Plata 12

–¡Salud!

¿Cuánto hace que no vengo?

–Hace fu… perdí la cuenta, algo más de un año aquí.

–Unos nueve meses, en diciembre creo que fue la última vez.

–No. 

            ¿Entonces les llevo mucho comprender lo de los muros?

–¿Perdón?

–Lo de los muros.

–Cuando caiga el primer muro, sal corriendo.

            Obtén la casa y toma lo que las paredes te den…

–Sí, tomo mucho tiempo entenderlo, hubo mucha frustración pero…

–¿Quién es?

            Af, cariño…

–¿Por qué crees que me hago a un lado?... para que pase directo la repelada.

–Quédate ahí con confianza, a mí me hace feliz que te hablen…

–¿Por qué me van a hablar si soy una buena persona?

–Pero yo siento que yo entendí las cosas.

            No he dicho nada contrario.

–No, no, no, yo hablo por mí o sea, porque hay veces que cuesta aprender, a todos cuesta aprender, pero ya oyendo y leyendo realmente o sea a veces uno llega a un punto que esta con el tante y el toso y se da cuenta de que no leyó bien entre líneas y que nunca hubo el tante y el toso…

–Vaya que lo ha leído con afán.

–¿El tante y el toso?

–Voz como no lees.

–Y uno hace memoria desde el primer día y dice bueno o sea… yo pedí ver la realidad de las cosas y yo creo que se me ha concedido y soy muy agradecido y bueno, o sea la realidad es que literalmente como se ha dicho, nunca se han ofrecido ciertas cosas, uno es el que ha creído que le han ofrecido.

Otra cosa es que vengan y le chismeen y digan “voz vas a ser chef”, pero nunca nos dijeron “yo te voy a hacer chef”.

            O vender encebollados en la esquina del puerto… no es tu camino, tú y yo nos veremos en la torre.

–Yo he entendido, yo lo que he querido es o sea… pase la etapa de que si, o sea, ya leyendo y todas las cosas que nos dijeron que uno a veces no entiende en las reuniones y que si, ya llegaste pero quieres mantenerte abajo y…

–Pero se pregunta.

–Como carne digamos, lo que es a la carne, la carne; pero ya uno tiene que ser realista o sea, si no es con trabajo, no se va a conseguir las cosas.

            Consiguieron grande riqueza, ya la tienen, deben esperar que ella les dé.

–Yo lo que pedí es que ya pase la etapa de que si, o sea, ya sé cuánto debo, no me importa. Lo que realmente me importa es mi sangre, que por lo menos ellos tengan, que estén tranquilos, que estudien. No es gran cosa porque a la larga igual o sea, viendo desde la lógica básica, puede ser un físico nuclear como un maestro en la obra que igual a donde van, vale huevo lo que sean; y obviamente si tengo claro eso, pero yo quiero o sea por lo menos que estén tranquilos y que vivan. Porque a lo mejor uno no entendió desde un principio, con la educación que uno tuvo que nosotros recién estamos aprendiendo a vivir a despojarnos de muchas cosas que antes no entendíamos o que estábamos condicionados.

Entonces yo sé, yo entiendo y agradezco toda la ayuda que Dios nos está dando a través de ustedes, que bueno en mi caso, me han hecho ver muchas cosas y bueno yo estoy contento. Sé que económicamente no tengo, pero no me importa porque la vivencia vale más que lo económico. Yo lo que he pedido es que un trabajo sea aquí o sea afuera, es de cierta manera con alguien que pueda aprender, y que sea en este caso… yo sé, o sea, yo aprecio mucho la amistad que tengo con mi amigo, pero yo sé que tu estas detrás dando una palmadita.

–Echando una manota.

            Deje a mis hijos aquí, ellos son yo.

–Yo me doy cuenta de todo eso y agradezco, soy agradecido. Siempre veo hacia arriba y digo “gracias”. He tenido la oportunidad de que no tengo visa todavía para subir, pero me llevan de chaladito. Lo que si me intranquiliza es a veces, no por mí, o sea yo soy honesto, no tengo que comer, pero no me importa; pero con que ellos vayan a la escuela estoy tranquilo.

