Plata 1

18 de Octubre de 2014

Ángel escogido o elegido, hombre marcado, cuerpo asignado por nacimiento… ¿qué quieren saber?

–La diferencia, porque a ver… para ser elegidos tienen que ser dignos, los asignados ya Azrael decidió, él sabrá porque.”

Al revés muchacho, Azrael decide quien lo llevara antes de que nazca… quien nos llevara, y un marcado es quien porta por asignación. Un marcado puede elegir a quien portar.

–Tiene ese privilegio.

Pero debe ser digno para portarlo, no puedes introducir una batería grande en un muñeco pequeño, mientras más grande el agujero del muñeco, más grande la batería. Cuando logres hablar de agujeros e introducciones en ellos sin morbo, también habrás superado una etapa en ti. (Todos rieron)

Jesús aprendió esto a la mala. María dijo Jesús… (Realizando unos movimientos con sus manos) y Jesús siendo pequeño no entendió, dio un paso y cayó en el pozo.

Aphaesthus y ¿tu?

–¿Perdón?

Tu nombre.

–Juan Martin.

Hay más nuevos que viejos, y hay viejos en camino. Me han dado cerveza no café, no esperen las mismas condiciones, ¿qué quieren saber? ¿qué puedo enseñar esta vez?

–En el caso de las personas que vienen ya, no sé, si tienen como guía un espíritu maestro, ¿ellos van a portar a alguien?

Aquel que lleva como guía un espíritu antiguo no necesita portar a nadie, ya es muy grande, no puedes dar tanto poder a alguien a menos que sea un no muerto o un no vivo, su cuerpo seria vulnerable, deberá ser cuidado hasta que este sea digno de protegerse a sí mismo por nosotros.

Tú que puedes preguntar

–¿Cómo puedes encontrar la felicidad, que es la felicidad como tal?

Deberían responder eso, aquellos que ya conocen la felicidad.

–Felicidad… id a feliz, morir o un estado…

–Un estado momentáneo de felicidad.

–Un máximo de estar bien en un momento dado…

–¿Puedo decir algo?... vivir el presente, no preocuparte del mañana, satisfecho, contento.

La felicidad es el éxtasis de estar bien, dura un momento, luego sigues estando bien. Ningún ser humano es feliz o pasara todo el tiempo así (hizo un gesto que divirtió a todos).

Feliz idad, id a feliz, todos van felices a la muerte. El éxtasis de algo, es la muerte de algo, y renace y se vuelve a llenar. Un fénix de estar bien, quien considera ser feliz, ya ha fracasado porque busca el momento máximo del estar bien siempre, y no lo va a encontrar.

El éxito del hombre para ser un gran hombre, es buscar el estar bien y los momentos felices llegan por sí solos.

–Pero es más fácil encontrar el bienestar cuando te despreocupas de lo demás, es decir cuando simplemente vives.

Bien estar, o estar bien, es lo mismo.

–Entonces el bienestar si puede ser más duradero que la felicidad, es otro estado.

Bien estar, es el estar bien claro.

Bien estar o estar bien, ¿acaso estas mal?

–Ahora no.

Pregunta…

–¿Que significan los momentos, las pruebas de la vida, los momentos malos de alguna manera sirven para hacerte mejor, pero porque te pasan y te siguen pasando, hasta cuándo van a llegar, que quieren de ti?

Af… ¿porque Dios me castiga, porque decidió hacerme la vida imposible? He caminado por valles de sombras, me he caído y me he lastimado, me volví adicto, y me volví humilde, busque la paz, pelee en la guerra y Dios sigue poniéndome pruebas.

Macros uno tiene lo que ha sembrado para uno, si tu siembras pruebas para ti, pruebas cosecharas. Cuando algo pase en tu vida, no lo veas como una prueba o esta se convertirá en una. El momento que ha pasado ya paso y no me afecta ni se convierte en una prueba. Es tu estado de conciencia el que convierte algo en una prueba o lo deja simplemente en una caída que lastimo una rodilla, logras entender la diferencia. Las pruebas las creas cuando decides que algo paso y que ese algo es una prueba.

Llego a mí un adicto temblando (no ese adicto), y aun fumando… ¡Quiero que me cure!, dicen que usted es un viejo sabio y que puede curarme; sonreí.

Siéntate… serví café; estas curado. Pero no noto ningún cambio Af, ¿si te puedo llamar Af?... No, no puedes; pero ya estas curado, pero aun siento necesidad de fumar. No sientes necesidad, la creas. Tú decides qué convertir en una prueba en tu vida.

