Plata 13

LA DESPEDIDA

Imamiah… ¿Puedo?

¿Entonces tú lo pones en cintura?... Lo que he dicho es que ella es quien te pone en cintura. (A Mercedes)

–¿Qué me pones?

–Que yo te pongo en cintura.

            ¿Quieres que regrese?

–¿Que si quiero que qué?

            Que regrese…

–Claro.

            ¿Sabes lo que conlleva habérselo dado a tu hija?

            ¿Por qué no nos pediste uno para ella?

–La reunión anterior, no lo pedí porque me habían dicho que yo iba a pasar a una nueva fase y que el que estaba yo portando; el ángel que estaba portando conmigo iba automáticamente a pasar por sangre a mi hija. Entonces no sé quién o no recuerdo quien fue el que estuvo…

            Por sucesión, no por pedido.

–Exactamente, entonces yo dije “bueno”. Yo pregunte si realmente podía estar solo sin tener que portar a nadie y me dijeron que “tú ya podías desenvolverte solo sin portar ningún… a nadie; y que el ángel que estaba conmigo que es Imamiah, automáticamente iba a cuidar a mi hija”.

Cuando mi hija nació, nació exactamente con lo que no quería que naciera que para mí es un problema porque ella tenía exactamente los… no tiene color de ojos definidos. Le cambia el color de ojos de acuerdo a su estado de ánimo; que es lo que me pasa a mí. Cuando yo me di cuenta de eso yo dije… mmm; dije ya…

Ahí me di cuenta y me acorde de la última reunión que tuve y dije ¡Oh, no!, ya la están cuidando. Y hoy realmente… hoy paso algo que pensé que no iba a pasar. A parte de que mi ángel está cuidando a ella, pero ella también ha tenido un ángel aparte, con alas rojas creo que me dijo Geovanie.

Realmente yo no quisiera que se fueran. El mío es mío, a mi hija se lo dejo prestadito nomas. Es más, es tan mío porque tenemos tan buena conexión los dos, que me designaron en la última reunión a un ángel que se llama Ethom, que era más jerarquía que Imamiah… eh, no quise. No quise porque él es… cuando yo intente tener una pequeña conexión con el… él es muy prepotente, es muy militar, muy cuadrado, muy militar el man y no me cuadro para nada. Y yo le dije ¿sabes qué? no quisiera estar contigo, me gustaría muchísimo que vuelva otra vez Imamiah. Claro que el después me dijo un montón de… lo minimizo tanto a él, me dijo “como puedes estar con esa persona si el que tiene más jerarquía soy yo”

Digo porque es el gusto mío realmente porque más conexión tengo con el que contigo; a ti no te conozco. Y realmente el yo responderle así a una persona tan prepotente que era él y tan cuadrado como decía militarmente hablando; haberle respondido así, el termino también minimizándome a mi… no me importó realmente no lo conozco. Entonces él se fue, y volvió Imamiah; pero en estos dos últimos meses, ya no tengo conexión con él, llevo varias anécdotas en mi casa que al final, si es el, el que me hizo todo lo que me hizo en un mes en mi casa, se fue bien puteado, porque yo no sabía quién era, yo no sabía quién era…

Jugaba con los juguetes de mi hija, me tumbo el burro de planchar, casi me rompe la guitarra y lo último fue que tumbo el ventilador al corral de mi hija… ¡ahí lo putee, ahí lo putee!; y después no sé qué paso. Ya después apareció aquí. Pero realmente no fue mi intención, yo… él es más como un hermano el que está conmigo, Imamiah y yo lo que quisiera es que si hay la posibilidad de que yo pueda desenvolverme ya solo, Imamiah se quede con mi hija; pero que la cuide a mi hija; mas no que la asuste porque hay varias ocasiones que la ha asustado a mi hija, en muchas ocasiones.

Yo lo único que sé es que cuando mi hija crezca, yo si le he de preguntar a mi hija ¿Qué es lo que ves?... cuando tenga un poquito más de uso de razón mi hija le he de preguntar ¿a quién ves?, si es a mi papa que a veces me visita; o que me diga, que me descifre como es, las facciones del que está conmigo. Si me dice es tal, tal, tal, primero que me voy a asustar y segundo voy a decir está bien, está bien; pero a mí me daría mucho gusto que él se quedara con mi hija, definitivamente que se quede con ella.

            No puede. Hay un abismo conectado a un hilo. El abismo son ustedes y los hilos, las ordenes que dan.

–Pero a alguien me dijo que si yo puedo ordenarlo a el…

            ¡Haz silencio!… no cagues lo que ya has dicho. Me has dicho que eres capaz de verte solo. Solo un Dios puede hablar así, y solo un Dios puede ordenar los hilos a conveniencia.

–En la reunión pasada me dijeron que yo ya podía desenvolverme solo, y es más me dijeron él se va a ir de ti porque él se va a dar cuenta que tú ya te puedes desenvolver solo y el automáticamente va donde mi hija.

            ¿Porque vuelve?

–Esa es la pregunta si… sí, es cierto.

            Por tu orden… es igual como acude Edress a sus órdenes.

–Entonces si el vuelve, ¿vuelve de dónde; dónde está? sé que no está, pero de donde el vuelve…

            Donde le has pedido…

–A ya, está bien.

            Aun así, deberías pedirlo después de la pérdida de conciencia, no antes; o dos ángeles se encontrarán en el mismo punto, eso no te va a gustar.

–¿Una pelea entre ellos o qué?

            Un ángel guardián aleja todo ser que se acerque a su protegido, sea igual o sea inferior. Has enviado a un igual a proteger a alguien que ya está protegido.

–No lo conozco al que esta con ella.

            No es tuyo.

–Claro, exacto, no es mío…

            Todo lo que se ha caído en tu casa, son las peleas que has provocado entre dos seres con alas.

–¿Qué se hace ahí?

            Deberías conocerlo. Primero debes saber el nombre del ángel… Aganiel, protector de tu hija.

–¿Se va como todo ángel de la guarda a los siete años, o se queda ya?

            A menos que hagan lo mismo que contigo. No mandes un guerrero a verse con un guardián, o el lugar en el que vives o al que visites, se desplomará.

            Imamiah ha escuchado esto, he revocado tu orden.

–Tengo que esperar a que se vaya cuando ya tenga cierto tiempo ese ángel, que se vaya y ahí así poder tener la oportunidad de que él ocupe el puesto.

            No tener una oportunidad, ordenarle que lo haga.

–¿A qué edad se lo puede hacer, siete años, ocho años?

            Terminado ya su sexto año. Siete años, un minuto o más.

–¿De la hora que nació?

–No.

–Eso digo lo que pasa es que mi hija tiene exactamente el mismo color de ojos, cambia el color de ojos y eso nunca me gusto para nada…

            No puedes gustarte a ti mismo, eres algo feo.

            Ha sido agradable ver a los viejos, en un solo lugar por primera vez en mucho tiempo… todos los viejos ¿cómo les llamabas?

–Los X men.           

            Yace frente a ustedes la imagen de quien se va; he vuelto ya que todos al igual que ustedes dejamos pendientes en la tierra. Solo remitir los pendientes da por beneficio la evolución completa a quien ha cumplido.

            Saludo a los viejos, a los medios, a los nuevos, saludo a los maestros… a diferencia de otros, tengo algo más de tiempo.           No he venido a darles cátedras, si no a conversar como amigo.

            Les presento a Aristhus, el quedará después de mí. Su saludo será el que hemos hecho. Pueden ustedes saludarlo y el responderá y si el saluda, ustedes responderán. (Dio un golpe en la silla y el sonido fue respondido)

            Esta es una noche algo distinta… Nadie ha pedido una cachifa…

–Los viejos hábitos…

            Quien le gusta vestirse de tutu, de tutu vestirá.

            Dicen por ahí que te has quitado las orejas pero en su lugar te has puesto un tutu… entonces siéntate…

–Ya, ya… está bien.

–No sé si todos, pero hemos sentido tu energía en este tiempo y es un gusto verte a los tiempos amigo.

            Aprovéchame hoy, no me verán más.

–Todo lo que pueda.

–Se va y no vuelves, ¿o vienes de vez en cuando, por voluntad?

–Eso ya explicó.

            Eso sacas por ausentarte. Hoy los textos de todo tipo mantienen comunicados a todos. Tu eres parte de ese todo y ahora esta mujer. No lo digo despectivamente… Mercedes.