No me han hecho faltar la comida, tengo salud. Cuando ya algo me va a faltar y soy honesto, o sea oigo las vivencias del Jhandry y yo lo que siempre he dicho, después de que si fue una frustración saber que entendimos mal las cosas, pero yo nunca recriminé ¿por qué?; solo dije “bueno, hay que ser realistas, nunca me dijeron esto, nunca me dijeron el otro”. Entonces estoy tranquilo, me costó, me costó saber… yo siempre me hago a la idea que va a pasar si hago esto, y si a lo mejor me toca ir fuera, al comienzo me dolió despojarme digo de mis papas, de mis hijos; después digo y le dije a mi mujer “si los sueños no vienen a uno, uno tiene que ir a sus sueños”.

Y a la larga la familia es pasajera porque yo a mis hermanos les quiero, pero que ellos estén donde están, o sea, estar juntos pero no revueltos. Y yo tampoco puedo optar por lo que opto mi padre; yo no voy a esperar por cariño o buscar cariño de él, estar al lado de él, apoyándole a nada, a nada.

O sea él tuvo su oportunidad, él tuvo, el o sea, económicamente el sí tuvo, el por cosas de la familia y cosas… pero el económicamente si tuvo. Yo no es que no he tenido pero no he tenido los lujos que él tuvo; a mí no me ha faltado nada que es distinto. Yo no quiero caer en eso de que el día de mañana yo tenga cincuenta años y por apoyar a mi padre, he dejado de vivir. Él ya vivió y yo le apoyare lo que pueda pero lo que ya no pueda que me comprometa a mí y a mis hijos; no puedo darle algo que… mis hijos son mis hijos, no son hijos de él. Y si el no aprovecho eso o…

            Aun a grandes distancias, las cuevas de los osos esperan hasta tres meses que sus osos despierten para salgan y entren continuamente de ella.

–Que mente cochambrosa que tienes ja, ja…

            Estaba hablando de sexo…

–Entonces yo digo a uno como hijo si, si da ese sentimiento pero ya como hijo yo apoye lo que pude, se peleó por donde vivimos, entonces yo le dije “a usted le ofrecieron esto, ya le dieron; nunca le ofrecieron oro, ni plata, ni nada”.

–Hasta ahí está el ofrecimiento de él.

–Digo “ya cumplieron”, o sea, yo apoye en lo que pude. Él ha entendido muchas cosas, no sé, hay otras cosas que veo que no entiende, pero ya son problema de él, yo no soy papa de mi papa…

            Recuerden cuanto se les ha dado, y cuanto se les ha dicho.

Llego un muchacho a mí, ¡Ari!…

–Pobre Ari. 

–Af, ¿Puedo mover ese vaso de la mesa?

Claro.

            –¿Cómo tú lo haces?

            Sí.

            –¿Cómo quieres que lo haga?

Como lo sabes hacer… y el vaso se movía y Ari… (Sacando la lengua haciendo fuerza con  dificultad)

            ¿Qué haces? (Y seguía viendo al muchacho morderse la lengua).

Me has preguntado si podías hacer algo. Soy un ángel mientras soy tu maestro, tengo que decirle si al Dios cuando el Dios me diga algo; pues la voz de Dios es una orden para nosotros. Si un Dios me dijera canta, tendré que hacerlo.  

            Si me pregunta si hay oro bajo su casa, tendré que decirle que sí, no puedo tener a mi Dios inconforme; mas, si mi Dios me preguntase ¿qué opino yo?... yo le diría todo lo que yo opino. Nunca nadie lo hizo, nadie pregunto qué opinaba, solo preguntaron que hay, y que no; y mantengo contento siempre al Dios… hasta que entienda cuán grande es su poder; solo entonces, es Dios.

–Que bestia.

            Has la prueba muchacho, frente a ti un día, tu portado, pídele que cante… dale la canción y él lo hará.

–Asereje.