Cualquier contaminación en tu cuerpo, cualquier idea o conocimiento en él, es igual que esta tapa. ¿Qué harías si quieres dejar la tapa?

–Simplemente la boto.

            ¿Y si decides que no la puedes dejar?

–Solamente la recojo, como la cogí.

Y la llevaras contigo. Solo cuando decidas dejarla atrás, quedara donde la dejaste, no volverá; solo cuando no.

Habla mujer…

–¿Cómo podemos protegernos contra todo lo que viene?

Los hombres inventaron cambios. El hombre crea de acuerdo a sus necesidades, lo que considera un riesgo y se protege de él.

¿Que necesitas entonces para salvarte de los riesgos que vendrán?... desarrollar algo que te proteja de ellos. No puedes trabajar con quien te ha herido, cuando le des la espalda, te volverá a herir.

No puedes hablar de Dios con un ateo. El terminará convenciéndote de ser uno de los suyos.

No puedes darle de comer a un perro hambriento que no conoces, e invitarlo a tu casa; pues este no te morderá a ti, pero morderá a uno de los tuyos.

Hable de los cauchos que los hombres usan, llaman a eso prevención. Ya te he enseñado, quien no quiere que nada malo pase en su vida, lo previene, no lo espera.

–Gracias.

–Lo que está pasando con el ebola en el mundo, ¿se va a dar la cura en algún momento?

Se les fue dicho por qué se iba a implementar esta plaga entre ustedes. Tengo claro que ya está escrito; se dio en ustedes antes de que se dé. Si ya se te ha sido advertido algo, deja que pase y no te preocupes por ello; tiene que pasar. Lo que está escrito no puede ser cambiado y no lo será; a menos que alguien de más jerarquía decida que así sea; mas recuerden que solo hay uno que tiene el borrador.

–Se puede borrar el virus.

–Af, ¿qué debo hacer o cómo puedo hacer para tener un mayor, un mejor contacto con Navoe? ¿Espero de Él? O yo tengo que…

Quien crees que ha vigilado tus pasos…

–Yo sé que él está fumando a mi oreja –dijo riendo… pero como puedo hacer para tener una mejor conversación con él, si cabe el término.

Acaricia a la bestia de vez en cuando… no le dije nada (ante la risa de todos)… él sabe de qué bestia hablo. Es impresionante la imaginación de algunos.

–Y como controlas a la bestia, hablando de esa bestia.

–Dale una cachetada a que se tranquilice.

Eso suele ser peor mujer…

–Es incentivar…

Eso es una bestia que simplemente se pone en guardia, es decisión de su soldado atacar. El soldado debe saber si la causa es justa o noble, o si puede morir en el intento. El soldado decide si se atrinchera o no, puede que la trinchera tenga dueño y muera en el intento.

–Y como saber diferenciar en…

¿Entre trinchera con dueño? (luego de unas bromas continuo)

–Yo me refería entre como diferenciar entre lo que dice el alma, dice el espíritu y dice el portado… porque a veces hablan los tres y yo no entiendo.

Tú piensas hacer algo, tu alma dice… puede que sí, tu espíritu le dijo… dile que sí. Tu cuerpo dice… ¡no!

No decides, ellos lo hacen. La voz de la conciencia que dicta el no y el sí, lo dicta con un  apacigüe detrás de él, no llega claro. Hablen claro suelen decir, llega parcialmente como un positivo o un negativo, tú lo cumples y tu espíritu se regocija; quien habla con su espíritu ya no camina entre los hombres, ¿qué hacer?, deja de caminar entre los hombres. Obviaras lo que dice el espíritu, entenderás lo que dice el alma. Cuando entiendas el alma, tu cuerpo empezara a obedecer y tu espíritu empezará a manejar tu vida… tu eres su títere.

–El portado esta de juez entonces.

Solapador mas bien…

–Af, sobre el tema de la fe, dicen que las cosas pasan en el tiempo de Dios no en nuestro tiempo, ¿cómo saber que esperar, cual es el tiempo de Él? A veces las fuerzas se nos acaban y dejamos todo tirado al lado, o a veces seguimos pero a veces ya no sabemos hasta cuando seguir; de alguna manera como entender ese tiempo, cuando te rindes ante Dios y dices: maneja mi vida, Tú se mi GPS, Tú se mi conductor de mi vida, pero en Ti confío.

El que pedir y el cómo es importante. ¿De qué época es tu Dios?

–¿De la misma de todos?

