Plata 14

Palabras cortas, nombres cortos… mucho que aprender, poco tiempo para hacerlo. No deje que vengan mis hermanos, no aun… tú querías saludarme.

–Así es Af.

Sabes... Povoc es otra de mis partes, soy la parte blanca. Hoy tendrás aquí a las dos bestias: la blanca y la oscura y a quien los ve como bestias… Aristhus.

Algo de melancolía en algunos de ustedes… ¿desde cuándo no nos vemos?

–Ya algún tiempo.

            Y aun así me sirven café frío… vine sin avisar, ¿qué puedo esperar?... gracias al dueño de casa.           

            Algunos de ustedes ya huelen a tierra vieja, a otros les falta terminar de escribir… para quienes no me conocen, talvez no lo harán esta noche, no son de mi casa.            Tenemos visita, no se intranquilicen, están contando cuanto tiempo me puedo quedar. Hablemos entonces…

–Af, creo que ya me ves con el corazón más tranquilo.

            Inflamado en realidad… ¿sirenas? –dijo refiriéndose al sonido que se escuchaba en el lugar (todos asentimos).

–¿Af, el tiempo que tú nos distes va a fenecer el… en marzo de este año?

            Doce de marzo de este año.

–Af, a mí me apremia vender mis casas… ¿puedes tu ayudarnos?

            ¡Me urge…!

–O me urge vender las casas, ¿puedes… puedes ayudarme en el tema?

            No es un tema lo que pides amigo…

–Las casas.

            A estas instancias, ya deberían pedir bien. Si te urge vender algo, ¿Qué necesitas pedirme?

–Que se vendan.

            Me has dado muchas opciones.

–Las casas.

–Que se vendan las casas.

            Y me has dado mucho tiempo también.

–Que se vendan las casas…

–Que se vendan las casas antes…

–Sus casas…

–Mis casas… mis casas

–Antes de marzo.

–De este año…

–Antes que fenezca la fecha.

–Tengo buenos secretarios.

            Metiches si… ¿secretarios?...

–Es que de esos metiches también se compone mi familia.

            Son buenos metiches.

–Sí…

            No nos despedimos adecuadamente portador…

–No hay necesidad.

Mira detrás de ti.

–No hay necesidad tampoco, yo sé quién está detrás de mí…

            Hablo con mi portador detrás de ti… bruja blanca. La piel no importa si lo que se lleva en la sangre…

–Lo sé.

            ¿Quieres saber porque Azrael te respeta; porque los niños te… como les dices tú… los mamertos que no son pubertos…?

–Guaros.

            No son niños amiga, son amigos, son sirvientes del mismísimo Azrael.

–Lo sé.

Tu sangre de pacto le pertenece a la muerte; ni a Dios, ni al diablo.

–Pero no me va a llevar.

            No… no puede llevarse a sus brujas. Querías conocer la fuente, la fuente se llama Azrael. Busca su magia y encontrarás la tuya.

            Fue diseñado para cortar cabezas, no para leer cartas.

–Pero yo no voy a hacer eso.

            Hay muchas formas de cortar la cabeza. No lo voy a hacer… ya lo has hecho mi querida amiga…

–Un rebote, pero no porque quise, defendiéndome; y cuando uno defiende…

            Hablamos nuestro idioma entonces.

Dalo por hecho. – dijo dirigiéndose a Jorge.

–Gracias Af.

            Vas para viejo, ojala no te vuelvas loco, es algo insoportable.

            Cosas que se extrañan, tener canas, y saludar viejos amigos. He saludado a Iván, Jimmy, Deisy, Jhandry, a mi portador...; Cristian… pero están algo escondidos, ¿el espacio acaso?

            No nos veremos nuevamente en un largo tiempo, lo que quieran preguntar debe ser ahora.

–Hace un rato…     

            Te recuerdo… (Dirigiéndose a Tamara), el portador de Anathzaquiel te trajo aquí…

–Bueno yo porque le pregunte… Es que fue una coincidencia porque yo alguna vez había conversado con un chico y le conté y me dijo que tenga cuidado, que no todo lo que escucho era cierto… tuve curiosidad y le pregunte y ya… así fue.