            Deberías calmarte un poco amigo…

–Lo que pasa es que estoy… estoy… no, no, no.

–Af, yo quiero preguntar que detecto a la energía de mi hija menor… ella le identifico mucho con tu energía ¿quién va a cuidar de ella de aquí en adelante, cuando tú no estás?

            Aristhus conversó conmigo, no hace mucho…

–Ella es afata.

            Dejo claro que no aceptará ineptos en sus filas. Todos los presentes y parte de ellos ya lo conocen.

–Así es.

            Los nuevos no serán nuevos a menos que dos viejos lo acepten. Hoy hablaremos de eso. Si bien tu pequeña es de mi orden; la orden actual reclutará solo completos. Llegarán y se formarán como completos. Los niños llamados, serán superiores a ustedes.

–¿Mi hija puede ser una llamada también?... ya es una llamada.

            Todo niño heredero de sangre por lo que ustedes han logrado, ya ha sido llamado. Todo hijo despierto o no.                   

–Mi hija es al parecer en la edad que tiene, es despierta, sí.

            Después de todo, tu linaje ya había sido marcado antes por un grande.

–Respecto a mi hija… ¿Af? Respecto a mi hija mayor ella está marcada por Gabriel.

            De ella he hablado…

–A, ya. La mayor ¿y la menor?

            Será superior a la mayor y a ti.

–¿Debo prepararle también?

            No.

–¿No?, debo dejarle.

–Quien le prepare debe ser un maestro, de la casa de los maestros.

            Si quieres formar un completo, debe formarlo un completo.

–Entendido.

            Tendremos tiempo.            Amigos… esperaba escucharlos también.

Reducir el estrés también ayuda, lo tuyo dejo de ser tres, es más o menos ocho; ahora está por un dos y sube de vez en cuando a un cuatro… cuatro cientos (bromeo).

–Yo tengo una pregunta, una inquietud: yo tengo un amigo que tiene un nombre ese tipo de gente, que hace esas curaciones… tengo un amigo  que se dibuja símbolos en los brazos para curar malos karmas a la gente a través de la energía con esos símbolos marcados de él, ¿Cómo se denomina ese tipo de gente?

            Sellos, un sellado…

–Sellos… lo que él hace son sellos.

            No, un sellado no es igual a un sello.

–¿Es como nosotros o…?

            Un sellado, se ha cubierto a si mismo de sellos pues no tiene poder. Usa el poder de los sacros, también llamado sellos de invocación. Él no puede curar, pero debes tener claro que es lo que invoca.

–No sé qué significado tenga cada símbolo que él se dibuja en los brazos, pero él trabaja también con la oración.

            Lamius varta deco demoni… ¿te suena la oración acaso? “yo te sirvo oh demonio”. Es mejor escucharlo en tu lengua.

            Son sellos de invocación, nosotros no somos llamados por sellos, sino por dignos, ¿ha quedado claro?

            Pero tu amigo no tiene conciencia de lo que hace y es bueno que no lo tenga; así no se condenara ni tendrá deuda por lo que hace. Que use lo que él ha concebido como “bueno” para servir.

Tonces que papa, a ti te escucho mucho por allá arriba (hablo como lo hacen los colombianos) dirigiéndose a John.

–El placer de compartir un rato contigo.

            Lo mismo le dijiste y no la has soltado por buenos años ya.

–Y no la pienso soltar.

            Dime…

–Lo que quieras.

            Ya será dado lo que quería, tú lo lograste, él lo ha recibido y aun no lo recibe.

–Es terco.

            Es John… los John son Geovanies por naturaleza, los Joanes y Geovanes son Juan; todo Juan es terco y algo necio… burro como cual otro. Los Jorges también entran…

–Pero ya me escucha… antes no lo hacía; ahora ya lo hace. Aunque me dice bruja muchas veces pero…

–No, bruja no, Samantha…

–Pero es lo mismo, es bruja; me dice solo te falta la escoba.

            Tu cabello te delata.

–Seguramente.

            ¿Entonces ningunos ustedes va a dormir?

–Para hacer los decretos día a día mediante los cuales yo sé cómo va a ser mi día, utilizo mucho tu energía; al no estar acá, ¿en quién me puedo respaldar para decretar los días como lo hago hasta ahora?

            ¿Has visto un cometa?

–Sí.

            ¿Qué desprende un cometa mientras vuela?

–Radiación.

            ¿Y cuándo descansa?

–Nunca.

Cuándo se impacta, deja su radiación, ¿Dónde la deja?

–En el lugar de impacto, en el espacio.

            Su radiación amigo, su energía…

–Por donde pasa… donde paso.

            Yo solo voy a descansar.

–Voy a seguirte sintiendo entonces.

            Mi radiación no se ira de ustedes, igual que la de Joan u otros que han estado entre ustedes.

Aristhus se ira un día; tiene cuatro años más que purgar. Es algo que él no podrá responder.

–Entendido.

            Y así otros maestros se irán.

–¿Hay nuevos maestros?

            Para eso he venido.

–¿Antes de la ida de Aristhus, le toca a Iam?

            Iam ya ha descansado conmigo, le das algo de vacaciones. Tú te llamas Iván desde hace mucho ya y al igual que cualquier ángel, solo espera una orden. Cuando quieras que descanse, lo hará.

–Le he dejado descansar porque no necesitaba que me putearan.

–Serviré café.

            El caos en el orden, no es otra cosa que la imagen proyectada que hemos creado. La consecuencia de nuestros actos frente a nuestras obligaciones.

            La guía de quien es más viejo, obliga a un anciano a dar consejos necios y algo impredecibles. Consejos que tienen como consecuencia dejar un obsequio, un regalo, o estabilidad.

            Alguna vez dije a Ari, si no escuchas consejo, no llegarás a viejo. Y quien no llega a viejo, no llegará a loco.

–Viejo loco…

            Deja de ver el trasero al gato…

–La colita ja, ja.

            Da el nombre.

–¿De quién?

            Un maestro que ha sido un maestro por suficiente tiempo, dejará de ser lo que es para abandonarlos. Ese abandono será espiritual si somos espíritu o tenemos alas; o será físico si el maestro va a formarse como uno para regresar fortalecido.

            Antes de que un maestro sea llamado completo, en su formación lleva un nombre, ¿cuál es ese nombre?

–El que te den.

            No… Desde hoy pocos de ustedes serán llamados formados. Muchos de ustedes tomarán otro nombre, otro camino. Dejarán obligaciones atrás y tomarán nuevas obligaciones.

            Sobre las piedras se edificará un templo, no echo de polvo, ni de cemento, ni de hierro, no tendrá paredes; pero será grande; no llevara mi nombre, ni el de ninguno de nosotros.

Seré más claro. No somos ni serán religión, serán guía. Hoy muchos son exorcistas, lectores, sanadores, astrales, espejos, comodines. Desde esta noche no más, un maestro es maestro si ha dominado todos los dones que el primer maestro les dio. Entre ustedes solo uno lo ha logrado y entre ustedes, ese uno y nosotros formaremos completos.

            Si tienes un don pequeño, no estás despierto, has abierto los ojos a medias. Despierto será llamado quien puede activar cualquier don en él; cuando, como, donde y porque se necesite.

Es bueno morderse la lengua pero es de sabios saber hasta cuando hacerlo, puede que por tanta presión se rompa.

            Deberías estar acá…

–Ven siéntate.

            Una asamblea, una cada treinta días, será dada a los despiertos. Ellos decidirán cuantas asambleas darán a los maestros… La asamblea de los despiertos, compartirá con los nuevos maestros.

–¿Son nuevas maestrías?

            Aun no son despiertos, aun no son maestros.            Esto es un salto nada más. Su conocimiento será diferente; sus actitudes, sus comportamientos también lo serán.

            Hemos llamado a los formados... Deberán dejar la etapa del texto y empezar a escuchar. Los he separado por gran distancia pues hijo y padre llevan el mismo nombre.

            A ti, no te he llamado a ninguno, no estás aquí, serás llamado a los textos. La formación estaría bien, espero esta vez tengas claro quienes te hemos llamado.

            Una madre en formación, una futura madre en formación. No te asustes Tamara, no te he visto a ti…

–GJ me regalo tus cartas, y las tengo, pero él me pregunto si las había traído.

            ¿Dónde están?

–En casa. Es que él no me dijo, no me dijo que tenía que traer.