            A ja de je… an de bugui an de wilidipi…

–Esa es otra cosa.

–Que la baile en todo caso si la va a cantar.

–Yo soy muy analítico y a mi o sea, no me gusta….

–¿Anal qué?... Chendo je, je.

–Raciocinio mucho y a mí no me gusta, o sea, yo trato de ver los errores ajenos para no cometer los mismos justamente para evitarme esa situación de cometer el error aunque sé que hay veces que tengo que cometer para aprender.

Yo no he querido como quien dice fastidiar, asfixiar a quien llevo porque, hay cosas que veo que solas se van solucionando; entonces, voy a poner un ejemplo que ustedes estuvieron parados ahí que le digo al Jhandry a quien yo estimo mucho y él me dijo, o sea yo realmente yo pensé, si hay la oportunidad de irse a trabajar en otra parte, donde yo sé que camellando un poco, me pagan, mientras aquí voy a tener que esperar treinta días para que me digan si, o se jalen cuarenta y cinco días, y digan no nos atrasamos y esto...

Después de haber analizado donde vivimos y una gran verdad me dijo mi amigo, me dijo “ve Cuenca es para vivir, pero no es para trabajar”. Y viendo la realidad externa si, tiene razón. Él me dijo “ve, habla con quien portas, pídele esto, esto y el otro y ve, anda prueba suerte”.

Claro o sea, pero yo tengo que ajustarle a mi realidad, o sea, mi realidad es mi esposa y mis hijos. O sea yo también no puedo cargarle una responsabilidad que yo soy padre, que la bendición es no mis hijos sino es que sean sanos; no puedo cargarle a ella todas la responsabilidad, más si tengo que ser el sostén del hogar.

–Quien sostiene, un pilar, un cimiento.

El hombre.

–El hombre de la casa, ya.

–Para alguien que no tiene tanta responsabilidad es fácil, uno coge sus maletas y se va, o sea no tiene ancla; entonces yo analizo todo eso, no me gusta pedir favores, yo trato de o sea, que yo veo lo que le ha pasado a otra gente, a mí ya me ha pasado lo mismo y no quiero recaer en lo mismo. Entonces si ya me dice “no me pidas nada”, para que voy a ir a joder dame esto…

            No pidas, nadie ha dicho, “no pidas una opinión”.

–Eso es otra cosa

            Pedir es dar una orden, pide que cante y cantará.

–Entonces yo no quiero como quien dice si veo algo que talvez no es muy complicado, o sea estar jodiendo, yo no quiero estar jodiendo, yo quiero tener una armonía con quien llevo o sea, si da algo, bienvenido sea y si no da nada yo tengo que… alguna vez Geovanie me dijo lo que uno atrae vuelve como que vago al espíritu o sea.  

–Lo que atraes para la carne hace vago el espíritu.

–Si uno es espíritu de quien porta en cierta manera yo le estoy perjudicando a él y yo no quiero.

–No pides nada, solo sobornas, solito afloja.

–Entonces yo me fijo mucho en las experiencias ajenas. Claro digo, fuera chévere si pasa esto, pero yo sé que yo, o sea yo, o sea sí, hay muchas cosas que se dijeron, todo yo creo que se mal interpreto. Desgraciadamente lo que nosotros pasamos o vivimos, fue duro, o sea fue duro. Realmente en nuestro caso, si,  esperamos mucho apoyo de nuestro padre porque nosotros como hijos no podíamos entrar mucho a pelear o sea y si entramos a pelear hubiera sido algo más difícil, pero si nos faltó esa figura de padre que él nos defienda.

El acepto que eso hizo mal, bueno, el reconoció, talvez entendió, pero ya paso. Entonces este rato o sea, es duro lo que nos pasó pero bueno o sea yo le dije justo hoy que me oyeron ja, ja… Yo le dije claro las cosas o sea, nunca nos han dicho que nos van a hacer ricos, nunca… o sea obviamente si el vende su patrimonio, si pues él puede disponer de eso en lo que venda, en uno, en diez o en veinte, él puede disponer de eso.