            Los huesos también tienen sabiduría (bromeo).

            Es bueno verte.

–Gracias.

            Pero tu lengua sigue tímida.

–Es que es como que… bueno en ese sentido no (todos reímos).

            Debo aclarar que no hablaba en ningún sentido.

            (A Alexandra)… Algo te doy, algo darás, algo para recordar escribirás. Las grandes bestias que pequeñas zumban los oídos, ahora serán del frío. Cuiden sus techos, enmallen sus puertas y ventanas, la plaga llegara con la fecha que a los Polos he dado. La plaga infectara los brazos, y las piernas, los embarazos, las pieles y los cerebros. Insectos provocando neumonías o doctores sin reconocer lo que ha provocado los insectos.

Ya se ha cumplido lo que les hemos dicho, ya su frio ahora es caliente, esto viene a paso acelerado y nada lo va a detener. Solo las mallas y algo de veneno en las paredes o tendrán niños con enfermedades que no se han visto y ancianos muertos por lo que su piel no puede soportar.

Queda escrito en el libro antiguo y el nuevo, queda dicho y advertido; y aun así muchos de ustedes llegarán aquí con dolores.

–¿Cuánto tiempo durará la plaga?

            No se detendrá. Si vives en costa, te proteges del zancudo, si vives en costa, proteges tu piel, cubres tus camas; si vives en sierra, crees que no pasará. Sigan “creyendo”… va a pasar. A diferencia de quien se dobla de dolor por lo que también les advertimos, si te contagias, contagiarás a otro; eso es diferente esta vez.

            Cuido los míos… advierto a los míos… ¡alguien tiene hambre!

            Mi nombre es Af, soy un ángel dicen, me llamaron Dios y me llamaron demonio; otros no me llamaron. En vida me llamaron Aphaesthus, con Alas me llamaron Afael.

            Perteneces a la caja de Aristhus, quien sucede lo que yo vadeaba a este grupo. Un protegido, eso eres, ¿Qué haces aquí?... fuiste llamado a conocernos. ¿Tienes otra duda?

–No.

            ¿Podemos cambiar?  –dijo refiriéndose a la taza de café que estaba tomando.

–Af, ayúdame a tener conciencia completa de mi memoria espiritual.

            Un gurú de mi hijo… di lu ci dar

–Lucidar

–Dilucidar

 

–Di luz y dar.

–Dar luz.

–Di lu ci dar…

–Lucidar.

–Luz y dar…

            Cada palabra descompuesta es un anagrama que hemos dejado para ustedes. La vida de quien buscas está llena de recuerdos anagramáticos que solo tú entenderás. No necesitas recordar quien eres, necesitas recordar por qué eres; lo dejaste escrito, pero debes empezar a descomponer las palabras, debes dilucidar las palabras… luz y dar… amor o roma, odio u o dio.

            Dio perche le ma pronto…

–Io no capisco

            Descompón las palabras I van… se llama igual…

–Con pelo, sin pelo… ja, ja.

Para mí son Iván, e I ván; entonces mi querido Iván, lee tu vida, no la de hoy, la que buscas. ¡Encontraste como morir…! ahora recuerda como viviste, busca acceso a los espacios en los que viviste; entonces, empezaras a recordar cada anagrama es una foto dibujada para ti. Debes encontrarla y recordarás.

Tiempo, espacio… tres de la mañana (cantaba un gallo por ahí, siendo las doce de la noche).

–¿Me ayudaría el volver a meditar?... porque en ese espacio empezaba a recordar o a volar.

            Ra… recordado por ser un Dios algo complicado con los suyos, guía de muchos maestros en India, China y de algunos indios de estas tierras; aquí lo conocieron como Inti o Sol.

            Si te das “Ra”, vas a encontrar algo de dios. Me di tar… ¿tú sabes acaso o no, que la “t” para nosotros es una cruz?... me di Dios Ra.

