Plata 5

–¿Por qué le digo que ya no tienes alas?

–Es que ya no porta.

–¿Y?

–Es que un Maestro, no porta. Comparte, es como un protegido, pero no es portador; es más…

–Pero porque le dijo que si ¿por Azrael?

–Cuando tú recibes nombre, por ejemplo, cuando tu recibes nombre como fue el caso de un cercano a nosotros. Cuando llego Agaon, llego, llego… ni bien fue llamado Agaon, llego Edress y Edress le dijo de aquí en adelante mírame como que estoy por ahí…

–Tu tan grande, y yo tan chico…

–O sea, hay ese…

–¿Por qué yo sí? –dijo Iván.

–¿Por qué?

–Cuando cambiamos de portado, al Jhandry, San le dijo ya no me portaras; y llego Gabriel. Cuando llego Rafael “tú no perderás a quien portas”

–Mmm…

–Yo sigo manteniendo todos; él tiene solo a Gabriel.

–Entonces decía por Azrael.

–Sabio más sabio…

–Pero Rafael y Gabriel o sea son arcanos igual… Arcángeles.

–Geles…

–Arcángeles, Arcángeles.

–Rafael y Gabriel son Arcángeles.

–Geles, no Arcanos.

–Aja, Arcángeles sí.

–El me eligió, yo no lo elegí a él.

–En todo caso la pregunta sería a él (había llegado ya Afael)

–Hazle la pregunta.

–Ya… ja, ja… estábamos con la duda o yo tenía la duda de porque le dijo al Jhandry de que el ya no tenía alas y que Ivancito si tenía.

–Seis alas le dijo.

–Pero no entendí porque.

            El cuerpo de la parca lleva seis, cuatro ves… dos no. Súmale a esto las de un Arcangel.          El hombre ve dos alas de la muerte más cuatro de un Arcángel…

–Son seis.

            Más hablo de infinito. El primer cuerpo de Azrael tiene seis que es quien custodia el Libro Dorado; si proyectas de esta forma tu visión veras dos, más cuatro, más seis…

–Doce.

            Déjalo en tres pares de alas para el vulgo.

–Gracias por aclarar.

            Arcano, cano; cángel, no Ángel; cángel.           Grado y rango aceptado… “ar”. Cargo, grado aceptado.

Cángel, cano Mayor, cángel, cángel; todos somos “ar”.

–Todos somos piratas ja, ja.

–¿El cángel significaría un legado ganado?

            Y cano, un legado rechazado. Cano, quien rechaza ser un cángel.

            Aun así es medido y se le llama mayor o menor. Un Arcano Mayor esta aun sobre la conciencia de un Arcángel… he ahí la diferencia; mismo rango, misma estirpe, diferente ahí.

Los caminos del hombre, regresan al hombre volviéndolo más hombre; pero, ¿Qué hay cuando los caminos del espíritu vuelven al hombre?; lo vuelven creyente y lo llaman amigo.

–De frente, más hacia tu izquierda… más pegado (dijeron a Edwin indicándole que se siente frente a Afael).

            Te voy a enseñar algo… Frente…

–De frente, diez centímetros más adelante.

            Eso fue quince… (Dijo bromeando)

            ¿Qué te ha traído?... no que animal te ha traído… (Nuevamente bromeo)

            ¿Cuál es el motivo de estar aquí?

–Dile lo que te dije afuera.

            Una por una las cosas… ¿Cuál es la primera?

–¿La primera?... ¿Qué puedo hacer para volver?

            ¿A dónde te fuiste?

–A ningún lado.

            Has preguntado ¿qué hacer para volver?, dime a dónde te fuiste; y te diré como volver.

            ¿Qué quieres saber… porque no moriste?

–Eso quisiera saber, ¿por qué?

            ¿Y porque no lo has preguntado?

            A tu Dios poco le importa quien vive o quien muere; Azrael es benevolente. ¿Porque te dejan los que están cerca o a los que crees amar?, he pedido que me digas, ahora no reproches si yo te digo lo que no has dicho… y ya te he explicado porque. No te dejan los que amas, te dejan los que no te han amado. ¿Qué aprendes de eso?... ¡no ames! El amor del ser humano es entregarse por una condición humana; una condición de hombres.

Quiere, desea, haz tuyo lo que quieres y dile a aquello que lo amas. Jamás te convenzas a ti mismo de amar nada y lo que amas no se ira. 

            ¿Sabes qué es lo que huye de los hombres?... entonces no lo sabes.

            Esto es lo que dices amar, lo que crees que amas y que te ama también; este es tu error… ¿Entiendes cual es o no?

–¿La de iniciar o… llenar?

            Llenar… si haces lo que siempre has hecho de tu vida, dar todo a quien poco merece; cuando esto se rebote quien este a tu lado se ira pues ya no hay más que amar.

            Aquí está todo tu amor, lo que sobra se rebota, y a nadie le gusta mojarse… he ahí porque se van. Da poco, no esperes mucho, no des mucho, hazte desear un poco, desea un poco, espera un poco… y lo que amas no se ira.