Alguien puede responder que tan viejo es su Dios…

–No tiene ni principio ni fin.

Un viejo que no tiene ni principio ni fin, no sabe conducir. Si pones tu vida en un vehículo y le dices toma Tú el volante, se estrellara en la primera cuadra y será tu culpa. No le pidas a Dios lleve tu vida, le pides corrígela si me llego a equivocar o no dejes que me equivoque para no tener que corregir nada. Espero lo hayas entendido…

–Af, si cuando hablo o cuando rezo o cuando le pido a Dios que me guie, estaría mal decirle “se la Luz que guía mi camino”, ¿estaría cayendo en lo mismo?

–¿Cuándo se debe rezar? Claro o sea uno pide y reza, porque es la petición, reza porque agradece también, mucha gente solo pide, pide y pide; y ya se nos explicó una vez que se pide una sola vez porque si no es…

–Intenso…

–No jodas…

Es lo mismo que repiten arriba, solo que tú no tienes a nadie de espaldas… Rezar, ¿qué es rezar muchacho?

–Es elevar una oración a Dios…  de petición, o agradecimiento. Una petición puede ser de ayuda o de agradecimiento.

“A”, primero… zar…

–¿Que significa rezar, la palabra, de dónde viene?

“A”, un… primero. “Azar”, suerte, re - zar…

–¿Sería orar lo correcto… o tampoco?

“Zar” era una palabra, que se usaba como petición. El Sahara, lugar lleno de misterios. “Zar” es igual al lugar, es igual a resurgir lo que el lugar te da. Rezar no es comunicarte con Dios; rezar es repetir un momento.

Convierte a tu Dios en tu padre o en tu mejor amigo si no te llevas con tu padre, ¿y cómo le hablas a este?

–Como amigo, con confianza.

–Af… ¿cómo me vuelvo rico?...

–agrégate algo de salmuera (todos rieron).

–Perdón Af, no era mi pregunta. ¿Cómo puedo tener más de lo que tengo?

–Af – ¿cuánto quieres tener?

–No se…. ¡mucho!

–Af –acompáñame… Lo lleve fuera de los linderos y le dije, “siéntate”.

–Solo hay árboles…

–Af –todo eso es tuyo. El aire que respiras, circula por todo el planeta, también es tuyo. No pidas a Dios tener todo, porque todo lo que Él puede darte, ya te lo ha dado. Lo que labres como hombre para la carne, será ganado por tu sacrificio, no por el suyo.

–¿Entonces qué debo hacer?

–Af  “deja de joder a Dios”

–Y ponte a trabajar.

Y busca como hombre, lo que el hombre quiere.

¿Cuándo orar?, no rezar.

Oras, en cada hora. Los minutos cuando se inventó el orar, no existían, solo las horas.

Ora porque te han servido un buen café, no te hinques, no pases media hora hasta que el café se enfríe orando. Inclina tu cabeza como si estuvieras frente a un gran general; un general sabio y di “¡gracias!”… ya has orado.

Orar es agradecer. Agradece por todo lo que te dan, cuando te lo den. No tiene sentido que lo hagas en la noche, o una semana después; pero esto, ya lo han aprendido.

–¿Se puede pedir a nuestro hermano Jesús Cristo todos los días la bendición para el día, a que salgan bien las cosas?

Imagina a Jesús allá arriba observándote desde lo alto, y tú acá abajo cada día diciéndole…

–Dame las bendiciones para hoy…

Confía claro en que Jesús te hará esto… (Realizando la señal de la Cruz), y no será así.

Dios te bendice cada día al pararte de tu cama, el día que ya no te levantes de ella no habrá caído la bendición sobre ti, y estarás muerto. Acepta el día que vas a vivir, como una bendición, no pidas lo que ya te han dado.

Un calvo está cerca…

–¿Se puede pedir algo para los de arriba, por ejemplo una bendición o algún…? Por ejemplo, no sé, desearles que tengan un buen día, que, como normalmente nosotros en la casa deseamos a la familia o a los que estamos, que tengas un buen día.

Ustedes les llaman los de arriba… no puedes pedir nada para los de arriba. Cuando tú estés arriba tampoco pedirás nada para nadie de abajo. No necesitas nada al lado del Padre; ¿porque pedir al Padre lo que ya ha dado a los que están a su lado?

Se lógico con lo que pides y se razonable con lo que quieres, y aprenderás a vivir mejor. No debes pedir por pedir. No puedo pedir leche si mi estómago está mal, o… ¡cagare como pato…!