            Entonces hizo trampa.

–Tu sabes, porque tú has estado cuando yo he leído las cartas a otras personas.

            Geovanie es tan tramposo, como lo serán los despiertos. Si él te decía que las traigas, hoy las hubieras perdido.

–¿Qué cosa?

–Que si él te hubiera dicho que traigas, las hubieras perdido.

–No, jamás. Las cartas tuyas las cuido.

            No hablo de perdida material; se hubieran reasignado. Gracias por la información.

–Pero mira, por algo pasan las cosas ¿ves?… ¿qué significa, significa que puedo seguir usando tus cartas?

            Significa que la trampa recibirá un castigo.

–Ayau…

–Pero aun así no hay como devolverlas. Es que yo no las quiero tener, pero están en mi casa.

–¿El castigo lo va recibir el Geovanie o yo?

–Las cosas tienen que estar con su dueño, o con la persona que su dueño designe que las tenga.

            Él es su dueño.

–¿Yo? Pero ojo, escúchame; ojo. Geovanie me las regalo; ahora te lo digo a ti, si tú quieres que las tenga, yo las tengo. Él es el dueño…

            Mientras esté en su poder. Tienes una sola persona que cambiará toda tu historia y esa persona te dará lo que quieres, después de que le leas mis cartas.

–Una persona cambiara tu destino después de que le leas las cartas…

–A, ¿yo le voy a leer las cartas a alguien?... ya le he cambiado el destino a mucha gente sin querer… Ah, a mí; al que le va a cambiar el destino es a mí… Ojala.

            Llego un hombre a un bosque, tenía un anillo que predecía el destino. Llego un sapo hasta él y el sapo le dijo: ¡Oh mago, ¿qué me depara el destino?!

            El mago observo su anillo y le dijo “una anaconda te devorara”; el sapo se alejó y no volvió más.

            Una cucaracha moviendo sus antenas le dijo ¡Oh mago, ¿qué pasara conmigo?!... le dijo “morirás aplastado en poco tiempo”.

            La cucaracha observo para todo lado y dijo “no hay peligro”; entonces el mago movió la hoja sobre la que estaba parada la cucaracha y la mato de un pisotón.

            ¡Pocos tienen el permiso de llevar instrumentos consigo. Pocos son llamados dignos de portarlos y tienen tanto poder como nosotros mismos. No tienes una herramienta para leer; tienes una herramienta para ver y corregir!

–Te puedo corregir en algo, en algo te puedo corregir… Las cartas que yo he leído; créeme, yo no sé leer las cartas. Pero cuando las leo yo siento que…

Te hablan…

–¿Pero quién me habla?

            Yo…

–Exactamente.

–Es lo que me pasa a mí también.

–Pero ah, y antes de eso yo pido permiso, siempre pido permiso para leer las cartas, si me dicen que no… flaco chao lo siento no puedo leerte las cartas. Yo no busco a quien, las situaciones llegan, yo te leo las cartas pero hay ocasiones que me dicen no se puede, no se puede…

            Mi don… mis cartas, mi café, mis caracoles.

–Pero ahora que tú ya te vas, yo tengo tus cartas; si yo puedo leer a otra persona para ayudar a esa otra persona y si tú no estás, ¿quién va a estar?

–La radiación.

–La radiación, la energía de el queda; sigue…

–Ojo yo nunca incito para leer las cartas…

            Ella no quiere las cartas en casa… debemos tener huevos para tirar.

–Yo si la tiro, digo las cartas, yo si las tiro; yo si tengo huevos para tirar las cartas…

            Yo hablaba de fornicar… ¿puedo terminar?

            Debemos tener huevos para tirar, cerebro para pensar, lógica para razonar y oídos para escuchar… tomar en cuenta que el miedo va más allá de los impulsos del cuerpo; tomar en cuenta…

–No es miedo.

            ¿Puedo terminar?

            Tomar en cuenta que quien ve, puede decidir que sería mejor que hagas algo más productivo. Necesitaba que me dejes terminar, ahora ¿estamos de acuerdo?

–Af…

            Espera… tienes gente importante en tu camino. Busca por allá, por sus mesas, quien necesite de las cartas… su mesa te ayudará; después de todo, los dueños de algo tan grande, serán insignificantes frente a tu poder.

            Cuando alguien se siente insignificante, decide darle algo a quien necesitan como aliado. ¿Está claro ahora a donde debe dirigirse… lo entendiste tu acaso?

–Más o menos…

            La gente que cree tener poder porque tiene los bolsillos llenos, teme de Dios y cuando encuentra un hombre que tiene a Dios de su lado, deciden aliarlo a ellos para sentirse menos condenados al infierno.

            Guarda lo que te he dicho y busca a esos condenados.

–Condenados hijos de…

Un maestro en formación tendrá esta como su última información.      Te llevo poco; pero aun no has dado mucho.

–Todavía no…

            Lo último que se dictará terminará con este año. Cuando el 2016 inicie, una nueva escribana tomara tu lugar. Ten listo lo que entregarás hasta esa fecha.        Ya se conoce de la nueva escriba, ya se sabe quién es…

–Dijo que no te muerdas la lengua pero tampoco que la sueltes mucho… ja, ja.

            Af, ¿qué me falta para ser feliz?... ¡muérete!; solo los muertos son felices.

            Se fue el muchacho y regreso con la siguiente pregunta.

            Af, ¿qué me falta para ser estable?... recuéstate boca abajo y pide a alguien que golpee dos líneas más debajo de tu cráneo. Esto desprenderá todo tu sistema nervioso; serás estable…

            Se fue el muchacho y regreso.

            Af, ¿qué necesito para sentirme bien?... nunca fui bueno para los chistes pero conté tres de mi época. El muchacho lloro de la risa.

“¿Te sientes bien?”... y luego se enfadó.

            Después de muchos intentos, llego un día y pregunto… Af, ¿qué necesito?... Ese día, tomo todo lo que necesitaba.

Si condicionas lo que necesitas, has condicionado lo que quieres. Eso te hará ir y volver cuantas veces sea necesario hasta que le pidas a Af o al universo una sola cosa… pídele al universo a Dios o a Af, yo pasaré el recado.

            “Señor he venido humilde ante ti con el permiso de mi hermano Jesús Cristo a pedirte me des lo que necesito hoy y hasta el fin de mis días para mí y para todos los míos. Gracias Padre, gracias Hermano Jesús… Chao viejo loco”, supriman lo último si quieren.

Tengan claro que estaré vigilando. Solo les falta… pedir. Después de todo, después de mucho intentar, ya empezaron a tomar lo que es suyo… ¡Todos por igual!

–Sin embargo falta…

            ¿Qué mi amigo?

–Portadores y portados.

            Eso debe hacerse con un trago… ahora sí, ¿qué quieres?

–Aquí viene… eso me trae malos recuerdos. (al ver que Af cargo el trago), naa… mentira.

–Yo digo esto porque el portar la sabiduría…

            Hoy amigo Iván, no se levanta una sola piedra. Lo dado, dado esta y solo los maestros cuando tomen el título por mérito dejarán de ser habitados. El resto son invitados a ser parte del conocimiento de Aristhus; yo les daba algo menos masticado. Para el solo los dignos hoy están aquí, y pocos dignos no lo están.

            Aun así, tengan claro, su linaje ya es considerado digno; pero lo que no sea directo de ustedes ahora tendrá que llegar y ser estudiado antes de poder siquiera pisar vuestra casa.

            Ya lo he visto, se lo que tenía que hacer y sé que no se excusó en una mentira o no lo tomaría en cuenta.         

–Así es…

            Tendrán supervisión de los despiertos; aun así el cincuenta por ciento de la decisión será de ustedes. Quien cambia de estado o quien llega pasará por los tres. Nadie entra, no existen amigos, ni familia, ustedes serán el carbón y la arena, quien llegue, el agua. 

–¿Tenemos permiso de enseñar también?

            Guiar no es igual a enseñar. Aun así, yo sigo guiando hasta antes de irme. Nunca enseñe… 

–Yo tengo una pregunta, después de que tú te vayas, las lecturas que he logrado y los dones que he conseguido despertar ¿seguirán funcionando igual?

            Ya lo he dicho…

–Radiación…

–Entendido.

–Af…

            ¿Qué quieres?