Descompón las palabras, deja de ver la “t” como t; encontraras muchas palabras divididas por una cruz; una trampa nuestra para ustedes.

            Ya te dicho como encontrarte, nadie hará que te encuentres. Ya has encontrado como morir, busca como viviste. No necesitas ser quien eras, solo saber quién eras. No debes hacer lo mismo que hiciste, debes mejorar lo que ya hiciste.

–Af… ¿Cómo le pregunto, abiertamente?

–Sí.

–Necesito ayuda. Hay un ente de oscuridad molestando a un inocente, a una niña de capacidad distinta. Se está volviendo loca…

            ¿Niña con qué?

–¿De qué edad?

–¿Qué edad tiene?

–Veinte y uno…

–No es una niña.

–Es que es una niña con capacidad…

–No es una niña.

–Una señorita con discapacidad.

            Ni siquiera conoces al ser de qué me hablas, ¿Cómo puedes pedir por ella?

–Porque está aquí…

            ¿Por qué alguien te lo ha pedido?

–Así es…

            Que ese alguien hable…

–Soy yo, Af, soy la tía de ella, y ella no está bien; ella necesita de ayuda.

            ¿No empezaron ya a ayudarte por tu pedido acaso?

–Si Af, pero ha empeorado, no ha mejorado y en realidad si preocupa.

            ¿Cuantos días hace de la ayuda que le han dado?

–Ocho días, y con un psiquiatra esta desde el veinte y siete de noviembre.

            ¿¡Quieres curar el daño de un cerebro en una persona que yace en ella por más de trece años, en ocho días… acaso es real tu pregunta!?

–¿Qué hacer?

–Es que está en la cama de ella, está durmiendo con ella.

–¿Qué hacer…?

–Tienes el poder, y por algo lo conociste, nada es coincidencia.

–Quería saber si la puedo… esta con ella mucho tiempo… ya tiene trece años con esta…

–Es algo que no puedes curar en ocho días algo que ha llevado tanto tiempo, tienen que tener paciencia.

–Los ocho días que hicieron empeoro, yo lo vi y esta acostado en la cama de la chica, está al lado de ella; la está presionando más.

–Es como la historia de la pierna… tres años de rehabilitación, no se aquí que tiempo…

            Una pierna quebrada en diez minutos toma tres años en sanar, ¿crees que puedes tomar la parte más sensible del cuerpo, siendo esta el cerebro y curarla en ocho días? Se ha pedido a un sanador se encargue, y tienen dudas de su capacidad.

–Yo no.

            Yo no… has puesto en tela de duda a quien sí.

–Puede ser mi preocupación, mi desesperación de verle así.

            La llevarán ante el sanador mejor, ante el más bueno que pueda existir en este mundo en el que vives. Tienen uno en China y tienen otro en Rusia y a los dos, les tomará algo más de un año.

            Tienen uno aquí, y le tomará algo más de un año. Te he dado tiempos. Si la desesperación del corazón puede más que la necesidad de la sanación, no busquen a un sanador, encierren al enfermo.

            Tú has tomado más conciencia de lo que he dicho.

–Sí.

            No le hablo a tu corazón, pero has escuchado con tu corazón todo lo que he dicho, por eso te afecta; él ha escuchado con lógica. Trata de hablar con él, te explicará con más calma lo que te he dicho.

            No te niego ayuda, ya has pedido ayuda y a través de alguien, ya te la hemos dado.

            No estás en cama, si estás aquí, ¿Qué puedes preguntar?

–Nada.

            ¿Cómo encontrar respuesta en una mente sin respuestas?

            ¿Cuál es tu nombre?

–Nicolás.

            ¿Y el mío?

–Af.

            Yo soy Afael… ¿Cuántos años tienes?

–Este… siete.

            ¿Pregúntame cuantos tengo?

–¿Cuántos tienes?

            No tengo ni idea… ¿Qué eres… hombre, mujer?

–Hombre.

            ¿Pregúntame que soy?

–¿Qué eres?

