recordado y hay otros más también dentro de los libros escritos. El apocalipsis es su responsabilidad. Has dicho que no hay mucho profetizado y hay mucho escrito por sus profecías.

–Y bueno, ¿Cuál es el significado literal de espirita?

            ¿Literal?

–¿O viene a ser un anagrama también?

            No existe anagrama, existe espirita. Pirita, ¿sabes que es, que es la pirita?

–Es una piedra, un mineral.

            Tan fuerte como…

–¿El acero puede ser?

            Material mezclado con el acero para forjar grandes espadas, las más fuertes. El final de la fundición del acero con la pirita…

–La formación del alma para hacerle más fuerte.

            Espirita… es parte de la espada.

–Ya.

            He ahí tu anagrama.

            ¿Cómo llaman a los médium?... los espiritas.

–Espiritistas.

–No…

            No…

–En un sueño me vi haciendo figuras en el cielo, especialmente triángulos y el momento que llegábamos volando, nos asentábamos  y estaba dirigiendo grandes ejércitos.

–Mucho calor, ja, ja…

            Ya lo he dicho.

–Sí, sí, si… definitivamente.

–Pago piso… ja, ja.

–Y mi rol en ese sueño era hacer que el rey de nuestro batallón lograse entrar a combatir al rey de los orcos y cuando estaba en ese sueño, tenía una espada; pero esa espada era más grande de lo que podía cargar. Mi pregunta es ¿Cómo estar al mismo nivel de esa espada?

–Una pregunta hacia el sueño ¿Quién era el, el líder del bando contrario?

–Un orco… seres oscuros.

–¿Cómo se veía pero?

–Como se ve un orco, un ser oscuro… como mitad, como especia de bestia, mitad bestia, mitad humanos.

–Demonios

–Mi pregunta es, en ese sueño tenía una espada que era más grande de lo que podía cargar, mi pregunta es ¿Cómo hacer para estar al mismo nivel de esa espada?

            No lo hagas, deja que ello te enseñe.

            Tu… tu cuerpo… tu espíritu. Si tu cuerpo trata de manejar la espada, es igual que si quisieras tener algo con una dama con eso dormido. Cuando se vea más grande, cuando sea más grande y más fuerte, podrá estar con la dama, podrá alzar la espada. ¿Fue clara mi explicación?

–Está clara, absolutamente.

            Deja la materia para poder recibir lo que del espíritu es. Si llevas la materia ante lo que tiene que cargar el espíritu, serás una pulga frente a grandes herramientas.

–La metafísica.

            Las metas físicas, no tienen aleación alguna con las metas espirituales. Separa los metales en ti, cuerpo al cuerpo, alma al alma, espíritu al espíritu, Dios a tu Dios.

            Almidón con papa (se refirió a las papas fritas que le ofrecimos para comer).

–¿Ya te está pasando?

–No me mandes a sentar de nuevo allá.

–Af, ¿hasta qué punto debemos conllevar o separar la materia del espíritu?

            Tres dimensiones, ¿a qué te suena?

–Cuerpo, alma y espíritu.

            No separas, ya está separado. Dejas de asumir que todo es uno solo, aceptas que los tres planos son diferentes y habitan en ti; que es distinto a ser uno solo. No es lo mismo lo que habita, que lo que es.

            En casa viven cinco individuos, mas no son uno solo; solo habitan ahí. Cuerpo, alma y espíritu llevan el mismo concepto, la misma concepción.

–Pero ¿Cuánto valor debemos dar o debemos dar el mismo valor a la parte espiritual y a la parte material, o debemos dar menos? Porque realmente, esencialmente somos alma, somos espíritu si bien habitamos en el cuerpo.

–Es el equilibrio entre la espiritualidad y lo material.

            ¿Cuánto dinero acepto Jesús del Cesar; cuanto le das al Cesar?

–Lo que es del Cesar.

            Come, viste y calza, reprodúcete, vive. El cuerpo es el Cesar, ¿Cuánto es de Dios?

–Todo.

            Dios está sobre todo, incluso sobre el Cesar. Dios es todo, tu, tú y tu; más el cuerpo no. El cuerpo solo es… tu cuerpo, ni siquiera puede llamarse un tú; es un él. No das importancia a “él, solo le das lo que es del Cesar.

–La esencia, no el desecho.

            Gracias.

–Af…

            ¿Dime?

–Se nos fue la luz.

            Tranquilo, la luz nunca se va, ya lo dije, la luz nunca se va… (Regreso la luz inmediatamente).

            ¿Alguna otra pregunta?

–Yo tengo una pregunta, ayer me sentí bastante mal y bueno me agarro una desesperación bastante grande, sentí que no podía más con mi cuerpo y después sentí que el cuerpo se quedó pero el alma salió del cuerpo, y me fui a algún otro lado… no sé a dónde me fui.

            Saludándome, solo está saludando (silbó un duende)

–Le sentí.

            Es bueno llevarse a los enfermos, cuando el dolor es grande, es bueno tener amigos en altos puestos, duermen tu cuerpo y la anestesia calma el dolor.

–Gracias.

            Yo tenía monos que las hacían.

            A tu Dios, al nuestro, le gustan. Deberías dárselas a él.

–De acuerdo.

