Consejos a un matrimonio

         Es bueno llamar a los que tienen problemas para que ellos sepan que los tienen. Quienes se regocijan con Dios, es quienes sin ver por sí mismo ya han ofrecido su ayuda, lo que has ofrecido se da, quien escuchó decidirá recibir o dejará que el regalo se vaya, ante los ojos de su Dios ustedes ya han dado. ¿Qué necesitas?

-Me preocupa la inestabilidad del trabajo.

         No había visto esclavos venderse hace mucho, no de las manos de un amo a otro. Habrá que ver si le agradas al nuevo amo.

-Cuando se sabrá.

         Antes de que cumpla años tu maestro, en ese mes lo sabrán, tendrán un nuevo amo, al amo actual no le interesa que sepan lo que está haciendo, solo lo sabrán cuando esté hecho, así no tendrán que pagar más, serán problema del nuevo amo, pero ya lo sabías.

-¿Algún camino diferente que pueda tomar?

         Pide por ley lo que es tuyo, el tiempo dirá que más hacer, lo pronto es mejor, no es igual la novia de alguien más a la novia propia, donde estás no te da por lo que sabes, te lo da por quien eres y por parte de a qué familia perteneces, no busques lucro ahí, consulta a los que sabemos que hacer. Ya te he dado la primera parte de un consejo, en la otra parte tú estarás en el escritorio.

-¿Debo irme?

Si yo comprase algo y su maquinaria no me agrada, expulsaría a la maquinaría, después de todo esa maquinaria no está a mi nombre, yo no tengo derecho, ni ella sobre mi, si necesita reparación que vaya y busque a su dueño, tal vez él quiera repararla ¡oh problema! El dueño ya tiene maquinaria y una nueva empresa dirige, no le interesa arreglar problemas antiguos.

-¿Qué hacer entonces?

         No soy de tu tiempo muchacho, pero he hablado de maquinarias, es bueno prenderla cuando aún es nueva y no defectuosa, es bueno que la maquinaria sea movida mientras aun sirve. Quien tiene como ser lo que es, no ser lo que fue, sino creando, tiene éxito, tiene vida. La cabeza de los hombres no está lista para saber que quieren, solo asume, decide ser lo que quieras hacer, nada puedo hacer para dar haciendo lo que quieres, mas si decides hacer lo que quieres hacer, sintiendo que debes hacerlo, ahí estaré para dar un consejo de que hacer, no ayudando, consintiendo. Sal de la casa antes que empiece el temblor, antes de que empiece a derrumbarse o no podrás salir de ella.

-A veces siento que hago más de lo que debiera.

         Voy a responderlo de esta manera, a veces siento que soy un ángel. No siento a veces, yo soy, no sientes que estás haciendo demás, estás haciendo demás, sabes, las humillaciones no son buenas, elige lo que sea en tu camino, menos los ojos de asco, menos que vean tus pechos cuando esperaban un pene, no te quedaste atrás muchacha, te dije que te hablaría como a familia, intentaré hacerlo, no fui una mala persona, tal vez fui un mal esposo y aun eso no me queda claro, pero…  ¿y quién sabe con las mujeres?... no podemos elegir a nadie, ni dar consejos más allá de lo que se nos  permite dar, yo optaría por donde me siento bien, no por donde debo rogar cariño, pero es lo que yo haría, solo soy un viejo sabio y loco, algo terco, algo ángel y algo hombre, pero algo he de saber. Ver morir los sueños, ver morir lo que se busca y lo que se quiere de quien no lo da por orgullo, es morir uno mismo en el alma, el ser humano solo deber rogar por dos afectos en el mundo, el suyo propio y el de la persona que comparte su cama, Dios los mandó en pareja, no hay más amor. Ruega por aquello a quien compartes, pues sola estarás algún día y solo quien a tu lado está te cuidará, aun a mí la mujer que intentó destruirme, no ha llevado bien a ustedes la historia, lo último que hizo fue darme una advertencia, aun sabiendo que íbamos a morir se atrevió a tocar a su hijo y a pisar mi casa después de una promesa, ten por claro mujer, si ella prometía algo, nada quebrantaba lo que dijo, pero ahí estuvo intentando cuidar a su esposo. No hay más amor ante los ojos de tu Dios, hay el sentimiento de gratitud por quien te cría, por quien ve por ti y el respeto para no asesinarlo, hablo de mi hijo “Fasuel”. Tienes los ejemplos  a la mano, sabes que decidió hacer para no asesinarme… y le fue bien, solo ruega por lo que amas, no por lo que tienes, no por lo que te dio y solo se ama uno mismo ¿no lo dijo Edress acaso? Ámate a ti mismo, ese es el principio del amor, mi amigo Aristhus sonríe con algo de nepotismo. ¿Qué son ustedes con su pareja? ¿Acaso no una sola carne? ¿Acaso no uno solo? Amate a ti mismo, tu pareja es parte de ti, si dominas el amor de ambos en ti y te amas tanto como lo que amas cerca de ti, ya has amado como hombre, el segundo paso será amar como espíritu ¡Error! El espíritu no ama, lógica del asunto, si el cuerpo, si el hombre aprende a amar y encuentra el amor, el espíritu entenderá que no lo necesita y una fase de él ya habrá sido superada.

-¿Qué pasa con el amor a los hijos?

         Algún día la caja revienta y la cabeza del payaso que yace dentro sale disparada mujer y encontrará por su cuenta el amor.

-Entonces ellos crecen y harán su propia vida.

 

         Un hijo es un préstamo, un hijo es el préstamo de Azrael a los hombres que necesitan recordarse, saber cómo y quienes fueron y cuanto pudieron hacer por ellos, cuantas correcciones debieron hacer en ellos y cuantas no. Un hijo no es la encarnación del amor puro no, un hijo es la oportunidad de reivindicar lo que los padres del hijo no dieron al que ahora es padre, no demuestro a nadie quien soy, doy gracias al universo, pues no haré lo que hicieron conmigo, eso es un hijo mujer.