–El otro día tuve un sueño en el cual exorcizaba yo una niña, pero yo decía unas palabras y había alguien que las corregía. Me decía como tenía que hacer el exorcismo, pero al mismo tiempo yo no podía exorcizar porque había algo que me decía que tengo que hacer… que tengo que llamar al Esteban para que el exorcice a esa niña ¿A qué se debió ese sueño?

            Mujer no podrá tocar a mujer.

–La niña tenía los ojos completamente negros, no tenía la parte blanca de los ojos.

            La rana, no ataca a la rana; pero si puede comerse un sapo. Seré claro contigo… toda mujer que logra dominar el exorcismo, tendrá negado exhortar a una mujer en condición de posesión. Solo se te está enseñando, aprende… 

–¿Es por ello que talvez fui llamado yo?

            No, podía llamar a cualquier idiota.

–No sé porque eso me hace tan feliz ja, ja…

            Pero es el único exorcista cercano en el que puede confiar, pues lo siente más cerca que otros; por eso el auxilio inmediato es la petición a ti.

–Af…

            Pareces gallo que ha sacado de un corral después de una semana.

–Realmente quince días. No pues ahí es trampa… ¡no… eso ya es trampa, eso ya fue trampa!; yo sé lo que es la amnesia.

            Trampa y obvia… prueba muchacho, hay diferencia entre el ascol y el esmalte.

–Quisiera preguntarte algo.

–Un favor especial antes que se vaya.

            Todavía tenemos mucho de qué hablar.

–Que le cargues como… en los viejos tiempos.

            Vete…

–Hace unas semanas…

            Quiero preguntarle algo ¿vas acaso donde el, y le preguntas si quiere hacer el amor?

–¿Perdón, perdón?

            No… solo lo haces. El ejemplo que te doy es para que aprendas cuando hables con alguien a quien consideras igual o superior, no preguntes si puedes preguntar.

–Pregunte porque no tenía tu atención en ese momento.

Siempre estoy atento, y todo grande o todo aquel que se cree grande estará atento. Esto abrirá más de una puerta Mercedes. Solo pregunta, solo da tu opinión, no preguntes si puedes hacerlo; solo bota la piedra y parte la cabeza que debas.

–Hace unas semanas tuve un sueño que me asusto mucho porque sentía que me perseguía alguien que se hacía llamar robador de almas.

            Ya…

–No lo veía pero sentía que me estaba siguiendo, y en el sueño me enteraba aparte de lo… o sea yo sentía que era el robador de almas; él nunca me lo dijo. Pero no sé porque en mi inconciencia sabía quién era; y en el sueño, en los medios, las noticias, hablaba de un robador de almas.

Entonces me levante y lo primero que hice… se me grabo tanto el nombre porque nunca escuche la palabra “robador”… he escuchado la palabra ladrón, pero no robador y peor de almas. Se me hizo raro, y lo busque en el internet y cuando leí una información que me llego sobre unas brujas en siglos atrás, cuando estaba en la época de la inquisición.

            Tres brujas…

–Se puso a investigar justamente sobre estos robadores de almas, decían que venían a buscar a la gente moribunda para…

            Para capturarla…

–Y se las llevara. ¿Quiero saber que tiene que ver eso conmigo? porque en esa época mi hija era muy pequeña.

            Tiene que ver, pues debías traer esta información a aquellos que necesitaban saber cuál era la fuente del capturador de almas. Se producían por espejos o exagonal dibujado en madera o echo en vidrio, cristal talvez u otro refractante.

            Se ponía al moribundo dentro de este lugar, y luego su alma quedaba encerrada para obedecer a quien la encerró. Se te dio este conocimiento para demostrarte que fuiste llamada a venir; para demostrarte que no has desarrollado el don de un portador; que has desarrollado tu propia videncia.

            Mercedes en esta casa hay un “ladrón de almas”. Se te fue avisado que vendrías donde hay uno y que conocerías… no es una persecución.

–Sentía que me estaba persiguiendo. Lo vi atrás mío.

            Si…

–O sea le vi a alguien atrás mío, un hombre, atrás mío. Exactamente, no vi quien era.

            Mírame entonces, y mira al hombre detrás de ti.

–No me parece.

            Ahora mira a Rubén…

–Tampoco…

            Entonces te diré que no es hombre a quien viste.

–Tenía la talla y el aspecto de un hombre.

            ¿Dónde está María Augusta?...  Párate frente a ella, baja tus manos… no mires su cuerpo.

–Cierra los ojos.

–Ni siquiera es la energía que sentí.

            Ahora, llévale y muéstrale el capturador; muéstrale tu energía allí abajo.

–Nada pasa por casualidad, por alguna razón ella tenía que estar aquí y tenía que pasar lo que tenía que pasar.

            Bienvenido nuevamente, esperemos no sepamos de ti solo una vez al año…

–Te quiero preguntar algo y a la fecha no sé quién fue el que me… Meche, no podía tener hijos.

            Se lo dijiste…

–Te digo algo, intentamos, intentamos… enero, febrero…

            Deja de hablar… Yo lo envié a tu casa, te pidió posada; le dijiste de tu problema, durmió esa noche en tu casa.

            Cuando das habitación a quien lo necesita, puede que de arriba te concedan una bendición.

–Y después que se fue, yo estaba despierto, despierto; yo no duermo… me jalo las piernas y me estaba arrastrando. Entenderás que yo siempre he sido maricón para este tipo de cosas y yo veo; y veo gente muerta…

            Ve al grano…

–Me arrastro esa persona que hasta la fecha no sé quién es… lo único que dije, le dije Imamiah, ¿sabes que Imamiah, sabes qué?, detén esta persona. Entonces el cogió y se puso adelante mío, puso los brazos, y se quedó ahí.

Entonces esa persona lo que hizo fue, llegar hasta el comedor… era como una neblina, porque ni siquiera tenía el rostro… se vio una silueta humanizada, sí; pero como neblina. El señalo la sala, señaló así a la pared, y al día siguiente apareció dos huellas de bebe pegadas en la pared.

Yo lo llame a Geovanie y le dije. Entonces aparecieron dos huellas de bebe, después apareció una huella de bebe en el otro cuarto, pero pegada en la pared como si hubiera caminado. Pasó el mes, y quedó embarazada.

¿Quién es esa persona?... la manera como… si es una persona que es un enviado, que viene a decirme que ya voy a ser papa, le agradezco muchísimo. Lo que no le agradezco es la manera como se me informo.

            Geovanie es algo tosco para dar noticias. Recuerdas que te visitó…

–Me ayudó muchísimo.

            Recuerdas que en esa ayuda con las velas, le comentaste de tu problema. Debo explicarte quien curo a tu esposa... tu amigo tiene más poder del que crees… Te portaste bien.

–Entonces lo que yo vi, ¿Quién era?... Geovanie...

Ya te dio un susto jalándote las piernas antes, mostrándose como tú lo dijiste “bótale un pan”. Tu amigo tiende a asustarte…

–Es molestoso.

Entonces a veces es bueno decirle a un amigo que problema tienes. Un mes y medio después de su visita…

–Af, vi pero no sentí nada… curiosidad, eso sentí.

No importa el hecho, importa el nombre.

–Me llamo la atención, pero…

            Lo que has visto abajo, es un “robador de almas”. También le llaman “capturador de almas”. Hoy venias a conocer uno, como hay muchos más, voluntarios o involuntarios. La gente los tiene, pero tú ya sabes cómo reconocerlos.

–Af, Af… quería agradecerte a ti, y a través de ti a nuestro hermano Jesús Cristo por la casa que ya se me fue adjudicada.

            Yo he observado…

–Te he sentido…

            Yo he visto y he caminado. He visto nuevos dueños, y tu corazón algo más tranquilo. Ahora ya se les ha enseñado como decir, no pedir; como sugerir a Dios. Ya tienes lo primero, lo segundo es más grande que tu casa.

            Ningún coco cae de su mata si no se lo golpea un poco.

            Deberían buscar otro inodoro, ese hace algo de ruido.

            A mí no… a ustedes por hacer algo de lo que escucharon se debía hacer. Cuando mandas a un mensajero a la guerra, no lo mandas a pelear; aun así lo mandas armado hasta los dientes para que si alguien se cruza en su camino o intenta hacerlo, sea eliminado de inmediato.

            Cuando se les diga ve y pelea, no se les ha dicho, lucha; se les ha dicho ármate, así no perderás. Aprendiste a armarte amigo, ten siempre tus armas cerca.