            ¿Qué más necesitas?

–Lo que viene de tu corazón, dile. Aquí nadie juzga, sin miedo, aquí nadie juzga… lo que estás pensando…

–Es que…

–Ordena tus ideas primero.

            Eso es una miscelánea (bromeo al respecto).

            Pon la fracción de la miscelánea frente a ti.

–Te preocupa tu vista y el por qué estás aquí; pero pregunta

–Me preocupa mi vista y el por qué estoy aquí.

            Te preocupa tu vista… sácate los ojos de vidrio. ¿Con que ojo me puedes ver?

–El izquierdo.

            ¿Y cuánto no me puedes ver con el otro?

–Nada.

–Deja tu mente en blanco.

            Pon tu mano sobre tu ojo.

–¿La derecha?

            Debes hacer que le entre luz, esto va a curarte. Este ejercicio lo repetirás; tú y yo nos tomaremos un café de nuevo… suelta tus lentes, suelta eso también (lo que tenía en la mano); tapa tú otro ojo. Abre tu ojo derecho, ordénale mirar, baja tu mano derecha, ordena mirar… no a tu cerebro, a ti.

            Mira mi rostro, no me digas que ves, dime que sientes frente a él… ¿Cuánta en la oscuridad que ves?

–No logro ver.

            Mira frente a ti, calma tu corazón, calma tu cerebro ¿Qué hay frente a ti?... Abre tu ojo, ábrelo más, no uso oscuridad.

–¿Oscuridad?

            Sigue la oscuridad y mira frente a ti ¿cuánto ves, cuantos dedos hay frente a ti? No cierres tu ojo y confía en mí.

            ¿Cuánto hay dentro la oscuridad?

–No veo.

            No te he pedido ver muchacho, te he pedido observar ¿cuántas luces ves dentro de la oscuridad?

            No las busques, solo dímelo.

–Ni una.

            Abre tu ojo, sigue esa luz, mira dentro de esa luz ¿quién está detrás de ti en esa luz?

–No dudes…

            Tu corazón está condicionado y tiene miedo. Tu y yo nos vamos a ver más seguido; el médium te dirá que hacer.

Ahora mantén tu ojo a la luz a la que entraste y niégale la oscuridad que ves. Abre tu otro ojo, retira tu mano de él… regresa tu asiento a su lugar.

            Vienen las siluetas, después de las siluetas los rasgos, después de los rasgos, el reconocimiento. Ordénale luz y se mantendrá en ella. De vez en cuando cierra tu ojo izquierdo y mantén la orden de luz en él. Taparlo con tu mano es más fácil muchacho… No pidas sanar lo que te quitaron en una sola noche.

–¿Me equivoco o todo tiene un propósito igual que él?

            Mas esto se puede devolver, lo otro no.

–Sin embargo se juntaron hambre y necesidad.

            ¿Quién los separa?, no te fórces a ti mismo a crear una condición. El hijo de Dios camino entre los hombres y sano ojos, a él le llevo tres meses, a un simple servidor, le tomara algo más.

            Ojos de vidrio, ¿hay más?... y más…

–Y más y más…

            Deben aprender a retinar.

–¿No era reticular?

–Hablando de ojos, cuando me veo en el espejo, puedo ver un tercer ojo entre mis dos ojos, ¿para qué me sirve esto, que me permitirá hacer?

            Ya te han dicho quién eres, ¿dime que tienes?

–¿Qué tengo?

            ¿Qué tienes en el?, quiero escucharte.

–¿Se refiere a ver las verdaderas intenciones del resto de la gente, que están a mi alrededor?

            Solo la mente, ve la mente; y solo quien tiene el ojo abierto a esto lo puede hacer con facilidad. Ves tu don en tu frente y viendo la frente de otras usas tu don.

–Gracias.

            Las de los monos (bromeo)

–Af, ¿el ego del hombre, el alma también tiene ego? Hablando de ego, el hombre tiene un ego y cuán importante es de que el… interfiera el ego del hombre en el alma o viceversa.

            Más bien no cuán importante, cuan mediocre…

–El ego… el hombre tiene vanidad, el alma tiene ego.

–¿Cómo se supera el ego del alma?

–Primero superando la vanidad del hombre.

–El sentirse superior siendo simplemente una cucaracha.

–Mi pregunta es porque yo alguna vez hice el eneagrama y estas personas que daban la charla del eneagrama, se basaban mucho en el ego… el ego del hombre.

–Está mal entendido el ego del hombre, y es lo que hablábamos hace un rato sobre el poder que tiene cada uno de los portados y como utilizarlo el portador. El hombre es una cucaracha. Hablo como nos hablabas…

            Momento… punto, punto, cucaracha…

–Porque el hombre tiene vanidad de sentirse superior a lo que realmente es. El ego va más allá, no es simplemente la vanidad; el ego viene del alma superada la vanidad. El pecado que más le gusta a Lucifer...