–Af, yo tengo una pregunta, supuestamente, digo supuestamente por lo que he leído o escuchado, que este es un mundo que esta caído, y la gente en si está envuelta en un materialismo único y no le interesa más que moverse por decir así. Los que de alguna manera nos movemos, y buscamos, tratamos de entender nuevas cosas, ¿somos mejores, somos peores, estamos mejor enfocados?

Somos los que estamos y estamos los que somos. Nadie es menor, nadie es mayor, nadie es más chico o más grande. Nadie vive en el cielo porque tiene la cabeza arriba, y nadie huele la mierda de los demás porque está muy abajo. Nadie inhala si no tiene con que hacerlo…

No existe condición humana, si el humano no se ha condicionado. Me hablas de la condición humana; el nombre humano, les queda muy grande, más bien es la condición de los hombres. El hombre es materialista, no debes buscar convertirte en un mejor hombre, debes buscar convertirte en humano. Cuando entres a ese camino, los hombres que están a tu lado, no olerán a rosas, más bien apestaran a podredumbre y tú dejaras de oler; dejas de ver para existir. Un humano existe, un hombre no, no debes buscar ser mejor hombre, debes buscar ser humano.

Aquí no yace ningún hombre, pero si tres mujeres. La mujer que busca llegar a ser hombre, ha fracasado; pues debe llegar a ser humano. El humano no tiene sexo, no he dicho que no lo hace; mas no define un estereotipo en sí mismo. Si esto no fue parte de lo que preguntaste, ya lo será.

–No, si fue.

Debes aprender la diferencia entre hombre y humano, eso aclarara mucho en ti.

Dios creo a Adam y luego a la dama, a su lado. Un opuesto hasta en su nombre, la mujer es un anagrama derivado del primer hombre, por eso las llaman damas.

–A ve, ¿qué te parece…?

–¿Que es un anagrama

Ya se les ha sido enseñado…

–Alguien que me explique.

Que alguien explique…

–Son palabras codificadas que…

–Cambiándoles el orden.

–Generalmente las primeras letras significan otra cosa.

–Adam, dama.

–No, no, o sea la palabra Adam y la dama, si le entiendo, pero ¿anagrama?

–Esos son anagramas. Los anagramas son como diferentes, no… son las mismas palabras… a ver, las mismas letras de una palabra en diferente orden, significan cosas diferentes.

–Eso te iba a decir, coges una palabra, ¿cierto?, les cambias el orden por completo y te dan un significado completamente diferente; pero a la vez puedes relacionarlas entre sí.

–Wikipedia.

–Por eso las mujeres son anagramas.

–Es lo que yo estaba pensando, por eso somos tan indescifrables las mujeres.

–Otra pregunta, lo que está escrito en la biblia, ¿todo es real?

De que parte del libro de hombres quieres saber… tengo ganas de responder, espero tengan ganas de preguntar. ¿De qué parte del libro hablas?

–Del viejo testamento, del nuevo testamento.

–De toda la biblia, del nuevo y del viejo.

La biblia no existe muchacho, son muchos libros, de que parte del libro quieres hablar en especial…

–Lo que pasa es que pregunto porque en algún versículo que ya voy a averiguar, dicen que todas las pruebas son para pulirle al hombre, que el hombre es como un diamante en bruto y según las pruebas, se vuelven como ácidos que terminan formando la piedra que conocemos todos que es un brillante que brilla.

–¿Pero es ese el espíritu?

–Entonces por eso pregunto…

Y fue lo que ya he dicho; Yo respondo, antes que preguntes. Te he dicho ya entenderás, y también te he dicho, las pruebas son para los hombres, no para los humanos; y está escrito en aquel libro: las pruebas de los hombres, no de los humanos; Tú decide que quieres ser, el diamante final, o la piedra que hay que pulir…

–Yo quiero brillar, pero para dar luz a los que están en la oscuridad, no por mí, por ser protagonista de algo.

Hecha a tu cuerpo pintura fosforescente… Brilla

–Conviértete en luciérnaga, ja, ja.

Sería atractivo más bien atractivo para otro tipo de hombres.

–Yo pienso que uno debe brillar para sí mismo, no para los demás, porque tú eres tú, y tú tienes que evolucionar, tu alma tiene que evolucionar para sí y por si, no para los demás; porque nadie te va a dar evolucionando a ti ni tu alma, ni tu espíritu; cuando logras conseguir tu espíritu.