–¿Eran tuyas las plumas que caían en el muro de la casa?

–En mi computadora.

            No sería, no sería la primera que se me cae. Siempre dejé algo a quienes necesitaban recordar.

            Vienen tiempos mejores para todos ustedes. Se abrirán puertas grandes, tomen lo que salga de esas puertas.

            Esto embriagaba mejor que cualquier trago, después de todo, no sentías la diferencia… es solo café…

–Está buenísimo…

            Por eso te lo he dado, puedes invitar un café a una amiga y esa noche dejará de ser tu amiga…

–Af, la primera vez que yo te vi y nos reunimos y me diste un maestro; más quisiera saber si ese maestro es el que me habla sin necesidad de estar presente, o ¿quién es el que habla y me jala las orejas cuando hago cosas malas?

            Nosotros no damos maestros, sugerimos guías. Cuando has anclado tu energía en un guía, el espíritu y el alma del guía no duerme igual que su cuerpo. Dicho conocimiento del alma o del espíritu estará presente para ti cuando lo necesites como consejo o por su carácter, como puteada. Es bueno recibir una puteada de vez en cuando, mientras sea beneficioso y no se falta al respeto.

Puede ser algo así como “!puta madre, consigue trabajo!”. Es un buen consejo con una puteada.

            Yo tengo trago en mi café, luego te pido café solo…

–Tú me hiciste algo en la mano, ¿qué fue lo que me hiciste?

            Hoy fuiste llamado por otro nombre, todos ustedes. La línea de la vida es una excusa, un placebo. Quien logra dominar la primera letra, logrará después dominar las que vienen; siendo así, todo maestro forma su nombre con una “M”.

            Pero lleva mucho tiempo que los hombres entiendan porque ¡carajo! tienen una “M” en su mano.

¿Qué es lo que quieres?

–Ver espiritualmente.

            Eres un buen anfitrión, no esperaba este lugar. Es algo dura…

–Bien dura.

            Pero es buena mujer. Tu hija es un poco más terca aunque no lo parezca.

–Igual a la madre.

            Y están aceptando o han adoptado un maestro que se formó tan terco como ustedes; eso puede servir.

            Tus ojos cambiarán desde el día de mañana, no importa cuán nublado se vea todo, no importa cuánto parezca faltarte la vista. Lo que ves, no será neblina, ni una falla visual. Intenta ver mis ojos.

–Pide entrar.

–Quiero entrar…

–Sin miedo gordo… ordénate entrar, ordena entrar.

–Quiero entrar, ordeno entrar.

            ¿Es así de dominante en la cama también?... El no pide entrar, solo… ordena. Es más fácil… es un rastro lo que verás, solo observa. El rastro dejará de ser simples manos moviéndose y podrás ver el tiempo; no veas mi rostro, observa la diferencia entre movimiento y alineación.

            El brillo, la pequeña capa de dos milímetros sobre los dedos es lo que verás mucho más grande. Solo no ordenes ver, no pidas ver.

            Hoy les ensenaré algo más; después de todo, todos aquí van para maestros. Alguien que inicia no ordena, solo ve. Alguien que ya ve, ordena o no dejará de ver.

–Cuando ya ves, ordenas.

            Cuando no ves, no debes ordenar. Ahora no veas y el cabello de tu esposa parecerá una gran esponja redonda sin forma de cabello, solo una tira negra. No te están engañando tus ojos.

            No veas sus frentes, mira el cabello de tu amiga frente a ti al lado de la blanca: perdón, de la negra. Debo aclararte, todos están cerca del mismo foco, ninguno brilla como ella.

            Estimado anfitrión, dese por servido.

–Gracias.

–Te decía hace un rato. No les, no les siento ya portados, pero si les siento amigos.

            Desde hoy, ellos se mantendrán. Todo aquel que ha sido llamado y será maestro, ya no será portador.

–Estoy consciente de ello.

            Aun así, sus portados se sienten algo satisfechos con quien los lleva. A excepción de algunos…

–¿No vamos a tener reasignaciones?

–Af, una inquietud ¿Mercedes va a portar a alguien?

            No hoy…

–Pero la presencia ya está al lado de ella.

            No puedes darle la orden a uno de los nuestros de cuidar a alguien que ya está cuidado. Este asumirá que alguien más necesita de su cuidado, ¿porque no, quien da de lactar?... Entonces ya entiendes donde esta Imamiah, y entenderás también porque se muestra algo enojado o más enojado o distante de lo normal.

–Cuidar a alguien que ya estaba cuidado.

            Si enviaste a proteger y decidió proteger a tu esposa. Cuando ella se sienta atacada de cualquier forma o este aludida o enfadada contigo, Imamiah, también lo estará ¿ahora entiendes?

–¡Maestro! Ja, ja.

–Está al lado.

            Tú le diste a alguien que la cuide.

–Ojo, pero yo se lo di, no para ella, yo se lo di para…

–Pero ella ya tiene.

            Te lo voy a explicar de esta manera.

–Por lo que tú me dijiste, por esa misma razón, es que se armó la bronca en mi casa…

–Lucha de poderes…

–Después de la bronca el asumió… ella necesita más protección, me voy con ella, ya.

–Por eso es que ya casi no lo siento a Imamiah.

–¿Ya no lo sientes?

            El sentimiento…

–El nunca, casi nunca está al lado mío, él siempre está dentro mío…

            Está haciendo caso a lo que pediste. No confundas las órdenes que has dado con los impulsos de lo que necesitas.

–Por esa misma razón… le mande una orden.

            ¿Por qué crees que se está activando?... No puedes darle una luz grande a alguien en sus manos y esperar que sus ojos no se encandelillen.

            Sueno algo enfadado, debería dejar de tomar…

–Af…

            Espera, antes tu pregunta…

–¿Yo, soy portador?

            No, por ahí anda mi comodín.

–Como Odín…

–Si es que lo soy, ¿me podrías decir el nombre?

            Aun no, y no digo que aún no puedo decir un nombre. Digo que aún no portas. Todos irán camino a portar, pero Aristhus ha tomado otras decisiones; yo estoy de visita. El nuevo líder, tiene su propia voluntad con y sobre ustedes.

            Esta mañana él ha tomado nuevas decisiones y solo un portador como fue en los tiempos antiguos entragará su portado a quien lo merezca; pasando claro por los filtros asignados y con concilio de los despiertos.

–¿Entonces a quien he sentido toda la vida?

            A quien… uno no puede simplemente buscar la luz sin que esta lo encuentre. Muchos nacen con la voluntad de ser grandes y otros con la necesidad de ser llamados cucarachas. Tú naciste con voluntad, te mostraste antes… estas camino a mostrarte nuevamente.

            Regálenme algo de café…

–Af, ¿tengo o tenemos el permiso para poder abrir ya las puertas?

–Amigo la segunda parte de la pregunta…

            Como la primera vez que nos vimos (tomándose el café bien caliente).

–Eso no tenían que saberlo.

            Dije que nos vimos, no que hicimos nada…

–Tú que piensas mal…

¿Quieres intentarlo?... Bebe un trago…

–Bueno.

Cuidado con tu lengua…

–Amigo la segunda parte de la pregunta…

–Al café, se lo toma caliente.

            Solo quema a quien tiene conciencia de cuánto daño puede hacer; quien no… ¡ah, perdón!, no debería quemar… (Tomando un gran sorbo).

            Por favor tutu…

–Es que era literal… le di toda la llama a la cocina, burbujeaba el café en la olla, en la olla… filático yo también pues…

            El hombre cree que si un líquido humea, la gente “normal” no puede hacer algo como esto (se bebió el café hirviendo).

–Y sí, yo te probé así.

            Estaba más caliente…

–Sí, mucho más caliente… totalmente; entonces yo decía… si es cierto que es, vamos a ver, ¿filático pues no? Burbujeaba, lo que era hervir la olla… cojo el jarro y lo pongo en el otro jarro… arruine le dijo yo así… vamos a ver si es cierto. Cuando lo vi hizo tac, tac, tac, (indicando como Af, se había tomado el café) y yo… ahora si dije yo… bueno literalmente dije las palabras “ay hijue puta, esto no lo creo”.

Y después me cago con la suerte diciéndome a mi ¿“que crees mocoso?”

