Amor a una hija

¿Cuándo nazca mi hija recupero? No has entendido algo amigo, recuerda mis palabras cuando llegaste con ellas, yo velaré por ella te dije, mis velas son muy grandes amigo mío, que no te sorprenda que tan blanco pueda ser lo que nace de algo tan negro, protección, guía, algo de energía sobrenatural no le cae bien a lo que llevamos con nosotros. Tú sabes en tu corazón que tu hija es a ti quien buscará cuando algo esté mal, por eso lo haces, por eso proteges, yo también lo hacía, todo padre lo hace, protege al vientre y protege al crío, los malcriados nacen de ese término, llamamos crio al chaval, un malcriado fue mal crío, normalmente lo forma un padre, no una madre, somos más consentidores que ellas, tienes una muy pronto en tu familia muchacho, ahí entenderás cuánto da un padre a un hijo y cuanto una madre, el corazón de un padre se hace pequeño, pues el “amor” hacia un hijo es distinto al de una hija, una hija si nos enamora, no tuve ese placer, no en mi primera vida, el “amor” hacia una hija es distinto  del de una madre, es un cuerpo cuadrado y perfecto y quieres asesinar por ella, un niño más bien es con quien puedes caerte a golpes si ya está lo suficientemente maltón para soportarlo, pega a una hija y te torcerá los ojos toda su vida, eso duele más que un golpe ¿verdad? Has traído ante mí muchas niñas, debo decirlo con la sinceridad que tú y yo nos hablamos siempre, la una de piernas más abiertas que la otra, es la primera niña a la que llamo niña de corazón, pocas mujeres pueden ser llamadas niñas, pocas, o más bien sin hipocresía, por como son, no importa lo que el cuerpo haga, se nota la inocencia que hay en la persona, ya lo he dicho, esa niña es la primera mujer a la que llamo niña en mucho tiempo sin hipocresía y tú lo sabes bien. Quien con lobo se junta, aprende a tirar en cuatro, las razas fueron mejoradas, luego vinieron ustedes, quien con lobo se junta, aprende a tirar en cuatro solo hasta que otro no quiera montarse sobre ti, es mejor saber escoger a que lobos pertenecemos. Mi consejo, me pediste que hable con ella, he aconsejado no llevarse contigo, tranquilo, no estuvo aquí, seré más blando con ella si me la presentas, entre nosotros la próxima vez, quien con lobo se junta…