            Aun así hicimos abrir una alcancía y le hicimos devolver el chanchito para que tengan que comer, sabíamos que se iban a quedar sin dinero. No fue mucho, pero por la burra pudo llegar.

–No fue una alcancía, fue un burrito… ja, ja.

–Pero burra al fin, ja, ja….

–Yo ya entendí que es por trabajo que… pero bueno es algo seguro, entonces yo ya explico, pon lo que quieras, no esperes, si se vende ya lo has logrado, entonces estas tranquilo, pero tampoco esperar. O Sea si hay una parte, la parte de aventura, que, que chévere hubiera sido encontrar algo pero nadie nos ha ofrecido encontrar algo; pero si los papeles con números. Y yo sé que eso como nos explicaron la última vez que hicimos el sello y realmente es así, que el universo da las espaldas y dará cuando el vea… y yo sé que Dios va a decir una vez que hemos aprendido el valor del dinero y cómo manejarlo, allá si te embutes, allá si no.

Pero si no sabes, no me voy a desgastar entonces ahí es aprende, y realmente como dice Leukaf, “cuando el frio se acabe, y cuando te dejes de preocupar de…”  

–Cuando cesen los dolores de barriga.

–“Cuando cesen los dolores de barriga, y el cabello deje de estorbar, me veras parado frente a tu cama”, y es verdad o sea… y yo entiendo, yo he aprendido mucho, yo he aprendido mucho; yo sé que no se si este orgulloso pero si él es, él es… a ver, ¿cómo sería… el… yo soy él? no, no soy el…

–Pero juntos somos ja, ja.

–Somos, ya depende de mí y algo puedo decir “yo fui el, o yo lo lleve”. Yo no dudo, yo sé que me equivocado, que a veces he dicho muchas cosas, he sido malgenio, muy impulsivo, pero… pero me he mordido la lengua, pero siempre he tenido claro que no puedo reclamar algo que no, nunca me han dicho que me van a dar. O sea fuera injusto y fuera, fuera de lugar que yo pida ¡ah, pero me ofrecieron esto!, y yo fui claro. Ofrecieron tres victorias, ¿Cuáles son?... pueden ser muchas.

            No se llora nunca sobre la leche derramada, ni la punta no metida.

–Está claro.

–Ja, ja… ahorita entendí.

–Entonces, yo estoy seguro que no me he equivocado, si me he deprimido pero también a la vez he aprendido a discernir y a entender; y decir bueno me estoy deprimiendo por algo que es una ilusión y es falso, la ilusión, es falso. Y yo siempre me he ilusionado y digo bueno o sea, que lindo ganarse la lotería pero todo contiene o sea, el tener dinero lleva una gran responsabilidad y si no se sabe manejar las cosas… o sea yo no puedo retroceder, yo no sé, si me tocara venir diez, una, o ninguna vida más por cometer errores; yo ya no quiero cometer esos errores.

Yo de mi parte, o sea, realmente es duro es venir y yo he dicho, yo por mi no regreso, pero depende de mí el no regresar.

–Te toca…

–¿Qué opinas?

–Pilas la muchacha…

            Ya se desteto.

–Ya era hora ¿no cierto?... no me servía de nada decirle o sea, le he dicho varias veces, pero no me servía hasta que él no se dé cuenta y…

–Si me he dado cuenta, pero hincha ja, ja.

            Leukaf es un buen ángel, a unos les da brazos y a otros les da huevos…

No debería brillar, ya he estado aquí mucho tiempo, saludos… talvez sea seis meses más…

–Si nos organizamos bebemos todos…

–Casi me da ataque.

–¿Por qué?

–Porque se supone que… después me acorde que dijo en Septiembre nos vemos, fue claro cuando se despidió. Así dijo “en septiembre nos vemos”.

–Quien diría que solo lo dijo por ustedes…

–Hay mijo, se cago.

–Por eso dije me hago pa tras, la puteada es con él, no conmigo.

–No le dijo nada pero…

–No le puteo, nada que ver, se puteo solito ja, ja…

 

–¡Me hizo sudar!