–Amigo la segunda parte de la pregunta… me dijiste que, a pesar de que te dije que no me siento portador sino amigo, pero quienes están… no serán reasignados…

            Yo lo he dicho, solo el portador reasignara…

–A quien sea digno. Comprendido…

–Af…

            Ya respondo, no he perdió tu pregunta…

            ¿Qué es eso?

–Un cigarrillo electrónico.

–Eso mata más rápido…

            Estas fumando agua…

–Es vapor.

            El vapor, destruye los pulmones. No ha sido una orden, solo una advertencia. Eso que tienes, es vapor, va directo a tus pulmones y los empieza a ahogar. Tarde o temprano los efectos serán nocivos.

            El ser humano ya no fuma. Fumar es desarrollar los pulmones, no destruirlos; siendo así, deberían aprender a fumar.

            Te vas a morir muchacho, lo que llevas debe salir.

–Necio como el solo… haciendo honor al apodo.

            Eso era fumar…

–Hijue puta… por tres tragos más, estoy borracho… ¿qué pasaba?, que al rato te hacia alucinar… ¿deuda saldada?

            Deuda saldada igual a tiempo dado; no hiciste caso.

–Dieciocho meses…

            Y has purgado tus dieciocho meses, date por pagado.

–¿Ahora sí?... literal… ¡que burra!

            Uno… ago… No anoto tu fecha, perdiste dos meses muchacho, recuerda de donde sacaste la pata cuando volviste a meterla en el hueco. No debías uno, ocho; debías uno, diez.

            Otros ya te han dicho, agosto inicia con mucho, mucho para ti… y para quienes están contigo. Hemos reducido también su tiempo de paga porque tú has estado ahí…

–Pero oye, sabes que lo he hecho con lo que tú me enseñaste.

            Y ellos lo han aceptado… vete de aquí…

–Sí, mejor me voy de cachifa…

            Lléname de café antes de irte.

Hacíamos competencias… Iván… Ivanes… no debes tener boca, ni tráquea, solo pulmones y nariz; debes escuchar tus pulmones al respirar y al salir. Algo así… escucha… (Aspiró y exhaló fuertemente).

Debes tomar más humo, aquí todavía hay… Otra vez agua del grifo…

–Agua de grifo…

            No, no es lo que he pedido.

            ¿Qué le pasa a tu estomago?

–No yo digo, que no se si para tener más aire tiene que hacer la respiración abdominal…

–Llenar los pulmones completamente hasta abajo, no de llenar solo arriba, por eso tengo la barriga ancha, ja, ja…

–Aja…

            El diafragma, si bien es un buen filtro, puede llevarse por mala manipulación

–A mí me enseñaron que para tener más aire, al hacer la respiración abdominal, haces que el…

            El diafragma se expanda…

–Y que entre más aire a los pulmones.

            ¿Sabes lo que pasa si llevas humo hasta el diafragma?

–A no, ¡ah!...

            La persona se ahogaría. El humo va hacia los pulmones, no hacia el diafragma. Esta es la diferencia de cuando escuchas un diafragma y cuando escuchar pulmones… estos son pulmones… esto es diafragma (fue clara la diferencia de sonidos).

            Y puedes hablar mientras vas soltando el aire que tienes dentro. Ejercicio o técnica para canto… ¿ves la diferencia?

            Esta diferencia no la conocen los fumadores actuales, solo fuman por inercia al igual que tienen sexo… lo hacen por inercia. Muchos aquí son producto de la inercia…

            Ivanes… Jorge…

–¿Jorge o Jorges?

            Retírense…    Necesito solo a un Jorge… Un Jorge…

–Solo a uno.

            ¿Cómo estas amigo?...

–Bien, bien.

            Tardo mucho…

–Pero creo que valía la espera.

            Tu y yo, y no es un reclamo… sabemos que pudo haber sido antes.

–Así es.

            Tardamos… no por culpa de nadie; echémosle la culpa al tiempo.

            Hemos y se ha retirado todo pendiente de ustedes y sangre de linaje y otros más.

–Gracias.

            El tiempo que se pierde se paga para Dios. Tres años, cuatro, cinco, siete o diez de abundancia, son el igual a la misma cantidad hacia abajo.

            Tu caída esta próxima a terminar. Hemos acortado el tiempo o hubieras tenido que pagar el año que perdiste. No quiero, ni voy a llevar pendientes conmigo.

–Gracias Af.

            El primero… (Era de madrugada y se oyó el sonido de un pájaro trinar por ahí.) 

–Aja… ja, ja.

            De agosto, harás tan grande hueco como lo quieras; y tomarás de las paredes lo que te den (volvió a trinar el pájaro). Esto es la confirmación de ha perdido el plazo. Da por pagada cualquier deuda de tiempo ¡no te duermas estos dos meses amigo!

–¿Cómo pago mis deudas?

            Las deudas al igual que las viudas suelen esperar. Así como te pedí algo antes, has visto el resultado; te pediré esta vez haz ojo ciego y haz escusa grande. Quien escucha la excusa, no creerá; pero ley alguna no podrá tocarte.

            Tendrás para pagar y por primera vez, porque lo has pedido te he dado tiempo.

–Gracias Af.

            Tiempo exacto, primero, agosto, año dos mil quince.

–Gracias Af.

            De que…

–Gracias.

            Creo que has escuchado… puertas grandes ya están abiertas. Hay que esperar para tomar lo que está dentro, su espera debía ser igual al tiempo perdido. Se ha reducido a dos meses.

            Tutu… Tutu… aprendió esto esperando el tiempo perdido. Esto no es por privilegios; esto esta vez lo hare por amistad.

–Gracias Af.

            Los monos amigo…

            ¿Y tú mi querida bruja? Efesthus me tiene al tanto de ti y de ti…

–¿Y es normal?

            No conoces a mi hijo, para el todo es mal… pero en buen sentido.

–El habla siempre conmigo.

            El habla para saber quién es digno de escuchar.

–Y me tiene… pone tareas siempre.

            Te he está reclutando, ten cuidado con tu carácter.

–Dice que me parezco a él.

            Ya lo he dicho ¡ten cuidado con tu carácter! Si llegas a parecerte un dos por ciento nada más, a mi hijo… el mundo entero no te soportará.

            Verás a las cucarachas como a su estiércol; verás a las ratas como cucarachas y verás a los hombres como bestias. Esto ya te está pasando. Esperemos aun no hayas empezado a arrear los burros. Tu expresión dice mucho, ¡ya lo hiciste!

–Af, yo tengo una pregunta… mucho tiempo atrás, yo leía las cartas y tengo gente que me dice… pero no quiero que me lea nadie sino tu; pero tengo como que mucho respeto a eso, mucho temor también. Entonces no sé si debo o no debo…

            Existe algo llamado “copia”; solo quien tiene el original puede regalar una copia fidedigna. Quien tiene una copia, dará una copia. Quien tiene una copia de la copia, dará garabatos.

            ¿Quieres un buen naipe de lectura?... pide una copia del original, córtalo, y pide al médium que lo zete.

–¿Y cómo hago con mis cosas que también ahí…?

            Se las dice… quien te pide seas juez, no te pide que calles. Estoy hablando como un juez después de todo ¿acaso para sentenciar muerdes tu lengua?... haz lo mismo entonces en la lectura, pero ten claro… cuando aprendas a leer y lo hagas bien, más de una te parecerá puta; más de uno te parecerá ya cabrón; más de mil, te parecerán insectos.

            Si alguien pide tu consultoría, deberá aceptar lo que venga ¿verdad mi estimado amigo?

–Verdad.

            La copia que le he pedido ya, pueda proporcionar a quien la quiera. Si creíste que alguna vez algo pudiste leer, cuando tengas en tus manos mis cartas… ¿por qué te has reído?... explícaselo…

–Porque todo lo que he leído en esas cartas, increíblemente ha sucedido, en lo bueno y en lo malo. ¡No he fallado una, una; no hemos fallado una!... es que si te asusta.

            Y luego gusta…

–Papa, se te agradece cualquier cosa que venga… todo se te agradece; siempre fue un bien común… siempre.

            Que los míos y los suyos estén bien es el único bien común que buscamos.

            Doctor todo empezó con un granito… me lo llevo de recuerdo. No encuentro mucho sentido pero el granito es interesante y bastante negro…

–Venga, venga papa, venga… siempre he tenido mucha afinidad con este señor ¿el sigue portando la mascota que tiene?