–Af, siento que Ariel me pide que escriba lo que vivo, que lo cuente para que otras personas que probablemente estén viviendo cosas similares, dispersas, se conecten. ¿Quiero saber si es ya el momento para empezar a contar todas las experiencias?; es más, Ariel me ha dicho que no se va a manifestar de nuevo conmigo hasta que yo lo empiece a contar.

            Te he hecho nada más que una broma, mira mi mano y di lo que ves… Cuenta.

–Veo energía, veo un tridente, veo tus alas; es lo que veo.

            Cuenta.

–Uno, dos, tres…

–Un dedo, dos dedos, tres dedos.

            No muchacho, ya lo has hecho… y el volverá a hablarte.

–¡Ah!.. ja, ja… te está jugando la psicológica.

–Ari.

            No te ha dicho cuéntales, no te ha dicho predica, se paró frente a ti y te dijo “cuenta”. Jugo contigo para medir tu sabiduría; ahora conoces la respuesta, talvez  frente a él, encuentres otra pregunta.

            Si te dicen “cuenta”, hazlo; si te dicen “ve de frente”, no te han dicho camina que ese es el sendero, solo… observa.

–Salta del risco… ja, ja, ese es el mejor ejemplo.

            Si te dicen “salta del risco”, hazlo.

            Lo que yo le dije fue “ve al despeñadero y salta”, ¿tú lo harías?

–Yo fuera y saltara.

            ¿Qué miedo tendrías?

–Saltara sobre sí mismo, sobre mí mismo, creo que la medida en la que yo arme la respuesta, esta mi resultado.

            Es más fácil que eso.

–Saltas, solo saltas.

            Solo vas hasta la punta del risco, y saltas. No te he pedido más; así te hablara quien quiera hablar contigo.

            Ariel es algo… juguetón, le gusta hacer bromas y le gusta jugar con el fuego.

            ¿No hay más preguntas?

–Sí, ¿Cómo puedo aprender a identificar la energía o la energía de las personas que son compatibles conmigo y las que nos son compatibles conmigo?, no buenas y malas porque todas son necesarias en un momento; sino saber diferenciar cuál de las dos y a cual utilizar en su debido momento.

            Este es tu universo, tu eres esta batería, acá hay otra. Mira frente a ti ambas baterías ¿Qué pasa si tu polo positivo, besa el trasero de un polo negativo de la otra batería?

–Se repelen.

–No, positivo con positivo se repelen, negativo con negativo, igual; positivo con negativo se atraen…

            No mujer, he hablado de baterías, es energía estable. Tienes aquí ambas pilas si quieres así decirlo, ¿Qué pasa al unir tu polo con el trasero del otro polo?

–Fluye, genera corriente.

–Suma corriente.

            ¿Si uniese los dos polos positivos?

–Genera un corto.

            ¿Y si uniese los negativos?

–Igual.

–No, hay no es nada, no hay corriente.

            Que burla la respuesta y que respuesta tan burlona. Observa entonces, tu eres una batería, una pila con tu trasero en el piso; la negativa esta en tus pies. Todos tienen el mismo polo en él, si tienes el trasero en el piso, haciendo alusión al polo de tu batería, ¿Quién será incompatible contigo muchacho?...          

Nadie camina de cabeza; solo encuentras baterías defectuosas en tu camino, no polos incompatibles.

            Si los polos adversos no hacen conectados a ninguna máquina, las baterías solo son baterías; no importa que polo toques en ellas en el aire, no tendrás ningún resultado.

–¿Cómo usarles para mi beneficio?

            Eso es una buena pregunta. Haz que la energía que sale de tus pies sea más fuerte. Una batería grande absorberá como imán la energía de una batería chica y la batería chica se hará dependiente de su energía.

            Fortalece tu energía y la del resto generara dependencia de ti. No confundas una batería con fallas, pues todas tienen el trasero en el piso y no están conectadas a nada en su cielo.

            Todos los polos son compatibles si llevan a ti o tú eres llevado, depende de ti convertirte en una batería más grande, así atraerás y así dominaras la energía del resto de baterías. Espero te sirva.

–Por lo menos para pensarlo… como hago esto, como hago…

–Información que será decantada en el transcurso de estos días.

–Estas tuerto entre ciegos.

            Ser tuerto entre ciegos… quien quiere dominar energía, debe aprender a usarla; debe aprender a controlar primero la suya para luego dominar la de los demás, la de su universo.

            A quien logre hacer un corto como escuche, con dos pilas en el aire, le daré un premio…

–¿El conde de Saint Germain está presente en esta época?

            Sancho… un viejo loco que no encontraras en ninguna de las puertas decidió irse y avanzo.

            No es un maestro que vela por ustedes, dio lo que tenía que darles y al igual que Joan…

–Ya paso la puerta de los maestros. El ya enseñó o en su debido tiempo dio lo que tenía que dar, cumplió y se fue.

–Decidió.

            Somos los que quedamos; más bien quedamos los que somos, y ustedes son los que están. De aquí, no todos quedaran. Dos hicieron falta esta noche, pero se ha hecho tributo a su falta.

 

            No existe la inconciencia del hombre, solo la negación a lo que existe frente a ellos. Agradezco a los que ven; y a los que quieren ver, no esperen, y empezaran a hacerlo.