            Luzbel…

–Por el ego podemos irnos acercando al espíritu.

            El ego del alma, no es igual a la vanidad del hombre. El hombre que tiene vanidad cree tener ego. Ego no es la cúspide de tu éxito y el verte grande frente a él.

Ego es la humildad del alma ante su crecimiento viéndose imponente e  importante y dándose su lugar. El ego te da un lugar, no te vuelve el jefe. El hombre no tiene ego, cree ser en el jefe o su vanidad así se lo dice.

–¿Entonces cuál es el ego del alma? O sea eso no le tengo claro.

            Puedes decirle…

–Sentirse bien con uno mismo.

–Si pero…

–Se siente bien sabiendo que está adquiriendo conocimiento, pero se convierte en vanidad cuando usted se cree superior a alguien más porque recibe el conocimiento.

            El ego es imponer lo que eres siendo solo una cucaracha; aceptando que eres inferior.

–Más o menos como la pregunta que usted hace es como estar alerta para no fallar.

–No creo que en ese sentido. Lo que pasa es que ellos hablan del crecimiento interno, entonces yo les molesto… no vaya a crecer mucho los riñones, el corazón vaya a reventar ¿no?; porque ellos se van a la parte un poco metafísica.

–Eso es lo que decían que uno no puede imponerse así la persona este equivocada; porque no tiene el conocimiento para discutir con uno o estar al nivel de la conversa, entonces uno debe callar. Porque uno se estar rebajando a… el rato que uno cree saber más que esa persona por sea correcto o no el conocimiento se está poniendo al nivel…

–Siendo sabio, ser humilde y cuando llegar alguien que cree o dice saber más que uno mismo, simplemente dejarle creerse; allí se resta la vanidad y se supera la vanidad.

–Pero yo pongo un ejemplo. Yo, puede venir una persona x y que esto, que el otro pero yo le hago caer en cuenta lo que él me está diciendo a su vez se contradice.

–Ese es el ego, ahí ya no hay vanidad.

–Le digo si voz me hablas de esto, después me hablas del otro, ¿te estás dando cuenta? Te estas contradiciendo.

–El hecho de hacerle dar cuenta de que es lo que está equivocado en su creencia errónea de que es superior, pasaste la vanidad porque ahí ya no estas siendo… no te estas poniendo al mismo nivel de la cucaracha que te está diciendo.

            Ni estas imponiendo, estas sugiriendo.

–Con las propias palabras de esa persona.

–Te estás dando jerarquía.

            ¿Está claro o no?

–Tengo que asimilarle un poquito más; o sea de la parte del hombre, está clarísimo, la vanidad, no hay ego. Pero no le veo todavía la parte del alma o sea el ego ¿cómo?

            El ego del alma es la que busca las respuestas de aquellos que están perdidos en sus propias filosofías y se las entrega con humildad.

–¿Sería como compartir el conocimiento sin buscar reconocimiento por ello?

–Hacer que la persona razone…

–Los conceptos materiales están mal interpretados. El ego como tal desprende muchas acepciones: ególatra, el egoísta, demás. Ya son tirarse a la banda de muchas cosas; el ego como tal no es malo, el tirarse a la banda egoísta o ególatra; allí si ya porque ¿Qué es el egoísta?, el que esta y es la acepción exacta, es el egoísta es el que limita lo que puede dar al resto. El ególatra es el que se cree, es la vanidad específicamente, el que se cree superior al resto. Pero el ego como tal es ser humilde y entregar las cosas. Lo que se sabe, no lo que se conoce.

            Impones luego impones tu supremacía. Impones tu supremacía con sabiduría y humildad. Quien la recibe, recibe sus propias palabras y luego se da cuenta de quién es superior.

Ahora si lograses tirarte a la banda, sería un éxito personal.

–Depende de que banda pero ja, ja…

            Los he visto, espero volverlos a ver… despiertos o relajados. Como hablamos de tirar, no diré que fue un placer.

            Observare su crecimiento y todos observaran el tuyo… Queda escrito que hacer, pregunta al médium que hacer.

–Hay una pregunta antes de que nos dejes.

            Antes de que me vaya, ¡nunca los dejo!

–Cierto… hace un momento hablábamos de unos cuernos que tenían que ir a ver mañana si no me equivoco.

            Las mujeres deberían preocuparse…

–Veo una…

–Simbología.

–No simbología, es una escritura.

            A quien pertenezca esto, será dado; quien no la muerte le espera.

–Eso es lo que está escrito en los cuernos…

            Cuando la sangre bañe la tierra; la sangre de un alma pura, dará a su dueño lo que es.

–Sin embargo de lo que veo, no es de uno, es de cuatro.

            Llevaran un alma pura y la ofrecerán. Los malos escritos llevan a buenos sabios al camino. El escrito dice un alma.

–No de que.

–No de quien.

            Y eso será entregado.

 

–Lo tuyo esta donde debe estar y cuando deba ser entregado, se entregara.