            Más bien él es una mascota…

            Ha sido grato… no busques lo que eres y lo que eres te dirá aquí estoy, reconóceme…

–Así es, te agradezco.

            Hoy he recibido muchos agradecimientos, no entiendo que he hecho…

–Has cambiado la vida de algunas personas.

            Los ángeles fuimos llamados mensajeros, los mensajes vienen de una jerarquía superior llamada Dios. Ten claro, aun lo escrito por el Padre, está siendo ejecutado por los mensajeros.

–Y por nosotros.

            El hijo mucho ha dictado; aún hay mucho que cumplir por el Padre, yo solo les he dado lo que del Padre han podido tomar, y los que vengan detrás de mí, así lo harán. Es grato sentirse agradecido; pero solo somos la herramienta al igual que ustedes lo son para su espíritu.

–Exacto.

–Af, yo quería preguntar.

            ¿Qué?

–Vera, yo quiero saber…

–Ari… ja, ja…

–Hace unas dos semanas o una, no recuerdo, soné que subía las gradas y había un hombre que estaba acostado, un viejito; y estaba con muletas. Y yo le levantaba, le ayudaba y en él hacía relación a mi abuelo pero…

            ¿Hacías relación en el viejito?

–Ja, ja, no… yo en el viejito le veía a mi abuelito, creía que era mi abuelito. Pero a la vez él me decía que, que le ayude, que le ayude a él. Y le ayude parándole o sea lo que estaba acostado con muletas, le pare ¿ya?... no, no sean mal pensados.

            Nunca te detengas…

–Él me dijo que le ayude, él me dijo que le ayude, entonces yo le dije que sí; entonces él me decía que pida, que pida por él algo así. Después aparecí, recuerdo estar en la antigua casa de una abuelita mía y conversaba con mis primas algo así y mis tías  y les comentaba de eso y ellas me decían que como se llamaba y no recordaba y ellas me decían que, ¿se llamaba Ángel?... digo ¡ha, si, si, se llamaba Ángel!

Y después me levante y yo digo gracias… espera que pida por esa persona y me imagine que tal vez un alma del purgatorio tal vez me estaba pidiendo que pida por esa persona.

            ¿Qué tan muerto esta tu abuelo?

–¿Perdón?

–Que tan muerto esta tu abuelo… que tiempo lleva.

–Lleva ya talvez un año.

            Significado de los sueños… igual a lo que ves y escuchas. El hombre llamado Ángel, te pide que ores y pidas por el hombre ya muerto llamado abuelo.

–Era mi abuelito…

            Te acabo de explicar lo que te ha pedido tu ángel que hagas.

–Porque también mi papa siempre me cuenta que él sabe cómo murió y cosas así y que siempre cuando rece el rosario pida por mi abuelito.

            Reza el…

–Rosario.

            Reza el rosario… rosario… ario. Ya te he dicho que hacer.

–¿Cuántas veces tengo que pedir?

            Vete hasta su tumba, ¿cuántas veces has ido?

–¿Cuántas veces?... una vez.

            Vete hasta la tumba de tu abuelo, pon tres velas frente a su lapida y dile te escucho… descansa en paz…

–¿Por qué me pide que pida por él, o sea?

            Porque ahora tienes a uno de nosotros contigo; porque ahora puedes ordenarle irse en paz.

–¿Puedo hacer también por mis otros abuelitos o solo por él?

            Solo por quien ha pedido tu ayuda.

–También tenía o sea dudas… cuando era pequeña siempre estaba…

            Párete por favor.

–Cuando era niña siempre conversaba, no se conmigo misma, pedía… no sé, y siempre pedía cosas a Dios, así; que me ayude en algo y con el tiempo me iba dando cuenta que siempre me gustaba hacer, o sea siempre me daba esa oportunidad de lo que yo le pedía, me daba.

            ¿Cómo le llamaste a Ari?

–¿Perdón? A Dios…

            Un portador, siempre es portador. No hablabas contigo misma.

–Siempre me imaginaba que alguien me escucha…

            Deja de imaginar y empieza a tenerlo claro, así será más fácil pedir.

–Pero en cambio ahora… o sea yo cuando conversaba decía, me refiero a que o sea me imaginaba en un futuro ¿no?, talvez va a pasar esto, esto, este otro… y pasaba eso.

            Te mostraba a futuro lo que necesitabas saber.

–Pero es que también a veces hay cosas que yo me imaginaba y no quiero que sean así, no me gustaría.

            No puedes cambiar lo que ha de venir, a menos que tengas el permiso para hacerlo o conozcas a alguien que tenga el permiso.

–O sea son tonterías para mí, pero a veces que si se dan pero, no sé, no me gusta.

            Se queda dormido en las fiestas talvez por eso no te gusta.

–Me refiero a que no me gusta…

–¡Van a ser las tres de la mañana!

            Significa que debo irme…

–No te vayas, tú eres chévere.

            Nunca falta un aguafiestas que de la hora.

–Af, quiero que me hables del señor Krishna, siento que tengo mucha conexión con él. 

            ¿Qué quieres saber de mí?

–De él y del señor Jesucristo. Nosotros tenemos la información occidental.

            ¿Tienes claro que fui Krishna?

–Hagan silencio por favor. ¿Puedes repetir?

–Ya te dijo que él fue Krishna.

            ¿Porque crees que fui llamado viejo loco por tantas épocas?... Siempre he sido igual, siempre fui considerado loco o demasiado viejo para ser coherente. Dame un momento…

No estas imaginando, nunca imaginaste. Aprende a pedirle a tu ángel y tu ángel aprenderá a darte como ya lo ha hecho pero esta vez como amigo… no lo entendiste.

–Imaginaba que es lo que iba a hacer para ir al cementerio.

Nunca te sientas mal por pequeñas risas en este grupo.

–No me siento mal… estoy equivocada me digo a mi misma.

            Algo confundida sí. No serías el primero con quien trato; aun así digna portadora de Ari. Nunca hablaste sola, siempre él estuvo y estará allí. Debes escucharle…

–A veces cuando escucho cosas me asusto mucho.

Deberías no hacer que suene, se asusta…

–Cuando estoy sola, y veo por la ventana me imagino que voy a ver cosas feas…

Pierde tu miedo niña.

–Siento que me van a hacer daño o algo…

Estas atrapada en los sentimientos provocados por padre y madre en ti.

–¿Qué hago para que se vayan?

            Deslíndate de tus culpas, pues no son tuyas.  Hay muchas formas de hacerlo, no les des importancia. Vive ahora que tienes edad para vivir.

–Estoy pensando que me quiero y de viaje y cosas…

            Es lo que acabo de decirte. Haz lo que quieras hacer.

–Es que a veces pienso algo pero me siento un poquito culpable porque siento que mami no quiere…

            Es lo que acabo de decirte.

–Bueno pero es que…

–Comienza a tomar tus propias decisiones.

–Pero es que a veces siento que es difícil

–Tú lo haces difícil.

            Eso es lo que ya te he dicho, no debes tener culpa por algo que no has hecho. Hay formas de conseguir dinero, puedes prostituirlo… todos entendimos.

Ahora, ahora te escucho y se lo que has dicho, dime ¿qué necesitas saber?

–Siento que tengo una conexión muy grande con el señor Krishna. Lo he buscado.

            Pocas veces, cuando buscas algo por mucho tiempo, cuando lo tienes en frente, dura poco… Aprovecha el tiempo que va a durar.

–Siento que te vas, siento algo bien feo dentro de mí que se va…

            Ya lo he dicho, mucho de mí; yo en esencia quedo entre ustedes. Las conexiones creadas por los instintos son radicales para las decisiones, para nuestra espiritualidad, para lo que somos y conocemos. Esto es algo solo para ti, ha sido borrado de las grabaciones amigo. (Af hablo solo con él  y se borró esa parte de la conversación)

–Suele pasar…

¿Qué necesitas?... ya pediste algo y se te fue dado y no fue a nosotros, lo pediste a la fuente, ¿qué más necesitas?

–Encontrarme a mí mismo.

            ¿Quién eres?

–¿En este espacio tiempo, o en esta paradoja?... Iván; pero no sé quién soy en realidad.

            Entonces, ¿cuál es tu error... buscar el espacio tiempo en el que realmente existes o ya haberte encontrado en este espacio tiempo como quién eres?

–Yo entiendo que en este espacio tiempo, aun no me encuentran, aun no sé quién soy.