            Dicen que soy un ángel. Yo me veo más bien como un viejo loco con alas. ¿Qué te gusta hacer?

–Jugar futbol… ¿Qué te gusta hacer?

            Tomar café. ¿Tienes otra pregunta?... un niño habla si tú hablas con él. Cuando un niño no suelta la lengua, tú debes soltar la tuya; entonces hablará… direccionado a los padres, con hijos pequeños, los más adultos, son algo descarriados.

            Dime…

–No sé, tengo una pregunta enorme que talvez la mal interprete, no se… ¿Qué quiere decir… desde donde salen y en donde terminan para descansar?

            ¿Desde dónde sales?

–No… desde donde salen y en donde terminan para descansar.

            Estoy contestando tu pregunta. ¿Desde dónde sales?

            Salir… solo se sale de un lugar… de uno… hay niños presentes. Debemos reconocer de donde salimos, es un tubo largo pequeño.

–Entonces está mal la pregunta… ¿De dónde inicia y dónde termina para descansar?

            ¿Nosotros o ustedes?... me gusta lo que has hecho. A muchos, les toma mucho corregir. Mi pregunta ahora es ¿nosotros a ustedes, a los demonios o a los dioses…?

–A mi Aristhus o la vez pasada Aristhus me dijo.

            Es un regalo de Aristhus para ti. Lo que haces no es una pregunta, es una confirmación. La respuesta que encontraste es la correcta. Termina donde tú decides que termine; después de eso vuelves a iniciar.

            Tú has iniciado tres veces, piensas iniciar una puerta, es un… habilidad dada a no todos los hombres… puedes cortar paradojas; así lo que inicia termina y vuelve a iniciar. Por eso puedes salir de la nada de cualquier problema o conflicto, ¿crees que cualquiera saldría así de intacto?... no amigo… es un regalo del que te cuida. Un cortador de paradojas, un don algo extraño, aceptable… si viene de Aristhus.

–¿Cómo determinas de que casa eres o en nuestro caso, somos… si no es por el nombre?

            No se determina quién eres por nombre, se determina quién eres por favor. Todo aquel al que le debas un favor ya te ha llevado a su casa. No pueden cobrar favores, no podemos cobrar favores; pero podemos volverte parte de nuestra casa. Así lo que logres nos alimentará… por eso eres un Efito, al igual que...

–Af, significa que los proyectos…

            Jubra…

–Bueno yo personalmente tengo unos proyectos bellos. Con la plaga que acabas de mencionar, ¿tendrá sentido de adelantarlos, esforzarse o ya no tendrá sentido con la magnitud de la plaga que se avecina?

            Hemos detenido los proyectos bellos pues siguen siendo igual de bellos, igual de ricos. Muchos inquietos y algo enfadados reclaman y preguntan porque se han olvidado de nosotros, o no nos quieren ayudar… la respuesta es simple: ¡estamos cuidando sus culos y el de todos los que merecen y los que no!

            ¡Nos reclaman riqueza, y les estamos dando vida. Ya debieran estar quemados todos ustedes, ya debiera haber terminado todo esto pero… seguimos aplacando lo que Dios ha pedido para ustedes!

            Esperemos que el calor deje de subir, entonces podremos nuevamente hacer favores, favores de fortuna… favores de amor, de deseo y de ambición.

Dejen que nos concentremos en sus vidas. El termómetro deja de subir su temperatura cuando se cumplan los dos años.

–El doce de marzo.

            Entonces no habrá más calor. Para entonces deberán haber sacado a los suyos y los que no quisieron salir, no será su culpa.

            Querías fechas exactas, siempre estuvieron ahí… después de esa fecha, deberíamos reunirnos con quien me llevo en vida, sería más prudente.

Joan tiene una lengua más exacta. No te ofrezco darte nada, ofrezco escuchar y te he dado con quien hablar. Se exacto y puntual con Joan, si te ofrece un favor, lo cumple; pero si de su boca ha ofrecido un favor, no te dará otro a menos que lo vuelvas a intentar… como siempre, más de dos pájaros.