Cuando llegas a evolucionar, o empiezas a hacerlo, los demás son parte de lo que haces. Tú no vas a ir a ellos, no los buscaras. Ellos llegaran a la casa del medio y se sentaran en ella a disfrutar, y el medio brillara y será tan humilde que no le importa. Brillas cuando no te importa, brillas cuando aprendes a brillar, y eres tan oscuro que nadie puede ver tu brillo. Se acercan a ti porque otros te atraen, y decides quedarte. Cuando brilles, el resto sabrá que brillas, y se acercaran a ti, y no se irán; mas los que no tengas que guiar ni ayudar, se alejaran de ti, y no querrán saber de ti. Espero haber sido claro.

–Sí.

–¿Si le entendiste?

–Ahí es que aparece la envidia, la envidia viene a ser eso, o ¿qué es la envidia?

–Puedo, perdón… lo que le quiso decir talvez a Juan Martin es que en el grupo que él está, más bien se van a alejar de él; y que el grupo donde acabas de entrar va a ser tu nuevo grupo, y aquí vas a brillar.

–Lo que pasa es que a veces uno se confunde en pensar que o sea, en tratar de ayudar a la gente para que uno no le pase eso, pero cuando uno realmente necesita la ayuda, la ayuda llega o sea no tiene por qué interferir alguien más para decir además… ven yo te ayudo; y en otros casos ya sabemos de dónde viene la ayuda.

En especial aquellos que ya han sido ayudados…

–Exactamente.

–A lo que yo iba es que, hay gente tan querida por uno que a veces les ves tan pobres espiritualmente, que no creen en nada y tú de alguna manera si quieres ayudarlos.

–Pero es que, perdón que te interrumpa, no hay más ciego que el que no quiere ver, si es que ellos no buscan tu ayuda, no es tu misión ayudarles tampoco.

Y te hablan quienes ya han visto, y quienes han escuchado.

–Puedes ofrecer tu ayuda una vez, si es que no te aceptan la ayuda tu misión no es seguir insistiendo porque estás yendo en contra de tu esencia. Tú esencia es…

Estas dándole perlas a los cerdos…

–Exactamente.

–Eso sí, está en la biblia.

–Es como por ejemplo cuando yo estoy en la universidad, yo estoy de profesor ahora nuevo. Hay gente que se interesa por saber y tú tienes mayor apertura a enseñar, hay gente que no se interesa y pierdes el interés en enseñar.

Exactamente así funciona el universo. Traerá gente a ti que quiera aprender y traerá gente mediocre a ti, que se ve lastimada y pobre, que necesita una ayuda para su espíritu… ¿Quién eres tú, para decidir ayudar?

Si no han pedido tu ayuda, no estas ayudando; estas dando una limosna.

–Af, ¿Cuándo me llevas a Leluth?

¿Para qué quieres ir a Leluth?

–Conocer, curiosidad talvez.

–Recordar…

No eres quien debe recordar, no necesitas para qué volver… aun no has dado una respuesta lógica.

–Creo que curiosidad, pero está claro lo que me dices, que no hay razón de volver.

¿A dónde?

–A Leluth.

O a cualquier lugar detrás, cuando vas al baño acaso y sales de el después de un rato de haber estado sentado, ¿quieres volver?

–Está claro.

¿Para qué volver?, aquello que quedo atrás, se lo deja atrás, no se regresa a ver, puede que apeste lo que buscas…

–Af, mientras sueño tengo algo recurrente y es muchas de las veces converso contigo, pero al día siguiente no recuerdo lo que hablamos. Cómo puedo hacer para tener eso presente porque yo siento que fue algo súper importante pero trato y trato y trato, y no me acuerdo.

¿Y quién dijo?

–¿O no sería contigo?

Que le estoy enseñando a tu alma.

–Ah… ok.

–Simplemente ya lo reconocerás en el momento que lo necesites.

–Gracias.

–Af, es por eso que normalmente después de las reuniones que tenemos aquí, por la noche uno queda como todavía…

–Cargado.

–Sí, obviamente uno siente que sigue recibiendo información…

–Si…

Aun mientras la boca está cerrada, sigues recibiendo información. Cada gesto, cada mirada, te dice que hacer y cómo hacerlo. Ya les había enseñado esto.

Con un ejemplo algo practico: el cerebro humano no puede ser escrito tan rápido, el conocimiento de un alma, sí; la sabiduría en un espíritu también. La diferencia entre el alma y el espíritu, es que el alma conoce; pero el espíritu es sabio, el conoce lo que sabe, y sabe lo que conoce.

 

Saluden al calvo de mi parte…