¿Y qué has hecho para buscarte?, has buscado guía y la has encontrado. Aun así, has hecho búsquedas de ti mismo, no por ti, no para ti; pues has encontrado a otros, ¿cuándo comenzaste a buscarte a ti dentro de ti?

–Hace unos seis años.

¿Dónde se encuentra el aguacate?

–En el árbol.

            El árbol es la imagen aparente que proyecta un fruto, ¿pero dónde está en realidad?... dentro de sí mismo. Siempre estuvo dentro y siempre estará allí.

Debes abrir la carcasa, debes reconocer el fruto y luego encontrar la semilla. Solo al llegar a la semilla encontrarás la fuente para plantar tu propio árbol.

–Estoy buscando la semilla. ¿Qué necesito?

            Entonces debes dejar de consultar en tres puertas a la vez. Toma la información de cada puerta por separado y úsala para tu beneficio. Si tomas la información de una puerta y la llevas a otra para autorizarla o no, resultará que la puerta que toma la autorización en sus manos, no está ni siquiera al nivel de tus pies a estas alturas; aun teniendo conocimiento, aun siendo sabio. Hay sabios entre ustedes que solo son eso y hay conocedores entre ustedes que son quienes han dado por escrito el conocimiento que hoy los sabios llevan como ley y tributo.

            Debes dejar de tribular. Te di respuesta, no orden. La respuesta que condiciona lo aprendido, solo refleja el fracaso de quien la ha dado, ¿qué te trato de decir?... Pregunta por ti y para ti ¿qué hacer y cómo hacer, como mover una piedra de un círculo y obedecer al ejercicio? Eso te demostrará que fuiste tú, y siempre estuvo dentro de ti ¿o no?... eso es lo que te falta. Debes aprender a obedecer para ti, no por ni para nadie.

Quien es sabio es sabio para él, puede darte su conocimiento, pero más allá del conocimiento, no podrá darte tu espíritu.

–El conocimiento no le va a dar la sabiduría.

            Recibe el conocimiento, pero de quien tiene los dones. Recibe el poder. El poder de Dios no fue dado a los hombres que tienen lengua grande, ese es un don de hombres para hombres que necesitan escuchar a otros hombres hablando bonito. Siendo así, si este fuera un don de Dios para ustedes, no hubiera tanto político.

–Af, estoy en el grupo de alquimia. Por mis funciones de trabajo, llega mucha gente con dolores por la administración de justicia, derrotados en las decisiones de los jueces y sin embargo, al escucharles yo, les digo que vamos a salir adelante y efectivamente se han solucionado los problemas de las personas.

            La Jessenia es lo último que se pierde (bromeo); y está perdida…  Debes saber algo… Jessenia lleva por segundo nombre Esperanza.

Debes dejar de escribir para otras personas a menos que consideren lo necesiten. Un alquimista es un mago que forma una situación, circunstancia, forma, transmutación de lo uno a lo otro con desearlo.

Este es el don que se te está dando. Ya has visto el resultado físico en materia inanimada y míralo, estas logrando el mismo resultado en materia animada; sin embargo, acabas de descubrir que estás haciendo alquimia en las personas. Eso es un alquimista, quien cambia la forma de su entorno.

            Sin embargo no puedes estar cambiando por ahí todo lo que encuentras mal, puede que un día te llegue una factura muy grande y tengas que responder porque diste tanto sin haber recibido nada y no hablo de materia económica, hablo de materia espiritual. Quien no llena tu espíritu, condena tu alma. Ten claro eso, por este principio un sanador, es vetado de ayudar o de servir a quien no es digno de recibir ayuda.

            Que todos se sienten…Ven acá estimado terco, en el filo…

–Qué pena, te toca.

            Dime…

–Negocio ¿qué puedo hacer por el negocio, que debo hacer?

Puntos y puntualidades, productos y ventas. Tu producto esta sobre cargado, ya uno de los tres desde un inicio dijo teniendo claro que su participación, no era esa en el caso… “déjenme fuera de esa comisión, pues esa comisión no es mía”; aun así lo incluyeron.

            Ahora hay formas de roer la roca. Debes reintegrarte, deben dejar celos y recuerdos. Hay telarañas donde habitan muchos insectos que necesitan de insectos más grandes, de insectos sabios o conocedores. Como ya se lo dije a tu padre, muchas cosas fueron removidas, preguntaste ahora puntualmente de un negocio… muchos de los que necesitan parte de ese negocio, observan cajas con colores, matices y amigos. Hoy en día todos son amigos de todos; hazte amigo de todos.

Ya no sirve dar la mano, hay que dejar los celos a un lado, cuando se trata de un negocio, debes ir a la fuente de la propaganda del negocio. Si la televisión no sirve, ni la radio, ni el periódico, hay una forma más rápida de encontrar perros y de vender productos. Creo que he sido claro.

            Las marcas de las bestias no existen, pero si existieran todas esas bestias entrarían en internet y usarían “t o fs” para vender sus productos. Sí, tenemos claro todo eso; después de todo usamos el cuerpo de alguien entendido en la materia. Hemos dado este conocimiento a muchos más.

 Aristhus también los quiere saludar, yo… ha sido grato verlos.

–Amigo solo dos palabras, bueno un poquito más de dos. Es grato estar contigo, y te vamos a extrañar, sin embargo sabemos que tenemos tu radiación y tu esencia cerca siempre… nada más.

            Fasuel un día se paró en la puerta de mi casa, tenía una orden clara y algo que cumplir a cambio del poder que ya se le había sido dado. Se lo que tienes que hacer le dije… hijo. Siempre estuvo cerca, siempre me visito pero antes de retirarse volteo a verme y cuando terminó de verme, dijo “por siempre por ahí estaré”.

No importa cómo, no importa si te grito en la calle exigiendo que regreses pues has equivocado tu camino. No importa, no importa… no importa si detienes el sufrimiento de un anciano para que todo se cumpla más rápido. No importa si envías a una ciudad algo grande a la muerte para que un volcán no se atreva a tocar la ciudad de Salomón. Es fácil mover a Salomón de ciudad, eso puede salvar a muchos. Por eso te recibieron temblando la tierra mi amigo…

–Cierto, cuando llegue yo, dejo de temblar.

            Se calmó la furia de quien debía tragarse la ciudad. Los volcanes tienen por costumbre hacer eso. Somos quienes intervenimos, a veces somos algo crueles y a veces llevamos amigos a casas de amigos para devolverles la felicidad.

–Somos amigos llegando a casa de amigos.

–Un amigo siempre, siempre, siempre da el golpe que merece uno para hacerle recapacitar simplemente. No son crueles, son justos.

            Yo ordené a Gregorio. Yo pedí al jefe permita intervenir… No puedes, y no es justo y un hombre que vivió fuerte toda su vida, viva como un vegetal el resto que le queda.

–Se fue como debía.

            Esperemos el tutu regrese…

–Mientras tanto.

            Mientras tanto…

–Af, hace unos quince días, tú has ido muchas veces o unas dos veces a mi casa, y yo estaba muy mal, estaba en la cocina con muchísima rabia y estaba sola y estaba pensando ¿fuiste tú el que me botaste el platillero?

            No.

–¿O fui yo?

            Tienes alguien moviendo cosas, sin tocarlas dentro de tu casa. La energía es una orden que flota; la energía con orden es atraída por la energía negativa acumulada en un punto específico. Tú no moviste nada, nadie lo movió; su orden lo hace cada que hay desorden.

–Af, a ver… desde arriba no, no… yo creo que no me exprese bien, pero provoque que una niña se enfermara…

            ¡Shhhh….! No le recuerdes a Dios las cagadas que hiciste, pueda que también lo recuerde y decida castigar el error que has cometido. Es mejor que guardes tus errores y una vez que los hayas comentado y te hayan dicho silencio, no los vuelvas a comentar. Trate de darles lo que pude de acuerdo a lo que su Dios permitió darles.

            Fue un gran gusto haber podido llamarles amigos.

            Aléjate de mí pues estoy hablando a todos…

–La burra sigue así…

–Si…

            A todos y por todos abogare, hasta donde se me permita abogar. No busquen a quien se va pues no lo van a encontrar, más tengan presente que cuando necesiten que una paloma resuene en el aire, confirmando que estamos cerca, plumas encontrarán en el camino confirmando que ahí estuvimos.

 

            Adiós amigos… por siempre y para siempre… por ahí, por ahí estaré.