            Tienes fechas amigo, voy a tenerlas claras.

–¿Es a escala global?

            Ustedes solo vivirán una parte. El mundo se preocupan por alguien con un pequeño problema en su mente y habrán millones muertos por infartos, morirán como pollos les dijimos. Busca cada espacio de las noticias que reciben y verás que ya se cumple lo que hace cuatro años les dijimos pasaría.

            Morirán como aves, ¿has visto morir un ave?, lo último que ves es (dio dos suspiros y viro la cabeza)… casi muere alguien así… pero el jadeo (bromeo).

            Los he visto y me han visto, tienes algo más que escribir.

–Sí.

            Preguntabas que faltaba.

–Así es.

            A cada libro le dimos advertencias… al tuyo, le faltaba.

–Última pregunta, ¿qué papel juego yo con lo de mi prima, tengo que hacer algo?

            Seas la razón, no el corazón… ¿y si el corazón vence a la razón?… da por hecho un hospital saludable lleno de quien vigile. No es preocupación, es estar harto.

Las palabras que salen del corazón es compleja armonía mezclada con algo de lenguaje; las palabras de la razón son “ya estamos cansados”; esto no es vida para aquel a quien queremos. No se culpa a nadie, se obra y se actúa. Si se está harto no habrá quien sane, no habrá quien cure; habrá que guardar un tiempo.

Jubra… ¿Por qué te llaman así?

–Tú ya me lo has dicho.

Bruja…

–Quiero aprender a volar, pero no ese vuelo de drogas, no ese no… vuelo en escoba.

Ayudarla… no hay esposo que no haya soñado con abrir la ventana en un alto piso y botar por ella a quien está a su lado.

–No dije que quiero morir, si no que quiero volar…

Volarías por cinco o diez segundos.

–Af.

No eres negra… no. Las oscuras pueden volar, pero condenan a los suyos, por un privilegio maldito maldicen a los menos privilegiados.

Des doblarse es mejor, puedes irte donde quieras, sin el temor de caerte de la escoba; pero no des doblarte como enseñan los hombres que les llevo veinte años hacer su primer desdoblamiento, no; pregunta a un médium como desdoblarse, a un médium de buen nivel, encontrarás que es tan simple como echarse un gas…

–Esta interesante, entonces podemos hacer la pregunta de algún modo más fácil, ¿cómo se puede desdoblarse, proyectarse a nivel astral?

Yo no soy un médium… cuando me vaya, quedaran frente a uno.

–Nos puedes aconsejar así.

Aconsejar… sujeta esa taza… asienta esa taza… desdóblate (bromeo).

El principio es el mismo, no es un arte, es una decisión.

–¿Es lo que hablábamos de la mente acondicionada… los Atlantes todavía y de las naves que aparecían de madera pero volaban?... está bien.

            Es saber qué haces, saber que lo puedes hacer. No importa que diga las leyes, la física incluso o los grandes maestros de veinte años. Importa que para ti ya este hecho; entonces, lo harás.

            Un médium es un tramposo, puede enseñarte a hacer trampa, a borrar, no a des condicionar. Si borras, des condicionas; no des condicionas, si no borras… pero un médium no des condiciona, borra.                       

            Mientras estés borrado, lo harás; cuando retomes la conciencia, dejarás de hacerlo.

            Se lo que haces, no he dicho que te detengas.

–Permíteme poner la grabadora ahí…

–Ya cuando se acaba la conversa… ja, ja.

            Uno de mis creados te enseñó.

–Sí.

            Antes de bajar, me advirtieron que ibas a hacerlo. Ten tranquilidad, ya me han visto, ya los he visto. Son tan raros como tu… algunos más raros aun.

–Saludos a mis padres cuando los veas…

            Tus padres… no negrita, ellos… vienen por ti, por tu pendiente con ellos. Cuando tú cumplas ese pendiente… algo estúpido en realidad, ellos se irán. Tu y yo sabemos que morirás

–Exacto.

 

Y ellos también…